Intervencion en Medio Abierto

La ciudad y el miedo.

La sociedad es violenta porque se fomenta la violencia desde intereses personales, económicos y políticos, que conforma un ciclo de opresión, abuso y represión.

 Los Educadores trabajamos habitualmente con personas que son víctimas de esta violencia, y que presenta a nuestro alrededor distintas caretas:

 

– El paro, porque genera frustración, impotencia

– El trabajo, cuando la mano de obra es barata o se utilizan menores
– El alcoholismo, que hace insoportable la convivencia y el desarrollo armonioso de la familia,
– Las drogas, que envenenan la mente antes que las venas.
– Los malos tratos
– Los medios de comunicación que fomentan el consumismo,
– El racismo, la intolerancia, la xenofobia, los prejuicios o el etiquetamiento de los “diferentes”.
– La injusticia de la Justicia
– La escuela cuando no se adapta a las personas a las que trata de educar
– El hábitat urbano cuando está degenerado, contaminado,…

Estas caretas no son sino la imagen de una sola cabeza: una sociedad que hemos construido con cuerpo de acero… pero con pies de barro.

 2. Los factores sociales que influyen en el desarrollo de la convivencia.
-La urbanización acelerada (viviendas sociales, especulación…). La ciudad crece rápido pero sin una consecuente dotación de servicios educativos, de salud, de trabajo…
-La inseguridad en los barrios (droga, paro, “movida”…). Pero sobre todo es la inseguridad de los más pobres, de los niños y jóvenes. Es lo que llamamos crisis generalizada de nuestra sociedad.
-El abandono escolar (por fracaso, por falta de estímulos).
-La ausencia de formación profesional.
-La competitividad exagerada, fomentada y gratificada.

3. Los factores personales que influyen en el desarrollo armonioso de los más jóvenes.

Ausencia de protagonismo. El joven no se siente actor ni protagonista.  De ahí nace su apatía o rechazo de la sociedad.
(a modo de anécdota podemos señalar que las “bandas juveniles” son un intento que realizan los jóvenes por ser ellos mismos, por participar y por hacer respetar unas normas que la misma banda impone).
-Privaciones materiales(bajo el efecto del bombardeo consumista).
-Privaciones afectivas(malas relaciones, convivencia poco cualificada).
Todo esto marca la historia personal de lo que cotidianamente conocemos por “el joven de la calle”, que son muchos, pero que detrás de cada uno se esconden mil mundos diferentes: cada uno con su propia historia.

LA CALLE

¿Qué conocemos por calle?: La calle es el espacio público separado de la vivienda y del espacio privado. Por eso no hay una sola calle, sino muchas y muchos también los espacios: muros, jardines, esquinas, plazas, mercados, estaciones, túneles, vías, campos, soportales, parques, escaleras, terrenos baldíos, construcciones abandonadas… que servirán de territorio temporal para ser utilizados por el joven según las circunstancias.
La calle, como espacio de uso público, separado de la vivienda u otros establecimientos privados, tiene sus orígenes en el siglo pasado, ya que en el XVIII todavía calle y vivienda no se distinguían de lo público o privado. Fue la revolución de la burguesía quien creo esa separación, apoyada por las nuevas estructuras sociales y políticas. Los niños y jóvenes no podían permanecer en la calle si no eran acompañados de adultos, aunque los cambios sociales provocaron que para muchos se convirtiera en un lugar de residencia obligada, apropiándose de la calle para uso privado.
Hoy, podemos hablar de calles, céntricas y periféricas, urbanizadas o no. Las plazas, jardines, parques, mercados, estaciones de tren y autobuses, metro, muros, escaleras, avenidas, solares, edificios en ruinas… Por tanto, la calle no es un espacio homogéneo y único. Cada uno de estos elementos tiene unas características y unas funciones, ya sean públicas, individuales o sociales:
-Lugar permanente para «simplemente estar», para consumir un tiempo que «sobra».
-Lugar de juego, aventura, encuentro con los «colegas», de intercambio de información y producción de cultura (donde los adolescentes y jóvenes reciben el 80 % de la cultura que incide en su comportamiento).
-Para muchos chavales es, además, casi su hogar, donde pasan la mayor parte del día. La calle es para ellos su gran espacio de vida, donde calle y libertad se identifican.
-Lugar de consumo desmedido, potenciado por los mass-media(«priva», porros, tragaperras, ropa, música). Aún asi, los chavales no viven la calle como un lugar necesariamente negativo, pues sirve para «aprender de la vida».
La calle, convertida plenamente en un lugar de consumo sobre todo para los jóvenes: publicidad, escaparates, objetos seductores, letreros luminosos e incitadores, trapicheo…, es testigo mudo del crecimiento de los chavales en un ambiente de reclamo y seducción.
El joven acabará utilizando la calle de manera creativa, como estrategia de supervivencia. Aunque no viven la calle como algo negativo para ellos, puede ser:
-un medio natural de ganarse la vida (intercambio, producción, venta),
-una forma de anonimato, donde los “suyos” no le controlan,
-un lugar de permisividad, sin límites.
Sin duda, un sitio para los que algunos chavales significa “el único espacio”:
“El  padre de José  nunca estaba en casa, que por otra parte carecía de luz y agua. La madre les había abandonado hace años y su otro hermano también se dedicaba a estar todo el día en la calle. Ambos estuvieron en varios centros de menores sin que consiguieran en ninguno de ellos encauzarles de manera positiva. El pasado año José todavía vendía hachís en la estación de autobuses, lo que le permitía disponer de algún dinero. Nunca le ví fumar, aunque su hermano –según me comentó un policía que le estaba amonestando- fumaba heroína. José ha muerto este año en una pelea tonta, mientras su hermano está en prisión por un robo…”
(Diario de un Educador de Calle)
Del “hogar” (entre comillas) hacia la calle:

Veamos un ejemplo de cómo se produce este alejamiento del domicilio familiar.
Se da de forma progresiva. No hay abandonos súbitos, si no que hay siempre una preparación (o como dice el refrán “pies para que os quiero”):
“Noelia hablaba con los chavales sobre las palizas que le daba su padre con el cinturón, llegando incluso a enseñarles la espalda para mostrar las secuelas. Ella, siempre tan callada y reservada, un día se fugó. Nadie parecía saber a dónde había ido, el caso es que después de dos días de búsqueda infructuosa por la policía seguía sin dar señales de vida. Entre los amigos había un absoluto mutismo, salvo las referencias que hacían a los malos tratos que había recibido.
Después de un día de mucha tensión, con la presencia de la policía, padres y familiares, un Educador hizo las oportunas averiguaciones, consiguiendo al fin encontrarla en una casa abandonada a altas horas de la noche. En su mano tenía una maleta, mientras lloraba y tiritaba de frío. Rogaba que no la entregasen a sus padres…”.
(Diario de un Educador de Calle)
Podemos afirmar que los jóvenes de la calle se definen en función de los siguientes parámetros, sin ánimos de encasillar o sentar precedentes:
1. Viven normalmente en un barrio periférico.
2. Las relaciones familiares son escasas o negativas.
3. Desarrollan estrategias para sobrevivir y desenvolverse en la calle.
4. La calle es el lugar habitual para las relaciones, juegos, fiestas…
5. Sufren los peligros del medio (detenciones, riñas, trapicheo, consumo de drogas, estigmatización…).

Alternativas a la marginación.

  
En ese trasegar por los barrios entramos en contacto con niños y jóvenes que no tenían otra alternativa más que ver pasar el tiempo o esperar la ocasión para unirse a otros jóvenes para buscar aventuras y nuevas experiencias.
Primer objetivo:
-Acercarse a ellos para entablar una comunicación y un encuentro educativo.
Generando otros objetivos:
-Ayudarles a salir de su ambiente de soledad.
-Ayudarles a encontrar oportunidades para su desarrollo personal, familiar, social.
-Buscar soluciones a las situaciones de marginación.

EL EDUCADOR DE CALLE.

Ser Educador es, sobre todo, una actitud ante la vida, una forma de relacionarse, de acompañar, de comprometerse… y capaz de acompañar al otro en la construcción de un proyecto de vida. Así debe ser el Educador de Calle:
-Un profesional que recorre calles, bares, campos de juego, rincones… en busca de chavales a los que ofrecer amistad, ayuda, apoyo, vivencias, alternativas…
-Un profesional que es crítico con la sociedad.
-Un adulto cualificado que sirve de referencia a niños y jóvenes, poniendo a su disposición los medios necesarios para que pueda concienciarse de su situación personal y del entorno.
-Un Educador social de medio abierto cuyo objetivo son los adolescentes y jóvenes con problemas de inadaptación social, marginación, delincuencia y predelincuencia, utilizando la pedagogía de la relación.
-Una persona con vocación solidaria por los niños y jóvenes menos favorecidos que tiene una tarea educativa no formal.
-Una persona que se integra en el tejido social de un barrio y en su dinamismo transformador.
-Una persona que educa por contacto, que inicia caminos inéditos con el chaval para hallar las respuestas más convenientes.
-Un profesional sin horarios, porque las intervenciones educativas se desarrollan con más facilidad en los momentos de ocio.
«Un trabajador social, cuyo marco de trabajo es fundamentalmente la calle, por ser éste un ámbito esencial de socialización al que no llegan las instituciones. Su acción educadora va dirigida a los niños y jóvenes con problemas de inadaptación social con los que lleva un tratamiento a la vez personal y grupal. Es un adulto que sirve de punto de referencia e identificación al menor y es testigo de la realidad de éste. Su función es facilitarle los medios necesarios para que pueda tomar conciencia de sí mismo y de su situación en el entorno y atender sus demandas más urgentes a todos los niveles, utilizando para ello todos los recursos existentes en la comunidad. Es un punto de conexión entre los jóvenes inadaptados y la comunidad».
(V Jornadas Nacionales sobre Inadaptación Social y Recuperación de Menores.  Madrid, 1983).
«Un ciudadano intencionadamente preparado para apoyar procesos evolutivos de niños y adolescentes que tienen especiales dificultades para instalar su vida en áreas aceptables de personalidad individual y colectiva y que, por razones histórico-sociales, realiza este servicio sobre todo en el espacio calle».
(Faustino Guerau de Arellano)
«La función del Educador de Calle estriba en el contacto con niños y jóvenes del barrio no institucionalizados y que ofrezcan problemas de predelincuencia o delincuencia, con la finalidad de hacer de puente entre el joven y su entorno, permitiéndole así una inserción progresiva y crítica en su mundo sensibilizándolo, además, en los problemas de este último»
«Los Educadores de Calle, relacionados con los servicios de atención a la infancia y adolescencia del barrio, trabajan con adolescentes y jóvenes con problemas de inadaptación, a fin de tratar la delincuencia juvenil. Trabajan en un medio abierto y utilizan las instituciones como apoyo a su labor.»
(Quintana Cabanas, José María. «Pedagogía Social». pág. 431.)
Por su parte, Pius Frasnoy (1977), coordinador del Departamento de Prevención de la Delincuencia del área de servicios sociales del Ayuntamiento de Barcelona, afirma que el Educador de Calle:
«Actuará como elemento catalizador entre los grupos antagónicos: el barrio y el joven.»
«Será elemento creador de todos los aspectos: juego, diálogo, actividades».
«Acogerá las demandas de los jóvenes y al tiempo las interpretará.»
«Hará de referencia tiempo-espacio.»
«Se pondrá en contacto con las diversas instituciones del barrio con el fin  de dar a conocer objetivamente la problemática y encontrar pautas y salidas válidas.»
«Será elemento activo en las reivindicaciones del barrio con la idea de que solo cambiando éste cambiarán las personas que viven en él».
«Mediante la implantación del Educador de Calle en los barrios se pretende atender y prevenir la aparición de situaciones de inadaptación». «El Educador de Calle se introduce en el mundo de los chavales, asumiendo su cultura y su problemática, despertando la creatividad a través del juego, el diálogo y las actividades, intentando encontrar alternativas justas a situaciones injustas (reformatorios, cárceles…) e incidiendo sobre sus causas (desarraigo, drogodependencia, paro, problemática familiar o escolar…). Su trabajo se fundamenta en la prevención de la inadaptación, la predelincuencia y las conductas tipificadas como asociales o desviadas, aunque como meta final tiene el lograr la transformación del individuo y la comunidad»
( «Reflexiones de un Educador de Calle»).
«Individuo que trabaja de un modo directo sobre el campo de la marginación y desadaptación. Es una forma concreta del «educador especializado», que responde especialmente a las necesidades que, sobre todo, se crean en la calle»
(Cfr. Yagüe J., «Ser educador en la calle» en «Misión Joven» 161, 1990)
Por tanto, el Educador de Calle, será una persona que se implica y complica con los grupos humanos a los que desea apoyar. Por eso:
-Actuará como elemento catalizador entre el barrio y el joven.
-Tendrá que introducirse en el mundo del chaval, asumiendo su propia cultura y su problemática.
-Será elemento creador en todos los aspectos: juegos, diálogos, actividades…
-Acogerá las demandas de los chavales-as y las interpretará.
-Hará de referencia tiempo-espacio.
-Se pondrá en contacto con las diferentes instituciones del barrio con el fin de dar a conocer abjetivamente la problemática de los menores y jóvenes y encontrar pautas y salidas válidas.
-Será elemento activo en la vida del barrio.
-Realizará una educación divertida, sacando recursos pedagógicos de cualquier lugar, sobre todo de la vida diaria.
-Ha de ser imaginativo, descolocante, responder con patrones de conducta no habituales, pero con seguridad, cariño, firmeza y flexibilidad.

El enfoque educativo.

El proceso educativo es doble: no hay unos que ocasionan los problemas y otros que aportan soluciones. La aventura es iniciar juntos un recorrido en pos de respuestas por construir. Pero no se puede ver la realidad marginal infantil y juvenil con los ojos de adulto normalizado y menos utilizar técnicas o patrones provenientes del medio escolar. Por ello, el Educador, se va invistiendo a lo largo de su recorrido como tal de unas características que son inherentes a su tarea:
-Debe actuar con prudencia y equilibrio personal.
-Tendrá sentido de la responsabilidad.
-Sabrá educar con humor y simpatía.
-Trabaja para mejorar la vida en el barrio donde actúa.
-No tiene un horario de trabajo laboral fijo.
-Tiene que ser auténtico ante las personas, delante de los chavales.
-Trabaja más por vocación que por profesión.
-«Pasa» de la seguridad ciudadana, no es su tema. Para él lo más importante es el desarrollo integral del chaval.
-Toma opción por el más débil.
-Está integrado en el barrio, participando en las entidades ciudadanas.
-Está capacitado para: las relaciones humanas, la comunicación y el diálogo, la escucha, superar dificultades, analizar, planificar, reflexionar, concretar sus pretensiones…
-Tiene capacidad de acogida: apertura, disponibilidad, aceptación del grupo, confianza en el grupo y en las personas, desinterés, sinceridad, respeto, discreción. amabilidad, simpatía, empatía, vitalidad, dinamismo, sentido del humor, optimismo, imaginación, creatividad, madurez emocional, control, equilibrio, confianza en sí mismo, tolerancia a la frustración, carácter firme, espíritu democrático.
-Inteligencia despierta, objetividad, responsabilidad, capacidad de iniciativa, sentido común, capacidad de adaptación, voluntad de perfeccionamiento, intuición, tacto.
-Transparencia y autententicidad, paciencia histórica, honestidad personal…

 

Podríamos resumir los tres ejes en los que el Educador basa su acción:

CONFIANZA/CONVIVENCIA:

Potenciando la integración, el respeto, la confianza, el diálogo y la resolución de conflictos de forma pacífica.

PRESENCIA EDUCATIVA:

A través de la presencia acogedora, amistosa, respetuosa… para que el joven valore la vida, asuma compromisos… Todos podemos aportar y aprender de este proceso.

PARTICIPACIÓN/TOLERANCIA

Que los jóvenes reflexionen para que se involucren en construir solidariamente una vida más digna
Objetivos generales.
Educamos con intencionalidad. Desde una ideología. Con una pretensión. En la charla a pie de calle, en el contacto con la Administración, en las asambleas, en los medios de comunicación, en el diseño de programas… subyacen una serie de metas que pretendemos alcanzar:
-CONECTAR con los niños y los jóvenes del barrio que se presenten problemas de inadaptación, con el fin de hacer de puente entre ellos y las posibles alternativas a sus problemas.
OBSERVAR el transcurrir diario, los sucesos y anécdotas, con una presencia activa, motivadora.
-MEJORAR la atención de los menores y jóvenes en situaciones cercanos a la inadaptación.
-POTENCIAR la inserción crítica en la comunidad.
-FACILITAR la adquisición de nuevos modelos de relación frente a la realidad externa.
-FACILITAR el acceso a circuitos sociales normalizados.
-DESCUBRIR casos para la actuación, problemas y carencias en la población infantil/juvenil del barrio, tratando de paliarlos o encauzarlos.
-INFORMAR a la opinión pública sobre los problemas que afectan a los niños, adolescentes, jóvenes y adultos que presentan algún tipo de carencia.
-COORDINARSE con grupos y entidades de barrio, apoyando sus acciones y promoviendo la participación de la población.
-PREVENIR conductas antisociales.
-CAPTAR chavales y jóvenes y ofrecerles alternativas de vida, de ocio, de relación…
-PROMOVER centros para jóvenes, clubes, pretalleres, etc. donde puedan  ir los chavales a trabajar, divertirse, formarse, relacionarse…
-RELACIONARSE con las familias, la escuela, los jueces, la prisión…
-PREPARARLES para que puedan dar respuestas a su situación.
-DESCUBRIR las habilidades personales de cada persona para desarrollar actividades grupales.
-ESTABILIZAR sus actividades básicas: asistencia al colegio, uso creativo del ocio, trabajo, etc.
-LOGRAR el sentido de solidaridad, responsabilidad y de convivencia.
-SENSIBILIZAR al entorno social en el que se desarrolla la acción sobre la problemática de la inadaptación.
-POSIBILITAR la inserción crítica en la sociedad.
-MOVILIZAR las capacidades educativas de jóvenes y adultos del barrio.
-ANIMAR y dar soporte a la creación de estructuras de participación para niños y jóvenes.
-PROMOVER la utilización de los recursos comunitarios para facilitar la inserción y la adaptación del individuo a una determinada estructura social.
-ACTUAR como mediador entre el sujeto y los recursos.
-PRESTAR atención a las necesidades básicas de toda persona: educación, salud, vivienda, trabajo…
-FACILITAR al individuo un cambio personal a través del desarrollo de hábitos, habilidades, valores, relaciones normalizadas…
-TOMAR conciencia de las capacidades del individuo, conflictos, obstáculos, etc.
-DESARROLLAR una imagen positiva de sí mismo.
-GENERAR recursos personales para asumir y afrontar las diferentes problemáticas.
-DESARROLLAR comportamientos y actitudes aceptables, mejorando la relación con el entorno.
-DESARROLLAR la motivación por la formación académica y el mundo del trabajo.
-ACOMPAÑAR al joven, intentando cubrir sus lagunas en el desarrollo educativo y social.
-REFORZAR la personalidad y potenciar las capacidades del individuo.
-MOTIVAR para el aprendizaje y la formación cultural y profesional.
-APOYAR la creatividad y la iniciativa.
-FAVORECER la adquisición de hábitos educativos que posibiliten un adecuado proceso de maduración.
Objetivos operativos.
Del mismo modo, el Educador pretende unos objetivos educativos que le permitan evaluar el progreso de cada individuo, y que se formulan en función de aquellas actitudes que deseamos conseguir del sujeto:
– Que el sujeto adquiera seguridad en sí mismo.
– Que sea consciente de que forma parte de una comunidad.
– Que sea capaz de asumir responsabilidades.
– Que mejore su interés por todo lo que le rodea.
– Que desarrolle la sensibilidad.
– Que mejore su comunicación con los demás.
– Que sea capaz de expresar de forma lógica sus angustias, miedos, motivaciones, intereses, sentimientos, emociones…
– Que sea capaz de administrar su tiempo y dinero de forma razonable.
– Que sea capaz de tomar decisiones maduradas.
– Que sea capaz de cumplir con hábitos de salud, higiene, horarios…
– Que sea capaz de canalizar su agresividad.
– Que sea capaz de identificar y utilizar los recursos y servicios del entorno.
– Que sea capaz de respetar los bienes ajenos.
– Que sea capaz de asumir las normas sociales.
– Que sea capaz de aceptar la relación de ayuda del Educador y de mantener una relación de confianza con él.
Creemos en una educación transformadora, cuyo fin último sea la libertady la felicidad del hombre. Es un gran desafío para todos aquellos que, utilizando la relación de ayuda, pretendemos cambiar aquellas circunstancias que esclavizan a las personas cuando:
– tienen falta de referentes
– crisis de valores
– estilos negativos de vida
– falta de identidad
– se siente objetos en vez de sujetos
– perdidos en el mundo, aislados…
Y para ello proponemos a los educadores que se apliquen este cuento:
Nasruddin llegó a ser primer ministro del rey.
En cierta ocasión, mientras deambulaba por el palacio, vio por primera vez en su vida un halcón real.
Hasta entonces, Nasruddin jamás había visto semejante clase de paloma. De modo que tomó unas tijeras y cortó con ellas las garras, las alas y el pico del halcón.
«Ahora pareces un pájaro como es debido», dijo. «Tu cuidador te ha tenido muy descuidado».
… o este otro:
«¿Qué demonios estás haciendo?», le pregunté al mono cuando le vi sacar un pez del agua y colocarlo en la rama de un árbol.
«Estoy salvándole de perecer ahogado», me respondió.
(Anthony de Mello: “EL CANTO DEL PÁJARO” y “LA ORACIÓN DE LA RANA” -Editorial Sal Terrae. Santander-)
BIBLIOGRAFÍA
– ADÁN, F.J./ MAZO, J. L.:  El educador en medio abierto. Zelan. Bilbao. 1989.
– ANTÓN, J.: Modelos de intervención preventiva con menores difíciles. Rev. Española de Pedagogía, 164-165, pp.381-426.
– AREA DE SS.SOCIALES DEL AYUNTAMIENTO DE BARCELONA: Memorias de los Educadores de Calle.
– ARQUERO, M.: Educación de calle. Hacia un modelo de intervención en marginación juvenil.Ed. Popular. Madrid, 1995.
– ASOCIACIÓN PRO DERECHOS HUMANOS: Figuras-puente para la prevención de la delincuencia. Asociación Pro Derechos Humanos. Madrid, 1982.
– BECAM: La prevención, una solución para la delincuencia en las ciudades. Conferencia «Prevención de la Inseguridad Ciudadana». Barcelona,17-20, noviembre.
– BERISTAIN, A.: Crisis de derecho represivo. Cuadernos para el Diálogo. EDICUSA. Madrid 1977.
– BERMEJO, J.C./MARTÍNEZ, A.: Relación de ayuda, acción social y marginación.Sal Terrae. Bilbao, 1998.
– BETELHEIM, B.: Con el amor no basta. Hogar del Libro. Barcelona, 1983.
– BLANCHET, A. y otros: Técnicas de investigación en Ciencias Sociales. Narcea. Madrid, 1989.
– BLANXART,N. / VALERO,A.: El tratamiento de menores. PPU. Barcelona, pp. 165-178.
– BÖLL, H.: Opiniones de un payaso. Seix Barral, 1973.
– BONAL, R.: La pedagogía al carrer. Teoría i práctica de l’educació al carrer. Ed. Claret. Barcelona, 1991.
– BRUNER, J.: Desarrollo cognitivo y educación. Morata. Madrid, 1988.
– BUENO, A.: Niños de la calle. Cuadernos de Cristianismo y Justicia Nº 33. Barcelona, 1990.
– BUJALANCE GÓMEZ, I.: Comunicación: Experiencia de formación  participativa por y para Educadores de Calle.I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
– CANDEL, F.: Hay una juventud que aguarda. Ed. G.P. 1972
– CANDEL, F.: Donde la ciudad pierde su nombre. Ed. G.P. 1967.
– CÁRITAS ESPAÑOLA: Los niños de la calle. Cáritas Española: Madrid. 1987.
– CÁRITAS DIOCESANA DE PALMA DE MALLORCA: Prevención de la delincuencia juvenil.Educadores de calle. 1983.
– CASTRO, E.: ¿Hay que colgarlos?. Editorial DDB. Bilbao, 1985.
– CENTRO DE EDUCADORES ESPECIALIZADOS: Los educadores dentro de los colectivos infantiles. Universidad Autónoma de Barcelona. 1977.
– CENTRO DE FORMACIÓN DE EDUCADORES ESPECIALES: Las intervenciones del educador en la vida cotidiana. Barcelona. 1976.
– COLOM, A.J.: Modelos de intervención socioeducativa. Ed. Narcea, S.A. Madrid. 1991
– COLOM, A. J. Y SUREDA, J.: Hacia una teoría del medio educativo. ICE.Palma de Mallorca. 1980.
– COMIN, C. y GARCÍA NIETO, J.: Juventud obrera y conciencia de clase.Ed. Cuadernos para el Diálogo. Madrid. 1974.
– COMISIONES OBRERAS: Educador de menores protegidos. Edic. GPS. Madrid, 1997.
– DELIGNY, F.: Los vagabundos eficaces. Estela. Barcelona, 1971.
– DIPUTACIÓN DE BARCELONA: Jornadas de trabajo sobre Educadores Especializados. 1983.
– DOLTO, F.:  ¿Niños agresivos o niños agredidos?. Paidós. Buenos Aires. 1983.
– DOLTO, F.: La causa de niños. Paidós. Buenos Aires. 1985.
– DOLTO, F.: La causa de los adolescentes. Seix Barral. Barcelona 1990.
– DOMINGUEZ, P.: Modelo de intervención del educador de calle.Instituto Municipal de Bienestar Social de Badajoz, 1987.
– DÜRR, O.: Educación en libertad. Rialp, 1971.
– ERIKSON, E.: Infancia y sociedad. Hormé. Paidós. Buenos Aires, 1976.
– FAURES, E. -coord-.: Aprender a ser. Alianza. Madrid, 1973.
– FERRAN, P.: La escuela de la calle. Narcea. Madrid, 1978.
– FRANSOY, P.: Programas de prevención en el propio entorno del menor. Junta de Andalucia. I Jornadas andaluzas de Protección de Menores. Junta de Andalucía. Sevilla, 1984.
– FRANSOY, P.: Los Delegados de Asistencia al Menor. Revista Interuniversitaria de Educación Especial. 2,19-32. 1988.
– FIORINI, H.: Teoría y técnica de psicoterapia. Nueva Visión. Buenos Aires 1987.
– FREIRE, P.: Educación como práctica de libertad. Ed. América Latina. 1967.
– FREIRE, P.: Pedagogía del oprimido. Ediciones Búsqueda. 1974.
– FREIRE, P.; ILLICH, I.; FURTER, P.: Educación para el cambio social. Tierra Nueva. 1975.
– FUNES ARTIAGA, J.: Ciudad y marginación. La ciudad educadora. Ajuntament de Barcelona. 1990.
– GARCÍA GARRIDO, J.L.: Los fundamentos de la educación social. Magisterio Español. MADRID. 1971.
– GARRIDO, M. J. Y SERRANO, M. I.:  Una educación posible para unos chicos con alto índice de problemática social. Documentación Social, nº 59, pp. 127-138.
– GARRIDO, V.: Tratamiento de los delincuentes en la comunidad. Alhambra. Madrid. 1987.
– GARRIDO, V.: Pedagogía de la delincuencia juvenil. CEAC. Barcelona, 1990.
– GIMÉNEZ-SALINAS, E.: Delincuencia juvenil y control social. Círculo Editor Universo. Barcelona, 1981.
– GONZÁLEZ GONZÁLEZ, E.: Comunicación: Modelo de Formación para la intervención del Educador de Calle. I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
– GONZÁLEZ GONZÁLEZ, E.: Bandas juveniles. Herder. Barcelona, 1982.
– GONZÁLEZ MOREY, F.: Comunicación: La prevención de la inadaptación infantil y juvenil. Bases para los proyectos de trabajo socioeducativo en medio abierto. I Congreso Internacional de infancia y sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. Madrid, 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
– GONZÁLEZ RODRÍGUEZ, J.: Educar y prevenir desde la calle. Ed. CCS. Madrid, 1995.
– GORKI, M.: La madre. Zix 1972.
– GORKI, M.: Los bajos fondos. Ed. Alfil 1968.
– GUERAU DE ARELLANO, FAUSTINO/ TRESCENTS, ADRIÁ: El Educador de Calle.Ed. Roselló Impressions. Barcelona, 1987.
– GUERAU DE ARELLANO, FAUSTINO: La vida pedagógica. Roselló Impressions. Barcelona, 1985.
– GUERAU  DE ARELLANO, F. Y PLAZA, J.M.:  Pioneros. Una experiencia en libertad.L’ Hospitalet. Barcelona. 1982.
– GUINDON, J.: Las etapas de la reeducación en los jóvenes delincuentes y otros.Marfil 1972.
– GURMENDEZ, C.: El hombre actor de sí mismo. Akal Editor 1977.
– HARO DE LA CRUZ, FEDERICO DE / GUZMÁN SÁNCHEZ, FRANCISCO JAVIER / MORENO DIAZ, ÁNGEL: Comunicación: Seguimiento e intervención educativa con menores de reforma en medio abierto. I Congreso Internacional de Infancia y Sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
– HALEY, J.: Tratamiento de familias. Toray. Barcelona, 1974.
– HEGARTY, S. y otros: Aprender juntos. Morata. Madrid, 1988.
– HELLER, A.: Teoría de los sentimientos. Fontamara 1979.
– HELLER, A.: Teoría de las necesidades. Península 1974.
– HERNÁNDEZ, P. Y JIMÉNEZ, J. E.: Intervención socioeducativa y adaptación. Servicio de Publicaciones. Universidad. La Laguna, 1983.
– LACASA, PILAR: Aprender en la escuela, aprender en la calle.  Visor Distribuciones. Madrid, 1994.
– LEMPP, R.: Delincuencia juvenil. Análisis de ochenta casos de homicidio. Herder. Barcelona, 1979.
– LÓPEZ-CABANAS, M./CHACÓN, F.: Intervención psicosocial y servicios sociales. Un enfoque participativo. Ed. Síntesis. Madrid, 1997.
– LUCCHINI, RICARDO: Niño de la calle. Ed. Los libros de la frontera. Barcelona, 1997.
– MANSILLA, M. E.: Los niños de la calle. Lima, 1989.
– MARTÏ, M.: El maestro de Barbiana. Nova Terra. 1972.
– MARTIN-BARO, I.: Sistema, grupo y poder. Uca Editores. San Salvador, 1989.
– MARTÍN, L.: Las fugas de los menores: prevención y tratamiento. Ciencia. Madrid. 1984.
– MARTÍNEZ REGUERA, E.: Cachorros de nadie: Descripción psicológica de la infancia explotada. Ed. Popular, S.A. Madrid. 1991.
– MARTÍNEZ REGUERA, E.: Catón moderno para analfabetos de la vida. Editorial Popular, S.A. Madrid. 1990.
– MARTÍNEZ REGUERA, E.: Pedagogía para maleducados. Ediciones del Quilombo. Madrid, 1999.
– MARTÍNEZ REGUERA, E.:  La calle es de todos. ¿De quién es la violencia?. Popular. Madrid. 1982.
– MATURI, A.:Los chicos de la calle. Buenos Aires, 1987.
– MAKARENKO, A.S.: Colectividad y Educación. Nova Cultura. 1979.
– MAKARENKO, A.S.: Poema Pedagógico. Paidós. 1976.
– MAKARENKO, A.S.: Banderas en las torres. Planeta. Barcelona 1977.
– MERINO, J.V.: Supuestos básicos para una pedagogía preventiva de la inadaptación y de la delincuencia juvenil. Bordón, 267, pp.173-187. 1987.
– MICHELSON,L./ SUGAL,D. P. Y OTROS: Las habilidades sociales en la infancia. Evaluación y tratamiento. Martínez Roca. Barcelona1987.
– MILANI, L.: Maestro y cura en Barbiana. Marsiega. Madrid, 1972.
– MINUCHIN, M.: Familias y terapia familiar. Gedisa. Barcelona, 1977.
– MPAS/UNICEF.:Seminario Latino-Americano sobre alternativas comunitarias para los niños de la calle. Bogotá, 1986.
– MONDRAGÓN, J./TRIGUEROS, I.: Manual de prácticas de trabajo social con menores. Siglo XXI. Madrid, 1993.
– MONTULL, J. A.: Chicos de la calle. Editorial CCS.Madrid. 1994.
– OLAYA, A.: El Educador de Calle: experiencia en Cornellá. Universidad de Barcelona. 1984
– ORCASITAS, J. R.: El educador especializado en marginación. Esc. Diocesana de Educadores Juv. Bilbao. 1987.
– ORTEGO, J.: Prevención de las infracciones  de menores. Universidad de Navarra. Pamplona, 1977.
– PELECHANO, V.: Psicoterapia y modificación de conducta. Univ. de Valencia, 1980.
– PÉREZ, S.G.: Elaboración de proyectos sociales. Narcea. Madrid, 1993.
– PETRUS ROTGER, ANTONIO: Ponencia: Formación, perfil profesional  y campos de trabajo del educador social.I Congreso Internacional de Infancia y Sociedad. Bienestar y derechos sociales de la infancia. 20-23 de noviembre de 1989. Ministerio de Asuntos Sociales. Centro de Publicaciones. Madrid, 1991.
– QUINTANA, C., y M.: Pedagogía social. Dykinson. Madrid, 1984.
– PONCE, A.: Educación y lucha de clases. Cartago. 1975.
– REV. MENORES: Experiencias: «El Proyecto Mar», una alternativa educativa innovadorapor el Servicio de Medio Abierto del Departament de Justicia de la Generalitat de Catalunya./ Juventud inadaptada: fuera de la ley de la sociedad, por Dolores Rancaño Ribes y Directrices básicas en el tratamiento del menor delincuente, por Vicente Garrido Genovés. Enero-Febrero. 1987.
– RUTTER, M.: Delincuencia juvenil. Martínez Roca. Barcelona, 1988.
– SANCHEZ BIANCHI, I. y UTRILLA MOYA, E.: Prevención de la delincuencia juvenil.Ayuntamiento de Barcelona 1983.
– SANTOS, M.A.: Yo te educo, tú me educas. Crónica de una experiencia. Zero. Madrid. 1982.
– SEGURA MORALES, M.: Tratamientos eficaces de delincuentes juveniles. Dirección Gral. de Protección Jurídica del Menor. Mº de Justicia. Madrid, 1985.
– SILVEIRA ORSETTI, A.: Meninos de rua: Educaçao en meio aberto. Belo Horizonte. 1987.
– SIMÓN, P. y ALBERT, L.: Las relaciones interpersonales. Paidós. Barcelona, 1993.
– STEVENS, J:.  El darse cuenta.Ed. Cuatro Vientos. México, 1981.
– TRESCENTS, A. -Hal-: Con mis hermanos marginados. Experiencias de un educador de calle. Ed. San Pío X. Madrid, 1986.
– TRESCENTS, A. -Hal-: Sonrisas de Dios entre los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1990.
– TRESCENTS, A. -Hal-: Orando con los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1989.
– TRESCENTS, A. -Hal-: Interrogantes desde los marginados. Ed. San Pío X. Madrid, 1989.
– VALLBONA, J.: Alternativa al problema de la inadaptación psicosocial del menor. Ponencias del Curso Universidad Menéndez y Pelayo. Madrid 1983. -Centros de Apoyo al Menor. Educadores de Calle-.
– VALVERDE MOLINA, J.: El proceso de inadaptación social. Ed. Popular. Madrid, 1988.
– VARIOS: Pioneros, educación en libertad: Un modelo de intervención en medio abierto. Ed. Popular, S.A. Madrid. 1989.
– VARIOS: Cauces vivos de la animación. Editorial CCS. Madrid, 1991.
– VARIOS: Intervención en medio abierto. Orientaciones para su práctica. Centre d’Estudis i Formació Especialitzada de la Generalitat de Catalunya. Fundació Jaume Callís- Barcelona, 1994.
– VARIOS: Manuales del educador de calle. Mº de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid, 1991.
– VARIOS: De la escuela a la calle: la socialización de los jóvenes de 14 a 16 años no escolarizados. Universidad de Zaragoza, ICE. Zaragoza, 1987.
– VARIOS: Manual para el educador social. Mº de Trabajo y Asuntos Sociales. Madrid, 1994.
– VARIOS: El educador social: presente y futuro. Jornadas sobre el presente y futuro del educador social (1990. Vitoria-Gasteiz). Ed. CYAN. Madrid, 1991.
– VARIOS: La reeducación del delincuente juvenil. Los programas de éxito. Tirant lo Blanch. Valencia, 1992.
– VARIOS: Psicopedagogía de la Educación Social. Editorial CCS. Madrid, 1998.
– VARIOS: Programa de treball socioeducatiu en medi obert amb educadors de carrer. Un model d’intervenció de deu anys d’experiéncia socioeducativa. GREC. Mallorca, 1999.
– VARIOS: Figuras puente para la prevención de la delincuencia. Asociación pro Derechos Humanos. Madrid, 1985.
– VARIOS: Projecte técnic servei de medi obert. Generalitat de Catalunya. Dpto. de Justícia. Barcelona, 1991.
– VARIOS: Educación social para delincuentes. Tirant lo Blanch. Valencia, 1997.
– VARIOS: Acción educativa y comunicación social. Tirant lo Blanch. Valencia, 1996.
– ZULLIGER, H.: Los niños difíciles. Morata. Madrid, 1979.
 
Imagen
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: EDUCADOR-A DE CALLE

Duración: 200 horas.

Matricula:  ofertas y descuentos


Solicitar mas informacion 



Curso a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE

Duración: 1000 horas.

Titulo propio
Diploma acreditativo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacionLos alumnos que realicen el Curso de EDUCADOR DE CALLE más 4 a elegir entre: Psicologia para educadores, Animador Especialista en Dinamica de Grupos, Mediador Social en prevencion del alcoholismo, Mediador Social en prevencion de drogodependencias, Mediador Social en prevencion de malos tratos y violencia de genero, Experto en violencia juvenil, Mediador Social en educacion afectivo-sexual, Mediador en marginacion e inadaptacion social y Mediador Social Intercultural obtendrán, además del Diploma de cada Curso, el título propio de EXPERTO/A EN EDUCACIÓN DE CALLE (Intervención en medio abierto).No es necesario matricularse en todos los cursos a la vez. Puedes hacerlo de uno en uno, a tu propio ritmo.


Solicitar mas informacion





Solicitar mas informacion
 


 
Curso Psicologia para Educadores
 
Curso Educador de Calle (Educador en Medio Abierto)

Curso Educador Familiar


Curso Educador Familiar: Intervencion con familias en riesgo de exclusion social


Curso Monitor de Ludotecas


Curso Animador Especialista en Dinamica de Grupos


Curso Animador Sociocultural con Personas Mayores


Curso Mediador Social en prevencion del Alcoholismo


Curso Experto en Violencia Juvenil


Curso Mediador Social en prevencion de Drogodependencias


Curso a distancia: Educador Hospitalario

Curso a distancia: Mediador Social Intercultural (Educador con Inmigrantes)

Curso a distancia: Tecnico en prevencion de Drogodependencias y Alcoholismo

Curso a distancia: Tecnico en Orientacion e Insercion Laboral

Curso a distancia: Experto en Ludotecas

Curso a distancia: Intervencion con colectivos desfavorecidos

Curso a distancia: Experto en Educacion Familiar

Curso a distancia: Experto en Educacion de Calle


Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.



Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


 

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.
A %d blogueros les gusta esto: