Pobreza y marginacion

Pobreza y marginacion

SIGNOS DE IDENTIDAD DE LOS POBRES:

* El Estigma de la pobreza:

Ser pobre es algo mas que una condición social. Pobres no sólo son aquellos que carecen de los medios necesarios para subsistir, sino que además constituyen una especie de «mal social» en una sociedad «sana». En otros casos la estigmatización está relacionada con la conducta «conflictiva» de determinados sectores de pobres. El estigma reproduce pobreza en la conciencia del que ya es pobre, al depositar culpabilidad sobre la condición de pobre sobre el mismo afectado.

l Tienen una propia cultura, una subcultura dentro de la cultura.
l Están desprovistos de bienes.
l Tienen unos ingresos que están por debajo de la mitad de lo que es necesario para cubrir sus necesidades básicas.
l De las personas en situación laboral activa que viven en la pobreza muchos están en paro.
l Existe un bajo nivel educativo por las condiciones de vida.
l Los cambios del mercado laboral han hecho aumentar la marginación y la exclusión dando lugar a nuevas formas de pobreza que inciden en los jóvenes, en las mujeres, disminuidos, parados de larga duración, ancianos…
l Son un colectivo que percibe su situación como una realidad permanente de la que es difícil salir.
l En las ciudades la pobreza tiene una dimensión territorial situándose en las zonas de bajo nivel como son barrios antiguos deteriorados, suburbios, chabolas, barracas…

[ Estudios:

Según destaca Room (1995), existe una línea anglosajona de investigación que tradicionalmente se ha aproximado a la pobreza como un problema de bajos ingresos, de carencia de recursos. Room (1995) destaca que la línea anglosajona ha tenido problemas para incorporar plenamente la exclusión social, ya que la exclusión es un concepto multidimensional y la línea anglosajona ha venido centrando su atención en la falta de recursos y en la distribución de la renta, es decir, en una sola dimensión del problema (Room, G. (1995): Beyond the threshold. The Measurement and Analysis of Social Exclusion. The Policy Press. University of Bristol, Bristol).

El enfoque de las capacidades aboga por una visión de la pobreza como el fracaso de las capacidades básicas para alcanzar determinados niveles mínimamente aceptables. En este sentido, la preocupación principal del análisis de la pobreza es la capacidad para funcionar más que los funcionamientos conseguidos.

Por otro lado, la tradición francesa de análisis sociológico ha sido la que ha creado el término exclusión social y lo define como un proceso social que genera la imposibilidad de participar plenamente en la sociedad como ciudadano. Esta línea se centra en temas relacionales como participación social inadecuada, falta de integración social y falta de poder. Así, la exclusión social puede ser analizada en términos de la denegación (o no realización) de algunos derechos sociales. El análisis de la exclusión social seria el análisis de los patrones y procesos de desventaja en términos de educación, formación, empleo, vivienda, recursos financieros.

El punto de partida del análisis económico de la exclusión social es la combinación de lo que se han considerado habitualmente los «tres pilares de la inserción» (Aliena, 1990) («A la sombra de Speenhamland: Una perspectiva histórica para el Ingreso Mínimo de Inserción», Documentación Social, 78, pp. 71-92): vivienda, familia y trabajo. El pilar que siempre se ha destacado por encima de los demás ha sido el trabajo: Sin trabajo es imposible sostener una familia y tampoco es posible invertir en la adquisición de una vivienda.

García Serrano y Malo (1994) hacen la siguiente lectura económica de estos tres pilares: La vivienda es capital físico; la familia es capital de redes sociales; y el trabajo está en función del capital humano. García-Serrano, C. y Malo, M.A. (1994): «Consumo, ahorro y pobreza en zonas desarrolladas». Revista de Economía y Sociología del Trabajo, nº 23-24, págs. 190-197.

La relación entre estos tres pilares era la siguiente: La educación permitía la acumulación de un capital humano suficiente para obtener unos ingresos suficientes como para mantener una familia, generar un flujo de inversión que le permitía adquirir una vivienda y gracias al trabajo se obtenían derechos como el sostenimiento de rentas ante el desempleo y la jubilación.

En la nueva situación, tras el paso por el sistema educativo no es fácil obtener un empleo y, si se obtiene, puede no tener la suficiente estabilidad como para permitir formar una familia ni para adquirir una vivienda o ni siquiera para pagar un alquiler. Por tanto, el capital humano ya no es tan útil como antes para insertarse y no todos los empleos permiten una inserción social completa y estable.

Utilizando esta conceptualización, García Serrano y Malo (1996) presentan una tipología de la población en tres grupos: integración, vulnerabilidad y marginación. García-Serrano, C. y Malo, M.A. (1996): «El comportamiento económico de los excluidos: un modelo para la política social», en Pobreza, necesidad y discriminación, Fundación Argentaria-Visor Distribuciones, págs. 137-159.

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as
formacionadistancia@arrakis.es
formacionadistancia@yahoo.es
http://www.animacion.synthasite.com

http://animacioncursos.com

https://animacioncursos.jux.com
http://www.facebook.com/animacioncursos
http://www.youtube.com/user/animacionservicios

http://twitter.com/cursosanimacion

Apartado 3049 -36205 VIGO- España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

A %d blogueros les gusta esto: