Formacion a distancia: Ludotecas

MODELOS DE LUDOTECAS

Los distintos modelos de Ludotecas han nacido por la necesidad de aportar condiciones ajustadas para que los niños puedan jugar a pesar de las limitaciones que puedan existir, ya sean deficiencias físicas o psíquicas, estar hospitalizados o vivir en situaciones de privación. De esta suerte, podemos encontrarnos con diferentes modelos organizativos de Ludotecas:

– Ludoteca hospitalaria:
Destinada a niños con enfermedades crónicas u operados. Su finalidad es confortar las largas permanencias del niño en el hospital, aportando así mejores condiciones para su rehabilitación.

– Ludoteca móvil o itinerante:
Instalada en vehículos, que recorre barrios periféricos de ciudades y pueblos de forma rotativa. Esta variedad de Ludoteca es bastante común en Europa, Canadá y Australia.
– Ludoteca en espacios abiertos:
Calles, las plazas, los parques, centros culturales, escuelas, etc.

– Ludoteca escolar:
Generalmente son instaladas en los propios establecimientos escolares. Pueden suplir las necesidades de materiales para el desarrollo del aprendizaje o servir de apoyo pedagógico a los educadores, aunque también cumplen la función de abrir la escuela al barrio y ser aprovechada por todos los niños, incluso fuera del horario escolar.

– Ludoteca Terapéutica:
Son atendidas por personal cualificado y sirven para aprovechar las oportunidades ofrecidas por las actividades lúdicas, ayudando a los niños a través del juego a superar dificultades específicas (deficiencia mental, visual, física, auditiva, problemas de aprendizaje, etc.).

– Ludoteca de Investigación:
Son aquellas situadas en las universidades, por profesionales en el área de la educación, con el objetivo principal de realizar investigaciones y formación de recursos humanos. Un ejemplo es la «Brinquedoteca» de la Universidad de San Pablo en Brasil, que desde hace varios años desarrolla investigaciones de gran relevancia en las áreas de la Psicología, Pedagogía y Sociología, sobre el juego, el juguete y las Ludotecas.

– Ludoteca comunitaria:
En las comunidades que muestran problemáticas sociales muy destacadas ofrecen un espacio para la socialización, el aprendizaje y el intercambio cultural (folklore, recuperación de costumbres y tradiciones populares…).

– Ludotecas gigantes:
Instaladas en grandes ciudades y con un marcado fin lucrativo.

Imagen

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MONITOR-A DE LUDOTECAS

Matricula:  oferta 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso
Solicitar mas informacion

 

CURSO a distancia toda España: EXPERTO/A EN LUDOTECAS

Duración: 600 horas.

Matrícula abierta todo el año.

DIPLOMA acreditativo.

El curso está dividido en tres módulos:

Módulo 1: Monitor de Ludotecas
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 2: Psicología para Educadores
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 3: Animador Especialista en Dinámica de Grupos
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Monitor de Ludotecas,   Psicología para Educadores o Animador Especialista en Dinámica de Grupos, convalidan los mismos.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso (indica en que modulos te matriculas)
Solicitar mas informacion

 

 

PERFIL DEL MONITOR DE LUDOTECAS

El Monitor es aquella persona profesional encargado de ejecutar las actividades de animación diseñadas dentro de un programa que se ha diseñado para una Ludoteca.

Conocimientos:

Se refiere a lo que el monitor debe conocer.

1. Autoconocimiento: es importante que el monitor de Ludotecas se pueda conocer a sí mismo, para poder mejorar en sus carencias y desarrollar mejor su trabajo.

2. Formación básica: un mínimo de formación es fundamental, como el Graduado Escolar o la ESO, y el bachiller. Contar, como ya dijimos, con profesionales con conocimientos de psicología, educación social, educación en el tiempo libre, animación sociocultural, pedagogía… sería la recomendable.

Formación específica:

–    Debe conocer el colectivo con el que va a trabajar, en este caso los niños y adolescentes: Cómo es su desarrollo evolutivo, las etapas del mismo, las características que corresponden a cada edad, etc.

–    Sobre metodología de trabajo:

– Conocer juegos, tipos de juguetes apropiados para cada edad del niño, cómo realizar talleres y todo tipo de actividades que fomenten el juego a través del aprendizaje.
– Conocer a cerca de las Técnicas:

– Dinámicas de grupo.
– Planificación.
– Elaboración de proyectos.
– Evaluación.
– Investigación.

4. Una formación básica sobre primeros auxilios: esto es necesario porque se pasan muchas horas con menores a los que se tienen que atender, y en cualquier momento les puede suceder algo bien de manera natural o bien jugando, y será la persona que esté allí en esos momentos la que debe saber como reaccionar: el monitor.

Destrezas:

Se refiere a lo que se debe saber hacer.

1. Debe saber llevar a la práctica los conocimientos que sabe y a aprendido, porque por mucha teoría que sepa si no sabe ponerla en situación con los niños, no podrá desarrollar bien el trabajo.

2. Saber observar e interpretar lo que se observa. Debe estar atento a todo lo que sucede a su alrededor, y no despistarse porque los niños son muy impredecibles e inquietos, y debemos tenerlos controlados.

3. Saber reflexionar, comunicar y dirigir un grupo. La comunicación es esencial, porque transmitir lo que se quiere hacer y decir, es fundamental para que las actividades y técnicas sean efectivas. La forma en la que se dirige un grupo puede hacer que los resultados sean unos u otros, y que los niños se comporten de una manera o de otra. Si no sabemos controlar el grupo nos puede acabar controlando al monitor, y que se desmanteles las actividades.

4. Saber organizar el trabajo, el aula y las zonas de juego, para poder poner en marcha las actividades. El conocimiento del medio es esencial para el desarrollo de juegos y dinámicas, así como el organizar los espacios para ello.

5. Saber coordinarse con los compañeros y superiores, sobre todo para la organización del trabajo, de actividades y todo tipo de eventos en relación a la Ludoteca.

6. Saber resolver conflictos en el aula, es decir, saber cómo actuar cuando surgen problemas. El Monitor no tiene porque ser una persona capaz de saber resolver todo, sino que tenga capacidad para afrontar las situaciones con madurez y, sobre todo, sensatez.

7. Saber denunciar situaciones injustas que afecten a los menores. El monitor está en contacto directo con los niños, y en algunos casos pasa bastante tiempo con ellos, por lo que puede ver y detectar situaciones que afecten al menor y que deban ser tratadas con la seriedad suficiente como para denunciarlas si es oportuno.

8. Saber fomentar el Desarrollo Personal de los niños. Los niños se están desarrollando cada minuto, por lo que todo lo que se haga con ellos va a afectar a su desarrollo. Esta es la razón por la que hay que planificar las actividades teniendo en cuenta que lo que haga el monitor debe favorecer un desarrollo personal positivo.

Actitudes:

Se refiere a los principios y valores que debe tener el monitor/a.

1. Paciencia: aceptación del niño respetando las diferencias.

2. Responsabilidad sobre los niños de la Ludoteca.

3. Respetar y defender los derechos del niño.

4. Trato igualitario y Secreto Profesional.

5. Eficacia y Colaboración, tanto con la escuela como con la familia.

6. Actitud de escucha y de confianza al niño y a la familia.

7. Reconocer las propias limitaciones y cumplir los objetivos de la Institución.

Conclusión:

Por todo lo dicho, y tratando de establecer un perfil ideal se puede decir que el monitor de Ludotecas debe ser:

– AFECTIVO: Establecer un vínculo afectivo hacia el niño o la niña, una relación que le transmita seguridad y confianza.

–    MOTIVADOR: Generar nuevas inquietudes, intereses, dudas. Mantener vivo el entusiasmo por el aprendizaje. Enriquecer las situaciones y el medio.

–    RECEPTIVO: Estar abierto a las preguntas de los niños/as. Escuchar y atender sus sugerencias, críticas y planteamientos.

–    ORIENTADOR: Poner al alcance de los niños/as los recursos y medios necesarios para que ellos sean los descubridores de su propio aprendizaje. Crear situaciones que le desbloqueen y ayuden a avanzar. Ser conscientes de que nuestro protagonismo ha de finalizar una vez que las dinámicas de trabajo se hayan asentado y evolucionen con madurez.

–     DINÁMICO: Implicarse de manera activa tanto en favorecer relaciones personales en el grupo como en el desarrollo de las actividades.

–    OBSERVADOR: Ser intuitivo para captar actitudes, dificultades de los niños/as o del grupo, y satisfacer las demandas o necesidades que surjan. Tal vez la principal habilidad como observador es la de estar atento a los signos y manifestaciones de maltrato, abuso, problemas afectivos o todos aquellos que nos den indicios de que el niño no anda bien. Debemos recordar que uno de nuestros principales deberes es propiciar que ellos sean sujetos reales de derechos, y que en caso de observar algo poco normal debemos hacer la denuncia o remisión ante la instancia legal del caso.

–    COHERENTE: Ser consciente de que el aprendizaje es un proceso que debe regirse por la coherencia continua, tanto al concebirlo y plantearlo como en la actitud al desarrollarlo.

–    FLEXIBLE: Adaptarse a las características de la situación. Admitir modificaciones, experimentaciones o nuevas propuestas que surjan sobre la marcha.

–    PERSONALIZADOR: Evitar la uniformidad del rol que desempeñamos hacia el grupo. Cada niño/a es único/a y nuestra actitud ha de respetar y ajustarse a cada individualidad, a los ritmos personales.

–    DINAMIZADOR: Conocer los recursos que ofrece el medio y optimizarlos. Crear espacios de encuentro entre niños/as, jóvenes, ancianos, donde autoafirmar la personalidad y donde se produzcan procesos de identificación anales de comunicación que posibiliten entrar en contacto con otras realidades y permitan transformar la propia.

–    CREATIVO: Es importante que el monitor haya tenido y tenga en su vida personal vivencias artísticas, actividades creadoras para que puedan entender mejor el proceso de creación, sus dificultades, caminos, el placer que puede proporcionar.

FUNCIONES DEL MONITOR DE LUDOTECAS

La existencia de Ludotecas conlleva la existencia de Ludotecarios, es decir, de educadores especializados en juegos y juguetes que están en relación directa con el ámbito familiar y que, por tanto, pueden efectuar un gran quehacer dentro de este campo educativo. Aunque la figura del Ludotecario no existe profesionalmente en España, sí son necesarios educadores con formación teórica y práctica en animación, juego y juguetes, capaces de desarrollar una intervención efectiva y de calidad.

El Ludotecario es la persona encargada del trabajo en la Ludoteca, es el animador, el responsable del juego, de los juguetes y de velar por la consecución de los objetivos y el programa educativo. Además, debe mantener una relación constante de cercanía y escucha, fomentando una disposición motivadora hacia la acción, en la que los individuos se sientan protagonistas.

Algunos autores ponen el énfasis en la experiencia, en la delimitación de competencias y en la formación técnica y humana de los responsables de este tipo de instituciones:

– Según Chiarotto (1991), refiriéndose a la formación de los Ludotecarios, dice «es verdad que aprendemos en la práctica, pero no podemos hacer esto bien sin una formación general sólida».

– Borja (1992), en su ponencia «La figura del Ludotecario, preparación y funciones» destaca «la necesidad de profesionales del juego que trabajen en el ámbito del tiempo libre con dimensión Cultural y Educativa es y será cada vez mayor en nuestra sociedad. Ello implica y obliga a que asumamos también de una forma amplia tanto nuestra preparación y especialización como nuestras funciones».

– Borja (1994) señala también otras funciones básicas del educador de Ludotecas:
– Transmitir e incrementar el patrimonio lúdico.
– Realizar proyectos, programar su trabajo y evaluar los resultados, innovando las intervenciones.
– Atender a los usuarios en su normalidad y diversidad.
– Analizar críticamente juguetes, juegos, materiales lúdicos, espacios y situaciones de juego.
– Realizar inventarios, clasificaciones y catalogaciones de fondos lúdicos.
– Realizar préstamos, colocar y conservar los juguetes.
– Elaborar la información y promoción de los servicios que preste la Ludoteca.
– Diseñar, organizar, realizar y evaluar programas y actividades lúdicas colectivas.
– Contactar y coordinarse con expertos, instituciones y organismos.
– Conocer y utilizar el marco legislativo. Gestionar la institución.
– Buscar y gestionar recursos económicos.

– Dinello (1993), en cuanto a la formación de recursos humanos para las Ludotecas defiende, como mínimo un ciclo de 120 horas de estudio, el cuál deberá incluir la realización de actividades prácticas.

– Cunha (1994), sostiene que quien va a trabajar en la Ludoteca, debe ser alguien que quiera jugar, que le gusten los niños y que tenga amor para dar: «Aunque existe el lado técnico a ser considerado, en primer lugar tenemos que pensar en el lado humano de las personas que van a constituir ese equipo, pues si no contamos con personas alegres, afectivas y con voluntad de trabajar, no se realizará la Ludoteca… ciertamente no se puede construir una Brinquedoteca sin tener optimismo, no sólo con relación al proyecto sino también para comunicárselo a los otros».

El Ludotecario debe ser, por tanto, un profesional entusiasta, que se prepara continuamente, que medita, inventa, observa, canta, juega y es capaz de transmitir sus emociones y captar las de los demás.

Fundamentalmente, las funciones del Ludotecario como animador de este tipo de institución educativa, se resumirá en:

– Función Observadora: Porque investiga, indaga y está atento a los cambios e innovaciones en el mundo del juego, los juguetes, la Pedagogía…

– Función Facilitadora: Es un mediador capaz de captar a los potenciales usuarios y, a la vez, hacer accesible la institución y sus servicios a la sociedad.

– Función Animadora: El Ludotecario coordina, dinamiza, alienta, concilia, proyecta, participa, se implica, arbitra, comunica, toma iniciativas, crea ambiente, presta atención, explica, ayuda, sugiere, acompaña, organiza, pregunta, diseña, apoya, posibilita, dialoga, propone, acoge, estimula, prepara, invita, facilita, colabora, está disponible…

– Función de Enriquecimiento:
– Ofrece juegos inéditos.
– Atiende el servicio de préstamo de juguetes.
– Emplea los argumentos del juego simbólico y dramático.
– Prepara actividades de construcción con materiales de reciclaje.
– Faculta la cooperación activa de otros colectivos.
– Aporta al grupo de tácticas, habilidades y técnicas para el juego.

–    Función de programación y gestión de actividades:
Se refiere a la organización y planificación de dinámicas, juegos, talleres, etc. Planificar la intervención es imprescindible, para evitar desviaciones hacia la improvisación y la desorientación. Lo planificado siempre será susceptible de ser modificado, será una programación abierta y flexible ante los imprevistos. Hay que tener en cuenta, que se debe planificar el aprendizaje de forma progresiva, de lo más conocido a lo más desconocido, de los más fácil a lo más complejo, de lo más cercano a lo más lejano.

–    En la ejecución de actividades:
Principalmente podemos destacar las siguientes:

– Función educativa: para que aprendan normas de comportamiento, hábitos higiénicos, etc. Para ello, es necesario concebir el error como una fase más del aprendizaje, como algo positivo que conlleva avance. Desmitificar las frustraciones, valorando el esfuerzo, el intento y la superación de dificultades.

– Función promocional: para fomentar valores como el compañerismo, la tolerancia y el crecimiento de la persona. Es necesario establecer normas de funcionamiento que permitan al grupo una convivencia agradable y un amplio margen de actuación desde el respeto. Las pautas y los mensajes que se den han de ser claros y no contradictorios, tratando que contengan mensajes que transmitan valores positivos.

– Función preventiva: para enseñar a ocupar el ocio y tiempo libre de forma adecuada y prevenir así actitudes marginales.

– Función integradora: para incluir a los menores en recursos y actividades normalizados de la comunidad.

– Función de análisis e investigación:

–    Una de sus funciones principales es la de conocer previamente, la actuación, las características de las personas a las que va dirigido: los niños. Cuantos más datos se tengan más ajustada y adaptada podrá ser la metodología que se decida emplear.

–    Investigar sobre los conocimientos que los niños tengan sobre los temas que se van a tratar y tomarlo como referencia o punto de partida para orientar la ampliación a otros nuevos. Procurar, así, que el aprendizaje tenga una significación propia, sea relevante e implique un sentido concreto.

–    Analizar los intereses de los niños como elemento generador de socialización y aprendizaje, permitiendo una experiencia viva en la que ellos sean los verdaderos protagonistas.

–    Conocer los recursos de la Comunidad y el ambiente en el que se desarrollan los niños, para que esto influya de manera positivamente a la hora de trabajar con y para los  niños.

–    Función mediadora:

–    Entre el Centro y la familia: para el seguimiento de los menores pertenecientes a familias que se encuentran en fase de intervención desde los Servicios Sociales, o en casos de niños o familias en situación de riesgo.

–    Entre el niño y la familia: para mantener unas relaciones positivas con los padres de los menores, y que esta forma de socialización se desarrolle con normalidad.

– Función de evaluación:

–    Evaluación del propio monitor.

–    Evaluación continua de todas las actividades que se ejecuten.

–    Evaluación del aprendizaje y desarrollo de los niños en la Ludoteca.

–    Evaluación global de todo el trabajo realizado y realización anual de una memoria donde se recoja todo lo que se ha hecho, y los resultados obtenidos.

EL JUEGO INFANTIL

En todas las partes del mundo los niños juegan tan pronto como se les presenta la oportunidad, haciéndolo de una manera totalmente natural. El juego es parte de sus vidas, quizás es una de las pocas cosas en las que pueden decidir por sí mismos.

El juego es una actividad presente en todos los seres humanos. Los etólogos lo han identificado con un posible patrón fijo de comportamiento en la ontogénesis humana, que se ha consolidado a lo largo de la evolución de la especie.

Si buscamos en los orígenes, se puede desprender la contribución del juego a la especie humana. No hay humanidad donde no exista el juego. Es algo que los antropólogos han descubierto, y si pensamos que el juego va unido a la infancia, profundizando sobre él llegaremos a considerar el papel de la infancia a lo largo de la historia.

La prueba de que jugar no es un invento de nuestros días la encontramos en la literatura y el arte antiguos, en los que se describen las actividades de los niños, y en el Foro Romano hay una rayuela gravada en el piso. Los sonajeros más antiguos se fabricaban de vejigas de cerdo o de garganta de pájaros, los que se llenaban de piedras para que el sonido producido estimulara la curiosidad de los niños más pequeños.

Sorprendentemente a menudo, los niños juegan el mismo tipo de juegos: a la rayuela, a saltar a la cuerda, con muñecos o pelotas. Sin embargo, los juegos y los juguetes suelen diferenciarse en las distintas sociedades, dependiendo este fenómeno del acceso a diversos tipos de materiales y a los valores existentes relacionados con el juego.

La manea de considerar a los niños, el juego y los juguetes varía según el país del que estemos hablando. No todas las culturas consideran el juego como un factor importante para el desarrollo o madurez del niño, a pesar de que la investigación especializada ha demostrado que lo más importante que puede hacer un niño es jugar. Esta actividad, además de ser la principal con la que el niño cuenta para relacionarse socialmente y aprender, se constituye en un elemento imprescindible para su correcto desarrollo físico, emocional, y social.

Su papel es básico, ya que estimula la motricidad gruesa y fina, posibilitando que se obtenga un control sobre los músculos grandes y pequeños que permitirá tener la coordinación necesaria para moverse libremente. Jugar enriquece la comprensión y expresión del lenguaje como así también la capacidad de interactuar y relacionarse socialmente con los objetos y las personas que le rodean. Si las experiencias del niño son positivas, aumenta su autoconfianza.

Compartir positivas experiencias lúdicas crea fuertes lazos entre adultos y niños a través de toda la niñez. En una palabra, el jugar es vital para el desarrollo en la infancia ya que a través del juego se ponen en práctica todas las habilidades que favorecen la maduración y el aprendizaje. Aunque los niños aprenden a través del juego con placer, no es un objetivo en sí mismo. Solamente es un medio para alcanzar una meta final. Es una actividad natural que les proporciona placer y satisfacción.

Su universalidad es el mejor indicativo de la función primordial que debe cumplir a lo largo del ciclo vital de cada individuo. Habitualmente se le asocia con la infancia, pero lo cierto es que se manifiesta a lo largo de toda la vida del hombre, incluso hasta en la ancianidad.

Popularmente se le identifica con diversión, satisfacción y ocio, con la actividad contraria a la actividad laboral, que normalmente es evaluada positivamente por quien la realiza. Pero su trascendencia es mucho mayor, ya que a través del juego las culturas transmiten valores, normas de conducta, resuelven conflictos, educan a sus miembros jóvenes y desarrollan múltiples facetas de su personalidad.

FUNCIONES DEL JUEGO EN EL DESARROLLO INFANTIL

Durante los distintos periodos de su desarrollo, el niño tiene diferentes intereses. A veces se habla, por ejemplo, que el niño tiene periodos críticos en su desarrollo, siendo de vital importancia considerar los intereses espontáneos de cada periodo para lograr un desarrollo íntegro.

Su universalidad es el mejor indicativo de la función primordial que debe cumplir a lo largo del ciclo vital de cada individuo. Habitualmente se le asocia con la infancia, pero lo cierto es que se manifiesta a lo largo de toda la vida del hombre, incluso hasta en la ancianidad.

Los expertos en desarrollo infantil comentan que en el juego existe libertad para experimentar con nuevas experiencias y para cometer errores. Durante el juego el niño establece sus propios ritmos y controla la situación, es independiente y tiene tiempo para resolver los problemas que se le plantean. Todos ellos factores importantes para obtener un pensamiento eficaz. Los adultos deben ser agentes mediadores para llevar al niño a realizar juegos eficaces y con sentido, acercándole las situaciones y juguetes de los que pueda aprender más.

Por eso, tenemos que tener en cuenta las funciones del juego en el desarrollo infantil ya que es el lenguaje principal de los niños. Éstos se comunican con el mundo a través del juego. El juego de los niños siempre tiene sentido, según sus experiencias y necesidades particulares. Muestra la ruta a la vida interior de los niños; expresan sus deseos, fantasías, temores y conflictos simbólicamente a través del juego. Refleja su percepción de sí mismos, de otras personas, y del mundo que les rodea. A través del juego los niños lidian con su pasado y su presente, y se preparan para el futuro.

–    El juego estimula todos los sentidos.
–    El juego enriquece la creatividad y la imaginación.
–    El juego ayuda a utilizar energía física y mental de maneras productivas y/o entretenidas

El juego es divertido, y los niños tienden a recordar las lecciones aprendidas cuando se están divirtiendo, por esto el juego facilita el desarrollo de:

–    Habilidades físicas: agarrar, sujetar, correr, trepar, balancearse.
–    Habla y lenguaje: desde el balbuceo, hasta contar cuentos y chistes.
–    Destrezas sociales: cooperar, negociar, competir, seguir reglas, esperar turnos.
–    Inteligencia racional: comparar, categorizar, contar, memorizar.
–    Inteligencia emocional: auto-estima, compartir sentimientos con otros.

También, el juego facilita el aprendizaje sobre:

–    Su cuerpo: habilidades, limitaciones.
–    Su personalidad: intereses, preferencias.
–    Otras personas: expectativas, reacciones, cómo llevarse con adultos y con niños.
–    El medio ambiente: explorar posibilidades, reconocer peligros y límites.
–    La sociedad y la cultura: roles, tradiciones, valores.
–    Dominio propio: esperar, perseverar, lidiar con contratiempos y derrotas.
–    Solución de problemas: considerar e implementar estrategias.
–    Toma de decisiones: reconocer opciones, escoger, y lidiar con las consecuencias.

Para facilitar el análisis de las diversas aportaciones del juego al desarrollo psicomotor, intelectual, imaginativo, afectivo social… del niño, presentamos una tabla en la que si bien aparece cada aspecto por separado, es importante señalar que el juego nunca afecta a un solo aspecto de la personalidad humana sino a todos en conjunto, y es esta interacción una de sus manifestaciones más enriquecedoras y que más potencia el desarrollo del hombre.

Si el juego tiene una función EDUCATIVA, tendremos que tener claro que significa el concepto de EDUCACIÓN.

En general y a nivel vulgar, se entiende por persona educada, aquella que tiene una cultura media y sabe comportarse ante determinadas situaciones. Esta definición, se atiene a hechos que son verdad, pero la educación no es sólo eso, sino algo más. Esta definición queda incompleta porque sólo reflejaría el factor externo, respondiendo al concepto Pre-científico.

Si tenemos en cuenta el concepto etimológico: educación: EDUCO, EDUCAS, EDUCAR, se entiende como un proceso de fuera a dentro, sinónimo de criar, proceso de influencia externa. La persona nace sin hacerse y la ayuda externa los educa. El educador/a tendría un papel similar al de un escultor, porque va esculpiendo a la persona y ésta será el resultado del trabajo del escultor únicamente. Responden estas ideas al movimiento del pesimismo antropológico, representado por Kant y Durkeim.

Si nos referimos al movimiento del «optimismo antropológico» representado por Rosseau y Montesori, veremos que estos entienden por educación dejar hacer, crecimiento: EDUCERE. En este caso el educador es como un jardinero que va quitando las malas hiervas para que la persona crezca y aflore lo que hay dentro de ella, que se va conociendo, aceptando sus posibilidades y limitaciones, para que se vaya convirtiendo en un ser distinto de los demás. Es lo que se llama auto-educación.

Ambas posturas son opuestas, pues no hay un acuerdo en el término etimológico de la palabra EDUCACIÓN. Pero además, son posturas, también externas, ya que la persona ni está formada únicamente por la influencia externa (heteroeducación), ni únicamente por lo que hay dentro de ella (auto-educación).

Por tanto, ambos procesos deben de ser complementarios y surge el «realismo antropológico», que considera a la persona capaz de desarrollar lo que hay dentro de ella, pero a la vez necesita algunos estímulos externos. La educación es entendida etimológicamente como «COMPLERE», que significa ayuda y cuidado y el educador sería como un regulador de tráfico, porque educa a la persona alternando lo positivo que hay dentro de ella con las influencias del exterior.

La importancia del juego en la educación es grande porque pone en actividad todos los órganos del cuerpo, fortifica y ejercita las funciones psíquicas. El juego es un factor poderoso para la preparación de la vida social del niño; jugando se aprende la tolerancia, se forma y consolida la personalidad y se estimula la creatividad.
En lo que respecta al poder individual, los juegos desenvuelven el lenguaje, despiertan el ingenio, desarrollan el espíritu de observación, afirma la voluntad y perfeccionan la paciencia. También favorecen la agudeza visual, táctil y auditiva; aligeran la noción del tiempo, del espacio; dan soltura, elegancia y agilidad del cuerpo.

La aplicación provechosa de los juegos posibilita el desarrollo biológico, psicológico, social y espiritual del hombre. Su importancia educativa es trascendente y vital. Sin embargo, en muchas de nuestras escuelas se prepondera el valor del aprendizaje pasivo, domesticador y alienante; no se da la importancia del caso a la educación integral y permanente. Tantas escuelas y hogares, pese a las época que vivimos o se nos exige vivir, todavía siguen lastrados en vergonzosos tradicionalismos.

La escuela tradicionalista sume a los niños a la enseñanza de los profesores, a la rigidez escolar, a la obediencia ciega, pasividad, ausencia de iniciativa. Lo único que le importa cultivar es la asunción de conocimientos. El juego está vedado o en el mejor de los casos admitido solamente al horario de recreo.

Frente a esta realidad la Escuela Nueva es una verdadera mutación en el pensamiento y accionar pedagógico. Tiene su origen en el renacimiento y en el humanismo, como oposición a la educación medieval, dogmática autoritaria y tradicional. Tiene la virtud de respetar la libertad y autonomía infantil, su actividad, vitalidad, individualidad y colectiva. El niño es el eje de la acción educativa. El juego, en efecto, es el medio más importante para educar.

El juego aparece vinculado a la educación a principios del siglo XX, cuando las hermanas Agazzi definen su modelo educativo, opuesto a otro modelo existente en esa época, «el modelo de M. Monterori», quien fue una pedagoga excelente e hizo grandes aportaciones sobre la educación pero sin tener en cuenta el ambiente familiar del niño/a. Pensaba que este era desordenado y no ayudaba al alumno/a, porque creaban desequilibrios y desorden en los/as niños/as. Tampoco dio importancia a los lenguajes corporales y no-verbales en general (música, dibujo, etc.) no creía en las actividades no organizadas.

En contraposición, las hermanas Hagáis, defienden en su modelo educativo:

–    Una especial atención al ambiente familiar y social del niño.
–    Una relación entre lo familiar y lo educativo.
–    Dar a los/as alumnos/as grandes dosis de libertad.
–    Favorecer la espontaneidad y creatividad de los/as alumno/as.

Y todo esto a través del juego, como una buena forma de educación. Es en este momento cuando se comienza a utilizar el juego como un instrumento o medio educativo.

Para entender la importancia que tiene el juego en la educación, es imprescindible que analicemos las formas actuales de diversión.

Los/as niños/as juegan actualmente, la mayoría del tiempo, con videojuegos o deportes de competición para profesionales, que no muestran los valores ni las técnicas que necesitan para saber resolver sus problemas cuando sean mayores. Los conflictos entre ellos y sus juegos electrónicos no requieren ningún tipo de comunicación. El juego siempre tiene razón y el/la niño/a tiene el recurso de acabar con el conflicto apretando el botón para iniciar una nueva partida. Muchas veces aprender artimañas manipulativas para evitar pasar por esas dificultades, y las asimilan como una habilidad.

Los/as niños/as necesitan aprender pautas de comunicación mucho más productivas, más realistas y más efectivas para llegar a ser adultos felices. Los conflictos entre compañeros/as son de persona a persona, no de persona a máquina. La mayoría de las veces lo importante de un conflicto entre dos personas no es si se tiene razón o no; la forma en la que discutimos es más relevante qué quien está en los cierto o quién está equivocado/a.

Estas son razones que nos hacen ver lo necesario que es el juego en la educación. El juego no está destinado únicamente hasta que los/as niños/as pasen el tiempo, sirve para mucho más, sirve para educar. Veamos algunas de las razones por las que el juego es educativo.

LUDOTECAS EN LOS BARRIOS

El enclave idóneo para situar una Ludoteca es el barrio, porque son centros abiertos en interacción permanente con el entorno. Desde aquí se deben proyectar las acciones e intervenciones necesarias, justamente el entorno cotidiano del individuo, donde se desarrolla afectiva, intelectual y socialmente: Familia, escuela, amigos…

La mayoría de Ludotecas se han situado en barrios o zonas socioeconómicas y culturales bajas, con la intención de posibilitar las orientaciones en el juego y la correcta elección de los juguetes por falta de criterios adecuados. A pesar de ello a veces ocurre que un servicio que estaba pensado sobre todo para familias más necesitadas acaban beneficiándose las más estables.

Generalmente las acciones en los barrios están promovidas por las asociaciones de vecinos, sociales, culturales, juveniles…, que algunos casos cuentan con la ayuda financiera de las Administración local a través de subvenciones y, en menor medida, de convenios.

Programas:

Son muchos los programas que se pueden poner en funcionamiento en un barrio, especialmente enmarcados en los siguientes ámbitos:

– Ámbito Educativo: Complementando la educación formal y afrontando el absentismo escolar, la desgana y la apatía por el conocimiento. Habrá que incluir también actividades continuas durante todo el año y otras eventuales como la alfabetización de adultos, el apoyo escolar, la animación a la lectura, la recuperación de tradiciones y la cultura popular…

– Ámbito de Tiempo libre: Ofertando actividades de ocupación del ocio y educación en el tiempo libre a través de Ludotecas, campamentos, centros juveniles, casas de juventud, centros de información… en consonancia con el desarrollo de los valores humanos.

– Ámbito Sociocultural: Incluyendo todo lo relacionado con la promoción de la salud, la prevención, la integración social… mediante campañas, charlas, conferencias, cursos, programas de educación de calle, escuela de padres y madres, fomento del asociacionismo, escuelas-taller…

MONITORES Y ANIMADORES

Se han hecho muchas clasificaciones del animador sociocultural, dependiendo del punto de vista del autor o dependiendo de la clasificación que se quiera hacer. Dentro de todas, la clasificación según el status complementa y se ajusta con los tres agentes que formaban el triángulo contractual de la animación:

– Animador natural: Es el líder por naturaleza. Se va a caracterizar por su carisma personal, su empatía, su espontaneidad y su fuerza, repercutiendo en el grupo de manera positiva y reflejado en confianza y aceptación.

– Animador voluntario: Se va a caracterizar principalmente por su carácter voluntario y altruista; ya que su actuación es vocacional y porque tiene valores éticos. Va a tener ciertas características similares al animador natural. Se destacarían su implicación y concienciación.

– Animador profesional: Es el técnico de animación que claramente tiene su título oficial. Se va a caracterizar porque su trabajo esta regulado por un contrato y por realizar un trabajo profesional que esta remunerado y claramente va a tener una responsabilidad añadida, es decir, que el animador sociocultural al tener un sueldo esto le origina un compromiso profesional. Esto último va a ser principalmente lo que le diferencie de los otros dos.

 

– Desventajas, riesgos o peligros:

– Animador natural: La jerarquización que se puede llegar a crear y el problema que puede suponer la improvisación; y en definitiva la repercusión que todo esto puede tener en el grupo.

– Animador voluntario: Se puede llegar a conseguir todo lo contrario de lo que se pretende y esto sucede cuando no se llega a alcanzar la verdadera meta de la animación que es conseguir la autonomía y la maduración del grupo en cuestión.

– Animador profesional: La burocratización y la tecnocratización son dos factores que pueden llegar a darse y pueden convertirse en un resultado frío y alejado de la realidad cotidiana.

Hay que resaltar que el Animador Sociocultural lo que pretende en definitiva es conseguir un cambio social. Los distintos tipos o clasificaciones de animadores surgen por una necesidad de justificación de la propia función del animador. Existen varios tipos de animadores, cada animador realiza su quehacer conforme a su temperamento: algunos son los autoritarios, otros los democráticos y otros los que dejan hacer.

Lo cierto es que a ningún animador se le puede encasillar a priori y para siempre en uno de esos tipos. Lo importante es que cada animador conozca cuales son sus tendencias y, en caso necesario, trata de corregirlas.

En un proyecto de animación que se pretenda el crecimiento y desarrollo de las personas y los grupos, sólo una animación democrática es válida aunque, a corto plazo, no parezca ser siempre la más eficaz. Un proyecto de animación sociocultural, guiado por un animador democrático, será un proyecto de animación democrática.

Características que debe poseer el animador para ser democrático:

– Debe prever ciertas cosas de antemano, y discutir de ello con el grupo para introducir mejoras o cambios, según los deseos que se manifiesten.
– Debe pedir al grupo que formule sus objetivos. El grupo es el que decide. Una vez hecha la elección, mantiene enérgicamente al grupo en el objetivo que se ha marcado.
– Debe proponer un abanico de procedimientos y actividades posibles, y solicitar otras al grupo. Realizada la elección por todos la mantiene suave pero enérgicamente.
– Debe favorecer diversos cauces de comunicación: del animador a los miembros del grupo, de los miembros entre sí, y viceversa; tras un comienzo, que ha podido parecer lento, se crea un clima distendido de confianza y amistad, fuente de auténtica eficacia.
– El reparto de tareas se hace en común. Todos toman iniciativas y tienen responsabilidades.
– El animador concede a la evaluación gran importancia, y escoge con el grupo los mecanismos más idóneos para realizarla. No la teme, porque aun en el caso de que sus actitudes sean evaluadas negativamente, ve en ello una ocasión de perfeccionarse.

MONITOR DE LUDOTECAS

El monitor es aquella persona profesional encargado de ejecutar las actividades de animación diseñadas dentro de un programa que se ha diseñado para una Ludoteca.

Algunos autores ponen el énfasis en la experiencia, en la delimitación de competencias y en la formación técnica y humana de los responsables de este tipo de instituciones:

– Según Chiarotto (1991), refiriéndose a la formación de los Ludotecarios, dice «es verdad que aprendemos en la práctica, pero no podemos hacer esto bien sin una formación general sólida».

– Borja (1992), en su ponencia «La figura del Ludotecario, preparación y funciones» destaca «la necesidad de profesionales del juego que trabajen en el ámbito del tiempo libre con dimensión Cultural y Educativa es y será cada vez mayor en nuestra sociedad. Ello implica y obliga a que asumamos también de una forma amplia tanto nuestra preparación y especialización como nuestras funciones».

– Borja (1994) señala también otras funciones básicas del educador de Ludotecas:
– Transmitir e incrementar el patrimonio lúdico.
– Realizar proyectos, programar su trabajo y evaluar los resultados, innovando las intervenciones.
– Atender a los usuarios en su normalidad y diversidad.
– Analizar críticamente juguetes, juegos, materiales lúdicos, espacios y situaciones de juego.
– Realizar inventarios, clasificaciones y catalogaciones de fondos lúdicos.
– Realizar préstamos, colocar y conservar los juguetes.
– Elaborar la información y promoción de los servicios que preste la Ludoteca.
– Diseñar, organizar, realizar y evaluar programas y actividades lúdicas colectivas.
– Contactar y coordinarse con expertos, instituciones y organismos.
– Conocer y utilizar el marco legislativo. Gestionar la institución.
– Buscar y gestionar recursos económicos.

– Dinello (1993), en cuanto a la formación de recursos humanos para las Ludotecas defiende, como mínimo un ciclo de 120 horas de estudio, el cuál deberá incluir la realización de actividades prácticas.

– Cunha (1994), sostiene que quien va a trabajar en la Ludoteca, debe ser alguien que quiera jugar, que le gusten los niños y que tenga amor para dar: «Aunque existe el lado técnico a ser considerado, en primer lugar tenemos que pensar en el lado humano de las personas que van a constituir ese equipo, pues si no contamos con personas alegres, afectivas y con voluntad de trabajar, no se realizará la Ludoteca… ciertamente no se puede construir una Brinquedoteca sin tener optimismo, no sólo con relación al proyecto sino también para comunicárselo a los otros».

El Ludotecario debe ser, por tanto, un profesional entusiasta, que se prepara continuamente, que medita, inventa, observa, canta, juega y es capaz de transmitir sus emociones y captar las de los demás.

LUDOTECAS EN BARRIOS

El enclave idóneo para situar una Ludoteca es el barrio, porque son centros abiertos en interacción permanente con el entorno. Desde aquí se deben proyectar las acciones e intervenciones necesarias, justamente el entorno cotidiano del individuo, donde se desarrolla afectiva, intelectual y socialmente: Familia, escuela, amigos…

La mayoría de Ludotecas se han situado en barrios o zonas socioeconómicas y culturales bajas, con la intención de posibilitar las orientaciones en el juego y la correcta elección de los juguetes por falta de criterios adecuados. A pesar de ello a veces ocurre que un servicio que estaba pensado sobre todo para familias más necesitadas acaban beneficiándose las más estables.
Generalmente las acciones en los barrios están promovidas por las asociaciones de vecinos, sociales, culturales, juveniles…, que algunos casos cuentan con la ayuda financiera de las Administración local a través de subvenciones y, en menor medida, de convenios.

Programas:

Son muchos los programas que se pueden poner en funcionamiento en un barrio, especialmente enmarcados en los siguientes ámbitos:

– Ámbito Educativo: Complementando la educación formal y afrontando el absentismo escolar, la desgana y la apatía por el conocimiento. Habrá que incluir también actividades continuas durante todo el año y otras eventuales como la alfabetización de adultos, el apoyo escolar, la animación a la lectura, la recuperación de tradiciones y la cultura popular…

– Ámbito de Tiempo libre: Ofertando actividades de ocupación del ocio y educación en el tiempo libre a través de Ludotecas, campamentos, centros juveniles, casas de juventud, centros de información… en consonancia con el desarrollo de los valores humanos.

– Ámbito Sociocultural: Incluyendo todo lo relacionado con la promoción de la salud, la prevención, la integración social… mediante campañas, charlas, conferencias, cursos, programas de educación de calle, escuela de padres y madres, fomento del asociacionismo, escuelas-taller…
Barrios educadores:

El barrio cumple un papel socializador para los niños y jóvenes. En la calle van a encontrar modelos de identificación que ejercerán mayor influencia cuanto menos sean los elementos válidos en la vida familiar y en el marco escolar. Si la calle y el barrio son cercanos al grupo normativo, los jóvenes se socializarán en un ambiente de normalidad; si el ambiente que se muestra en la calle es de marginación, a la sazón que niños y jóvenes se formarán en ese entorno marginal. De ahí que las condiciones del barrio, los equipamientos y los recursos van a influir especialmente en el desarrollo de las personas, en las relaciones familiares y sociales.

Por todo esto es inaplazable extender la intervención de barrio si se quiere que sea una alternativa de prevención tanto en el ámbito primario como en el ámbito secundario de posibles situaciones problemáticas, así como de desarrollo comunitario del que están necesitados muchas parroquias y barriadas. Habrá que comenzar por un análisis de investigación fiable para redactar un proyecto que responda con precisión a las necesidades manifiestas y buscar los medios para ponerlo en marcha.

La puesta en marcha de Ludotecas debe insertarse en las redes sociales para contribuir como un recurso comunitario a la mejora de las relaciones menor-entorno; así la Ludoteca se convierte en un lugar en el que el niño no sólo puede obtener juguetes o jugar por mediación directa del juguete, sino que tiene la posibilidad de comunicarse y relacionarse con sus semejantes, de entablar nuevas amistades, de socializarse con normalidad, de acrecentar sus recursos para enfrentarse a las situaciones, etc.

Por otra parte, la Ludoteca como institución de la comunidad requiere de ésta unos soportes que le permitan poder crecer, difundirse y aumentar la calidad de los servicios.
Las Ludotecas pueden desarrollar, coordinar o promover acciones educativas en la comunidad, dentro del marco de una educación no formal, a partir del amplio concepto del término juego y de los parámetros de libertad en los que se desenvuelve, tanto la propia actividad lúdica como su concepto de estímulo y desarrollo, apoyadas por los elementos lúdicos y los educadores especializados en juegos.

El juego, considerado como actividad lúdica colectiva, puede no solo formar parte de proyectos para mejorar la calidad de vida y la salud de los ciudadanos, sino ser requerido para la mejor difusión, concienciación, participación y buen fin de los mismos proyectos.

Si consideramos el juego creador de una cultura lúdica, productor del crecimiento cultural y de la identidad de cada pueblo, debemos recordar que el juego como posibilidad y necesidad de especie humana, es una actividad antropológica universal que ha producido una cultura lúdica universal.

La actividad lúdica conlleva a una participación en la práctica de experiencias y vivencias culturales de forma voluntaria, creativa y divertida. El juego garantiza el incremento progresivo de las relaciones humanas entre los individuos y grupos, permitiendo diversos procesos participativos en un clima de solidaridad y cooperación. Urge, pues, que los barrios sean verdaderos elementos dinamizadores y educadores, tanto para los niños como para los jóvenes y adultos a los que hay que ofrecer la oportunidad de participar si deseamos construir la convivencia y, consecuentemente, ciudades saludables.

Deficiencias socioculturales:

Nuestra sociedad mantiene todavía diferencias educativas y de ocio entre personas por pertenecer a distintas razas y sexos. Pero las Ludotecas pueden paliar estas diferencias dando a todas las personas las mismas posibilidades a través del juego. Indudablemente es un recurso extraordinario para la integración.

Hoy aún es una constante el hecho de que las niñas, en general, queden centradas en unos determinados juegos y actividades lúdicas o que jueguen mucho menos y frecuenten en menor medida las Ludotecas que sus compañeros de la misma edad.

El juego prepara para la vida y, según sean las intenciones educativas, podemos formar un tipo de persona u otro: Las estimulamos más o menos en los juegos, les daremos unos u otros juguetes, unos u otros espacios, las dejaremos más o menos tiempo de juego y les facilitaremos unos u otros puntos de referencia y posibilidades de identificación en el amplio abanico lúdico.

Imagen

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MONITOR-A DE LUDOTECAS

Matricula:  oferta 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso
Solicitar mas informacion

 

CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO/A EN LUDOTECAS

Duración: 600 horas.

Precio total: 320 euros (4 % iva+gastos envío).
Matrícula abierta todo el año.

DIPLOMA acreditativo.

El curso está dividido en tres módulos:

Módulo 1: Monitor de Ludotecas
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 2: Psicología para Educadores
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 3: Animador Especialista en Dinámica de Grupos
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Monitor de Ludotecas,   Psicología para Educadores o Animador Especialista en Dinámica de Grupos, convalidan los mismos.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso (indica en que modulos te matriculas)
Solicitar mas informacion

______________
DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación Infantil, Integración Social, Enfermería, Auxiliar de Clínica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros cívicos,…

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion

 

 

CONFECCION DE UN PROYECTO DE LUDOTECAS:
Para elaboracion del Proyecto de Ludoteca, debemos tener en cuenta algunas consideraciones:

Es importante saber donde va a estar situada la Ludoteca, pues no es lo mismo en un barrio que en un pueblo, ya que varian las condiciones de vida, la problematica, etc. La Ludoteca puede cumplir unos objetivos muy concretos segun lo que nos hayamos planteado conseguir. Puede ir dirigida a niños de 4 a 10 años simplemente porque queremos que disfruten del juego, o podemos dirigirla a niños de 10 a 16 años porque hemos detectado mucho callejeo, peleas, habitos insalubres, etc. Habrá que “mirar” mas lejos: la Ludoteca puede ser un “medio” hasta que un “fin” en si mismo. A través de la Ludoteca podemos plantearnos trabajar otros elementos importantes para mejorar la calidad de vida de los destinarios: que los menores aprendan a convivir, que los menores dediquen su ocio a actividades mas creativas, que los menores lleven una vida mas saludable… y todo ello a través del juego, o con el juego como “disculpa”.

Hay Ludotecas que no se quedan en un simple local con juguetes y un par de monitores donde los niños van a pasar el rato, sino que sirven como “trampolin” para conocer a los padres, la problematica que puede haber en la familia… y actuar en consecuencia en coordinacion los servicios sociales.

La Ludoteca no es un aula de un colegio, los niños y jovenes van porque quieren, porque se sienten a gusto con los monitores, con el ambiente creado, con las actividades… Es un espacio lúdico, festivo, alegre… Y se organizan grandes juegos, excursiones, fiestas, campeonatos…

Por tanto:

– Partiremos de una realidad concreto: barrio, grupo de menores, pueblo…
– Sabemos qué queremos hacer, qué queremos “cambiar” o mejorar…
– Sabemos con quien podemos contar: Ayuntamiento, monitores, educadores, subvenciones, cuotas…
– Confeccionamos un proyecto para un primer momento. Con la experiencia, nuestro proyecto se irá enriqueciendo.
– Ponemos mano a la obra.

Para la confección del proyecto podemos adoptar el esquema o patrón siguiente:

1. IDENTIFICACIÓN DEL PROYECTO/PROGRAMA/TALLER.
El nombre, que será breve y claro, responderá a su contenido -p.e.: «Proyecto de Ludoteca en el barrio de Los Pinos», «Programa de Intervención con Menores Desfavorecidos», “Taller medio-ambiental”, etc.-.

2. ENTIDAD QUE LO DESARROLLA.
Hacemos una presentación breve de la entidad que va a desarrollar el proyecto/programa: fines, filosofía o ideario, actividades que ha realizado, fuentes de financiación, domicilio social, teléfono, etc.

3. FUNDAMENTACIÓN DEL PROYECTO (Justificacion).
Qué razones justifican la puesta en marcha del proyecto/taller, qué queremos hacer -según las necesidades detectadas-, a qué resultado queremos llegar. Deberán estar en consonancia con los propios objetivos de la entidad.

4. LOCALIZACIÓN FÍSICA.
Dónde lo vamos a hacer, en qué ámbito territorial, centro…

5. OBJETIVOS.
Para qué lo queremos hacer, cuáles son nuestros objetivos, señalando aquellos más importantes. Éstos pueden ser: generales y/u operativos o didácticos.

6. FINES.
Qué resultado se quiere alcanzar con esta acción.

7. DESTINATARIOS.
A quienes van dirigido. Características del grupo social y número aproximado de beneficiarios o usuarios directos e indirectos.

8. ACTIVIDADES.
Describiremos brevemente lo que se hará.

9. RECURSOS.
Qué recursos humanos, técnicos, materiales y financieros serán precisos para desarrollar el proyecto.

10. CRONOGRAMA o CALENDARIO.
Cuándo lo vamos a hacer. Plasmaremos los plazos de cada fase.

11. METODOLOGÍA.
Qué métodos usaremos para conseguir los objetivos, características y fases del proceso.

12. EVALUACIÓN.
Cómo será el seguimiento del proyecto. Qué indicadores o items utilizaremos para evaluar el proyecto -participación, satisfacción…- y qué métodos emplearemos -cuestionarios, entrevistas, fichas-.

13. PRESUPUESTO Y FINANCIACIÓN.
Desglosaremos el coste del proyecto por partidas, tanto de ingresos que se preven -subvenciones, donativos- como de los gastos -personal, gastos generales, imprevistos-.

LA LUDOTECA COMO RECURSO PARA LA ANIMACIÓN HOSPITALARIA

La intervención en Animación Hospitalaria se vertebra sobre dos puntos fundamentales: la intervención en el hospital y la intervención en el domicilio del niño o niña enfermo. La intervención en el hospital, a su vez, se puede realizar en las habitaciones de los niños y niñas, o en espacios comunes. La disponibilidad de espacios nos las va a marcar las posibilidades reales del hospital.

En todo caso, todo hospital infantil, y sobre todo aquellos que participen en programas de pedagogía y Animación Hospitalaria, deberían disponer de un espacio común que albergase una zona de juegos polivalente. Es lo que llamamos «ludoteca».

Al hablar de la intervención en el hospital y en espacios comunes, mencionamos cuatro espacios diferenciados: ludoteca-aula de juegos, biblioteca, videoteca y fonoteca. En la práctica, y salvo algunas excepciones, será muy difícil disponer de cuatro espacios comunes diferenciados en el hospital. Sin embargo, estos cuatro espacios se pueden reunir en uno sólo: la ludoteca.

Las ludotecas se revelan como un equipamiento con un gran potencial al servicio de cualquier programa de Animación Hospitalaria, puesto que cumple los objetivos que éste se fija, no sólo como alternativa de ocio sino también como espacio de encuentro e interacción del niño hospitalizado con otros compañeros en su misma situación y con otras personas de su entorno.

Así, podemos hablar de diversas funciones que puede cumplir una ludoteca en los procesos de hospitalización infantil:
Las funciones específicas de una ludoteca como recurso para la Animación Hospitalaria serían entonces:

– Distraer al niño enfermo de su dolencia

– Practicar la terapia mediante el juego y otras actividades lúdicas

– Ofrecer espacios de encuentro con otros niños hospitalizados y sus padres para interaccionar en un ambiente distinto.

Hasta aquí, tenemos clara la necesidad e importancia de que se habiliten ludotecas en los hospitales infantiles, pero… ¿sabemos qué es una ludoteca? Una ludoteca es un equipamiento estable de educación integral mediante el ocio participativo, en la cual confluyen los objetivos de dos disciplinas: la Pedagogía del Ocio y la Animación Sociocultural.

Como tal equipamiento, una ludoteca se asienta en cuatro pilares o requisitos:

– Infraestructuras: salas y/o pasillos acondicionados como espacios de ocio o aulas de juego. Si no fuese posible la instalación de una ludoteca en el hospital, puede recurrirse a la colaboración de ludobuses.

– Proyecto Educativo: avalado por el programa de Animación Hospitalaria y reconocido y aprobado por el propio hospital.

– Equipo Educativo: con voluntarios y personal especializado que compartan y revisen la acción, de modo que se formen continuamente como equipo.

– Recursos y materiales: material lúdico, de animación y fungible, seleccionado y adaptado a sus usuarios.

A su vez, las ludotecas deben tener unos objetivos referidos a las características y el tipo de intervención socioeducativa que se puede perseguir y defender en ellas. De este modo, los objetivos compartidos por cualquier ludoteca podrían ser:

– Fomentar la comunicación y participación libre y liberadora a partir del juego y de sus posibilidades comunicativas, participativas y creadoras.

– Defender las culturas y la diversidad cultural rescatando juegos y juguetes tradicionales, recopilando juegos y juguetes de otras culturas, y divulgándolos, potenciándolos, adaptándolos, etc.

– Mejorar la calidad de vida de la infancia y juventud,  integrando valores sociales y educativos en el desarrollo de las actividades lúdicas.

La organización de la ludoteca en el hospital se adaptará a la edad de los niños y niñas, la presencia de familiares, la situación de la sala o espacio disponible, la duración de la estancia… y la disponibilidad del voluntariado y profesionales del hospital a dar una cobertura estable al servicio. Se procurará compaginar el horario de visitas, para que se desarrollen en un entorno lo más normalizado posible.

El funcionamiento se basa en la combinación del juego libre con actividades estructuradas (de animación, talleres, etc.) y otras puntuales como fiestas, espectáculos o cuentacuentos.
El préstamo de libros y de juguetes se puede llevar a cabo siguiendo las normas de seguridad e higiene habituales sin peligro de contagio. Esto posibilita incluso la optimización de recursos mediante el intercambio y/o préstamo de material con bibliotecas y ludotecas ya existentes en el entorno del hospital, siempre que el compromiso explicite las responsabilidades de cada parte.

Todos los juguetes estarán registrados y embalados con sus fichas e instrucciones, y se pueden seleccionar desde las habitaciones a través de carritos expositores que circulen en la planta o de catálogos plastificados. Desde estas ludotecas se pueden coordinar también las actividades de ocio en las habitaciones (para que tengan una conexión con las actividades grupales) y el préstamo de carritos de actividades polivalentes.

El equipo educativo no podrá descuidar, por tanto, el mantenimiento, la gestión del fondo lúdico, la preparación y evaluación de las actividades, así como el seguimiento de los usuarios y del servicio.

En la ludoteca el educador / animador actúa como mediador en el proceso de desarrollo social del niño, ya que el juego es el medio ideal para desarrollar técnicas y habilidades de comunicación, y técnicas sociales como participar, competir, colaborar y buscar ayuda, sin poner énfasis en la perfección.

Además, las ludotecas son un lugar idóneo para la observación e investigación de la actividad lúdica y sus elementos estimuladores, sus limitaciones y sus potencialidades, y en este caso, centrados en el contexto hospitalario.

Imagen

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion

Imagen

CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: MONITOR/A DE LUDOTECAS

Duración: 200 horas.

Matrícula abierta todo el año.
DIPLOMA acreditativo.

CURSO a distancia toda España: EXPERTO/A EN LUDOTECAS

Duración: 600 horas.

Matrícula abierta todo el año.

DIPLOMA acreditativo.

El curso está dividido en tres módulos:

Módulo 1: Monitor de Ludotecas
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 2: Psicología para Educadores
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 3: Animador Especialista en Dinámica de Grupos
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Monitor de Ludotecas,   Psicología para Educadores o Animador Especialista en Dinámica de Grupos, convalidan los mismos.

______________
DESTINATARIOS:
Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación Infantil, Integración Social, Enfermería, Tecnico en Jardin de Infancia, Auxiliar de Clínica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros cívicos,…

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion

 


 
Tambien para Latinoamerica


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

Animacion Servicios Educativos

Siguenos en: Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger

 

 

A %d blogueros les gusta esto: