CONSECUENCIAS SOMÁTICAS DE LOS MALOS TRATOS

Las consecuencias somáticas, según el tipo de maltrato infantil, son:

– ABANDONO Y NEGLIGENCIA: Retraso en el crecimiento, llegando incluso al raquitismo y otros problemas óseos; dificultades en el desarrollo psicomotor; problemas de visión, dentarios, escoliosis; lesiones por congelación o por quemaduras; deformaciones en el cráneo; falta de administración de vacunas obligatorias que pueden derivar en las correspondientes enfermedades; accidentes provocados por la falta de vigilancia y atención (ingestión de medicamentos, productos de limpieza, electrocuciones, quemaduras con aceites o líquidos hirviendo…).

– MALTRATO FÍSICO: Cicatrices o heridas profundas debido a quemaduras, cortes, golpes…; lesiones bucales con pérdida de piezas dentales o malformación de la mandíbula, causadas por puñetazos y golpes; lesiones óseas que pueden afectar al crecimiento corporal; lesiones internas, que suelen ser las más graves, debidas a traumatismos craneales y oculares y que pueden derivar en retrasos, déficits motores, cognitivos, epilepsias…, cegueras, desprendimiento de retina, glaucomas, cataratas, dislocaciones del cristalino, etc.

– AGRESIONES SEXUALES: Las consecuencias de los abusos sexuales suelen ser específicas de este tipo de agresiones. Encontramos consecuencias tanto físicas como psicológicas, entre las primeras están: embarazos no deseados, sobre todo en preadolescentes y adolescentes, con consecuencias físicas, emocionales y sociales muy dispares, pero que marcan la vida de la niña; enfermedades de transmisión sexual, SIDA; anomalías y lesiones en la vulva, vagina o ano, producidas por la penetración y que pueden condicionar sus funciones.

En cuanto a las consecuencias psicológicas, el abuso sexual puede producir estrés en la víctima, sentimientos de culpabilidad, disminución de la autoestima, dificultades en las relaciones sociales, aislamiento, temores, e incluso, dependiendo de la gravedad del abuso, las consecuencias traumáticas se prolongarán durante más tiempo, repercutiendo en sus futuras relaciones de pareja. En los casos de embarazos no deseados, las consecuencias se producen tanto para la madre como para el padre adolescentes, tienen que replantearse su nuevo papel, tomar decisiones, en la mayoría de los casos difíciles, aceptar nuevas responsabilidades…

– MALTRATO PRENATAL: Las consecuencias del maltrato prenatal son: prematuridad, debido a los malos cuidados de la madre durante su gestación, con todo lo que supone de riesgos bioquímicos, respiratorios, nutricionales, infecciosos, etc.; enfermedades transmitidas prenatalmente: hepatitis, SIDA; que pueden llegar a provocar la muerte del recién nacido, si existen dificultades que no son diagnosticadas a tiempo, ya sea por despreocupación de la madre o por ocultación del propio embarazo.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: