EL CONSUELO

Cuentan que un sabio que un día, tan pobre y mísero estaba, que solo se sustentaba de las hierbas que cogía.

-¿Habrá otro –entre si decía- mas pobre y mísero que yo?

Y, cuando el rostro volvió, hallo la respuesta, viendo que otro sabio iba cogiendo las hierbas que el despreció.

                                                                                                                                                                            Pedro Calderón de la Barca

A %d blogueros les gusta esto: