EL MÉTODO DEL EDUCADOR DE CALLE. PROGRAMACIÓN

Este profesional incide en unas realidades concretas dentro de unos contextos y ámbitos especiales, valiéndose de unos tácticas metodológicas ajustadas a cada caso en particular.

Esas realidades pueden ser:

– Problemas de toxicomanías en jóvenes.
– Exclusión social por razones de raza, economía, cultura…
– Absentismo escolar, dificultad en el acceso a la cultura, delincuencia…

Los contextos de intervención son:

– Calles, parques, esquinas y plazas.
– Salones de juego, bares y lugares de reunión y ocio juvenil.
– Entidades vecinales y juveniles, centros infantiles…

El proceso metodológico se basa en:

– La demanda implícita o explícita de su intervención a instancia de personas, grupos, profesionales, entidades de Servicios Sociales, escuelas, etc.
– La observación normalizada y sistemática para detectar y analizar los problemas.
– Identificación de las necesidades que puedan necesitar de su intervención.
– El diagnóstico de la situación evidenciada. Deberá conocer la población y los niveles culturales, socioeconómicos, laborales, sociales, etc. que corroboren su diagnóstico.
– Los objetivos que se propone para mejorar la situación.
– La elección del método, los niveles de intervención, las estrategias y los recursos precisos adecuados a cada realidad.
– Los criterios para la evaluación (indicadores, tiempos, métodos, recursos).
– La coordinación que debe establecerse con otras entidades, equipos, etc. que incidan en el mismo ámbito.
– La evaluación con el propio equipo de trabajo.

El Educador convierte en objetivos educativos el encargo que le delega la organización para la que opera y lo hace desde un equipo de trabajo en el que se siente integrado, utilizando los medios que tiene a su alcance y optimizando tanto éstos como su propio desarrollo individual, mejorando su competencia en todos los sentidos (capacidades, cualidades, actitudes, responsabilidades, habilidades, eficiencia…).

En este tipo de trabajo social se ha improvisado mucho, dejándose llevar por el activismo en detrimento de la concreción de objetivos y actividades -programación, diseño y planificación-. No es fácil, después de unas décadas de implantación de la educación de calle, de precisar una metodología propia para todos los destinata-rios, pues las realidades y los territorios son diferentes, como lo son a su vez las organizaciones promotoras de los proyectos (Comunidades Autónomas, diputaciones, ayuntamientos, entidades sin ánimo de lucro, sector privado). Por tanto, habrá que tener en cuenta las opciones personales y la perspectiva de la institución inspiradora En cualquier caso sí ha de quedar claro:

– La justificación del programa.
– La finalidad que persigue.
– Las acciones que se llevarán a cabo.

Los márgenes que condicionarán la preparación de proyectos son los siguientes:

– El profesional: Sus aportaciones, aptitudes, filosofía…
– El equipo: Características de los diferentes integrantes, criterios comunes, forma de trabajo…
– La organización: Sus finalidades, métodos propios…
– Aspectos legales: Normas administrativas, estatutos…

Curso a distancia: Experto en Educacion de Calle

Matricula abierta

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as
formacionadistancia@arrakis.es
formacionadistancia@yahoo.es
http://www.animacion.synthasite.com

http://animacioncursos.com

http://pinterest.com/animacioncursos

http://www.facebook.com/animacioncursos
http://www.youtube.com/user/animacionservicios

http://twitter.com/cursosanimacion

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: