Centros de Tiempo Libre

Existen niños que nunca acudirán a un Centro de Tiempo Libre porque creen que no es para ellos o «no va con ellos», prefiriendo estar en la calle con los compañeros. Un programa de acción en un barrio donde se vaya a crear un Centro debe tener en cuenta a estos otros chavales y ofrecer, al mismo tiempo, un servicio dirigido a ellos. Este plan de trabajo-acción debe seguir unos pasos bien delimitados y precisos:

1º Analizar la zona de actuación:
    – Características sociales, urbanísticas…
    – Recursos disponibles.
    – Problemática detectada, carencias, necesidades…

2º Contacto con los chavales en su medio por parte de los Educadores de Calle:
– Acercamiento a los chavales que poseen dificultades o carencias.
– Aprovechar las posibilidades que ofrece la calle como recurso educativo alternativo.

3º Diálogo informal con los chavales. Ir conociendo sus demandas y recogerlas en el Diario o fichas:
    – Relacionarse como una figura adulta positiva.
    – Detectar intereses y necesidades.
    – Sembrar inquietud, motivar, incidir en la resolución de conflictos.
    – Favorecer procesos de socialización positiva.

4º Contacto personalizado con los chavales para:
    – Conocer sus necesidades personales, dificultades…
    – Que se sientan aceptados, escuchados.
    – Aumentar su autoestima y autoconcepto.

5º Derivar sus propuestas -necesidades- hacia los recursos más apropiados, haciendo el Educador de intermediario entre el chaval y los recursos.

6º Seguir trabajando para que:
    – La comunidad se sensibilice e implique más en la problemática de estos chavales.
    – Los líderes de grupo y los agentes sociales apoyen la tarea del Educador.

Curso a distancia: Educador en Medio Abierto -Educador de Calle

Matricula abierta

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: