DROGODEPENDENCIAS. PREVENCION ESCOLAR

EL PAPEL Y LA FUNCIÓN DEL EDUCADOR EN UNA EESCUELA DE PADRES Y MADRES

El educador como persona debería ser maduro, con sentido común, cercano, con capacidad para empatizar con los demás, con el que los padres se sientan a gusto y aceptados, con capacidad de observación para saber lo que sucede en el grupo en cada momento, con instinto para saber cuando conviene hablar y cuando conviene callar sin colocarse en una posición de superioridad respecto al grupo.
 
El educador es una figura relevante porque aporta una gran cantidad de información de interés para los padres. De ahí su función comunicativa. Debe informar a los padres y madres de aspectos relacionados con la infancia y la adolescencia, que sean de interés para éstos y que resulten útiles para mejorar las condiciones de su desarrollo. El educador ha de poseer una serie de conocimientos específicos (psicología evolutiva, sistema educativo, problemas pedagógicos, relaciones matrimoniales y familiares, dinámica y técnicas de grupos, atribuciones y funciones de las APAs, etc.).
 
Está función es la más habitual, pero el educador ha de encargarse de dinamizar la formación y promover la comunicación y el intercambio de experiencias, conocimientos… entre padres y madres. El educador ha de ser también un dinamizador del trabajo en grupo, favoreciendo la implicación y la creatividad de los asistentes, para lo que debe poseer una metodología dinamizadora y manejar técnicas y recursos motivadores.

El educador ha de poseer un compromiso ético y social, es decir, su función formativa debe ser crítica y reflexiva tanto con su actuación como con la de los padres, pues tan sólo de esta forma podrá transmitir ese compromiso ético-social a los padres. Un compromiso que mueva a los padres a implicarse y a participar en un mayor número de iniciativas sociales y comunitarias que se desarrollen en su entorno.

Otras funciones que tiene que realizar el educador, bien sea en equipo o sólo, son las siguientes:

– LA PLANIFICACIÓN
Debe preparar los contenidos y temas o buscar la persona responsable, en su caso; trazar los distintos pasos y tiempos de la metodología de cada tema; elaborar las actividades a realizar en grupo y cuidar la necesaria coordinación entre los distintos grupos que se conformen.

– LA EVALUACIÓN
Debe analizar los aciertos y errores que se han producido durante la sesión; las lagunas que quedan por cubrir y aquello que se puede mejorar; el clima existente en el grupo; cuál es la valoración de las actividades: eficaces y amenas o por el contrario monótonas y repetidas.

La figura del director técnico, coordinador o responsable de una EPM, tiene como función respecto al conjunto de educadores:

– Coordinar las reuniones, haciéndolas eficaces.
– Potenciar todas las iniciativas o riquezas que el grupo posee.
– Repartir el trabajo, de modo que todos los educadores se sientan responsables de alguna cuestión general, además de lo referente a su grupo de padres.

Por último destacaríamos una función más que se le asigna al educador y no es otra que la función de moderador o conductor del grupo, en el sentido de dirigir al grupo hacia los objetivos que el mismo se ha marcado.

Desde su papel de moderador:

– Centra el tema, cuando la inexperiencia de los padres hace que se desvíen de él.
– Evita que hablen todos a la vez.
– Hace que participen los más tímidos.
– Refleja los sentimientos que se expresan.
– Pregunta para seguir profundizando.
– Recalca los puntos de vista que ayudan a avanzar.
– Sintetiza lo que el grupo ha acordado, formulando un nuevo enfoque.
– Etc.

En este momento ya sabemos cual es el perfil y las funciones del educador en una EPM, damos un paso más y ofrecemos en el cuadro siguiente un modelo orientativo de un proyecto de creación y puesta en marcha de una EPM.

Hasta este momento contamos con información suficiente para justificar teóricamente la importancia y viabilidad de la creación de una EPM, pero habrá que hacer un diagnóstico y estudio de la realidad, es decir justificar y adaptar la creación de esa EPM atendiendo a unas necesidades, características, etc.

Por otro lado incluimos también unos objetivos generales y otros más específicos que pueden servir de ayuda al educador para fijar los propios. En cuanto a la metodología, ésta ha de caracterizarse principalmente por manejar técnicas grupales activas y participativas. La metodología ha de facilitar que los padres y madres puedan expresar las necesidades, dudas y problemas convirtiéndolos en los protagonistas de su propio aprendizaje. Los padres no se reúnen fundamentalmente para oír una conferencia por muy interesante que pueda ser, si no para dialogar entre ellos, de ahí la importancia que le debemos conceder a la metodología. Vamos, en los puntos siguientes, a detenernos con más detalle en la metodología (Brunet y Negro, 1994).

Curso a distancia toda España y Latinoamerica:


MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE
DROGODEPENDENCIAS
 

Duración: 200 horas. Un año para realizarlo, sin tiempo mínimo.
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.
DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificacion obtenida.

A %d blogueros les gusta esto: