DROGODEPENDENCIAS. PREVENCIÓN ESCOLAR

«… Elaborar un proceso de autorización y acreditación de la formación del profesorado y de los programas de prevención en el ámbito escolar y homologación de materiales didácticos para su utilización en el medio escolar como instrumentos de apoyo a los educadores en la prevención del consumo de drogas…».

(Estrategia Nacional sobre Drogas 2000-2008)

ANTECEDENTES DE LA PREVENCIÓN ESCOLAR

En los años 60 el problema de la droga comenzaba a sentirse en la sociedad. El avance del consumo se debió sobre todo al desarrollo económico, la publicidad y el nuevo estilo de vida. Pero fue en los años 70 cuando la escuela, apremiada por la opinión pública y los nuevos acontecimientos, promovió charlas de especialistas o recurrió a publicaciones sobre el tema para advertir a padres y niños de los efectos perjudiciales y los problemas legales del uso de drogas.

En 1985, con la creación del Plan Nacional sobre Drogas, se propone la educación para la salud en la escuela como método preventivo, aconsejando la implicación de los agentes sociales en las prestaciones escolares.

POR QUÉ DESDE LA ESCUELA

Las etapas infantil y adolescente son fundamentales para la adquisición de conocimientos y actitudes, por lo que la escuela, con profesionales preparados, puede promocionar la salud en todo su ámbito, alcanzando incluso a la familia y a la comunidad si:

– Facilita el desarrollo de un estilo de vida y un entorno saludable.
– Promociona las relaciones entre padres, alumnos, profesores y comunidad.
– Proporciona la posibilidad del desarrollo emocional, físico y social de los alumnos.
– Aprovecha todos los recursos educativos que están a su alcance.
– El profesorado adapta los programas a cada nivel.
– Está atenta a la detección precoz de riesgo de abuso de drogas.

QUÉ DROGAS

En la escuela habrá que educar fundamentalmente en relación al alcohol y el tabaco, por lo que se trabajarán las actitudes, valores y habilidades para comportarse dentro del grupo ante conductas relacionadas con el consumo. Estas drogas legales se consideran que sirven de aprendizaje para que algunos jóvenes opten luego por el uso de otras ilegales.

Según el Plan Nacional sobre Drogas, el alcohol (vino, sidra, licores) es la droga que más escolares han consumido alguna vez. Por otro lado, chicos y chicas se inician en el consumo de tabaco a los 12-13 años, siendo los chicos los mayores consumidores.

OBJETIVOS Y ACCIONES

Un buen funcionamiento de la escuela, a todos los niveles, es ya de por sí preventivo, pero nuevas situaciones como el problema de la drogodependencia, deben ser tratados de forma particular para:

– Advertir de las consecuencias del consumo de sustancias adictivas.
– Informar adecuadamente sobre las drogas, su uso y abuso.
– Enseñar a resistir la presión de grupo, sobre todo frente al uso del tabaco y el alcohol.
– Analizar de qué manera los medios de comunicación y la publicidad incitan al consumo.
– Orientar a jóvenes y padres.
– Colaborar con las familias, la comunidad y los servicios especializados en la búsqueda de alternativas al uso del tiempo libre, creación de recursos, promoción de hábitos saludables, etc.
– Promoción de hábitos, valores, actitudes críticas, participación, comunicación, autonomía…

Los objetivos del programa preventivo escolar han de cumplir una serie de requisitos para que puedan estar vinculados a la idea de prevención:

– Estarán adaptados a la realidad del centro y del entorno del alumno.
– Se pondrán lograr durante el período del programa.
– Serán susceptibles de ser incorporados al proyecto educativo de centro.
– Permitirán su evaluación.

-“1º Ámbito escolar:

Las actuaciones en este ámbito deben de implicar a la comunidad escolar en su conjunto, esto es, a los profesores, los alumnos y los padres. Se considera que la estrategia básica de actuación debe desarrollarse a través de la educación para la salud, como materia transversal, según la LOGSE. Esto deberá ser complementado con intervenciones intensivas sobre grupos especialmente vulnerables entre los que cabe mencionar aquellos afectados por el fracaso escolar.

Las actividades que se desarrollen con los alumnos estarán dirigidas por su profesorado e integradas en las actividades escolares y extraescolares del centro educativo. Es aconsejable que todas ellas formen parte del proyecto educativo del centro, sean continuadas en el tiempo y no esporádicas, de forma que un alumno pueda comenzar dichas actividades y seguir con las que correspondan a los cursos superiores por los que habrá de pasar”.
(Estrategia Nacional sobre Droga 2000-2008)

LA PROMOCIÓN DE LA SALUD

El uso que hacemos del ocio, las prácticas deportivas, la forma de alimentarse, las relaciones interpersonales, la actitud ante determinados hechos, etc. conforman nuestro estilo de vida. Pero la influencia de la publicidad, la pérdida de valores, el stress de la vida moderna, etc. pueden generar cambios en nuestro comportamiento que provoquen una pérdida de salud individual y colectiva. Un modo de contrarrestar estos efectos es capacitar a los individuos para que sean promotores de su propia salud, lo que impulsaría cambios significativos en la sociedad.

«La educación para la vida, reflejada en los temas transversales, facilitará que el niño-joven aumente su autoestima, desarrolle su creatividad y sepa tomar decisiones responsables. Este es el compromiso de la colectividad educativa, de las instituciones sociales y de toda la comunidad de manera coordinada.

Las intervenciones con las familias tenderán a fomentar las habilidades educativas y de comunicación en el seno familiar, incrementar el sentido de competencia de los padres y su capacidad para la resolución de problemas, así como concienciarlos de la importancia sobre su papel como agentes de salud. También deben perseguir la implicación de los padres en otras iniciativas escolares o comunitarias desarrolladas en su entorno».

(Estrategia Nacional sobre Drogas 2000-2008)

EL TIPO DE PROGRAMA

La elección del programa dependerá de las características del consumo, la edad, las circunstancias detectadas, de los recursos disponibles y de la experiencia del profesorado.

Es en los apartados del Proyecto Educativo de Centro donde se incluirán los contenidos básicos para garantizar la educación sobre drogas, señalando los factores de riesgo/protección sobre los que se va a incidir y la forma de abordar el problema, ajustando los objetivos a cada área.

En el proyecto Curricular, según el ciclo y la etapa, se especificarán:

– Los factores de riesgo que precisa un tratamiento determinado.
– El desarrollo de objetivos y contenidos.
– El sistema de enseñanza y aprendizaje.
– Las actividades extraescolares.

No debemos olvidar que los contenidos y las actividades estarán interrelacionados y que la función del profesorado será la de dinamizar las actividades, abiertos a la participación del alumnado y permitiendo la discusión entre compañeros y profesores que abran luces a otras formas de encararse a los problemas.

EL ORIENTADOR Y EL PROFESOR

«… Es necesario también que la actuación del profesor se vea ayudada por la existencia de unos materiales preventivos que, adaptados a la etapa evolutiva del alumno, incidan especialmente en los riesgos del consumo de tabaco, alcohol y medicamentos no prescritos.

Además deberían abordar otros aspectos como los hábitos de higiene, autocuidados de salud, la autoestima, la resistencia a la presión del grupo, el desarrollo de la capacidad crítica frente la influencia de la publicidad y otros factores que se consideran protectores frente al consumo de drogas. Dichos materiales deberán estar suficientemente contrastados y experimentados…».

El profesor y el orientador son agentes de cambio que, tras introducir factores de prevención en el medio educativo, ocasionarán el desarrollo planificado de un proceso que pretende cubrir las necesidades descubiertas.

Entre las funciones psicopedagógicas del orientador destacamos:

– La identificación y aprovechamiento de los recursos disponibles en la escuela y el entorno, coordinándose con los servicios de prevención existentes (Plan Local de Drogas, etc.).
– Asesorar a profesores, padres y alumnos y derivando los casos necesarios hacia otros recursos, sin perder el contacto.

Curso a distancia toda España y Latinoamerica:

TÉCNICO EN PREVENCIÓN DE
DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Duración: 400 horas. Sin tiempo máximo para realizarlo.
Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: