Ludotecas. Objetivos. Importancia

Ludotecas. Funciones

  Objetivos de las Ludotecas

Sus objetivos, funciones y servicios se supeditarán al sistema social, educativo y cultural de cada comunidad, aunque tradicionalmente las Ludotecas tienen como objetivo común el desarrollo de actividades lúdicas a partir del préstamo de juguetes y materiales de juego. 

Según la Asociación Nacional Británica de Ludotecas, éstas deben promover el principio de la importancia del juego para el desarrollo infantil y actuar como servicio preventivo y de soporte para las familias con hijos pequeños, a través del préstamo de juguetes adecuados que permitan compartir el juego en el hogar.

Entre los objetivos generales de la Ludoteca podemos considerar:

 
– Educar en y para el tiempo libre:

– Favorecer el desarrollo personal.
– Realizar actividades que favorezcan un uso lúdico, divertido y creativo del tiempo de ocio.
– Entrenarse en la autogestión del tiempo libre.
– Recuperar los espacios, los medios y el tiempo oportuno para jugar.
– Trabajar aquellos valores humanos básicos para la convivencia y el desarrollo individual y colectivo.
– Motivar a los niños para la participación en su comunidad y en la elaboración de actividades propias.
– Favorecer la socialización de niños y adolescentes.
– Ofrecer una alternativa socioeducativa al ocio y el tiempo libre de la familia.
– Conocer recursos y ponerlos en práctica con los participantes desde una perspectiva lúdica y globalizadora, sin deterioro del desarrollo autónomo del juego libre.
– Desarrollar la comunicación y mejorar las relaciones del niño con el adulto en general y de los hijos con los padres en particular.
– Potenciar actitudes y habilidades saludables, así como los valores de solidaridad en el grupo.
– Promocionar actividades creativas que incrementen las perspectivas de un tiempo de ocio liberador y beneficioso. 

– Facilitar el acceso al juego y al juguete:

– Integrar a la población menos favorecida en las actividades de la Ludoteca.
– Practicar juegos que favorezcan la integración, la cooperación, la convivencia y las relaciones amistosas.
– Conocer la diversidad de juegos y juguetes que permitan el desarrollo de la creatividad, la autonomía personal y la diversión.
– Potenciar la integración de niños y grupos sociales cualquiera que sea su condición física o psíquica.
– Recuperar los juegos tradicionales, el folklore y la cultura popular.
– Fomentar las oportunidades para que todos los niños y jóvenes tengan acceso a los juegos y los juguetes.
– Apoyar la creación de nuevos espacios de interacción y experiencias prácticas entre los adultos y los niños.

– Difundir la importancia y necesidad del juego:

– Dar a conocer las posibilidades educativas de la Ludoteca.
– Ofertar actividades, recursos lúdicos y documentación sobre el juego y los juguetes.
– Reflexionar sobre la importancia de la actividad lúdica para el desarrollo humano.
– Considerar las necesidades recreativas e intereses lúdicos individuales, colectivos del grupo familiar, de la comunidad, etc.

Caracter pedagogico de la Ludoteca

Importancia en la educación infantil y carácter pedagógico de la Ludoteca

Podríamos decir que la característica propia de la Ludoteca es la acción pedagógica que tiene el juego como metodología y el juguete como recurso esencial de la intervención, apoyada por agentes que posibilitan el desarrollo del proyecto educativo.
Observamos que muy diversos autores coinciden en subrayar la función educativa del juego. La etapa infantil, fundamental en la construcción del individuo, viene en gran parte definida por la actividad lúdica, de forma que el juego aparece como algo inherente al niño. Ello nos impulsa a establecer su importancia de cara a su utilización en el medio escolar. Aunque conviene aclarar que todas las afirmaciones precedentes no excluyen a otro tipo de aportaciones didácticas y que el juego no suplanta otras formas de enseñanza.
En este sentido la propia L.O.G.S.E. (Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo) especifica cuando se refiere a la etapa de Educación Infantil (MEC, 1992) que es imprescindible destacar la importancia del juego como la actividad propia de esta etapa. En el juego se aúnan, por una parte, un fuerte carácter motivador y, por otra, importantes posibilidades para que el niño y la niña establezcan relaciones significativas y el profesorado organice contenidos diversos, siempre con carácter global, referidos sobre todo a los procedimientos y a las experiencias, evitando la falsa dicotomía entre juego y trabajo escolar.
En las Orientaciones Didácticas Generales de esta etapa educativa se considera que el juego es un instrumento privilegiado para el desarrollo de las capacidades que se pretenden que alcance el niño, por el grado de actividad que comporta, por su carácter motivador, por las situaciones en que se desarrolla y que permiten al niño globalizar, y por las posibilidades de participación e interacción que propicia entre otros aspectos. 
En las orientaciones didácticas específicas de cada una de las tres áreas de Educación Infantil se hace también mención al juego. Por ejemplo, en el área de Identidad y Autonomía personal se habla de la planificación de espacios que inviten a los niños y niñas a realizar variadas actividades, que contribuyan al descubrimiento de su propio cuerpo y del de los demás, de sus posibilidades y limitaciones. 
En el área del Medio Físico y Social se dice que el educador ha de ofrecer al niño, principalmente en los primeros tramos de la etapa, actividades que posibiliten el juego, la manipulación, la interacción y la exploración directa del mundo que le rodea. A medida que los niños van creciendo, el educador debe ofrecerles actividades de una mayor complejidad, como por ejemplo la construcción de pequeños artefactos y aparatos sencillos que tengan sentido para ellos y les lleven a perfeccionar sus adquisiciones y a aplicarlas. En el área de Comunicación y Representación, por ejemplo, se señala que el juego es un elemento educativo de primer orden para trabajar los contenidos referentes a estos lenguajes, por su carácter motivador, por las posibilidades que ofrece al niño para que explore distintas formas de expresión y por permitir la interacción entre iguales y con el adulto.
Si el juego se ha demostrado que es tan importante para la ecuación infantil, del mismo modo lo es su práctica en una Ludoteca como espacio de educación no formal donde se fomenta el aprendizaje a través del juego. El juego es un recurso que permite al niño hacer por sí solo aprendizajes significativos y que le ayuda a proponer y alcanzar metas concretas de forma relajada y con una actitud equilibrada, tranquila y de disfrute. Por ello, el educador, al planificar, debe partir de que el juego es una tarea en la que el niño hace continuamente ensayos de nuevas adquisiciones, enfrentándose a ellas de manera voluntaria, espontánea y placentera.
El juego es un instrumento trascendente de aprendizaje de y para la vida y por ello un importante instrumento de educación, y para obtener un máximo rendimiento de su potencial educativo, será necesaria una intervención didáctica consciente y reflexiva. Dicha intervención didáctica sobre el juego en la Ludoteca debe ir encaminada a:
– Permitir el crecimiento y desarrollo global de niños y niñas, mientras viven situaciones de placer y diversión.
– Constituir una vía de aprendizaje del comportamiento cooperativo, propiciando situaciones de responsabilidad personal, solidaridad y respeto hacia los demás.
– Propiciar situaciones que supongan un reto, pero un reto superable.
– Evitar que en los juegos siempre destaquen, por su habilidad, las mismas personas, diversificando los juegos y dando más importancia al proceso que al resultado final.
– Proporcionar experiencias que amplíen y profundicen lo que ya conocen y lo que ya pueden hacer.
– Estimulación y aliento para hacer y para aprender más.
– Oportunidades lúdicas planificadas y espontáneas
– Tiempo para continuar lo que iniciaron.
– Tiempo para explorar a través del lenguaje lo que han hecho y cómo pueden describir la experiencia.
– Propiciar oportunidades para jugar en parejas, en pequeños grupos, con adultos o individualmente.
– Compañeros de juego, espacios o áreas lúdicas, materiales de juego, tiempo para jugar y un juego que sea valorado por quienes tienen en su entorno.

Imagen

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MONITOR-A DE LUDOTECAS


CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO/A EN LUDOTECAS

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: