LA POBREZA:

En todas las épocas se ha indagado en las causas/efectos de la pobreza, buscando argumentos que la justificaran.

Al principio la pobreza no era problema pues se dedicaban a la subsistencia. A medida que el hombre se hace sedentario hay más personas en pobreza.

Durante la Edad Antigua y Media, las justificaciones eran religiosas y/o morales: se consideraba a los pobres dignos de ayuda, caridad, etc.,

Con el inicio del industrialismo y enfoque liberal, se consideró la pobreza como «producto inevitable de la naturaleza (que favorecía a las clases superiores) del desarrollo capitalista y del progreso social, justificándose su existencia y evitando cualquier intervención política a su favor» (D. CASADO).

En nombre y en defensa del progreso, el liberalismo se oponía a nivelar (rentas, ingresos…), por entender que extendería la pobreza a la mayoría de la población. Se defenderá el principio de supervivencia de los más aptos (la pobreza se producía «por la menor capacidad y adaptabilidad laboral de determinados grupos de trabajadores, que serían los responsables de su situación») y se afirmará «que la desigualdad social era necesaria».

A %d blogueros les gusta esto: