Experto en Educacion de Calle

Experto en Educacion de Calle

Nos relacionamos con personas concretas, con nombres y apellidos y con sus propios problemas.

De ese roce diario surgió amistad, confianza y compromiso y la autoridad moral para jugar juntos, abrazar, enfadarnos o poner límites en su justo momento.Sabemos que no podemos permanecer con los brazos cruzados ante las situaciones de deterioro y desigualdad porque seríamos cómplices de esas mismas situaciones provocadas por nuestro Estado y la sociedad en su conjunto.

Aunque desde los despachos enmoquetados se pueden realizar trámites y gestiones burocráticas, sabemos que la lucha está en la calle y sólo desde ese lugar físico se puede hablar de verdadera implicación.

Respetamos a los chavales, verdaderos protagonistas de sus procesos de maduración, cambio o transformación. Nos relacionamos con ellos a través de cosas sencillas: charlar, organizar una excursión o un partido de fútbol. Lo pasamos bien juntos, unas veces favoreciendo la solución de sus pequeños problemas, otras acompañándoles en sus crisis, otras orientándoles en sus estudios o salidas ocupacionales…

Nuestra ambición no nos ciega, y aunque nos gustaría cambiar muchas situaciones, sabemos que somos una pequeña fuerza que se une a otras para que así pueda obrar el milagro.El día se nos hace pequeño para atender todas las necesidades de los chavales y tenemos que “chupar moqueta” realizando proyectos, memorias, reuniones, cursillos, encuentros, jornadas, comisiones… Pero aun así preferimos la calle.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: