Los homicidios

Los homicidios

Los homicidios de menores responden a una carencia de sus autores de un intercambio sexual sano con sus iguales al carecer de ciertas habilidades sociales. El miedo al rechazo les hace buscar el disfrute sexual en niños. No hay, por tanto, intención de hacer daño. Sólo desean un contacto sexual sin riesgo a una negativa. Al homicidio se llega indirectamente, con el único objetivo de eliminar al testigo o incluso de borrar el hecho ante sí mismo, como si nunca hubiera ocurrido. Es entonces cuando hay una necesidad imperiosa de escapar, de acabar cuanto antes, de terminar con el miedo. Es lo que se conoce como una “fuga hacia adelante” (R. Lempp: “Delincuencia juvenil”. Ed. Herder, 1979).

A %d blogueros les gusta esto: