Ludotecas. Cursos y Formacion

Antecedentes y evolución

Es asombrosa la velocidad de las transformaciones sociales, como también enigmática la persistencia de ciertas problemáticas; para confirmarlo, como preámbulo, recordemos determinados acontecimientos que facilitarán la comprensión de este análisis.

Fue en Estados Unidos, en 1934, donde se abrió la primera Ludoteca (las Toy Loan), en la ciudad de Los Angeles, California. Esta copiaba el sistema de una biblioteca de préstamo, pero dejando en lugar de libros, juguetes para utilizarlos en casa. En Europa, la Ludoteca no apareció hasta 1959, en Dinamarca concretamente.

Las primeras Ludotecas registradas de las cuales se tiene conocimiento surgen inicialmente como proyectos para atender niños deficientes y como un servicio de préstamo de juguetes. Se trata de las de Estados Unidos, que ya hemos visto, y en Suecia (1963). A partir de entonces, instituciones similares empiezan a instalarse por los cinco continentes, en una gran diversidad de espacios, constituyendo así una posibilidad de respuesta a la necesidad cada vez mayor de rescatar la oportunidad y el derecho a jugar.


En la sociedad actual

En la actualidad, las Ludotecas están recomendadas por la UNESCO y en algunos países como Inglaterra, Canadá, Francia, Suiza, Bélgica y los países nórdicos hay un acelerado desarrollo de creación de otras nuevas; en ellos se organizan alrededor de asociaciones nacionales o federaciones. En Londres, en 1978, se celebró el Primer Congreso Mundial de Ludotecas. El segundo se realizó en Estocolmo y el tercero en Bruselas, en mayo de 2001.

En la mayoría de los casos, las Ludotecas están vinculadas a los municipios o delegaciones provinciales de los ministerios de cultura; a estructuras ya existentes como las casas del niño y las bibliotecas infantiles, aunque algunas funcionan en forma independiente de estructuras públicas y/o asociativas, constituidas como una entidad por sí mismas.

Hoy en día, la mayoría de las Ludotecas poseen una estructura administrativa y métodos de trabajo precisos. Los especialistas y responsables de ellas estiman que el juguete no es un objeto para la simple diversión, sino que lo reconocen como un útil instrumento de adecuación, que puede rivalizar con el disco y el libro en la tarea educativa y en el uso constructivo del tiempo libre.

Es necesario señalar que cualquier Ludoteca requiere siempre de un gran surtido de juguetes y debe estar en condiciones de afrontar la competencia de tiendas y jugueterías, manteniéndose al corriente de las innovaciones que se introducen en el mercado. Los niños encontrarán el espacio de juegos que muchas veces les falta en sus casas, compañeros de juego de la misma edad y aun a sus propios padres u otros adultos con los que poder jugar. Aunque a día de hoy las nuevas tecnologías estén adquiriendo mucha importancia para el juego en los niños, las Ludotecas han de servir para tratar de que no se olviden las múltiples formas de jugar que existen compartiendo con los demás y utilizando juegos educativos.


Problemáticas actuales

Como hemos desarrollado, hoy podemos constatar diversos proyectos de Ludotecas implementados tanto a nivel público como privadas, atendiendo principalmente a poblaciones en alto riesgo y ofreciendo este espacio para el desarrollo de la recreación como un derecho fundamental de todos. Pero analizando bien la situación actual, podemos destacar algunas dificultades a tener en cuenta cuando hablamos de las Ludotecas y su estado actual.

–    Falta de conocimiento y conciencia de los verdaderos objetivos de las Ludotecas.
– Poca bibliografía y registro de experiencias en castellano.
– Falta de personal especializado para operación y funcionamiento de estas (no registramos cursos técnicos oficiales de formación).
– Falta de inversiones y manutención en cuanto a los recursos financieros, materiales y humanos.
– Falta de orientación, supervisión y estímulo de los organismos gubernamentales de educación o grupos de entidades privadas.


Modelos de Ludotecas

Las Ludotecas existen para atender las necesidades lúdicas y efectivas de los niños, jóvenes y adultos. Así, como existen niños diferentes, existen situaciones diferentes. Para atender estas diferencias, las Ludotecas tienen que ser diferentes también. Los diversos tipos de Ludotecas han surgido como resultado del esfuerzo de proporcionar condiciones adecuadas para que los niños jueguen bien, a pesar de las dificultades que puedan existir sobre cualquier deficiencia física o mental, de situaciones de hospitalización o de pobreza, los niños necesitan jugar; de lo contrario su desarrollo integral estará comprometido.

El modelo predominante de Ludoteca debe cumplir una serie de requisitos mínimos que la diferenciarán de otras instituciones educativas:

– Disponer de un espacio estable y exclusivo, como punto de referencia para el niño, donde ubicar ordenadamente los distintos recursos lúdicos, zona de juegos, etc.
– Contar con materiales diversos para poder jugar, construir juguetes, etc.
– Disponer de un proyecto educativo o formar parte de un programa de promoción sociocultural que de sentido a la labor desarrollada, a nivel personal, grupal y social, más allá del simple entretenimiento o “cuidado” de niños.
– Contar con profesionales con conocimientos de psicología, educación social, educación en el tiempo libre, animación sociocultural, pedagogía…


Definición de Ludoteca

Según la etimología, la palabra Ludoteca viene del Latín «ludos», que significa juego, fiesta, la cual fue unida a la palabra «theca» que significa caja o local para guardar algo. No obstante, la Ludoteca no es apenas un local donde se guarden juegos y juguetes. Realmente no puede ni debe ser un simple depósito de juguetes, pues su objetivo principal es estimular al niño y su familia a jugar, ofreciéndoles un espacio y juguetes pre-clasificados, propuestas de diversos juegos y actividades de entretenimientos, a través de personas (animadores, recreacionistas, artesanos, educadores, Ludotecarios) que deberán ser preparados para estas funciones.

Las Ludotecas son un espacio de expresión ludocreativa, que reciben una heterogeneidad de niños, cuya función es desarrollar un programa de coeducación, con posibilidades de participación de varias generaciones. Brindarán actividades lúdicas que hagan experimentar la creatividad a partir de materiales diversos, sin olvidar las necesidades de integración social, de creación cultural y de permanente estímulo que precisa el crecimiento humano.

Podemos considerar a la Ludoteca como un centro infantil de tiempo libre que pone a disposición de los niños una colección de juguetes para ser utilizados en el mismo local o para ser tomados en préstamo. Cabría decir que la Ludoteca es al juguete lo que la biblioteca al libro. Desde ellas podemos potenciar el asociacionismo infantil y el fomento de la participación ciudadana.


Importancia en la educación infantil y carácter pedagógico de la Ludoteca

Podríamos decir que la característica propia de la Ludoteca es la acción pedagógica que tiene el juego como metodología y el juguete como recurso esencial de la intervención, apoyada por agentes que posibilitan el desarrollo del proyecto educativo.

Observamos que muy diversos autores coinciden en subrayar la función educativa del juego. La etapa infantil, fundamental en la construcción del individuo, viene en gran parte definida por la actividad lúdica, de forma que el juego aparece como algo inherente al niño. Ello nos impulsa a establecer su importancia de cara a su utilización en el medio escolar. Aunque conviene aclarar que todas las afirmaciones precedentes no excluyen a otro tipo de aportaciones didácticas y que el juego no suplanta otras formas de enseñanza.

En este sentido la propia L.O.G.S.E. (Ley Orgánica 1/1990, de 3 de octubre, de Ordenación General del Sistema Educativo) especifica cuando se refiere a la etapa de Educación Infantil (MEC, 1992) que es imprescindible destacar la importancia del juego como la actividad propia de esta etapa. En el juego se aúnan, por una parte, un fuerte carácter motivador y, por otra, importantes posibilidades para que el niño y la niña establezcan relaciones significativas y el profesorado organice contenidos diversos, siempre con carácter global, referidos sobre todo a los procedimientos y a las experiencias, evitando la falsa dicotomía entre juego y trabajo escolar.


Objetivos de las Ludotecas

Sus objetivos, funciones y servicios se supeditarán al sistema social, educativo y cultural de cada comunidad, aunque tradicionalmente las Ludotecas tienen como objetivo común el desarrollo de actividades lúdicas a partir del préstamo de juguetes y materiales de juego.

Según la Asociación Nacional Británica de Ludotecas, éstas deben promover el principio de la importancia del juego para el desarrollo infantil y actuar como servicio preventivo y de soporte para las familias con hijos pequeños, a través del préstamo de juguetes adecuados que permitan compartir el juego en el hogar. 


Destinatarios

A nivel general, las Ludotecas son un recurso destinado a niños normalizados para su entrenamiento lúdico y aprendizaje a través del juego. A él, acuden periódicamente, una vez que han salido de la escuela y ha terminado su jornada escolar. Como ya hemos dicho anteriormente, estos recursos contribuyen al desarrollo integral de los menores y cumple una serie de funciones muy importantes.

Los destinatarios de las Ludotecas son, por tanto, menores de entre 2 y 14 años, aproximadamente, porque pueden ser algo mayores.

Pero, a veces, ocurre que este recurso está destinado, en gran medida, al apoyo de programas específicos de los Centros de Servicios Sociales y, sobre todo, cuando están gestionados por los Ayuntamientos.
En estos últimos casos comentados, los destinatarios presentan unas características especiales, como:

–    La mayoría son menores que pertenecen a familias en desventaja social, con desestructuración familiar.
–    Tienen problemas socioeconómicos en sus hogares, y muchos no pueden disfrutas apenas de juguetes y juegos.
–    La ocupación de su tiempo libre se realiza de forma inadecuada, pasando mucho tiempo en la calle y sin control de nadie adulto, generando conflictos.



Aspectos generales para el espacio:

Uno de los aspectos básicos en el diseño de una Ludoteca es la disposición del espacio y los recursos lúdicos. El espacio tiene que estar definido para poder otorgar contenido a las diversas dinámicas, estableciendo zonas temáticas diferenciadas según el tipo de juego que se planea para cada espacio.

El primer paso para la creación de una Ludoteca es definir cuáles serán sus objetivos y el público al que va destinada. En función de esto será posible definir las actividades y servicios que se prestarán, el lugar de instalación, las normas y reglamentos para su funcionamiento, los materiales y juguetes que deberán ser adquiridos, el perfil de los profesionales…



Programación:

La programación principal de actividades de la Ludoteca ha de fundarse en el juego libre, a fin de coordinar el esfuerzo, la creación de relaciones sociales, la naturalidad y el proceso de autonomía. El juego libre debe estar asistido por materiales de juego escogidos bajo razonamientos de calidad práctica y pedagógica, con una distribución de espacios racionales y un método que facilite la libertad y el respeto, tanto por los compañeros de juego como por los materiales de la Ludoteca y las instalaciones. Paralelamente al juego libre, se pueden prestar otros servicios, tales como:

–    Talleres de construcción y reparación de juguetes.
–    Actividades en grupo.
–    Juegos dirigidos.
–    Fiestas y celebraciones.
–    Juegos tradicionales al aire libre.
–    Semanas temáticas.
–    Campeonatos.


Las zonas de juego y actividad en la Ludoteca:

La organización de los recursos lúdicos no es menos importante. Tener clasificados los juegos, según la edad recomendada de uso, la temática y los beneficios psicopedagógicos que aportan, facilita su colocación estratégica en la Ludoteca, a la vez que permite mantener un control funcional y pedagógico de la colección de juegos y juguetes existente.

Por otro lado, la programación básica de actividades de la Ludoteca ha de cimentarse en el juego libre, ya que este combina la voluntariedad, el establecimiento de reacciones sociales, la espontaneidad y el desarrollo de la autonomía. El juego libre, tiene que ir acompañado de materiales de juego seleccionados bajo criterios de calidad funcional, material y pedagógica, una distribución de espacios coherentes, y una normativa interna que facilite la libertad y el respeto tanto por los compañeros de juego como por los materiales de la Ludoteca.

La metodología empleada en la Ludoteca debe ser una metodología lúdica, para que los talleres, los materiales, los rincones, los juguetes… sean utilizados para fovorecer el juego como recurso para el desarrollo del individuo y del grupo, donde el educador observa, facilita, anima y enriquece. Una metodología basa en el juego libre, donde los jugadores tengan la opción de elegir qué, cuándo, cómo, dónde y con quién realizar determinada actividad.


Programas:

Son muchos los programas que se pueden poner en funcionamiento en un barrio, especialmente enmarcados en los siguientes ámbitos:

– Ámbito Educativo: Complementando la educación formal y afrontando el absentismo escolar, la desgana y la apatía por el conocimiento. Habrá que incluir también actividades continuas durante todo el año y otras eventuales como la alfabetización de adultos, el apoyo escolar, la animación a la lectura, la recuperación de tradiciones y la cultura popular…

– Ámbito de Tiempo libre: Ofertando actividades de ocupación del ocio y educación en el tiempo libre a través de Ludotecas, campamentos, centros juveniles, casas de juventud, centros de información… en consonancia con el desarrollo de los valores humanos.

– Ámbito Sociocultural: Incluyendo todo lo relacionado con la promoción de la salud, la prevención, la integración social… mediante campañas, charlas, conferencias, cursos, programas de educación de calle, escuela de padres y madres, fomento del asociacionismo, escuelas-taller… 


Ludoteca y escuela:

Para una escuela insertada en la vida del barrio o que desea sobrepasar su quehacer detrás de los pupitres, la actividad extraescolar es un complemento a la tarea educativa formal. Muchos profesionales de la actividad docente saben que el juego no es una pérdida de tiempo, sino de vital importancia para el desarrollo infantil. Por eso lo incluyen en uno de los deberes escolares.

La Ludoteca en la escuela tiene sus ventajas, como la utilización de lugares públicos infrautilizados, la mayor consideración social del juego o la propia mejora de la imagen de la escuela. Pero la utilización de la Ludoteca como recurso escolar (visitas, programaciones conjuntas, etc.) requieren una implicación del profesorado en cuanto al reconocimiento de las características y posibilidades de actividad lúdica. De ahí que los Ludotecarios consideren necesario introducir en la Formación del Profesorado el área de juego-Ludotecas, como posibilidad a abordar en el ámbito escolar. Por otro lado, el hecho de que las Ludotecas como instituciones educativo-recreativas empiecen a interesar al profesorado y de que éste no sólo desee conocer su existencia sino que comience a plantearse la convivencia de diversos programas de colaboración, creemos que es sólo un inicio entre las posibilidades y niveles de colaboración y complementación que se establecerán no sólo entre la escuela y la Ludoteca, sino entre la educación formal y las instituciones educativas propias del tiempo libre y de la educación no formal (centros cívicos, centros de tiempo libre, asociaciones de tiempo libre, culturales, etc.). 



Las actividades

Entre las actividades que se pueden desarrollar en la Ludoteca podemos diferenciar:

– Las actividades diarias,
– las actividades especiales,
– las actividades puntuales y
– las actividades dirigidas a padres o a la comunidad.


CARACTERÍSTICAS DEL JUEGO

Las características esenciales del juego siguiendo las líneas generales a Roger Caillois en Teoría de los juegos (Seix Barral, Barcelona, 1958) son:

–    El juego se articula libremente, es decir que no es dirigido desde afuera.

– La realidad en que se desarrolla dicho proceso es ficticia, en el sentido de que se estructura mediante una combinación de datos reales y datos fantaseados.

–    Su canalización es de destino incierto en el sentido de que no prevé pasos en su desarrollo ni en su desenlace. Justamente, la característica de incierto es la que mantiene al jugador en desafío permanente, haciéndole descubrir y resolver alternativas.

–    Es improductivo, en el sentido de que no produce bienes ni servicios. No es útil, en el sentido común que se le da al término. Finalmente, su interés fundamental no es arribar a la consecución de un producto final.

–    Es reglamentado en el sentido de que durante su transcurso se van estableciendo convenciones o reglas «in situ», en forma deliberada y rigurosamente aceptada.


EL JUEGO Y LA EDUCACIÓN

Si el juego tiene una función EDUCATIVA, tendremos que tener claro que significa el concepto de EDUCACIÓN.

En general y a nivel vulgar, se entiende por persona educada, aquella que tiene una cultura media y sabe comportarse ante determinadas situaciones. Esta definición, se atiene a hechos que son verdad, pero la educación no es sólo eso, sino algo más. Esta definición queda incompleta porque sólo reflejaría el factor externo, respondiendo al concepto Pre-científico.

Si tenemos en cuenta el concepto etimológico: educación: EDUCO, EDUCAS, EDUCAR, se entiende como un proceso de fuera a dentro, sinónimo de criar, proceso de influencia externa. La persona nace sin hacerse y la ayuda externa los educa. El educador/a tendría un papel similar al de un escultor, porque va esculpiendo a la persona y ésta será el resultado del trabajo del escultor únicamente. Responden estas ideas al movimiento del pesimismo antropológico, representado por Kant y Durkeim.

Si nos referimos al movimiento del «optimismo antropológico» representado por Rosseau y Montesori, veremos que estos entienden por educación dejar hacer, crecimiento: EDUCERE. En este caso el educador es como un jardinero que va quitando las malas hiervas para que la persona crezca y aflore lo que hay dentro de ella, que se va conociendo, aceptando sus posibilidades y limitaciones, para que se vaya convirtiendo en un ser distinto de los demás. Es lo que se llama auto-educación.

Ambas posturas son opuestas, pues no hay un acuerdo en el término etimológico de la palabra EDUCACIÓN. Pero además, son posturas, también externas, ya que la persona ni está formada únicamente por la influencia externa (heteroeducación), ni únicamente por lo que hay dentro de ella (auto-educación).


FUNCIONES DEL JUEGO EN EL DESARROLLO INFANTIL

Durante los distintos periodos de su desarrollo, el niño tiene diferentes intereses. A veces se habla, por ejemplo, que el niño tiene periodos críticos en su desarrollo, siendo de vital importancia considerar los intereses espontáneos de cada periodo para lograr un desarrollo íntegro.

Su universalidad es el mejor indicativo de la función primordial que debe cumplir a lo largo del ciclo vital de cada individuo. Habitualmente se le asocia con la infancia, pero lo cierto es que se manifiesta a lo largo de toda la vida del hombre, incluso hasta en la ancianidad.

Los expertos en desarrollo infantil comentan que en el juego existe libertad para experimentar con nuevas experiencias y para cometer errores. Durante el juego el niño establece sus propios ritmos y controla la situación, es independiente y tiene tiempo para resolver los problemas que se le plantean. Todos ellos factores importantes para obtener un pensamiento eficaz. Los adultos deben ser agentes mediadores para llevar al niño a realizar juegos eficaces y con sentido, acercándole las situaciones y juguetes de los que pueda aprender más.

Por eso, tenemos que tener en cuenta las funciones del juego en el desarrollo infantil ya que es el lenguaje principal de los niños. Éstos se comunican con el mundo a través del juego. El juego de los niños siempre tiene sentido, según sus experiencias y necesidades particulares. Muestra la ruta a la vida interior de los niños; expresan sus deseos, fantasías, temores y conflictos simbólicamente a través del juego. Refleja su percepción de sí mismos, de otras personas, y del mundo que les rodea. A través del juego los niños lidian con su pasado y su presente, y se preparan para el futuro.


JUEGOS Y JUGUETES

“El juguete es un mediador que ayuda al niño a incorporarse al ciclo cultural al que pertenece” (Hetzer).


«Para nosotros los juguetes son elementos especialmente concedidos, diseñados y elaborados para estimular y diversificar el juego humano. Realizados par divertir a niños y niñas, estimulan su actividad y a partir de ella inciden en el desarrollo de su cuerpo, su motricidad y sociabilidad» (Borja, 1982).

El juego tiene un valor incalculable en el desarrollo de los niños (como veremos a lo largo de toda la unidad) y constituye la base de todas las actividades de aprendizaje en los años anteriores al colegio. Todos los días el niño participa en algún juego. Eso forma parte de la infancia y hay pocos aspectos del desarrollo del niño que no se relacionen con el juego. Jugar no sólo fomenta su desarrollo, también refleja su nivel de desarrollo.

El juguete, que representa en sí mismo la esencia de la infancia y al igual que el juego, también ha ido progresivamente ampliándose en su concepción en la misma medida en que ha crecido la infancia. Como objeto producto de la actividad social del hombre, refleja en sí mismo, el nivel de desarrollo de la sociedad que los crea. Tiene grabado en sí y materializado en su estructura el desarrollo histórico-social del hombre.

Un juguete es todo aquello usado, generalmente por los niños, como instrumento de diversión. Desde esta perspectiva, un juguete puede ser desde un palo, que hace las veces de coche o de un personaje, hasta el más complejo de los aparatos electrónicos actuales. Juguete, pues, es un objeto hecho expresamente para jugar, para que los niños se entretengan; un medio, un material auxiliar, que sirve para potenciar el juego y no para sustituirlo, y que debe responder a las necesidades del juego infantil.


PERFIL DEL MONITOR DE LUDOTECAS

El monitor es aquella persona profesional encargado de ejecutar las actividades de animación diseñadas dentro de un programa que se ha diseñado para una Ludoteca.

Conocimientos

Se refiere a lo que el monitor debe conocer.

1. Autoconocimiento: es importante que el monitor de Ludotecas se pueda conocer a sí mismo, para poder mejorar en sus carencias y desarrollar mejor su trabajo.

2. Formación básica: un mínimo de formación es fundamental, como el Graduado Escolar o la ESO, y el bachiller. Contar, como ya dijimos, con profesionales con conocimientos de psicología, educación social, educación en el tiempo libre, animación sociocultural, pedagogía… sería la recomendable.


FUNCIONES DEL MONITOR DE LUDOTECAS

La existencia de Ludotecas conlleva la existencia de Ludotecarios, es decir, de educadores especializados en juegos y juguetes que están en relación directa con el ámbito familiar y que, por tanto, pueden efectuar un gran quehacer dentro de este campo educativo. Aunque la figura del Ludotecario no existe profesionalmente en España, sí son necesarios educadores con formación teórica y práctica en animación, juego y juguetes, capaces de desarrollar una intervención efectiva y de calidad.

El Ludotecario es la persona encargada del trabajo en la Ludoteca, es el animador, el responsable del juego, de los juguetes y de velar por la consecución de los objetivos y el programa educativo. Además, debe mantener una relación constante de cercanía y escucha, fomentando una disposición motivadora hacia la acción, en la que los individuos se sientan protagonistas.

 
Imagen
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MONITOR-A DE LUDOTECAS

Duración: 200 horas.

Matricula:  ofertas y descuentos
 


Solicitar mas informacion



CURSO a distancia toda España y Latinoamerica: EXPERTO/A EN LUDOTECAS

Duración: 600 horas.

Matricula:  ofertas y descuentos
Matrícula abierta todo el año.

DIPLOMA acreditativo.

El curso está dividido en tres módulos:

Módulo 1: Monitor de Ludotecas
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 2: Psicología para Educadores
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Módulo 3: Animador Especialista en Dinámica de Grupos
Duración: 200 horas. Sin tiempo mínimo ni máximo.

Los alumnos que estén realizando o hayan realizado el curso de Monitor de Ludotecas,   Psicología para Educadores o Animador Especialista en Dinámica de Grupos, convalidan los mismos.

 


Solicitar mas informacion


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

http://www.youtube.com/animacionservicios

A %d blogueros les gusta esto: