EL EDUCADOR Y LA ACTIVIDAD LÚDICA CON NIÑOS/AS HOSPITALIZADOS

El juego y la actividad lúdica, suponen un hecho altamente enriquecedor y gratificante para el niño y la niña, y por este motivo, cobra mayor importancia en situaciones de riesgo y vulnerabilidad como la de la hospitalización.

En función del apoyo que se le ofrezca al menor ante las situaciones que se generan por la enfermedad y hospitalización, éste afrontará de una mejor manera todas esas situaciones, evitando así que las vivencie de forma traumática.

La actividad lúdica va a servir al menor de válvula de escape de determinados aspectos de su nueva realidad, pero también debe ayudar al niño a enfrentarse y entender esta nueva realidad. Va a permitirle relacionarse con otras personas, con otros niños y niñas que se puedan encontrar en su misma situación, además de hacerle entender determinadas situaciones, cambios, valores y normas en este período de su vida.

Como educadores/animadores infantiles y juveniles, debemos de tener en cuenta una serie de cuestiones fundamentales a la hora de enfrentarnos al juego como actividad lúdico-educativa. Antes de nada, debemos ser conscientes de que somos agentes educativos, y que educar supone establecer una relación interpersonal intencional en un proceso de enseñanza y aprendizaje continuos que nos lleve a favorecer un desarrollo integral del individuo, de los grupos y colectividades. Nuestra intervención a través del juego va más allá del hecho de organizar, dirigir, coordinar, adiestrar y controlar actividades de personas y grupos. Con nuestra intervención, a través del juego, podemos ayudar a formar y asumir hábitos positivos y beneficiosos para la persona y los grupos; conformar sentimientos, actitudes solidarias y participativas y crear espíritus críticos positivos, predispuestos al cambio personal y social.

Tradicionalmente, se recurre al juego en grupo, como un pasatiempo, una manera más de pasar el rato. Sin embargo, el juego como experiencia de grupo, es un factor fundamental, tanto para el desarrollo individual de cada miembro del grupo, como para el desarrollo del grupo en sí mismo: su dinámica, sus relaciones, sus motivaciones y sus capacidades.

Por ello, el desarrollo de acciones de animación de grupos desde la perspectiva de la educación no formal, exige un conocimiento mínimo de lo que se ha denominado «Dinámica de Grupos». Para trabajar, participar y dinamizar grupos jugando y aprendiendo, es necesario vivir la experiencia de pertenecer, trabajar e intervenir en grupo.

Vivir el grupo, participar de él, conocer sus leyes de funcionamiento, tener la capacidad de interpretar lo que sucede y la habilidad para lograr el comportamiento que conviene en él, implica para el animador/monitor preocuparse por el grupo, por todos sus miembros y por las relaciones que él mantiene con el mismo.

Existen diversas definiciones acerca de lo que se puede entender por grupo, pero en general podemos definir al grupo como un conjunto de personas, que se reúnen y establecen relaciones a partir de unos objetivos comunes, más o menos compartidos, y que interactúan en base a un sistema de pautas y normas establecido.

Curso a distancia toda España y Latinoamerica:

EDUCADOR-A HOSPITALARIO

Duración: 200 horas.
Matricula: 150 oferta 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.
MATRÍCULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA ACREDITATIVO.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion


Tambien para Hispanoamerica


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com
http://animacion.synthasite.com/oferta-de-empleo.php
http://www.youtube.com/user/animacionservicios

MSN: formacionadistancia@arrakis.es

Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07

A %d blogueros les gusta esto: