Animadores Personas Mayores

Envejecimiento y disciplinas

1. GERONTOLOGÍA: Ciencia que estudia los fenómenos propios del envejecimiento.
2. GERIATRÍA: Ciencia que estudia las enfermedades de la vejez.
3. GERIATRÍA GERONTO – GERIÁTRICA.
4. CIENCIAS NATURALES Y SOCIALES, TECNOLOGÍA, HUMANIDADES.
5. TRANSVERSALIDAD INTERDISCIPLINAR Y DEMANDA INDIVIDUAL: Pertenece a problemas que puedan darse sobre, p.e., testamentos, malos tratos, etc…

OBJETIVOS Y VALORES DE LA GERONTOLOGÍA SOCIAL:

Objetivo fundamental:

Conocer la realidad del proceso del envejecimiento y de la práctica profesional, para identificar los valores que faciliten al profesional la toma de decisiones:
– Individualidad.
– Independencia (auto cuidado).
– Integración: La persona mayor tiene que estar en su domicilio la mayor parte del tiempo posible y en las mejores condiciones.
– Ingresos: El mayor debe tener unos ingresos que le permitan una vida digna.
– Interdisciplinariedad (trabajar en equipo).
– Innovación.

PERSONALIDAD

Suele afirmarse que los rasgos de la personalidad del individuo se remarcan con la edad. Cuando hablamos de personalidad madura, hablamos de personalidad que se mantiene estable si no aparece ningún problema de enfermedad. Ciertamente el individuo no suele presentar cambios espectaculares en su personalidad, aunque si realiza ciertos ajustes según las circunstancias vitales. Así, la personalidad puede verse afectada por diversos factores: estado de salud, entorno familiar, pérdidas afectivas, situación de vida, experiencias, etc. Los análisis de tipologías referidas a personas mayores hacen referencia a la adaptación al envejecimiento. Así se identifican personalidades «adaptadas» y personalidades «mal adaptadas». Entre las primeras, estarían los ancianos realistas, contentos de vivir esta etapa de su vida de forma satisfactoria, que se mantienen activos e interesados por todo lo que les rodea. Y también, los que siendo más pasivos que los anteriores, están contentos de ser jubilados y de no tener ninguna obligación con la sociedad. O los que son estrictos consigo mismos, que han antepuesto el deber al placer, y que creen que serán vulnerables en el momento en que cese su actividad.

Entre las segundas, las mal adaptadas, identificaríamos a las personas coléricas, negativas y hostiles, que siempre están descontentas, que no aceptan envejecer y que tienen miedo a morir. O aquellos cuyo balance de vida es negativo, se sienten culpables de todo y consideran la muerte como única salida a su situación de vida desagradable.

Influencia de las enfermedades en la sexualidad

No todas las enfermedades disminuyen la capacidad sexual. La mala salud física o psíquica puede llevar a una disminución del deseo y a una alteración en la respuesta sexual, sobre todo las enfermedades que desfiguran el cuerpo o alteran negativamente la imagen corporal.

– Enfermedades cardiovasculares: Los ancianos con enfermedades de corazón, no tienen que evitar las relaciones sexuales por pensar que ponen en riego su vida, sino acomodar sus relaciones al máximo posible sin que aparezca dolor en el pecho, ni sensación de falta de aire ( disnea). No hay mayor incidencia de muerte súbita durante el coito que en el resto de la población.

– Hipertensión arterial: Con una hipertensión leve o moderada, no es necesario restringir las relaciones sexuales. Es necesario revisar los medicamentos que se toman para la tensión, ya que muchos de ellos pueden disminuir el deseo sexual.

– Enfermedad cerebrovascular: La actividad sexual no es causa de agravamiento de la enfermedad, la baja autoestima, los problemas de movilidad, de comunicación y la depresión frecuentes en estos pacientes, alteran su vida sexual.

– Enfermedad de Parkinson: No hay alteración de la sexualidad si los síntomas están controlados.

– En las Demencias: Pueden presentarse episodios de inhibición o de exaltación de la sexualidad.

– Enfermedades pulmonares: Las relaciones sexuales no se alteran por la propia enfermedad sino por la falta de aire, la mala oxigenación o algunos tratamientos como los corticoides.

– Enfermedades urológicas: Son más frecuentes las infecciones urinarias tras el coito. La insuficiencia renal crónica produce deterioro de la función sexual.

– La incontinencia urinaria no deteriora la función sexual, pero casi la mitad de los ancianos con incontinencia reconocen no mantener relaciones sexuales por la ansiedad y la incomodidad que supone el escape de orina no controlada durante el coito.

– Enfermedades osteoarticulares: No disminuyen el deseo sexual, salvo por la toma de algunos tratamientos. El paciente debe buscar la situación más cómoda que no le produzca dolor.

– Enfermedades metabólicas: En la diabetes la disfunción sexual es muy elevada ( 65%), principalmente por las alteraciones circulatorias y de la transmisión nerviosa. Las alteraciones tiroideas también alteran la esfera sexual.

– Trastornos afectivos: Uno de los síntomas de la depresión es la dificultad para mantener relaciones personales y sexuales placenteras, algunos de los tratamientos empleados también disminuyen el deseo sexual.

SÍNTOMAS DEPRESIVOS

Se ha encontrado una relación entre el ejercicio físico y la depresión tanto en personas jóvenes y de mediana edad (Brown 1990; Brannon & Feist 1992; Ojanen 1994; McAuley & Rudolph 1995) como en personas de edad avanzada (Berger 1989; O’Connor y otros 1993; Ruuskanen & Ruoppila 1995). A pesar de sus varias deficiencias, estos estudios generalmente apoyan la conclusión de que la actividad y el ejercicio físico reducen la depresión. Aunque las personas que realizan ejercicio con frecuencia sufren menos depresiones que otras que no lo hacen, ha sido imposible establecer la dirección del vínculo causal. Un ejercicio aeróbico regular es el que muestra la conexión más clara con la reducción de la depresión. Según Brown (1990), la actividad física puede utilizarse para ayudar a prevenir o mitigar la depresión leve o moderada. Asimismo, parece que hay una relación entre un bajo nivel de actividad física y altos índices de depresión, pero no ha podido establecerse la conexión causal. O’Connor y otros (1993) sugieren que la actividad física puede reducir la depresión por medio de un mecanismo cognitivo más que social, lo que supondría que las personas mayores que pueden realizar independientemente actividades físicas en virtud de un programa de ejercicios, por ejemplo, verán cómo aumenta su autoestima y su confianza, lo que a su vez podría contribuir a reducir la depresión.

Los distintos tipos o clasificaciones de animadores

Hay que resaltar que el animador sociocultural lo que pretende en definitiva es conseguir un cambio social. Los distintos tipos o clasificaciones de animadores surgen por una necesidad de justificación de la propia función del animador. Existen varios tipos de animadores, cada animador realiza su quehacer conforme a su temperamento: algunos son los autoritarios, otros los democráticos y otros los que dejan hacer.

Lo cierto es que a ningún animador se le puede encasillar a priori y para siempre en uno de esos tipos. Lo importante es que cada animador conozca cuales son sus tendencias y, en caso necesario, trata de corregirlas.

Características que debe poseer el animador para ser democrático:

– Debe prever ciertas cosas de antemano, y discutir de ello con el grupo para introducir mejoras o cambios, según los deseos que se manifiesten.
– Debe pedir al grupo que formule sus objetivos. El grupo es el que decide. Una vez hecha la elección, mantiene enérgicamente al grupo en el objetivo que se ha marcado.
– Debe proponer un abanico de procedimientos y actividades posibles, y solicitar otras al grupo. Realizada la elección por todos la mantiene suave pero enérgicamente.
– Debe favorecer diversos cauces de comunicación: del animador a los miembros del grupo, de los miembros entre sí, y viceversa; tras un comienzo, que ha podido parecer lento, se crea un clima distendido de confianza y amistad, fuente de auténtica eficacia.
– El reparto de tareas se hace en común. Todos toman iniciativas y tienen responsabilidades.
– El animador concede a la evaluación gran importancia, y escoge con el grupo los mecanismos más idóneos para realizarla. No la teme, porque aun en el caso de que sus actitudes sean evaluadas negativamente, ve en ello una ocasión de perfeccionarse.

Se han hecho muchas clasificaciones del animador sociocultural, dependiendo del punto de vista del autor o dependiendo de la clasificación que se quiera hacer. Dentro de todas, la clasificación según el status complementa y se ajusta con los tres agentes que formaban el triángulo contractual de la animación mencionado antes.

– Animador natural: Es el líder por naturaleza. Se va a caracterizar por su carisma personal, su empatía, su espontaneidad y su fuerza, repercutiendo en el grupo de manera positiva y reflejado en confianza y aceptación.

– Animador voluntario: Se va a caracterizar principalmente por su carácter voluntario y altruista; ya que su actuación es vocacional y porque tiene valores éticos. Va a tener ciertas características similares al animador natural. Se destacarían su implicación y concienciación.

– Animador profesional: Es el técnico de animación que claramente tiene su título oficial. Se va a caracterizar porque su trabajo esta regulado por un contrato y por realizar un trabajo profesional que esta remunerado y claramente va a tener una responsabilidad añadida, es decir, que el animador sociocultural al tener un sueldo esto le origina un compromiso profesional. Esto último va a ser principalmente lo que le diferencie de los otros dos.

 

Animación Sociocultural en las residencias de la tercera edad

De los programas dirigidos a las personas mayores, la propuesta que parece tener más adeptos es la que quiere organizar toda una red comunitaria de servicios, asistencia, cultura, etc., a través de animadores socioculturales y entroncada directamente con las …

Tercera Edad: Calidad de vida

En Geriatría , el término calidad de vida es difícil de medir, por varios factores: 1º Resulta de la interacción entre lo subjetivo y lo objetivo (Szalazi, 1980). Habría que evaluar aquella situación del humor (afectividad, felicidad, satisfacción) que …

Alzheimer. Animacion Personas Mayores – Cursos

Es la demencia más común y más frecuente en la población anciana, representando entre un 50 % y 80 % del imagen cursos geriatria total de las demencias. Tiene su mayor incidencia en la población mayor de 65 años, aunque puede aparecer antes y entonces …

Actividad fisica con Personas Mayores – Cursos Animadores e Integradores Sociales

A medida que aumenta la edad, la reducción de la actividad física y el creciente número de enfermedades crónicas que surgen frecuentemente en consecuencia, crean a menudo un círculo vicioso: las enfermedades y las discapacidades consiguientes reducen el nivel de actividad física, que a su vez …
cursos animadores de personas mayores
Curso a distancia toda España y Latinoamerica:

ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES

 

imagen cursos animacion fisica tercera edad
Curso a distancia toda España:

ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: