PREVENCIÓN:

Los programas de prevención para ser efectivos han de tener como población diana no sólo a los menores, sino también a los padres, maestro, a todos los profesionales que tienen contacto con los niños y adolescentes, en el ámbito de la salud, de la educación, de los servicios sociales, laborales, y a toda la población en general. Los programas no han de alarmar, pero tampoco minimizar los riesgos.

La prevención ha de actuar sobre la información, las actitudes y las conductas para detectar situaciones de riesgo, modificar falsas creencias, facilitar la revelación, conocer cómo se ha de actuar y dónde se hallan los profesionales que atienden dichas situaciones. La prevención es un factor importante en los malos tratos y puede realizarse en distintos niveles:

– Prevención primaria: Pretende eliminar o disminuir el numero de casos de malos tratos que puedan existir ya que va dirigida a toda la población en general. Se debe concienciar a la sociedad en general de que no es legítimo recurrir a la violencia para educar a los niños. Hay que potenciar el conocimiento de las necesidades de la infancia, así como de los riesgos que ésta puede correr. Además hay que despertar la sensibilidad de la población hacia cuestiones tan importantes como el abuso de menores.

Algunas posibles acciones encaminadas a este fin serían:

l Dirigida a la sociedad: Limitar la violencia en la televisión, en los juguetes, reconocer los derechos del niño, presupuesto para la educación…
l Dirigida a la familia: Informar sobre aspectos relacionados con la salud, características del niño, medidas de protección familiar
l Dirigidas a los profesionales: Conocer la realidad del maltrato, sensibilización en los medios de comunicación, favorecer el trabajo en equipo con los distintos profesionales…

– Prevención secundaria: Esfuerzos dirigidos a la población de alto riesgo o aquellas familias donde ya ha empezado algún tipo de maltrato. Habría que detectar situaciones de alto riesgo como antecedentes paternos o maternos de malos tratos, desestructuración de la vida marital, detección por parte de los maestros de indicadores…

– Prevención terciaria: Sería la intervención después de identificar y valorar los casos de malos tratos. Se planifican actuaciones dirigidas a restituir el deterioro debido a la situación, reeducar a los maltratadores, con programas que tiendan a reducir la tensión en la transición a la paternidad. Es necesario capacitar a los padres para afrontar el cuidado y la educación de los hijos. Esto se consigue por un lado descubriendo sus habilidades y por otro proporcionándoles destrezas para desenvolverse cuando se produzcan conflictos dentro de la familia, trabajar con el niño víctima de malos tratos, evitar que vuelva a ser víctima…

Antes de desarrollar un programa de prevención es preciso conocer las características de los destinatarios y de su entorno, para establecer los procedimientos más adecuados (técnicas, actividades, informaciones, estrategias…). Ello comportará siempre evaluar el diseño, el establecimiento del proceso y los resultados.

La prevención se impulsa a veces a través de intervenciones inespecíficas dirigidas a mejorar la autoestima o a incrementar la capacidad asertiva, y en otras ocasiones se realiza a través de procedimientos directamente relacionados con los malos tratos (rol playing, apoyados por audiovisuales o material impreso…). Generalmente lo apropiado es incluir ambos procedimientos.

Es recomendable integrar los programas educativos de prevención dentro de las actividades de educación sexual y afectiva, para propiciar un planteamiento global de la sexualidad en un contexto de educación para la salud y promoción del bienestar y desarrollo personal.

Se dará prioridad a las actividades que fomenten la actividad de los receptores por encima de aquellas que les adjudiquen un mero papel pasivo.

Es conveniente que los programas preventivos realizados en la escuela se desarrollen a través de diferentes momentos de escolaridad y que se reprendan en cada ocasión que el entorno social lo haga necesario. Por ejemplo, con motivo de la difusión a través de los medios de comunicación de la existencia de casos de malos tratos en un entorno próximo, de detección en la propia escuela…
 

¿QUÉ HACER?:

l Informar a los niños sobre los abusos sexuales, entrenarles para que desarrollen ciertas habilidades que les permitan enfrentarse de forma adecuada a situaciones peligrosas, enseñarles a decir «no», propiciando sus intereses y gustos, enseñarles a identificar el abuso sabiendo diferenciarlo de otras conductas que son normales, enseñarles a afrontar la situación, romper el silencio…
l Formar a profesionales de la educación y de la salud para que puedan realizar intervenciones sociales, educativas y terapéuticas adecuadas.
l Realizar programas de prevención y tratamiento para los agresores ya que siempre necesitan ayuda debido a su alto grado de reincidencia. Que asuman que realmente tienen un problema, acepten sus valores, trabajar su empatía, que aprendan a ponerse en el lugar del otro, aprendizaje de su autocontrol…
l Establecer un servicio coordinado de atención al niño mediante la integración y coordinación de las diferentes instituciones relacionadas con el abuso a menores.
l Denunciarlo ya que permite que la justicia proteja al niño, evita que el agresor abuso de otros menores, fuerza al agresor a seguir un tratamiento terapéutico, hace que la incidencia disminuya…

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as
formacionadistancia@arrakis.es
formacionadistancia@yahoo.es
http://www.animacion.synthasite.com

http://animacioncursos.com

http://pinterest.com/animacioncursos

http://www.facebook.com/animacioncursos
http://www.youtube.com/user/animacionservicios

http://twitter.com/cursosanimacion

Apartado 3049 -36205 VIGO- España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 /  Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

A %d blogueros les gusta esto: