Curso a distancia Educador Hospitalario

Existen una serie de barreras y mitos que los profesionales  han de  tener en cuenta a la hora de enfrentarse al duelo, y más concretamente, al proceso de duelo en la enfermedad infantil:

1. Dificultad generalizada en el abordaje de temas tabúes y de profundizar en el misterio de la vida y del morir (se habla de educar para la vida pero se olvida del último tramo de ésta que es el morir).

2. Conductas sociales que por un lado hacen todo lo posible para negar la muerte, y por otro la utilizan con fines poco dignos – sensacionalismo-.

3. La necesidad de una reflexión y preparación en lo personal, y una formación al respecto de:

– Poder enfrentarse y actuar originalmente ante el dolor ajeno.
– Generar actitudes y hábitos que son necesarios para la atención de niños enfermos  (autoridad moral que despierte confianza, sensibilidad, comprensión, exigencia amable, fortaleza, paciencia activa, respeto, disponibilidad).
– Concienciarse de lo demandante de la tarea y procurar aprovechar los espacios de intercambio-reflexión, generando tanto el autocuidado, como el cuidado del grupo de referencia.

El niño confrontado a una enfermedad precisa de información, ayuda y orientación para elaborar su proceso de duelo frente a la misma, y sin embargo en este campo son prácticamente nulas las iniciativas tomadas.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: