Publicaciones de la categoría: inadaptados

Articulos educacion, cursos integradores

Anuncios

Inadaptados sociales. Inadaptacion social

TEORIA DEL ETIQUETADO O ESTIGMACION:

La estigmación, el etiquetado o la identificación pública y formal de una persona como inadaptado, es una de las causas de la entrada en la carrera de conducta inadaptada. El etiquetado produciría una estabilidad de la identidad personal del inadaptado y provoca la adquisición de una nueva identidad social y personal, una identidad de inadaptado. Entre los defensores de esta teoría destacan H. Becker (1963), E. Lemer (1967) y E. Schurt (1973). Desde esta perspectiva se distingue entre:

Desviación primaria o transgresión de normas sin que exista desviación y etiquetamiento
Desviación secundaria, en la que se trasgresor ha interiorizado una personalidad de desviado y actúa como tal.

El paso de un tipo a otro de desviación depende ante todo de la presencia de control social formal o etiquetamiento. En la medida en que éste tenga lugar, la probabilidad de paso a una carrera desviada será mayor.

PERSPECTIVA PSICOLÓGICA:

Esta perspectiva va a profundizar en la dialéctica entre el inadaptado y el entorno social, centrándose en la consideración del sujeto.

Hay tres campos relacionados con el fenómeno de la delincuencia que interesan a la Psicología:

– La intervención sobre el problema.
– El diseño de experiencias preventivas que colaboren a la evitación del comportamiento delictivo.
– La incidencia de los psicólogos en la instituciones de control social (centros de reforma cerrados, cárceles, juzgados de menores, etc. ) queda siempre supeditada a la supremacía de los planteamientos judiciales.

La Psicología ha contribuido desde diferentes niveles de análisis del problema y desde diferentes escuelas y perspectivas teóricas a marcar la trayectoria de la inadaptación social desde la perspectiva del sujeto inadaptado.

PERSPECTIVA PSICOSOCIAL:

Esta perspectiva considera que la conducta antisocial no es la causa de una personalidad delincuente.

Para explicar el comportamiento inadaptado esta perspectiva considera necesario tener en cuenta las características del ambiente relacional del individuo, ya que, este va modelando su conducta y configurando su personalidad en función de dicho ambiente, desarrollando unas determinadas pautas de conducta que entran en conflicto con el sistema social y provocan una determinada respuesta.

Según VALVERDE MOLINA (1988) la conducta del inadaptado es un intento constante por adaptarse a las características anormales de un determinado ambiente, siendo dichas características las que determinan la anormalidad de su comportamiento. Por tanto, esa conducta nos parecerá anormal si la analizamos desde nuestros parámetros particulares, válidos para nuestra vida pero no para la del inadaptado. Por ello, Valverde sostiene que el inadaptado es una persona tan adaptada que necesita inadaptarse para adaptarse.

PERSPECTIVA INTERACCIONAL:

Esta perspectiva es estudiada fundamentalmente por VALVERDE MOLINA (1993). Desde ella, la conducta viene determinada, según AVIA (1978), por un proceso continuo de interacción multidimensional entre la persona y la situación en que se encuentra. Toda intervención debe partir de la realidad del individuo y no proyectar sobre su conducta toda la carga valorativa de nuestro propio proceso de socialización.

Esta perspectiva sostiene que en el proceso de interacción el individuo es un agente intencional activo. La persona interpreta las situaciones y les asigna un significado en función de las consecuencias que dichas situaciones hayan tenido en el pasado. Desde la experiencia de su vida, el inadaptado selecciona las situaciones para acercarse a aquellas que le hayan proporcionado algún tipo de satisfacción, como la calle; y huye de las que han tenido unas consecuencias frustrantes, como la escuela.

Desde el aspecto personal de la interacción, los elementos cognitivos son factores determinantes de la conducta, aunque también los factores emocionales desempeñan un papel importante.

Entre las posibles soluciones al conflicto individuo-medio están:

* El Conformismo pasivo: Caracterizado por la aceptación implícita del individuo de la imposibilidad de acceder a las metas culturales. Supone una conformidad con el sistema social. Rara vez la persona entrará en conflicto con las leyes o las instituciones de control social, se trata de un individuo que acepta el papel que le ha tocado representar en la vida, y que no sólo es tachado de inadaptado sino que es propuesto por el grupo normativo como ejemplo de adaptación y normalidad. Es pasivo porque el individuo no se adapta incorporándose al grupo normativo, sino que se resigna a considerar a ese grupo como un modelo a imitar, pero, también como inalcanzable.

Este individuo no es inmune a la presión hacia las metas culturales. La frustración que frecuentemente acompaña al conformismo pasivo puede conducir a una situación de inadaptación personal que supone una insatisfacción profunda vital del individuo que va a incidir sobre su entorno, sobre todo, familiar.

El conformismo pasivo pues, se trata de una situación de adaptación social pero, normalmente a costa de una inadaptación personal.

* La conducta antisocial: Se trata de individuos que se inadaptan para adaptarse. El individuo que comete conductas infractoras para evitar la frustración que le produce la situación anómica. Se expresa por conductas y actitudes de enfrentamiento, violencia, ruptura de normas…

* La conducta de retirada: Manifestada por aquellos individuos que ni aceptan el conformismo pasivo ni manifiestan una conducta antisocial. Refugio en conductas y estilos de vida que tienen tanto a evitar el enfrentamiento como una participación en la sociedad. Son aquellos individuos que abandonan las metas culturales y se aislan de la sociabilidad, no las rechazan. Hay que tener en cuenta que conductas aparentemente idénticas piden tener motivaciones muy diversas, psicólogos educadores deben intervenir sobre las motivaciones subjetivas de la conducta, no sobre la consideración que la misma se da en el código penal.

Los fines culturales perseguidos por la mayoría del grupo social ejercen una gran fuerza ante la que son necesarias vías de escape que atenúan la frustración.

PERSPECTIVAS DE INTERVENCIÓN:

Para Matza (1981) citado en García Roca y otros (1991, p 20-21) existen dos perspectivas de intervención que serían: la correcional y la empática.

-Perspectiva correcional:

Está marcada por el deseo de eliminar el fenómeno y por el empeño de corregirlo. Carece de voluntad de simpatizar con el fenómeno desviado, lo que le imposibilita comprenderlo en profundidad. Desde esta perspectiva se adopta el punto de vista de la comunidad, del grupo social mayoritario y de la ciudadanía convencional. Poco o nada importa el punto de vista del sujeto desviado. La intervención, desde esta perspectiva, se centra en convencer a aquellas que se han apartado de los patrones morales vigentes para que vuelvan al camino recto.

– Perspectiva empática:

Atiende a los procesos marginales, a los modos propios de aprehensión de lo real y a las formas de comunicación específicas de la marginalidad. Aquí no importa tanto corregir y controlar como escuchar lo que la marginación comunica a través de su mutismo, su agresividad, su violencia o su conducta desviada. Esa perspectiva se propone empatizar con el mundo subjetivo del marginado, desde la propia visión del marginado; es consciente de que las formas en que se manifiesta la inadaptación son siempre síntomas de otra realidad que debe ser abordada en al intervención educativa. Por tanto, es más importante la historia, la vida y el contexto que el propio problema o carencia.

Los métodos de intervención deben atender a la especificidad individual de aquellas a quienes se destinan, es decir, no hay una fórmula universal simplemente deben quedar excluidas la rigidez de las respuestas y la uniformidad de los modelos.
Imagen

 


Imagen

Imagen

Tambien para Latinoamerica

imagen animacion servicios educativos y tiempo libre

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram

___
ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662

Menores Inadaptados. Inadaptacion Social

Inadaptación objetiva:
 
Esta basada en la dinámica social. El individuo que nace y se socializa en un entorno social, económico, cultural y educativo desfavorecido, que no le permite desarrollar sus capacidades individuales, intelectuales y relacionales, y que no logra las metas propuestas por la sociedad y los medios considerados legítimos para acceder a ellas, puede llegar a desarrollar un tipo de comportamiento definido como «desviado» o «desadaptado».


Por ello, en la práctica, a veces, la desviación comportamental, la conducta desadaptada, es el camino más fácil para los individuos que viven en entornos carenciales. En la primera fase del proceso de inadaptación social, el individuo se encuentra inadaptado como en una situación de normalidad y el comportamiento «desviado» que llegará a desarrollar (no necesaria, pero sí frecuentemente) no tiene por qué suponer ningún tipo de estructura peculiar de personalidad ni ningún tipo de alteración en su ajuste personal. A este primer nivel de inadaptación social se le denomina: Inadaptación objetiva y se caracteriza por un comportamiento desadaptado de tipo utilitario, tendente a alcanzar unas metas adaptativas por los únicos medios de que dispone el individuo y que el sistema social considera ilegales. Se trata de una inadaptación a los medios, pero no a las metas y tiene su origen en la situación anómica en las que de modo permanente vive el individuo, por su pertenencia a un grupo socioeconómico y culturalmente carencial. Más tarde, cuando las instituciones, empezando por las encargadas de la protección del menor, no sólo no atienden las demandas vitales de este sino que, con su deficiente actuación, agudizan el conflicto, personalizándolo e institucionalizándolo, podrá llegar a producirse profundas alteraciones en el comportamiento y la personalidad del inadaptado, pero, como una consecuencia del proceso y no del origen.

Ante un medio carencial puede utilizar diferentes tipos de adaptación:

– Conformismo pasivo: Se trataría de una adaptación no constructiva de las relaciones entre persona y sociedad, chocando de esta manera con los valores individuales. Es una forma no conflictiva acabando con el sentido critico de las personas.
– Retirada: Refugio en conductas y estilos de vida evitando el enfrentamiento y la participación en la sociedad.
– Conducta antisocial: Expresa conductas y actitudes de violencia, enfrentamiento, ruptura de normas…

Inadaptación subjetiva:
 

Sería un segundo momento del proceso mencionado. Ante el comportamiento objetivamente inadaptado que manifestara el muchacho, intervendrán las instituciones de control social, y lo harán de una forma anormalizadora, profundizando en el conflicto, con una actuación que dará respuesta a las expectativas institucionales, pero que no responderá a las demandas reales de la persona. Todas estas agresiones irán incidiendo sobre el individuo que va a ver progresivamente institucionalizado y personalizará el conflicto. En este enfrentamiento sale perdiendo el individuo. En un primer momento el muchacho inadaptado llegará a sentirse invulnerable pero, poco a poco, esa invulnerabilidad se volverá en contra, ya que la respuesta social se irá endureciendo. Para defenderse el individuo irá deteriorando «adaptativamente» su conducta primera y más tarde, su personalidad.

A este segundo nivel de inadaptación social, producido por una respuesta social anómala a una conducta antisocial objetiva, caracterizada por una profunda pérdida de las metas adaptativas, es lo que denominamos inadaptación subjetiva, en la que la inadaptación afecta tanto a las metas como a los medios culturales. Es, en este momento, cuando el comportamiento desadaptado comienza a perder su lógica, cuando deja de ser utilitario y puede llegar a convertirse en conducta agresiva y destructora propia de una personalidad a veces, profundamente deteriorada.

PERSPECTIVAS DE INTERVENCIÓN

Para Matza (1981) citado en García Roca y otros (1991, p 20-21) existen dos perspectivas de intervención que serían: la correcional y la empática.

– Perspectiva correcional:

Está marcada por el deseo de eliminar el fenómeno y por el empeño de corregirlo. Carece de voluntad de simpatizar con el fenómeno desviado, lo que le imposibilita comprenderlo en profundidad. Desde esta perspectiva se adopta el punto de vista de la comunidad, del grupo social mayoritario y de la ciudadanía convencional. Poco o nada importa el punto de vista del sujeto desviado. La intervención, desde esta perspectiva, se centra en convencer a aquellas que se han apartado de los patrones morales vigentes para que vuelvan al camino recto.

– Perspectiva empática:

Atiende a los procesos marginales, a los modos propios de aprehensión de lo real y a las formas de comunicación específicas de la marginalidad. Aquí no importa tanto corregir y controlar como escuchar lo que la marginación comunica a través de su mutismo, su agresividad, su violencia o su conducta desviada. Esa perspectiva se propone empatizar con el mundo subjetivo del marginado, desde la propia visión del marginado; es consciente de que las formas en que se manifiesta la inadaptación son siempre síntomas de otra realidad que debe ser abordada en al intervención educativa. Por tanto, es más importante la historia, la vida y el contexto que el propio problema o carencia.

Los métodos de intervención deben atender a la especificidad individual de aquellas a quienes se destinan, es decir, no hay una fórmula universal simplemente deben quedar excluidas la rigidez de las respuestas y la uniformidad de los modelos.

LA FAMILIA

Es la referencia experiencial más determinante de los sujetos cuyo proceso de inadaptación arranca desde la infancia. Los niños socialmente bien adaptados se diferencian de los inadaptados en sus primeras experiencias familiares. La dinámica de sus propios círculos familiares actúa condicionando sus actitudes y comportamientos. Por tanto dentro de los factores influyentes en la inadaptación se considera a la familia como uno de los más destacados. Los comportamientos más reacios a ser modificados no se producen en los niños o jóvenes provenientes de ambientes carenciales, sino en aquellos que han vivido experiencias de desafecto y rechazo por parte de quienes debían haberle ofrecido seguridad y cariño (BERISTAIN, 1985; 1991).

EL AMBIENTE AFECTIVO-FAMILIAR

El ambiente afectivo en la vida de un niño es un factor que va a determinar su vida adulta, al construir los cimientos de su carácter y personalidad en el futuro. La familia proporcionará las condiciones óptimas para el desarrollo de la personalidad.

Muchos estudiosos de la personalidad afirman que los conflictos de carácter afectivo que se dan en el adulto tienen su raíz en la infancia, es decir, en las estructuras de tipo afectivo que construyó cuando era niño. Por este motivo es tan importante estudiar la afectividad en los menores, así como procurarles un ambiente afectivo adecuado dentro de la familia.
   
Teresa Franco Royo, en su libro Vida afectiva y educación infantil, sostiene que la afectividad en el niño se caracteriza por que con el paso del tiempo la intensidad de sus respuestas emocionales (alegría, enojo, ira, temor…) va disminuyendo. Al mismo tiempo estas respuestas son canalizadas hacia las modalidades socialmente aceptadas, es decir, que el niño aprende cual es la respuesta afectiva más adecuada dentro de un contexto determinado. Aunque la herencia también influye en el desarrollo de la afectividad infantil, esta autora sostiene que es la presión social la que determina de forma más decisiva el cambio en la expresión de sus respuestas emocionales.

El papel de la familia es básico para ayudar al menor, tanto a controlar sus emociones como a expresarlas de forma adecuada. Sin embargo, no todas las familias ejercen la misma influencia sobre un niño o niña. Algunos investigadores han realizado estudios con diversos modelos familiares, llegando a la conclusión de que en aquellos caracterizados por la rigidez y la falta de democracia en la toma de decisiones se tiende a transmitir a los niños falta de delicadeza, falta de sentimientos amistosos y pocas habilidades en general para relacionarse con otros niños.

Por otro lado, estos mismos estudios han constatado que los niños que crecen en familias con un clima más democrático y flexible tienden a ser más confiados e independientes, más capaces para llevar a cabo actividades de tipo intelectual en condiciones difíciles, más amistosos, sociables y cooperadores, más originales, creadores, espontáneos…

Por tanto, el generar un clima de afecto hacia los niños dentro de una familia donde sus decisiones y opiniones son tenidas en cuenta, es decisivo para formar su personalidad. Pero como sostiene Teresa Franco, este afecto debe proporcionarse de forma continuada a lo largo del tiempo para que tenga efectos positivos. De nada sirve mostrar mucho cariño en un momento determinado si esta conducta no se repite de nuevo a lo largo del tiempo.

Esta misma autora resalta la importancia del concepto de vínculos afectivos, que se establecen como resultado del comportamiento social de individuo, de su interacción con los otros. Los vínculos afectivos se refieren a la atracción que un individuo siente por otras personas con las que se relaciona. El hecho de que un niño cuente con vínculos afectivos sólidos y estables hace que se muestre más confiado y que, de este modo, desarrolle mejor sus capacidades.

Otro concepto fundamental es el de apego, el vínculo que se desarrolla entre el niño y su madre, la figura más influyente dentro del sistema familiar. Si el niño tiene confianza en su madre, si en los primeros años de vida ha establecido un sentimiento de apego con ella, tiene ya una base a partir de la cual se sentirá más capaz para descubrir el entorno que lo rodea. Por el contrario, un niño o niña que presenta carencias afectivas, bien porque no ha desarrollado vínculos con su familia o los adultos de referencia (sobre todo con la madre), o bien porque ha sido separado de ellos, mostrará una menor confianza hacia el entorno. Teresa Franco asegura incluso que uno de los efectos de las carencias afectivas es la disminución de la capacidad de reflexión abstracta (conceptualización), aunque esto dependerá de la edad del niño, del tiempo que permanece separado de la familia o la madre, de los cuidados anteriores…

– Carencias afectivas:

Por carencias afectivas se alude a las deficiencias que se plantean en el seno de la familia tanto por abuso de la autoridad de los padres como por comportamientos indulgentes de éstos.


Las experiencias de desafecto y rechazo son las vivencias más profundas y las que mayor huella dejan. Están relacionadas con el hecho fundamental de sentirse no querido. En relación con esto, podemos afirmar que si existen niños que odian es porque existen niños a los que nadie quiere, que carecen de seguridad y cariño y cuyas experiencias de malos tratos (físicos y verbales) determinarán sus relaciones futuras. Cuanto mayor es el nivel de conflicto familiar y más bajo el clima de afecto de los padres, mayor es el riesgo que tienen los niños de imitar la conducta dominante, hostil y agresiva de estos. En estas familias es muy frecuente la utilización del castigo físico como medio de ejercicio de la disciplina. Dicho castigo ejercido además de forma sistemática y desproporcionada, deja profundas y duraderas huellas así como un autoimagen negativa (son odiosos, feos, antipáticos, estúpidos, malos e indeseables… ), una actitud de rechazo hacia los demás, incapacidad para saber agradar y ganar amigos y una mayor necesidad de ser aceptados y queridos.
 
– Comunicación defensiva y descalificadora:

La comunicación entre padres e hijos además de ser escasa, se caracteriza por: Sus mensajes controladores, evaluadores, de superioridad, de indiferencia ante los sentimientos del otro por sus juicios subjetivos y por una constante tendencia a impresionar al otro. Esta descalificación sistemática se acompaña de comunicaciones no verbales, de determinadas formas de recibir, de acoger, de acercarse o apartarse, que provocan a corto plazo una desconfianza que atenta contra la necesidad de seguridad y estima que necesita no sólo el menor sino todas las personas. La ausencia de comunicación conduce además a una ausencia de supervisión referida a: El control de la disciplina, la organización del tiempo, actividades, relaciones, cuidados médicos e higiénicos, etc. y genera un desconocimiento de las motivaciones que llevan al niño a actuar de una forma determinada.
También los enfrentamientos entre los padres, las discusiones, los abandonos del hogar, las carencias afectivas entre ellos es lo que proporciona un ambiente de tensión.

– Ineficacia en los modelos paternos de identificación:
   
La familia cumple un importante papel en la satisfacción de la necesidad de afecto de sus hijos. En la medida en que la familia desarrolla relaciones cálidas y afectivas, tiene mayores posibilidades de ser una fuente significativa de influencia a través de la identificación con los modelos paternos. Es importante demostrar cariño, prestar atención.


Una familia que permite a sus miembros comunicar y expresar con libertad sus sentimientos, con gestos y palabras, es una familia integrada, que posibilita el desarrollo de sus miembros.
La falta de un modelo coherente en la conducta de los padres es una de las causas importantes de la conducta problemática de los hijos. La desorganización afecta tanto a los elementos físicos y materiales como a las pautas educativas, normas de conducta, modelos de identificación, sistemas de refuerzos y valores. Los modelos parenterales (caracterizados por: Mayores niveles de conducta antisocial, relaciones de pareja conflictivas e inestables, juicios morales muy elementales, relaciones comunicativas defensivas, etc.) dan lugar a una serie de pautas educativas inconsistentes y contradictorias en las que destacan los desacuerdos y tensiones interparenterales. Esto último origina un círculo coercitivo del que es difícil salir, ya que se da una constante aplicación de refuerzos no contingentes con las conductas que se quieren modificar en los hijos lo que provoca que estas sean más resistentes a dicho cambio. 

Los padres superprotectores y permisivos actúan tan negativamente como los que exhiben una autoridad rígida ya que esta seria una forma de eludir la responsabilidad educativa.
Los distintos sistemas educativos conforman personalidades distintas y formas diferentes de vivir y de enfrentarse con el mundo externo. El papel de los padres es de suma importancia para todo el desarrollo de los niños.

– Métodos educativos:

 * Método autoritario: Las personas autoritaria intentan conseguir sus objetivos imponiendo sus criterios mediante presiones. La obediencia, la disciplina y el orden rigen, las relaciones familiares. El niño educado autoritariamente será muy dependiente, ya que se le ha acostumbrad a ver todas sus dificultades aparentemente resueltas, mediante la censura de toda iniciativa particular. Al mismo tiempo, sus deseos han sido sopesadas de acuerdo con el modelo paterno, sin tenerle en cuenta como persona capaz de pensar y de desear, suelen provocar en sus hijos ansiedad llegando a desarrollar una personalidad inmadura, inestabilidad y deseos de llamar la atención. Convertido en adolescente un niño semejante tiene dos posibilidades.

* Método permisivo: Al contrario que el primero, procura evitar todo tipo de presión. Deja al niño con total libertad para que sea el quien decida sus cosas con espíritu critico. No existen modelos paternos ni normas, y el niño debe probar y aprender de sus éxitos y de sus fracasos, fruto de las decisiones que toma según su propio criterio. Este niño crecerá, y llegara a la adolescencia, sin ningún modelo de identificación, carente de unas normas mínimas e interiorizadas para enfrentarse al mundo que lo rodea. Los hijos suelen ser poco tolerantes a la frustración, reaccionando con agresividad. El niño que vive en este ambiente se muestra indisciplinado, incapaz de resistirse al menor deseo, incapaz de renunciar a intereses momentáneos. 

* Método democrático: Este tipo de educación pretende encontrar el término medio entre los dos anteriormente citados. El niño recibe la libertad que necesita en las distintas fases de su desarrollo y, por otra parte, no se le niega la necesaria seguridad proveniente del apoyo, aunque ello pueda implicar a veces ciertas limitaciones. Este método renuncia a toda violencia tanto física como psíquica (al contrario de la educación autoritaria), rigiéndose por las tres necesidades básicas del niño: Seguridad, amor y aceptación. Finalmente, trata de comprender las necesidades individuales. El niño que ha recibido esta educación tendrá, al acceder a la adolescencia, los conflictos propios de la edad, los cuales le crearan las mismas dudas y temores que a los demás, pero, al mismo tiempo, poseerá en su interior la confianza y la seguridad de que no está solo y podrá buscar en los demás el apoyo que necesita.

– Volumen familiar:

La mayoría de los estudios realizados ponen de manifiesto que las familias de niños infractores son más numerosas que las de niños normales. De todos modos esto ocurre en clases marginales, no así en las demás clases sociales. El tamaño de la familia es una variable que puede estar ejerciendo alguna influencia sobre las relaciones familiares de los desadaptados y sobre cada uno de sus miembros. Esto no quiere decir que el tamaño de la familia sea una variable que incida directamente en el comportamiento del desadaptado. Existe una relación inversa entre estatus social y índice de natalidad: Conforme desciende el nivel socioeconómico de la familia aumenta el número de sus miembros.

– Estructura familiar:

Para que la familia pueda cumplir con su tarea de posibilitar la individuación de sus miembros y proveerles de un sentido de pertenencia, debe poseer una estructura (o sea una organización jerarquizada)que permita que los distintos subsistemas que la componen (marital, parental y fraterno), puedan a través de sus fronteras, mantener una individualidad de funcionamiento y una permeabilidad comunicativa adecuada.


EL ENTORNO AMBIENTAL, SU INFLUENCIA EN LA SOCIALIZACIÓN

El concepto de entorno ambiental hace referencia al barrio. «De la calle se recibe el ochenta por ciento de los estímulos y vivencia que socializan al niño» (RIOS MARTÍN, 1993, p. 62). Las condiciones del barrio y de la vivienda influyen en el desarrollo del individuo y sus relaciones familiares y sociales. Podemos considerar que es un espacio educativo de primer orden que pronto supera a la familia y a la escuela como instancia socializadora; la calle y el barrio también forman al niño. Existen ambientes que favorecen la adquisición de actitudes y conductas asociales. Los barrios donde están presentes el robo, la embriaguez, la droga, la mendicidad, la prostitución y la pobreza son ejemplos de formas de vida que, además de influir fuertemente en el desarrollo de la vida del niño, constituyen un ambiente favorable para el desarrollo de ideas y caracteres asociales.

Por otra parte, debemos reflexionar sobre el hecho de que es posible afirmar que buena parte de las conductas desadaptadas tienen su origen en estructuras urbanísticas determinadas como son los barrios asociales en proceso de asentamiento y los barrios con degradación urbanística, que dividen a la ciudad en dos sectores claramente diferenciados. Por una parte tenemos el sector visible, la parte de la ciudad que conocemos; en ella viven los ciudadanos considerados normales, ofrece cierta seguridad y comodidad para un desarrollo equilibrado y normalizado. Por otro lado encontramos el sector oculto; un ámbito desconocido de la ciudad sobre el que pasamos sin mirar apenas a su alrededor. Es una ciudad ignorada que guarda una profunda degradación del espacio físico y de la calidad de vida en la que habitan gran cantidad de personas de clase social baja y pobre (VALVERDE, 1993, pp.198-211).

En otro texto, VALVERDE MOLINA (1980, p. 337) señala como factores del entorno físico: La evolución demográfica y la vivienda. Mientras, SÁNCHEZ PALOMINO y VILLEGAS LIROLA (1997, p. 163) diferencia entre entorno próximo (escasez de contacto con otras personas que no forman parte de la unidad familiar) y entorno comunitario (deficiencia de servicios).

Podemos decir que la influencia del entorno ambiental en el proceso de socialización se lleva a cabo mediante dos instancias: El barrio y la vivienda. 


Curso a distancia toda España: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO Y CONFLICTO SOCIAL

Duración: 100 horas. 

Ofertas y Descuentos

 

Imagen

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR-A EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL

Duración: 200 horas. 

Ofertas y descuentos

 

Ofertas y Descuentos http://animacion.synthasite.com
 

DESTINATARIOS:  

Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC o TSIS, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil, Tecnico en Jardin de Infancia, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, Enfermeria, Auxiliar de Clinica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros civicos, dirigentes de asociaciones…
 
Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES/AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: APRENDER A ENSEÑAR. FORMACION DE FORMADORES
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: TECNICO EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR. INTERVENCION CON FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL -EDUCADOR CON INMIGRANTES-
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR ESPECIALISTA EN DINAMICA DE GRUPOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR HOSPITALARIO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR DE LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR EN MEDIO ABIERTO – EDUCADOR DE CALLE –
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica
 
 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE


 http://www.youtube.com/animacionservicios

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.

© 2008. ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Inadaptacion social. Menores en riesgo y conflicto social

TIPOS DE DEFINICIONES DE INADAPTACIÓN

Siguiendo a AYERBE ECHEBERIA (1991) señalamos, a la luz de estas informaciones, varios tipos de definiciones con respecto al término inadaptación.

Definiciones centradas en la deficiencia:

Según esta vertiente, inadaptada sería aquella persona con algún déficit de salud, inteligencia o trastorno de afectividad, carácter o comportamiento, que le priva de insertase sin ayuda en el medio en que ha de vivir (RECIO, 1979).

«Inadaptado es el niño o el adolescente que, por la insuficiencia de sus aptitudes o por los desajustes de su conducta, se encuentra en dificultad o en prolongado conflicto con las circunstancias propias de su edad o de su ambiente» (J. L. Lang, 1962).

SÁNCHEZ MANZANO (1993, p. 270) compara el término inadaptación con el de anormalidad y señala que este se refiere «al individuo o grupo de sujetos que se desvían de la norma».

Partiendo de la misma perspectiva, AJURIAGUERRA (1980) intenta delimitar el estudio de la inadaptación social a tres tipos diferentes: Las personalidades subnormales o inhabituales, los psicópatas y la personalidad antisocial.
Definiciones centradas en la especificidad humana:

   
«La patología de la personalidad parece tener alguna relación con el proceso de adaptación constructiva… es decir, la realización de sí mismo en el mundo. El hombre que fracasa en la realización de sus proyectos o que no tiene éxito en crear las condiciones que responden a la concepción que se hace de sí mismo puede, por ello, perder el contacto y la interacción normal con el medio» (J. Nuttin, 1980).

Se consideran a las personas con capacidad de realizar proyectos, por tanto se pueden producir dos formas básicas de inadaptación:

– Inadaptación psíquica para pasar de la fase de proyecto a la fase de realización.
– Imposibilidad de elaborar nuevos proyectos.
   
Este tipo de definiciones pueden dar lugar a modelos de intervención de prevalencia médica y dirección únicamente interpersonal, dejando de lado aspectos ecológicos de corrección de las injusticias sociales de protección de los servicios sociales de base, etc.

Definiciones centradas en la primacía del medio:

«Se trata de un niño cuyas aptitudes y eficiencia resultan suficientes, y de carácter normal, pero que está inmerso en un medio que no corresponde a sus necesidades corporales, afectivas, intelectuales o espirituales» (R. Lafon, 1979).

Esta perspectiva se puede enlazar con la noción de marginación ya que la misma puede entenderse como una falta de participación respecto a unos objetos sociales o unos derechos individuales. Tres son los elementos desde los que es posible hablar de marginación:

– Participación o ejercicio del conjunto de papeles que se le atribuye a un individuo o grupo en función de su pertenencia a cierto número de categorías socioculturalmente relevantes (edad, sexo, estado civil, ocupación…)
– Esquema normativo o conjunto de valores y normas que definen las áreas legítimas, esperadas o toleradas de participación.
– Los recursos objetivos, los elementos materiales o inmateriales necesarios para que la participación sea efectiva y ausencia de trabas que impiden el acceso al uso de los mismos recursos (Escamez, 1985).

Otra definición es la de M. De Maistre (1984): «Un inadaptado aparece en principio, como un individuo que no responde a las exigencias que la sociedad le plantea. Lejos de considerar nuestra sociedad como perfecta, diremos que la inadaptación a que nos referimos impide al individuo integrarse en la sociedad de modo que pueda ser reconocido como valioso y desempeñar un papel en la evolución. Para transformar la sociedad hay que integrarse previamente en ella, por imperfecta que sea». Según esta perspectiva, toda inadaptación procede de causas fundamentalmente sociales. Considera a la sociedad como punto de referencia fundamental para todas los individuos. Un inadaptado sería en principio, la persona que no responde a las exigencias que la sociedad le plantea. Su inadaptación le impide integrarse en la sociedad de forma que, ni se le reconoce como valioso, ni desempeña un papel en su evolución.

Definiciones centradas en la interacción sujeto-medio:

En estas definiciones prima la relación que se establece entre el sujeto y el medio y se considera que el sujeto y el grupo social interpretan la situación y le «asignan» un significado.

«Existe inadaptación cuando las exigencias individuales de los individuos que varían mucho según las épocas y que dependen en gran parte del nivel general de la colectividad, no son satisfechas» (M. Lobrot, 1972).

En relación con esta idea, la inadaptación surge cuando el nivel de exigencias individuales es muy alto (las aspiraciones y necesidades del individuo sobrepasan las posibilidades «normales» o sus propias capacidades); y se manifiesta cuando la sociedad no se adapta a las exigencias del individuo ya sea porque el nivel de exigencias de este sea demasiado elevado, porque la sociedad adopta una actitud hostil o agresiva hacia él o no dispone de los medios para satisfacer sus exigencias.

HACIA UNA NOCIÓN DE INADAPTACIÓN

Es preciso previamente reflexionar sobre las definiciones expuestas hasta el momento, en cuanto a que nos dan una noción de inadaptación errónea o mal definida. Una sobrevaloración de los condicionamientos biológicos o personales minusvalora a la persona. Toda desviación ha de ser diagnosticada y tratada teniendo en cuenta tanto a la persona como al entorno social. Es necesario hacer hincapié sobre los problemas sociales que condicionan los problemas familiares y personales que motivan las conductas agresivas, etc. Los conceptos de adaptación e inadaptación no implican un nexo que una al sujeto con su medio, tampoco con un handicap, perturbación o desequilibrio (Lang, 1974 y Perron, 1973).

Podemos decir, a la luz de las anteriores definiciones, que la inadaptación supone apartarse de las normas del grupo y de las estructuras de la sociedad en la cual se vive por distintas razones.

Pero, ¿Por qué los individuos se apartan de las normas del grupo?.

GONZÁLEZ (1996, p. 21) analiza las causas de la desadaptación y del enfrentamiento del individuo con la sociedad y expone la perspectiva de varios autores a lo largo de la historia. Señala que a la hora de comprender el desarrollo de conductas disociales, desviadas o conflictivas, casi todos los autores señalan o hacen referencia a la no aceptación, «entendiendo que cuando el individuo se siente rechazado experimenta un estado de angustia como reacción a tales situaciones y se siente desamparado».

MARTÍNEZ ROIG y PAUL OCHOTORENA nos ofrecen una posible respuesta, con respecto a los menores:

«La inadaptación social del menor se produce cuando determinados valores que se desean (éxito, posición social, nivel de consumo, etc, y hasta bienes elementales para la supervivencia) no se pueden alcanzar de un modo legítimo con los medios y recursos de que dispone el menor» (1993, p. 27).

Las consecuencias de estas situaciones según MARTÍNEZ SÁNCHEZ (1991, p. 121) son la circularidad, y como consecuencia la incontrolabilidad del medio y el «desamparo aprendido». Todo ello produce una serie de déficits tanto en el ámbito cognitivo como en el actitudinal y motivacional (autoconcepto, autoestima y autorrespeto). A su vez, señala como características básicas de los niños inadaptados la inmadurez y la inseguridad.

Estas consecuencias también suelen comprobarse fácilmente en la escuela, ya que estos alumnos aunque pueden poseer una inteligencia normal están afectados por un desajuste personal que en muchos casos provoca conductas agresivas, incapacidad para estrechar lazos afectivos, inseguridad, conflictos familiares y choques con el entorno, fracaso escolar, etc.

GARRIDO GENOVÉS (1990) señala como características los trastornos de conducta (formas abusivas de relación como echar la culpa a otros y fantochear), hiperactividad y déficit de atención, deficiencias en el aprendizaje, en la lectura y en el rendimiento escolar, pobres habilidades de relación interpersonal y pobres habilidades cognitivas de solución de problemas interpersonales.

A estas características del sujeto hay que añadirle las propias de su familia: Una mala relación marital de sus padres, abusos de alcohol y conductas delictivas por parte de cualquiera de sus progenitores, ausencia del padre del hogar, prácticas de crianza basadas en el castigo y la inconsistencia, pobre supervisión del niño, familia numerosa y status social bajo.

AYERBE ECHEBERRÍA (1996a) señala que el hecho de que una persona sea considerada como normal o inadaptada depende de múltiples factores como los de:

– Contexto social. En una minoría marginal hay comportamientos que no se consideran inadaptados mientras que en otros grupos sociales sí que se considerarían como, por ejemplo, el absentismo escolar gitano.
-Base social que define el comportamiento inadaptado.
– Quién manifiesta el comportamiento. Influyen mucho las características personales del individuo.
– Cuáles son las consecuencias de dicho comportamiento y situación. Si conduce a un delito.
– A quién/qué afectan las acciones. La actitud social suele ser más benevolente hacia aquellas cuyo comportamiento no afecte a un estrato social alto.
– Quién se encarga de evaluar el comportamiento. Se juzga con más benevolencia a sujetos pertenecientes a nuestro grupo social, por ello es importante el grupo social de pertenencia del evaluador.
– Cuál es la distancia entre el contexto social de ambos y qué marco de referencia ha creado el propio sujeto.

Según este autor, para entender bien el concepto de inadaptación es necesario considerar, el menos, la mayoría de los aspectos que se citan a continuación:

– La permanencia o duración prolongada de unas relaciones defectuosas o inadecuadas o el riesgo de que se llegue a una situación de permanente insatisfacción o conflicto.
– Una inadecuada vivencia y/o utilización de los elementos subjetivos y del mundo circundante.
– Inadecuación y desequilibrio entre el concepto que tiene una de sí misma y la experiencia de su desenvolvimiento social.
– Consideración de la situación que vive la persona, tanto en aspectos objetivables (social, legal..) como en su dimensión subjetiva: Hechos, situaciones, procesos, experiencias intervinientes en el sujeta. A la larga, la inadaptación produce efectos psicológicos: Falta de recursos, cauces de comunicación inadecuados, percepción adecuada de sí misma y/o de la realidad, etc.
– Interacción entre vivencia personal de falta de valía y percepción social despreciativa y consecuente imposibilidad desempeño de un papel valioso.
– Falta de participación activa y constructiva, como sujeta social y portador de proyectos en el grupo social.
– Dificultades para vivir en sociedad. Incapacidad duradera y seria de vivir adecuadamente, sintiéndose desgraciada en la realidad física, económica, cultural reconociendo (y quizás luchando por superar sus limitaciones).
– Pertenencia y participación en un grupo que tenga finalidades alejadas de los patrones intelectuales, afectivos, relacionales o comportamentales, sin que posea alternativas constructivas en relación a la sociedad o a sí mismo.
– Ausencia de elementos materiales o inmateriales necesarios para que sea posible una participación social aceptable: Marginación económica, social, cultural, escolar, laboral (AYERBE ECHEBERRIA, 1991a, p. 44).



MODELOS DE INTERVENCIÓN CON INADAPTADOS SOCIALES

En este apartado trataremos el estudio de los modelos de intervención social presentes en la actuación con inadaptados sociales: Modelo represivo, médico y pedagógico, entre otros. Los modelos sociales, en general, han tenido una fuerte impregnación de diversas disciplinas que tratan desde sus planteamientos el fenómeno de la inadaptación.

Antes de comenzar su descripción y siguiendo a AYERBE ECHEBERRÍA (1991b, p. 48); es preciso considerar:

– El eje histórico: Desde el modelo represivo al modelo de reintegración ha existido una secuencia histórica. Ello no determina que un modelo que ha tenido preeminencia en una época pasada se haya extinguido en la época actual.
– El eje profesional: Dependiendo del modelo podemos observar los apartados profesionales que intervienen predominantemente. Por ejemplo, en el modelo represivo, los profesionales del derecho tienen predominio frente a otros.

Un modelo pedagógico de intervención ha de tener en cuenta primero, la inclusión de otras aportaciones como las de la criminológica, aportaciones médicas, comunitarias, etc. y en segundo lugar, que los modelos anteriores (históricos) se centran en los sujetos en conflicto social, sin tener en cuenta a los sujetos en peligro (maltrato, abandono… ). Además, dicho modelo debe integrar aspectos de prevención y tratamiento.

Teniendo en cuenta estas ideas vamos a continuación a realizar un rastreo sobre los modelos que se han utilizado por el estudio de la inadaptación social.

Para llevar a cabo una intervención socio-educativa en el ámbito de la inadaptación social, se diseñan modelos que según BELDA (1991) tienen una doble finalidad:

– Facilitar situaciones que ayuden a estructurar la personalidad del individuo, potenciando su autonomía e incrementando el nivel de competencias que pueda desarrollar en la sociedad.
– Corregir y/o mejorar las condiciones respecto a su entorno social.

Podemos constatar, según VEGA (1991, p. 38) diferentes etapas que han configurado distintos modelos de intervención:

– Etapa Represiva: El individuo que no se adapta a las normas o costumbres es encerrado. Aquí se situaría el modelo represivo.
– Etapa de beneficencia: Surge la necesidad de ayuda más que de castigo. Primero personas voluntarias asumen esta tarea después lo hacen las instituciones. Aquí se situarían los modelos de protección.
– Etapa terapéutica: El avance de las Ciencias de la Educación lleva consigo un mayor conocimiento del inadaptado y, por lo tanto, surgen programas científicos de intervención educativa. Aquí se situarían los modelos educativos.
– Etapa crítica: Se toma conciencia de que no sólo es necesario intervenir solo el individuo inadaptado, sino sobre toda la sociedad. Aquí se situarían los modelos comunitarios.

Una vez analizado los contextos que han configurado los distintos modelos, pasamos a detallar estos, siguiendo a AYERBE ECHEBERRÍA (1991b, 1996a).

Modelo represivo o clásico:

Según este autor se trata de un modelo, esencialmente, autoritario y coercitivo. Los rasgos que lo distinguen históricamente son: vigilancia constante, intensa aplicación de castigos corporales, etc.

En épocas modernas esta forma represiva ha recibido el nombre de tratamiento institucional. Dicho tratamiento institucional ha recibido numerosas críticas. Según AYERBE ECHEBERRÍA (1991b) las más importantes son:

– Constantes en la estructura y funcionamiento interno, es decir, jerarquización, rigidez en al normativa, horarios, programas, defensa contra riesgos y cambios, anonimato del individuo debido a la masificación, inadecuación arquitectónica, psicologicismo individualista olvidando las referencias contextuales, etc.
– Instrumentos de trabajo institucional: Coerción, miedo, celdas de castigo, amenazas, etc. Mecanismos de integración: Persuasión, consejo, chantaje afectivo adoctrinamiento; Mecanismos de control: Uniformización de la vida, etc. Exclusión: Traslados, castigos…
– Problemas de funcionamiento: Almacenamiento de sujetos con diversas inadaptaciones en un mismo centro. Falta de personal especializado. El personal educador posee escasa formación cultural, baja cualificación profesional, escasa retribución económica y a su vez una excesiva rotación del personal. Falta de coordinación entre educadores y otros profesionales.
– Basándose en los supuestos de que el delincuente actúa por propia voluntad, por causas racionales y buscando un beneficio; el castigo penal necesario para defender el contrato social, debe procurar al delincuente un dolor, por medio del castigo, mayor que el placer que obtiene derivado del delito. Fueron los pensadores ilustrados de la escuela clásica los primeros en defender que el castigo debía ser proporcional al daño cometido. Este modelo, por medio de la retribución y del escarmiento, busca devolver el mal causado el inadaptado a la sociedad e intimidar a los demás para que no tengan deseos de infringir las normas.
 

Modelo médico o curativo:

Este modelo se integra dentro de lo que se ha denominado modelo de rehabilitación. Su finalidad es recuperar socialmente (rehabilitar al inadaptado). Este modelo de intervención sitúa el núcleo de la misma en el individuo, sostiene que las «perturbaciones» son inherentes al sujeto.

Garrido GENOVÉS (1987, p 110) describe este modelo de la siguiente manera: Los seguidores de este modelo entienden que el delito es causado por un factor o factores que pueden ser identificados, aislados, tratados o eliminados. De ahí que los delincuentes sean considerados como enfermos necesitados de tratamiento por personas expertas (psicólogos, psiquiatras, etc). El castigo sólo empeora el problema, ya que el delincuente se ve arrastrado a realizar conductas ilegales debido a problemas emocionales. Entendemos que aunque Garrido GENOVÉS se haya basado en la delincuencia para explicar el modelo médico, su análisis del mismo puede aplicarse a la problemática general de la inadaptación.

El modelo médico de la inadaptación considera la conducta inadaptada como «patológica», la cual se clasifica a partir de «síntomas», clasificación que recibe el nombre de diagnóstico. Los procedimientos destinados a cambiar el comportamiento se llaman «terapias» y son administradas a pacientes en centros terapéuticos.

Coincidimos con AYERBE ECHEBERRÍA (1991b), al considerar que el modelo médico produjo adelantos significativos en al intervención humanitaria en comparación con otras intervenciones derivadas de interpretaciones como las de: Posesión diabólica, perversión moral, etc. Sin embargo no tiene suficientemente en cuenta criterios interaccionistas en la fuente de la inadaptación, ese modelo infravalora los aspectos sociales, educativo, familiar, etc.

La consideración de los individuos como perturbados o no perturbados, normales o sanos, implica juicios de valor emitidos en función de variables sociales y culturales y de predisposiciones personales según la instrucción la experiencia personal y la orientación teórica de quien hace juicio.

El modelo médico de intervención con inadaptados sociales ignora el papel de las instituciones y estructuras sociales como posibles fuentes de la inadaptación, centrando el problema exclusivamente en el individuo.

Entre las implicaciones prácticas del modelo médico encontramos la hospitalización de los inadaptados sociales, apartándolos de su ambiente. Este modelo considera indispensable ser un modelo de tratamiento, cuyos apartados más importantes son:

– La estrategia frecuentemente empleada por este modelo es la psicoterapia.
– La categorización según el tipo de inadaptación.
– Con ello se corre el riesgo de ser clasificado definitivamente.

Modelo comunitario:

Esta perspectiva pretende que la inadaptación sea tratada mediante programas comunitarios y reserva el internamiento para casos de peligrosidad para la comunidad. Rechaza un planteamiento exclusivamente médico o clínico, la conducta delictiva no es un problema de terapia médica sino educativa. Cuando la persona ha interiorizado otras alternativas conductuales se facilita su plena reincorporación a la comunidad; el apoyo social es, por tanto, esencial.

Para esta perspectiva es preciso poner el acento en las estrategias preventivas en lugar de ceñirse a la reparación; lo ideal sería evitar que surgiesen actitudes y conductas antisociales o, al menos, evitar que se consoliden como pautas comportamentales del individuo.

Los procesos reeducativos deberán ser llevados a cabo por profesionales especializados que prepararán a aquellas personas que desempeñan un papel importante en el ambiente del individuo para que lo acompañen y ayuden en las actitudes y conductas prosociales.

La escuela de Chicago tuvo un papel importante en al aparición de los programas de tipo comunitario, sus investigadores comprobaron que existía una relación directa entre las condiciones existentes las comunidades locales las ciudades que estudiaron las diferentes tasas de delincuencia y criminalidad.

El modelo comunitario actúa en el ambiente natural del sujeto siguiendo un planteamiento puramente ecológico y enfatizando las relaciones entre personas y ambiente físico y social.

No existe una única propuesta que sea válida para todas las comunidades, sino que deben adaptarse a sus necesidades específicas.

Las acciones y programas comunitarios están estrechamente unidos a la idea de reintegración social. El delincuente es ubicado en la comunidad bajo supervisión; esta ubicación pasa por gran variedad de alternativas al internamiento en centros cerrados. De esta manera se pretende que una parte de la responsabilidad de la reinserción de el joven pase de los organismos dependientes de la administración de justicia (prisiones, centros de reforma cerrada) a los propios núcleos comunitarios primarios (familias, vecinos …) y secundarios (escuelas, servicios comunitarios…) por los hallazgos y aportaciones de otras personas.



APROXIMACIÓN AL CONCEPTO DE MARGINACIÓN SOCIAL

Definir la marginación se hace difícil si nos paramos a reflexionar sobre las circunstancias personales de cada uno, tal vez todos, de una u otra forma, seamos marginados. La marginación es un concepto abstracto que se deriva del concepto de marginado en un contexto social, «personas que están al margen de la sociedad», bien por propia voluntad bien porque son excluidos por diferentes motivos como edad, sexo, raza, cultura, religión… Es la situación de aislamiento y exclusión de un grupo en un sistema social, que no participa ni goza de los privilegios de los demás miembros de una sociedad, constituyendo una situación de inferioridad social y de disminución de los bienes sociales: economía, cultura, educación, trabajo, desarrollo intelectual y psicológico, salud, lengua…

Seria el proceso por el que una sociedad rechaza a unos determinados individuos, desde la simple indiferencia hasta la represión y reclusión. También se da el caso de quienes, por no concordar con los valores y normas de una determinada sociedad, se automarginan.

Marginación social: Atributo de personas o grupos con pautas y valores no coincidentes con las normas imperantes, lo que hace que sean restringidos, perturbados, discriminados y etiquetados como «diferentes» por quienes tienen el poder de definición, rotulación y ejecución. Ejemplos: Grupos étnicos, inmigrantes, indígenas, disidentes políticos, etc. (Pérez Pinzón, Alvaro O. Diccionario de Criminología. Ediciones Librería del Profesional: Colombia, 1988.)

La marginación social es un proceso, no una condición. Por lo tanto sus fronteras cambian, y quién es excluido o incluido puede variar con el tiempo, dependiendo de la educación, las características demográficas, los prejuicios sociales, las practicas empresariales, las políticas públicas…

Se podría definir como marginal con respecto a un grupo a todo individuo que de una u otra forma, por algún motivo, y en algún área, se encuentra situado al margen de la «normalidad» de ese grupo. La situación de marginación social engloba la situación de aquellas personas o grupos sociales al margen de la sociedad por su condición geográfica (inmigrantes), física/psíquica (diminuídos), edad (ancianos), etnia, raza o cultura (gitanos, inmigrantes), de su región, sexo, condición económica…

La marginación social a nivel estructural es el resultado de la existencia de una desigualdad en la distribución de los bienes producidos sean materiales o culturales.

El concepto de marginación exige:

– La referencia de un grupo determinado (el grupo normativo) que tiene una características diferentes al suyo.
– El grupo normativo establece las normas y leyes que rigen la sociedad y establece las pautas de comportamiento que se van a considerar «normales».
– Al grupo normativo son comparados todos los demás y cuya conceptualización de marginados va a depender de la mayor o menor distancia con respecto a las características de este grupo normativo.
– Existencia de una carencia por parte del individuo con respecto al grupo normativo, no solo carencias cuantitativas sino también cualitativas. Por sus características personales o sociales son excluidos de la sociedad.
– La marginación es una situación que se encuentra el individuo por cuestiones individuales, grupales, físicas, sociales.
– El marginado no tiene porque comportarse de una manera desadaptada o inadaptada.
– No tiene porque implicar una conducta especifica.




Curso a distancia toda España: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO Y/O CONFLICTO SOCIAL

Duración: 100 horas. Matricula: ofertas y descuentos

Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación
obtenida.
Matricula abierta todo el año.

 

 

Objetivos:
– Conocer los contenidos más notables sobre la intervención socioeducativa con adolescentes en conflicto o riesgo social y su proceso de progreso a la vida adulta, con el apoyo de los textos y actividades que se proponen a lo largo del Curso.
– Sistematizar los conocimientos adquiridos y ser capaz de explicitar y transmitir adecuadamente las aportaciones, procesos y posibilidades de intervención socioeducativa en este ámbito.
– Conocer estrategias de intervención socioeducativa con adolescentes y jóvenes en riesgo
– Reflexionar sobre el rol, las actitudes y habilidades que cualquier educador o agente social que intervenga con adolescentes y jóvenes en situación de riesgo tiene que alcanzar, así como los distintos tipos y áreas de intervención a tener en cuenta.
– Comprender los factores asociados a riesgo social en adolescentes; conocer los trastornos del comportamiento más frecuentes en adolescentes; y conocer las técnicas de intervención socioeducativa más apropiadas.
– Conocer técnicas de intervención con adolescentes y aplicarlas a diferentes ámbitos.

 

La infancia y la adolescencia en riesgo es un colectivo en aumento debido a las nuevas problemáticas sociales que se combinan con las características personales. Al perfil del menor sujeto a protección, tenemos que añadir a los adolescentes con problemas con la justicia y otras características especificas que se están erigiendo como nuevas problemáticas en este campo: violencia, conflictos integeneracionales, acoso escolar, inicio temprano en el consumo de drogas…

Los profesionales de distintos campos de la intervención social con este colectivo, así como todas las personas que desean dedicarse profesionalmente a esta área de intervención social, necesitan de un espacio de intercambio de experiencias, conocimiento y evaluación del trabajo, para enfrentar los nuevos desafíos que nacen de la aproximación a las nuevas problemáticas que se están revelando en ciertos adolescentes.
Pretendemos con este Curso una aproximación directa y crítica a la realidad y a la práctica de la intervención con adolescentes en el campo de la marginación y la exclusión social. Ejemplos y casos prácticos de esta problemática con pistas para la intervención socioeducativa.
Partiendo de la experiencia educativa con jóvenes en riesgo social y de la situación que viven en ambientes familiares desestructurados o en el mundo deteriorado de la calle, se retrata a los adolescentes y a sus familias multiproblemáticas, con descripciones de la interacción educativa entre los educadores y educandos, ya sea desde un Centro de Acogida para adolescentes o en el trabajo de calle.
Completamos el Curso con referentes para educadores en su praxis cotidiana: fundamentación, metodología y buenas prácticas para incidir sobre este colectivo.



Solicitar mas informacion





Formacion a distancia toda España y Latinoamerica

Ofertas y Descuentos http://animacion.synthasite.com



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion permanente y a distancia de educadores/as y animadores/as socioculturales

DESTINATARIOS:  
Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC o TSIS, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil, Tecnico en Jardin de Infancia, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, Enfermeria, Auxiliar de Clinica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros civicos, dirigentes de asociaciones…
 
Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES/AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: APRENDER A ENSEÑAR. FORMACION DE FORMADORES
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: TECNICO EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR. INTERVENCION CON FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL -EDUCADOR CON INMIGRANTES-
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR ESPECIALISTA EN DINAMICA DE GRUPOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR HOSPITALARIO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR DE LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR EN MEDIO ABIERTO – EDUCADOR DE CALLE –
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.

© 2008. ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Intervencion en marginacion e inadaptacion social

AMBITOS DE ACTUACIÓN
Intervención con la Comunidad: 
Siguiendo las características que plantea el modelo comunitario en otros ámbitos como la salud o la educación, la intervención con la comunidad se plantea incrementar el bienestar social y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos que la componen. trabaja orientado por la Se trabaja con la finalidad de promocionar las competencia de la comunidad para analizar sus problemas y generar recursos para superarlos.
Como una de las finalidades más importantes de la intervención con la comunidad se debe destacar la prevención sobre todo en grupos de riesgo o grupos relevantes con respecto al problema del que se trate. 
Infancia:
Actuaciones que se llevan a cabo con el sector de población que no ha alcanzado la mayoría de edad. El objetivo general de la intervención en este área es el desarrollo de los derechos de los menores de edad, velando por las condiciones que deben potenciar su desarrollo y protegiéndole del impacto de situaciones adversas que lo amenacen como malos tratos, abusos…. Hay que destacar la necesidad de intervenir en el contexto familiar del niño, evaluar los recursos que se instrumentan para cubrir las necesidades de la infancia, aborda situaciones de riesgo o desamparo, evaluando el alcance de la situación. En el caso de que exista un riesgo para los menores se debe valorar la intervención adecuada que puede consistir en alguna de las siguientes alternativas entre otras:
Intervención familiar:
Cuando existe la posibilidad de trabajar con el grupo familiar para superar la situación de desprotección del niño. el trabajo para el desarrollo de habilidades de cuidado y educación de los hijos, la integración de la familia en redes de apoyo social, la mejora de las relaciones personales del grupo familiar, la conexión con otros recursos sociales, programas de habilidades parentales para padres que tienen problemas de competencia para la crianza de sus hijos, escuelas de padres… 
Acogimiento familiar:
Cuando se debe tomar la medida de separación temporal del niño con respecto a la familia, las nuevas orientaciones en este sector están promoviendo que se realicen mediante acogimientos familiares que permitan al sujeto de la intervención mantenerse en un contexto de desarrollo normalizado. Habra que evaluar las familias acogedoras, como en la disposición del niño, el seguimiento del acoplamiento que debe producirse entre ambos. asesorar a las familias sobre las posibles incidencias que vayan ocurriendo en este proceso de adaptación.
Adopciones:
Cuando la adopción es posible se realiza una evaluación de la idoneidad de los adoptantes que permita el ajuste óptimo con el niño. 
Acogimiento residencial:
Evaluación de los niños que ingresan en residencias, el seguimiento de su desarrollo en el periodo de estancia, la intervención en problemas de desarrollo que puedan plantear, intervenciones con los niños.
Otro de los ámbitos importantes de este sector es el de los menores de edad que presentan conductas infractoras. Donde se asesora al juez para tomar decisiones en el ámbito de los juzgados de menores. 
Tercera Edad:
Como sector de población definido como las personas mayores de 65 años, enfoque en el que la vejez era caracterizada fundamentalmente por un declive y deterioro generalizado, ha ido cambiando hacia una visión de esta etapa de la vida como un reto adaptativo que cada persona supera de forma diferente en función de un conjunto de factore.
El fomento de la independencia y autonomía del individuo, de su participación en la vida social, la solución independiente de sus problemas, y la permanencia de las personas mayores en su domicilio y entorno habitual son las distintas recomendaciones que se le proponen. 
La evaluación psicológica en esta edad exige una adaptación de las técnicas que son utilizadas en otros ámbitos, así como el desarrollo de instrumentos específicos (actividades de la vida cotidiana, salud percibida, etc.). Las intervenciones individuales y grupales están dando lugar a programas de habilidades cognitivas y sociales, de dinamización de la actividad y el ocio, de la participación social, etc.
Un objetivo específico muy importante lo constituye en la actualidad la intervención de apoyo a cuidadores de enfermos.
Deficiencias, discapacidades y minusvalías:
Se compone de muy diversas problemáticas en las que el denominador común es la discapacidad del sujeto y su repercusión social en cuanto a la igualdad de oportunidades y la integración social. Se ha buscado la integración al entorno familiar, social y laboral, desarrollando al máximo las capacidades del sujeto, diseñando y ejecutando programas que fomentan la aceptación, sensibilidad, flexibilidad y relación de ayuda de la sociedad con respecto a todo tipo de discapacidades.
Se interviene realizando orientaciones y tratamientos para la superación de los problemas personales asociados a la discapacidad, participando en programas de estimulación temprana, programas de rehabilitación, inserción sociolaboral adaptación óptima entre las capacidades y habilidades de cada persona, apoyo de los familiares de personas con discapacidad, programas de cambio de actitudes de la persona no discapacitada, programas que pretenden posibilitar la integración en los distintos niveles laboral, escolar, comunitario, etc., de la persona con algún tipo de discapacidad.
Mujer:
Las políticas de acción social en favor de la igualdad de oportunidades de las mujeres surgen y se desarrollan en España a partir de la década de los ochenta para conseguir el derecho a la igualdad Dentro de este contexto, comienzan a surgir en el ámbito de la intervención social programas específicos de atención como promoción de la mujer y la prevención de la desigualdad como criterios básicos de intervención, centros de Información y Asesoramiento a la Mujer destinados a ofrecer a las mujeres información sobre sus derechos legales y los recursos disponibles para hacer efectiva la igualdad de oportunidades, prestar asesoramiento especializado ante problemáticas específicas que afectan a la mujer (malos tratos, agresiones sexuales, aborto, etc.), Programas de Apoyo a la Inserción Laboral de Mujeres Desempleadas, Casas de Acogida para mujeres con problemas de malos tratos.
Juventud y adolescencia:
Desde hace tiempo las políticas sociales vienen reparando en la importancia de un sector de población como la juventud que en la actualidad está sujeto a importantes cambios con respecto a su rol social. La transición que en el pasado se venía realizando sin solución de continuidad entre la educación y el mundo laboral, en la actualidad se está alargando de tal manera que este periodo evolutivo cobra una nueva importancia. La integración familiar, escolar, la citada transición e incorporación al mundo laboral, el acceso a la información y a los recursos, la intervención sobre problemas cuya mayor incidencia se encuentra en estas edades (riesgo de drogodependencias, hábitos saludables, educación sexual, etc.) son algunos de los objetivos esenciales en este sector. También actividades preventivas se están centrando para este sector en los temas de delincuencia, adicciones, fracaso académico, sexualidad, etc. En todas ellas el diseño de dispositivos de información cercanos y de fácil acceso, junto a campañas de divulgación, suponen contextos laborales relevantes para los psicólogos.
Minorías sociales e inmigrantes:
En los últimos años se han producido importantes cambios demográficos, en las estructuras familiares y del mercado de trabajo, conflictos bélicos, etc., que han agravado aún más el problema de exclusión social que algunos colectivos tradicionalmente ya venían padeciendo (como es el caso de las minorías gitanas).
Actuación para la integración de estos colectivos en la sociedad y en la satisfacción de las necesidades básicas, actuaciones en otros programas como los del sistema educativo, sanitario, de la vivienda, el trabajo… adquisición por parte de estos colectivos de las habilidades personales precisas que garanticen una mayor integración en su entorno, programas que favorezcan cambios de actitud en la sociedad con respecto a la estigmatización y prejuicio que dificultan la integración e inserción de estas minorías sociales, mediante un incremento de la sensibilización y la tolerancia social.
Reclusos:
Es necesario la inserción de las personas privadas de libertad y paliar las quiebras producidas en éstos y sus familias por su ingreso en prisión. Existe un gran deterioro familiar o carencia de familia que afecta a los internos. Por esto hay que hacer un gran trabajo de revalorización de la familia con ellos y sus familias. Informar, asesorar y orientar sobre derechos y recursos sociales existentes. Atender las necesidades más básicas de una parte de la población, que no las puede satisfacer por sí misma. Favorecer la integración comunitaria propiciando la convivencia de personas en circunstancias especiales y potenciar la creación de recursos alternativos al aislamiento. Potenciar la vida de la comunidad, propiciando participación. Desarrollo de la intervención social, apoyo para la prevención de sus conflictos y su inserción personal en medio social.
Toxicomanías:
Se entiende por integración social el grado de autonomía personal y participación social del individuo en su entorno como sujeto de derechos y deberes. La inserción social del drogodependiente exige por un lado, una intervención integral que incida en los distintos planos de la persona: individual, relacional, familiar, educativo, sanitario, laboral… y por otro, una actuación en el entorno social que le excluyó y que tiene la responsabilidad de articular los medios necesarios para facilitarle el acceso.
En la actualidad el consenso mayoritario a la hora de aceptar un requerimiento es en el objetivo fundamental del tratamiento de las toxicomanías ha de ser el mejorar la salud, en sentido global y no meramente sanitario, y la calidad de vida de los afectados. Informar, valorar y orientar a toda la población en cuanto a los derechos y recursos sociales existentes, prestar servicios o programas de convivencia, desarrollar programas de intervención. realizar programas de sensibilización. gestionar la tramitación de las prestaciones, elaborar información.
Apoyo personal y social encaminado a la normalización de las personas que participan en el programa: terapia personal, familiar y de grupo, educación para la salud, prevención de recaídas. apoyo social y judicial.
El acceso a un empleo digno, permite no sólo la independencia económica del toxicómano, sino el reconocimiento por parte del entorno de la capacidad de éste para colaborar activa y responsablemente en el desarrollo social. Dadas sus connotaciones y las dificultades actuales existentes, ésta debe de ser un área de actuación prioritaria, máxime si se tiene en cuenta que el drogodependiente se encuentra en dificultades añadidas en comparación con la población general para acceder al mundo del trabajo: Diseño de itinerarios individualizados de búsqueda de empleo, orientación información sobre recursos, elaboración de instrumentos: currículo, carta de presentación, lograr la cualificación básica y ocupacional, posibilitar la integración laboral, establecer itinerarios personales de inserción socio- laboral.



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com

 

 
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.

INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS

LOS PROCESOS DE «PERSONALIZACIÓN» E «INSTITUCIONALIZACIÓN» DEL CONFLICTO

Siguiendo a VALVERDE MOLINA (1993, pp. 130-132) podemos asegurar que en un principio, el conflicto no se plantea en el contexto individual sino grupal, y se basa exclusivamente en la dinámica social. El individuo que nace y se socializa en un entorno social desfavorecido puede llegar a desarrollar un comportamiento inadaptado con respecto de las normas y leyes. De ahí que se haya mantenido la opinión de que la situación de inadaptación es previa al propio individuo, el cual se verá envuelto en ella como una situación de normalidad. Por tanto, el comportamiento desadaptado, en su primera etapa, no tiene por qué suponer ningún tipo de alteración en la personalidad. Es decir, se trata de una conducta normal y adaptada en un contexto anormal e inadaptado en relación con las propias demandas sociales.


 
Pero esa conducta desadaptada provoca, inevitablemente, la intervención de las instituciones de control social, tendentes a conseguir un control externo del comportamiento cuando el proceso de socialización no garantiza el control interno; esa intervención sólo se centra en el individuo concreto, no en su entorno. Así se va produciendo una progresiva personalización del conflicto, de manera que el individuo al sentir sobre sí mismo la presión marginadora de las instituciones de control social va considerándose a sí mismo como un inadaptado y tenderá a alejarse progresivamente de las normas convencionales de conducta, desarrollando unas pautas comportamentales acordes con la dinámica conflictiva en que se ve envuelto. Además, la veda relacional del joven se ve dificultada por un entorno social que no responde a sus necesidades y no le permite desarrollar sus capacidades. Todo ello hace que se desarrolle en él una percepción negativa de la sociedad y de sí mismo que le llevará a un profundo sentimiento de frustración y desvalorización personal.
 
La formalización del inadaptado como delincuente, dando respuestas jurídicas a problemas que no son jurídicos sino económicos, sociales, escolares, etc. y el progresivo endurecimiento y anormalización de las medidas adoptadas, provocan un distanciamiento y enfrentamiento profundos entre el individuo y el contexto social, llevando una cadena de agresiones mutuas que terminarán por alterar la conducta y la personalidad del individuo.

Los estudiosos han destacado dos características interrelacionadas de la personalidad del menor inadaptado:


– INMADUREZ:


Dentro de la inmadurez podemos destacar:


– Búsqueda de gratificaciones inalcanzables: Lleva a un conflicto con las normas sociales, lo que produce una actitud de oposición, que conduce al menor a que se perciba a sí mismo como víctima y al entorno como agresor. De ahí el escaso sentimiento de culpabilidad y autojustificación del comportamiento, lo que va a provocar con el tiempo el paso de víctima a agresor.

– Vacío de sí mismo: Sería el resultado de las agresiones que ha sufrido por parte de su ambiente. No mantienen vinculaciones con el pasado, a menudo dramático que, aún colaborando en la formación de su personalidad, rara vez es asumido conscientemente. El presente es percibido de manera concreta limitándose al «aquí y ahora». El futuro casi no existe ya que no tienen perspectivas de futuro.
– Comportamiento contradictorio: Fluctuaciones de su conducta y múltiples variaciones por no sacar provecho de la experiencia, cometiendo los mismos errores.
– Búsqueda de prestigio: Debido al entorno en el que viven afirman su identidad de manera agresiva como necesidad de valorarse a sí mismos.
– Adaptación situación: La obligación a responder constantemente a acontecimientos que no controla le lleva a vivir deprisa y sacar el máximo provecho a la situación.

– INSEGURIDAD:


– Inseguridad situacional: La forma en que responde a situaciones de su vida.


– Comportamiento descontrolado:

Aparentemente puede presentar una imagen contradictoria de su personalidad. Su comportamiento parece descontrolado y con continuas oscilaciones según la situación.

Los acontecimientos parecen ir por delante, por lo que se ven obligados a responder en el mismo momento en que se producen.


Manifiestan conductas exageradas, desproporcionadas entre la respuesta y la situación. Cualquier situación irrelevante puede provocar reacción exagerada.


Su comportamiento es difícil de prever. Esta imprevisibilidad no implica incoherencia sino que sería necesario conocer los patrones de interacción que relacionan su respuesta con la situación concreta.


– Desvinculación respecto al entorno:

No se siente integrante del entorno, lo que le lleva a una indiferencia, despreocupándose de su conducta y relacionándose con su entorno de una manera egocéntrica.

– Inseguridad relacional: La forma en que establece sus relaciones interpersonales.

La capacidad alterada para conectar con las situaciones también afecta a las relaciones con las personas de su entorno. Suele tener un sentimiento de soledad aunque busca permanentemente la compañía de otros sólo establece relaciones superficiales debido a:

– Desconfianza por sus numerosos fracasos. Bloquea su necesidad de afecto.

– Indiferencia afectiva. Aparece como frío, duro despreocupado por los demás. Esto seria un mecanismo de defensa ante las frustraciones emocionales.
– Labilidad afectiva: Puede pasar de un estado de ánimo a otro con gran rapidez, reaccionando de una manera ahora y de otra un momento después.

 



 Curso a distancia toda España y Latinoamerica: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS

Duración: 400 horas.
Matricula:  ofertas y descuentos
MATRICULA ABIERTA TODO EL AÑO.

3 DIPLOMAS: DIPLOMA acreditativo, con nº de horas, contenidos y calificacion + Diploma de Animador Especialista en Dinamica de Grupos + Diploma Mediador en marginacion e inadaptacion social.
 

El Curso se compone de 2 modulos: Marginacion e Inadaptacion Social y Dinamica de Grupos.
 
 


Solicitar mas informacion

 
Formacion a distancia toda España y Latinoamerica

Ofertas y Descuentos http://animacion.synthasite.com



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion permanente y a distancia de educadores/as y animadores/as socioculturales

DESTINATARIOS:  
Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC o TSIS, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil, Tecnico en Jardin de Infancia, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, Enfermeria, Auxiliar de Clinica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros civicos, dirigentes de asociaciones…
 
Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES/AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: APRENDER A ENSEÑAR. FORMACION DE FORMADORES
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: TECNICO EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR. INTERVENCION CON FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL -EDUCADOR CON INMIGRANTES-
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR ESPECIALISTA EN DINAMICA DE GRUPOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR HOSPITALARIO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR DE LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR EN MEDIO ABIERTO – EDUCADOR DE CALLE –
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL

 
MARGINACIÓN Y POBREZA

La situación de marginación puede estar asociada a situaciones de pobreza al igual que también la inadaptación pero vamos a centrarnos en la marginación y su relación con la pobreza.

Un breve análisis histórico nos permite observar que durante muchos siglos los pobres fueron ignorados, cediendo a la religión cualquier interés o explicación a propósito de ellos. Como nos recuerda Foucault, los pobres compartieron con los locos el gran encierro del siglo XVII.

El edicto real de 1656 trataba de impedir «La mendicidad y la ociosidad como fuentes de todos los desordenes».

Con la creación del hospital se sustituyen las medidas de exclusión puramente negativas por medidas de encierro, el desocupado no será ya expulsado ni castigado, es sostenido con dinero de la nación a costa de su libertad personal: es la primera intervención estatal. Entre él y la sociedad se establece un sistema implícito de obligaciones: tiene derecho a ser alimentado, pero debe aceptar el constreñimiento físico y moral del internamiento. Este encierro tiene el mismo sentido en toda Europa es un ejemplo de respuesta dada por el Estado del siglo XVII- XVIII a una crisis económica que afecta al mundo occidental, escasez de empleo, descenso de salarios.

Con la Revolución Industrial los pobres abandonan los asilos para incorporarse a un novedoso mercado laboral en el que para trabajar ya no era necesario estar vinculado a la tierra. La marginalidad seguía siendo posible pero reducida numéricamente y desposeída de explicaciones metafísicas, se fue convirtiendo en un fenómeno capaz de despertar el interés de los científicos.

El pensamiento moderno se ha ido, a su vez, dotando de instrumentos frente a la marginalidad social y la conducta inadaptada, uno de estos instrumentos es el llamado trabajo social, que se desarrolla en un modelo de sociedad concreto: El capitalismo, generador de fuertes desequilibrios económicos y desigualdades sociales.

La forma en que las sociedades ricas resuelven sus necesidades de bienestar contribuye a incrementar los desequilibrios ecológicos y de distribución de la riqueza. Después de la Revolución Industrial y apoyándose especialmente en los períodos de expansión y acumulación postbélica, se fue haciendo fuerte en las sociedades del norte-capitalistas, la falsa idea de crecimiento ilimitado y de consumo máximo de recursos desde el «cuanto más, mejor», hasta llegar a un punto en el que tal creencia no sólo se presenta como incuestionable e irrenunciable sino que configura una buena parte del discurso del Deseo de estas sociedades. De espaldas a los límites de la biosfera y a los desequilibrios sociales se ha realizado un doble desplazamiento del discurso del Deseo: De personas a objetos, de bienes y actividades no monetarizadas a bienes y actividades monetarizadas, de este modo se ha ido conformando un modelo pobre en posibilidades y perspectivas e injusto y desigual en su esencia.

 
El discurso del deseo y del bienestar, configurado como fiel siervo de las necesidades del Capital, se torna trampa para las posibilidades de supervivencia de una buena parte del Planeta y para las posibilidades del bienestar (definido previamente por valores culturales) para los que ya tienen asegurada la supervivencia.

Si se consideran las necesidades de supervivencia (alimentación, cobijo, salud) y las necesidades de bienestar (afecto, identidad, proyección personal, conocimiento, poder, ocio, etc.) y lo relacionamos con un número limitado de recursos, podemos observar cómo la forma en que las sociedades del norte resuelven sus necesidades de bienestar, hacen disminuir las posibilidades del sur y de generaciones futuras de resolver sus necesidades de supervivencia. Las necesidades de supervivencia no son negociables, o por lo menos no deberían serlo. Son rígidas en sus mínimos imprescindibles.

Desde una aparente variedad de discursos (entre los que a pesar de las diversas etiquetas, conservadores y progresistas dominan los tonos templados del sistema capitalista), a grandes rasgos se han ido configurando las diferentes formas de abordar la llamada pobreza a través de las políticas sociales, entendidas como aquel conjunto de actividades del Estado que no están orientadas a fines productivos sino remediadores, ocupándose de nivelar desigualdades y ayudando a quienes están comparativamente peor. Toda política social se operativiza, en sentido estricto, desde órganos especializados de la Administración Pública que coordinan, reglamentan y gestionan los recursos, entre ellos, los Servicios Sociales.

La pobreza estructural que ya estaba presente en el mundo (originada por una mala distribución de la riqueza) se le suman otras formas. La marginación hoy se caracteriza por la presencia de niveles más elevados de criminalidad, la desorganización familiar o las perturbaciones afectivas, producto de los ajustes y de la desarticulación generalizada de las nuevas economías incluyendo a los sectores de clase media, jubilados, trabajadores fabriles, que ven cómo sus condiciones de vida elementales se van deteriorando significativamente. Hoy surgen «nuevos perfiles de marginalidad y pobreza», inserción laboral precaria, insuficiencia de ingresos, movilidad descendente y violencia, que asociados a pautas de segregación residencial y educativa, acentúan la desintegración y segmentación social (Katzman 1996: Marginalidad e integración social en Uruguay. Ed. CEPAL, Montevideo).

Ninguna de estas denominaciones intenta adentrarse en el análisis de las causas de la pobreza fundamental para erradicarla. Porque la pobreza existe constituye una realidad que ninguna sociedad ha conseguido eliminar hasta hoy (Comunidad Europea. Pobreza, Documento Informativo, SOC/156. Comité Económico y Social 1988, p.2).

 
 
LA POBREZA:

En todas las épocas se ha indagado en las causas/efectos de la pobreza, buscando argumentos que la justificaran.

Al principio la pobreza no era problema pues se dedicaban a la subsistencia. A medida que el hombre se hace sedentario hay más personas en pobreza.

Durante la Edad Antigua y Media, las justificaciones eran religiosas y/o morales: se consideraba a los pobres dignos de ayuda, caridad, etc.,

Con el inicio del industrialismo y enfoque liberal, se consideró la pobreza como «producto inevitable de la naturaleza (que favorecía a las clases superiores) del desarrollo capitalista y del progreso social, justificándose su existencia y evitando cualquier intervención política a su favor» (D. CASADO).

En nombre y en defensa del progreso, el liberalismo se oponía a nivelar (rentas, ingresos…), por entender que extendería la pobreza a la mayoría de la población. Se defenderá el principio de supervivencia de los más aptos (la pobreza se producía «por la menor capacidad y adaptabilidad laboral de determinados grupos de trabajadores, que serían los responsables de su situación») y se afirmará «que la desigualdad social era necesaria».

A partir del S. XVI, se producen notorias diferencias en los países de tradición católica. Se crean sistemas municipales de atención a indigentes y vagabundos. La lacra del pauperismo (término que definía la situación de extrema pobreza en la cual se encontraban las grandes masas de obreros) comienza a ser una de las preocupaciones fundamentales. Subsiste la concepción de su valor y la exigencia de la limosna como medio eficaz para la vida eterna.

El humanista J. L. Vives es una de las figuras europeas más representativas del llamado movimiento humanístico del Renacimiento. Primer tratadista que enjuicia este problema en términos sociológicos, evidenciando los límites y contradicciones de la histórica concepción de la caridad. Proponían que si la Iglesia no había podido remediar este problema, fuese el «Estado quien destinase a los pobres útiles a trabajar, evitando que estuviesen ociosos y a quienes no pudiesen hacerlo, los enviase a instituciones de recogimiento (hospicios, casas de misericordia, etc)».

Durante los S. XVI al XVIII, este problema se aborda desde distintas ópticas, en un intento de ordenar la caridad. Las vanguardistas soluciones de Vives y las más drásticas de la Ilustración no logran sus objetivos. La iglesia seguirá encargándose de su asistencia hasta que el Estado decida convertirla en una de las funciones de la Administración Pública.

Posteriormente, junto a esta corriente tradicional, aparece una tendencia revisionista. El pobre es visto como símbolo de peligrosidad y subversión social, elemento transmisor de enfermedades y epidemias sobre el que se impone urgente planificación/control. Aparece como calamidad e injusticia social. Se plantea suprimir la mendicidad e iniciar nuevos caminos desde los poderes públicos porque, a sus ojos, la limosna resulta insuficiente e, incluso, perniciosa para la sociedad, y la caridad, viciada en sus inicios, solo sirvió para tranquilizar las conciencias de los ricos.

P. J. Ordóñez, en su «Monumento triunfal de la Piedad Católica» (Madrid, 1673), propone extinguir la mendicidad con Casas de Misericordia. En la línea de Vives, estima lícita su prohibición, siempre que la sociedad y los poderes públicos «les provea del vestido y alimento necesario, conforme su estado», porque «el pobre necesita del socorro ajeno y, lográndolo, cesa el pretexto de mendigar». Tarea, por tanto, que incumbe al gobierno de la República, al Estado.

Su propuesta consiste en aplicar a los vagos la normativa legal y «recoger a los pobres en hospitales con cuartos donde estén separados hombres de mujeres, y se alimenten, vistan y trabajen». Las ventajas de su reforma, serán, según su opinión, las siguientes: «Los niños con educación, los mozos con empleo, los casados con ocupación, los ancianos con asistencia, los débiles con enseñanza, los pasajeros con descanso, los peregrinos con devoción[…]».

B. Ward en su «Obra Pía» aporta para su solución integrarlos en la Sociedad y dotarles de un trabajo, sugiriendo un programa basado en encauzar la caridad, procurar la asistencia de los pobres inútiles, facilitar ocupación a los válidos y desempleados… Posteriormente, en su «Proyecto Económico», adopta una postura más dura y utilitaria donde modifica sus planteamientos. Su fin es desterrar la mendicidad, aliviar a los verdaderos pobres y procurar que los «vagos» se conviertan en seres útiles al Estado.

En los sistemas políticos contemporáneos, la pobreza, se basa en la desigualdad producida por la producción e intercambio de riqueza, servicios y bienes, que la crean y mantienen. Nace de las estructuras sociales e implica que los hombres no tienen las mismas posibilidades a obtener derechos (laborales, políticos…) y beneficiarse de los bienes y servicios existentes.

Pobre es alguien «que escapa a las normas sociales y culturales ordinarias y que nos molesta por ser diferente» (C.E. Pobreza…, Trab. cit.).

En sentido estricto la pobreza supone la carencia de lo necesario para sustentar, mantenerse y vivir, la falta de ingresos para poder adquirir bienes y servicios mínimos indispensables para mantener un nivel de bienestar aceptable en la sociedad.

Definir la pobreza entraña muchas dificultades al no existir un concepto válido para todos los tiempos y lugares. La pobreza referencia al contexto social en que se la define y resulta evolutiva porque se modifica al pasar el tiempo y variar las circunstancias sociales.

Según autores:

«Situación carencial a la que llegan los individuos o grupos al no tener acceso a los bienes, como consecuencia de la desigualdad originada por las relaciones de producción capitalista y que conduce a la marginalidad» (FDEZ-UTRILLA).

«Los individuos, familias o grupos de población se encuentran en la pobreza cuando carecen de los recursos para: obtener el tipo de dieta, participar en actividades y tener las condiciones e instalaciones de vida que son acostumbradas, o al menos, ampliamente aceptadas y defendidas en las ciudades a las que pertenecen. Sus recursos están por debajo de los que disponen los individuos o familias medias y se ven, de hecho, excluidos de los modos, costumbres y actividades normales de la vida» (TOWNSEND).

«La pobreza consiste en la carencia o escasez de bienes esenciales y básicos que configuran el bienestar de una ciudad determinada: cultura, trabajo, ocio, convivencia, vivienda digna, estima, etc. como consecuencia de la desigualdad social y mal reparto de los bienes existentes» (Foessa, 1996).

Es pobre quien:

– No puede ganarse el sustento y no cuenta con remanente para afrontar las situaciones de la vida cotidiana y requiere ayuda de personas o instituciones
– No tiene y sufre por esas carencias.
– «No está en condiciones de satisfacer, de forma adecuada, el conjunto de necesidades, en términos de bienes y servicios que otros, en un determinado período consideran necesarios, y carecen de recursos para vivir con dignidad».
– «Carece de vivienda, trabajo, alimento, atención sanitaria… en fin, de unas condiciones mínimas de vida» (ARNAND Y ARDID).

En general, las definiciones señaladas, se sintetizan, según su especificidad:

– Identifican al pobre como carente de medios económicos, sin sustento ni remanente para cubrir sus necesidades.
– Admitir, además del económico, otros factores (sociales, afectivos, culturales, etc.).

Se pueden distinguir unas:

* Carencias primarias relacionado con la falta de bienes esenciales para el individuo como vivienda, alimento.. Para evaluar, a grandes rasgos, la situación objetiva de pobreza de una persona se debe disponer de renta, que es la suma de:
– La retribución de los factores de producción (capital y trabajo), denominado «distribución primaria» (representa la renta privada bruta).
– Las transferencias del sujeto a las administraciones públicas o privadas, en impuestos directos o indirectos, contribuciones, cotizaciones, etc. ( ahorro socializado)
– Las prestaciones sociales en dinero (pensiones o asignaciones), que es la «distribución secundaria» (representa la distribución del ahorro socializado) .
– Los bienes y servicios colectivos (vivienda, enseñanza, salud, medio ambiente, etc.), que representa la distribución del ahorro socializado.
* Carencias secundarias como acceso a la educación, cultura, ocio…

Desde diferentes perspectivas de análisis:

– Sociológica: «Carencia o falta de bienes […] material o no material» (FAIRCHILD); «algo deseado o muy valioso, una situación comparativamente desfavorable con respecto a otras». Incluye la idea de estrechez.
– Psicológica: «Conjunto de situaciones de abandono, derrota y pasividad que impide aprovechar las oportunidades sociales y crear una seguridad mínima alrededor del individuo, como cierto nivel de propiedad o de ahorro». Reyes Mate, «la raíz del sufrimiento humano por antonomasia, que causa discriminación, desigualdad y conciencia de injusticia».
– Estadística: Se identifica a los pobres a partir de la idea de «media» que remite a las necesidades razonables de la población y a partir de esa media relativa se mide la pobreza. En general, «una situación de ingresos muy bajos, de escaso o nulo consumo de un determinado producto o de falta de servicios mínimos en el hogar» lo que, según HARRINGTON, «impide vivir a unos niveles mínimos de bienestar y seguridad». CH. VALENTINE señala que «la pobreza es un continuum, antes que un punto sobre una escala de valores absolutos».

Pobreza es:

– Manifestación, resultado y efecto de la desigualdad social (permite acumular riqueza y poder en unas minorías a costa del empobrecimiento de amplios sectores sociales), que se expresa en la situación de desventaja de individuos, familias y grupos situados en los puestos más bajos de la escala social.
– Un fenómeno multidimensional resultado de desigualdades de diversa índole: Económica, social, educativa, cultural, de salud, pobreza personal y social cada vez más extendido
– Sinónimo de: Marginación, dependencia, situación socioeconómica desfavorable y de inferioridad; factor de marginación y aislamiento: Los pobres están en el fondo de la escala social y fuera de su estructura: Porque la Sociedad los excluye.
– «Inquietante y angustia, no sólo por la situación y el sufrimiento de quienes la padecen, sino también porque nos interpela y acusa» (D. CASADO).
– Perpetuadora de un panorama desolador: Hacinamiento, carencia de equipamiento doméstico, deterioro en la dinámica de las relaciones familiares, deficiencias educativas que impiden el acceso al mundo laboral para el que se exige cada vez mayor cualificación, etc.
– «Supone un estrato social falto de riqueza» que se denomina «clase pobre», con nivel de vida de subsistencia (HOBSBAWN).
– Tiene su origen en numerosos factores interrelacionados. Se genera en todos los ámbitos de la actividad social: Educación, Sanidad, Economía, Vivienda, Justicia, Trabajo, Cultura, etc.

Perspectivas de la pobreza:

– Perspectiva del ingreso: Una persona es pobre sólo cuando su nivel de ingreso es inferior a la línea de pobreza que se ha definido.
– Perspectiva de las necesidades básicas: La pobreza es la privación de los medios materiales para satisfacer en medida mínimamente aceptable las necesidades humanas, incluidos los alimentos. Este concepto de privación va mucho más allá de la falta de ingreso privado: incluye la necesidad de servicios básicos de salud y educación y otros servicios esenciales que la comunidad tiene que prestar para impedir que la gente caiga en la pobreza. Reconoce además la necesidad de empleo y participación.
– Perspectiva de capacidad: La pobreza representa la ausencia de ciertas capacidades básicas para funcionar, una persona que carece de la oportunidad para lograr algunos niveles mínimamente aceptables de esos funcionamientos. Los funcionamientos pertinentes a este análisis pueden variar de los físicos, como estar bien nutrido, estar vestido y vivir en forma adecuada, evitar la morosidad prevenible, hasta logros sociales más complejos, como participar en la vida de la comunidad.

El fenómeno de la pobreza no solo se define únicamente por la falta de ingresos y recursos económicos, sino que también incluye la noción de vulnerabilidad y factores como la imposibilidad de acceder a una alimentación adecuada, a la educación y a la sanidad, a los recursos naturales y al agua potable, a la tierra, al trabajo y al crédito, a la información y a la participación política, a los servicios y a las infraestructuras.

La falta de acceso a la educación y cultura bloquea el desarrollo del potencial humano. No sólo la economía es un factor de poder, también el dominio de conocimientos, la acumulación de información y saber. Y quien no posee medios de producción ni bienes culturales es víctima de una doble marginación social. La educación y la cultura de calidad pueden ayudar a los pobres a enfrentar por sí solos los difíciles problemas que sufren en el día a día. Adecuados niveles de educación constituyen un indicador esencial de la sustentabilidad social de la población pobre.

La reducción del espacio habitacional a un mínimo, reduce también a un mínimo las posibilidades de movimiento y de vida al interior de la vivienda, limita gravemente las posibilidades de convivencia familiar, impide el crecimiento individual de cada miembro de la familia…

La vivienda constituye un factor esencial en el momento de marcar el límite de la pobreza. La carencia habitacional, implica un desarraigo territorial, la falta de un lugar físico y geográfico donde instalarse para construir identidad personal y ser reconocido por la comunidad

Podemos distinguir entre: pobreza tradicional (precariedad económica, indigencia, miseria), pobreza cultural (analfabetismo, ignorancia), pobreza ecológica (calidad del habitat), pobreza rural/urbana, pobreza absoluta/relativa, pobreza de solemnidad (dependencia de los demás para sobrevivir), pobreza subjetiva (incapacidad de comunicar y entender), pobreza psicológica (abandono, pasividad), pobreza persistente (desarraigo y subsistencia en base a la mendicidad, delincuencia, prostitución), nueva pobreza (falta de aptitudes para responder a los cambios introducidos por las nuevas tecnologías), pobreza «ajena» (los pobres que se intercambian entre lugares)…

Todos los estudios coinciden en señalar que la pobreza consiste:

– En la carencia que sufre una persona/hogar por la falta de bienes y servicios considerados indispensables para cubrir las necesidades vitales: Vivienda y todo lo que comporta el alojamiento, vestimenta, alimentación, protección sanitaria, formación (escolar, profesional, universitaria), etc.
– En el grado de incapacidad para participar en todos los aspectos de la vida (social, cultural, cívica, profesional), así como en la imposibilidad de comunicarse…

– Por explotado: Sustentadores con empleo precario o sumergido, son los más idóneos para percibir los salarios más bajos o mínimos. Además, la percepción de estos ingresos es frecuentemente irregular por ser los más vulnerables a quedarse en paro ante los vaivenes de la coyuntura económica.

– Por excluidos se distinguen dos situaciones:

+ La exclusión por paro, frecuentemente de larga duración o que no percibe subsidio de desempleo. Esta situación origina un descenso de los ingresos, dando ocasión al empobrecimiento colectivo de todos los familiares que conviven en el hogar.
+ La exclusión de la población no propietaria que se convierte en inactiva por una serie de circunstancias (edad, etnia, enfermedad, sexo, color, etc) muchas personas se ven obligadas a depender de un sustentador en vez de «ganarse la vida» por su propia participación en el proceso productivo. Vuelve a ser evidente que el grado de bienestar/malestar al que estas personas excluidas están expuestas dependerá de si el sustentador principal que las protege obtiene una renta por encima o por debajo de la línea aritmética de pobreza.

El concepto de exclusión social fue usado por primera vez en los años sesenta en Francia por el Abate Pierre para describir la situación de marginalidad y pobreza vivida por ciertos grupos sociales dentro de un país desarrollado y próspero.

 – Por estructura social de dominación: Formado por los parados y el resto de los inactivos no-propietarios, el sistema capitalista los necesita para mantener la explotación y la disciplina laboral.

 No toda la marginación conlleva siempre pobreza, por la simple razón de que, como «miembros de», los individuos-marginación dependen del nivel de ingresos del sustentador principal. Sólo en el caso donde el nivel de ingresos del sustentador principal, o de la familia, sea de pobreza, los individuos-marginación sufrirán las consecuencias de la pobreza.

Tampoco se puede decir que toda la pobreza signifique marginación.

Los marginados son personas que están al margen de la sociedad debido a sus condiciones sociales, económicas, sexo, religión, cultura, raza… aun a pesar de la voluntad de estar integrados.

El desarrollo económico no implica necesariamente la reducción de los niveles de desigualdad, pobreza o marginalidad de la sociedad. El progreso debe alcanzarse de modo que se mantenga el equilibrio entre los aspectos sociales y económicos. La existencia de colectivos como los jóvenes con cargas familiares, los parados de larga duración, los inmigrantes, las mujeres y las personas con cualquier tipo de dificultad, corren el riesgo de hacer crónica su situación y, por tanto de perder las posibilidades de integración socioeconómica. Es por ello que el desarrollo industrial y económico debe encontrarse siempre acompañado de procesos de información y formación que favorezcan la búsqueda activa de empleo, evitando la desmotivación de los trabajadores y trabajadoras parados y su pérdida de contacto con el mercado de trabajo.

Para OSCAR LEWIS, algunos rasgos de la cultura de la pobreza, son:

– Ausencia de niñez como etapa especial, prolongada y protegida en el ciclo vital.
– Hondos sentimientos de marginación, desvalimiento, inferioridad o dependencia.
– Estructura débil del ego, sentido de resignación y fatalismo y creencia de la superioridad masculina.
– Iniciación temprana al sexo, falta de privacidad en la vida afectiva y predisposición al autoritarismo paterno.
– Fuerte orientación del presente: Viven en función de su ambiente inmediato, con escaso sentido histórico
– Sólo saben de sus problemas, posición, vecindario, estilo de vida y carecen del conocimiento que les permita advertir las semejanzas entre sus problemas y los de los iguales en el conjunto social (sin conciencia de clase).
– Condiciones objetivas: Niveles educativos bajos, viviendas pobres (con mínima organización de vida familiar); salarios bajos, desempleo, no ahorran ni tienen recursos monetarios, usan el prestado, fiado, compran en pequeñas cantidades para el consumo…

 
COMPARACIÓN INADAPTACIÓN Y MARGINACIÓN

Definir el concepto de inadaptación no es fácil ya que esta contaminado por acepciones del sentido común y de la vida al igual que la marginación. La inadaptación puede ser la incapacidad para adaptarse a una situación determinada, desajuste personal, conflicto con el medio, fracaso ante los estímulos sociales, existencia de un comportamiento antisocial, existencia de un comportamiento inestable… La inadaptación del individuo engloba aspectos físicos, psíquicos y sociales. Sería el individuo que se encuentra la margen de la normalidad social y que manifiesta un comportamiento discrepante con respecto a pautas de comportamiento consideradas normales en un determinado contexto, comportamientos no aceptables ni deseables socialmente. Incluye modelos de conducta, influye en problemas y dificultades, que impiden la incorporación del individuo en su medio, y que se traduce en conductas valoradas negativamente por el medio social al que pertenece el individuo. La marginación seria el proceso por el que una sociedad rechaza a unos determinados individuos que no tienen porque desempeñar una conducta especifica.

Un individuo con un comportamiento discrepante puede llegar a una situación de marginación en cambio un situación de marginación no tiene porque implicar conductas desadaptadas.

Por ejemplo los gitanos mantienen una cultura y unas costumbres diferentes al grupo normativo, los payos. Para los payos sus conductas serían desadaptadas llevándoles a una situación de marginación.

La marginación englobaría a los inadaptados (pero también a los adaptados). Los ancianos están marginados pero están adaptados a la sociedad.

En todas las sociedades se ha manifestado el fenómeno de la inadaptación o desadaptación social.

La adopción de comportamientos no adecuados a la norma social les llevan a ser apartados y marginados por ella. El concepto de normalidad o adaptación depende de los etiquetados como desadaptados, anormales, desviados, individuos que manifiestan un comportamiento distinto con respecto a este grupo de «normalidad».

Al grupo normativo son comparados todos los demás y cuya conceptualizacion de marginados o inadaptado va a depender de la mayor o menor distancia con respecto a las características de este grupo normativo.

Un comportamiento puede ser evaluado de formas distintas. El comportamiento normal o desviado va a depender de:

– Comportamiento en si.
– Contexto social en que se de.
– Quién sea el que manifiesta esa conducta.
– Quién lo evalúa.
– Cuál es la distancia entre los dos contextos sociales.
– Consecuencias de ese comportamiento.

Habitualmente se adoptan conceptos tomados de conductas que se repiten en numerosos integrantes de la sociedad, asignándoles un carácter de normalidad por el sólo hecho de que constituye una conducta repetitiva en la mayoría.

El inadaptado no esta adaptado a la sociedad por ciertas condiciones o circunstancia como el paro, desestructuración familiar, «malas compañías»… al marginado la sociedad lo rechaza por distintos motivos como sexo, religión, cultura…

Los conceptos de «adaptación e inadaptación» y «marginación» hacen referencia a un grupo: Se está adaptado o inadaptado o marginado con respecto a un determinado grupo. Es decir, se considera a un individuo «adaptado» a una conducta según este cerca o lejos de la propuesta del grupo normativo, es «inadaptado» toda aquella conducta que se aparte de la del grupo. Al igual se esta marginado por el grupo normativo por alguna circunstancia.

El inadaptado no esta adaptado con respecto al grupo normativo y el marginado lo es porque el grupo normativo lo aparta. El inadaptado puede ser marginado (ejemplo: delincuente) pero el marginado no tiene porque ser inadaptado (ejemplo: la mujer).

GUERAU diferenciaba entre carencia e inadaptación, se puede carecer de salud y no estar inadaptado. También diferenciaba entre medio hostil e inadaptación, dado que no siempre el medio hostil genera inadaptación.

«Yo no estoy adaptado a la sociedad»  [  soy un inadaptado socialmente.

La conducta inadaptada es la respuesta inadecuada a una situación dada. Consiste en poner en practica mecanismos insuficientes, innecesarios o contraproducentes para alcanzar unos objetivos.

«Ellos me apartan, me marginan, de la sociedad»  [  estoy marginada socialmente.

La exclusión del marginado no depende de sí mismo, sino de quienes lo excluyen.

 


Imagen
Curso a distancia: MEDIADOR-A EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL

Matricula:  100 euros (+ envio+4%iva)Diploma acreditativo.


Solicitar mas informacion
 
 
 

   Tambien para Latinoamerica  

 

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


http://www.youtube.com/animacionservicios

Educadores de Calle: motivaciones

MOTIVACIONES PARA SER EDUCADOR DE CALLE

Tal vez no sean tan importantes los motivos por los que una persona decide ser Educador de Calle sino por los que continúa en esa labor después de un trayecto entre avenidas, parques y chavales. Diferentes razones puede mover a una persona a acercarse a esta  figura controvertida:


Imagen 

-Porque, procediendo de otras ciencias humanas, cree que la mejor manera de conocer y resolver los problemas es estando cerca de quienes los sufren.
-Porque le gusta estar con los niños y jóvenes en general y con los menos favorecidos en particular.
-Porque conoce otras educadores y admiran lo que hacen y el cómo lo hacen.
-Porque encuentra en esta profesión una forma de pensar y sentir la vida, siendo solidario con los demás y coherente consigo mismo.
-Porque ha descubierto que su compromiso con la realidad le puede llevar a transformarla a través de una acción encaminada al cambio social.
-Porque el hecho de educar ya lleva implícita una intencionalidad transformadora, con unos fines y objetivos.
-Porque quiere compartir su vida, desde un sentimiento de igualdad, con los demás.
-Porque quiere trabajar, desde un grupo humano, por la justicia y la solidaridad.
-Porque tiene actitudes idóneas para desempeñar las funciones de educador.
-Porque le preocupa el paro, la delincuencia, la droga, la marginación, la violencia, la discriminación social… y quiere dar una respuesta a estas cuestiones.
-Porque sabe que una acción educativa es siempre preventiva.
-Porque opta por el hombre, por sus derechos, por su dignidad.
-Porque ha estudiado otra profesión que va pareja con esta.

    Ser Educador de Calle es una opción vocacional por las personas que están en inferioridad de condiciones con respecto al resto de la población. Este es el presupuesto fundamental que está determinando el hecho de ser Educador de Calle. Su función es hacer frente al quehacer educativo, responsabilidad que todo Educador de Calle debe asumir, desarrollando todo un estilo de vida, una forma de ser, de pensar, actuar, expresar…

    Un Educador de Calle elige la educación en medio abierto como la forma de trabajar para conseguir un hombre nuevo y una sociedad mejor. Hombre y sociedad que quedarán marcados en su ideario, en ese conjunto de ideas por las que él vive, lucha y trabaja, aunque los motivos por los que comenzó sean otros bien distintos: ganas de «hacer algo» por los demás, porque le gustan los chavales… Será su inconformismo con la realidad social que le rodea y le cuestiona lo que le hace optar por este medio de transformación y de prevención.

    «Me gustan los niños…»,  «quiero hacer algo…», «estudié para ello…», etc. pueden ser algunos motivos por los que se llega a ser Educador de Calle, sin embargo no serán razones suficientes para continuar siéndolo.

    La educación no puede ser «decir cosas» o «hacer cosas», sino fundamentalmente la relación que se crea entre el Educador de Calle y los chavales. Y en esta relación entra de lleno el Educador de Calle con todo lo que es (lo que siente, piensa, con sus realidades, sus opciones personales, con su deseo de dar respuesta a los acontecimientos de toda índole que se producen o se dan en su realidad). No se puede educar a distancia, es preciso estar presente, implicarse en la vida de las personas, ya que se educa por relación y contacto.

    De aquí, que la misma necesidad de la coherencia pedagógica nos lleve a los Educadores de Calle a trabajarnos no sólo como Animadores, sino también como personas.

    También debemos añadir que hay Educadores de Calle que se encuentran todavía en una edad evolutiva de maduración, donde los ideales, convicciones y opciones todavía no han sido asumidas de una manera adulta. Aún en el caso de que los Educadores de Calle fueran «adultos», la labor de formación, maduración y contraste permanente no concluye nunca, pues nuestra sociedad es siempre  cambiante, y por tanto el análisis de la realidad deberá ser continuo para que las respuestas educativas y las tomas de postura personales puedan ser adecuadas a las necesidades de los chavales y del propio Educador.

 

 
Opciones básicas del Educador
  
El Educador de Calle debe tener clara su opción por el hombre, su dignidad y sus derechos. Por eso adoptará un estilo de vida distinto al convencional, descubriendo que nuestra historia no es fatal y eternamente retornante en el trágico círculo de la productividad y del consumo, sino experimentando la libertad de ser hombre, dueño de sí mismo y de lo que le rodea.

    Todo Educador de Calle debe tener bien claro y asumido que su papel en la educación no es algo vacío y sin sentido, sino que tiene un proyecto humano y social bien definido al que colabora con su trabajo y esfuerzo.

    El Educador de Calle ha elegido como medio de transformación la educación, y más en concreto la Educación especializada, porque le parece que es el mejor medio para él, por las posibilidades que conlleva y por sus propias aptitudes, de la misma forma que otros eligen otros medios como el sindicalismo, la acción ciudadana, etc.

    Opciones básicas:

        -compromiso por la no explotación del hombre,
        -compromiso por los marginados y la discriminación,
        -compromiso por la paz, la tolerancia y la igualdad,
        -compromiso por la libertad del hombre y de los pueblos.
      

 
El Educador de Calle en proceso

Para ser Educador de Calle es necesario: opciones claras, estilo de vida acorde a dichas opciones y aptitud para ser educador.

    La formación de un Educador de Calle, como cualquier formación, es un proceso que comienza en algún momento pero que no se sabe dónde ni cuándo termina, porque la formación de un individuo acaba sólo cuando este quiere que se acabe.

    El Educador de Calle tiene su propia vida, con su problemática, sus reflexiones, sus decisiones a tomar:  la Objeción de Conciencia, el matrimonio, la familia, el trabajo o el estudio… no son cosas que le pasen desapercibidas.

    El Educador de Calle necesita aprender a experimentar los «trucos» de la educación: conocer cómo son los chavales, saber programar para ellos, proponer una metodología, conocer los entresijos de la dinámica de grupos… y ello no solo de una forma teórica sino con un contraste continuo entre práctica y teoría, con un reflexionar continuo: la propia acción educativa. Y todo ésto no solo para llegar a ser un Educador de Calle sino aún siéndolo ya.

Niveles de actuación del Educador de Calle

Muchos, variados y con distinta intensidad son los niveles o lugares de actuación de un Educador de Calle. Ser Educador de Calle es vivir la propia vida conscientemente, siendo plenamente libre. Y esto implica:

    Ante uno mismo:
  
    -Vivir en un espíritu crítico consigo mismo, con la realidad y con los demás.
    -Actitud de búsqueda constante.
    -Ser auténtico. Saberse aceptar tal y como uno es. Ser uno mismo.
    -Vivir en un equilibrio y madurez personal.
    -Vivir en la toma de postura ante la realidad cotidiana.

    Ante el equipo de Educadores de Calle:

        -Mantener unas relaciones interpersonales cordiales, positivas, agradables y provechosas.

-Aportar su visión personal en la programación y revisión de la tarea educativa.
-Participar a tope en las actividades del equipo de Educadores de Calle.
      
    Ante el chaval concreto:

-Mantiene una relación cordial, dando confianza y seguridad.
-Motiva al chaval a su autodesarrollo, haciéndole protagonista de su progreso.
      
    Ante el barrio:

-Sentirse solidario con el vecindario.
-Trabajar por la mejora del mismo (salud, urbanismo, educación…)
-Relacionarse con asociaciones, parroquia y vecinos.

 

Imagen

 
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: EDUCADOR-A DE CALLE

Matricula:  ofertas y descuentos


Solicitar mas informacion

 

Formacion a distancia toda España y Latinoamerica

Ofertas y Descuentos http://animacion.synthasite.com



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion permanente y a distancia de educadores/as y animadores/as socioculturales

DESTINATARIOS:  
Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC o TSIS, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil, Tecnico en Jardin de Infancia, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, Enfermeria, Auxiliar de Clinica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros civicos, dirigentes de asociaciones…
 
Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES/AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: APRENDER A ENSEÑAR. FORMACION DE FORMADORES
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: TECNICO EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR. INTERVENCION CON FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL -EDUCADOR CON INMIGRANTES-
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR ESPECIALISTA EN DINAMICA DE GRUPOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR HOSPITALARIO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR DE LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR EN MEDIO ABIERTO – EDUCADOR DE CALLE –
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.

© 2008. ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Marginacion y pobreza

MARGINACIÓN Y POBREZA

La situación de marginación puede estar asociada a situaciones de pobreza al igual que también la inadaptación pero vamos a centrarnos en la marginación y su relación con la pobreza.

Un breve análisis histórico nos permite observar que durante muchos siglos los pobres fueron ignorados, cediendo a la religión cualquier interés o explicación a propósito de ellos. Como nos recuerda Foucault, los pobres compartieron con los locos el gran encierro del siglo XVII.

El edicto real de 1656 trataba de impedir «La mendicidad y la ociosidad como fuentes de todos los desordenes».

Con la creación del hospital se sustituyen las medidas de exclusión puramente negativas por medidas de encierro, el desocupado no será ya expulsado ni castigado, es sostenido con dinero de la nación a costa de su libertad personal: es la primera intervención estatal. Entre él y la sociedad se establece un sistema implícito de obligaciones: tiene derecho a ser alimentado, pero debe aceptar el constreñimiento físico y moral del internamiento. Este encierro tiene el mismo sentido en toda Europa es un ejemplo de respuesta dada por el Estado del siglo XVII- XVIII a una crisis económica que afecta al mundo occidental, escasez de empleo, descenso de salarios.

Con la Revolución Industrial los pobres abandonan los asilos para incorporarse a un novedoso mercado laboral en el que para trabajar ya no era necesario estar vinculado a la tierra. La marginalidad seguía siendo posible pero reducida numéricamente y desposeída de explicaciones metafísicas, se fue convirtiendo en un fenómeno capaz de despertar el interés de los científicos.

El pensamiento moderno se ha ido, a su vez, dotando de instrumentos frente a la marginalidad social y la conducta inadaptada, uno de estos instrumentos es el llamado trabajo social, que se desarrolla en un modelo de sociedad concreto: El capitalismo, generador de fuertes desequilibrios económicos y desigualdades sociales.

La forma en que las sociedades ricas resuelven sus necesidades de bienestar contribuye a incrementar los desequilibrios ecológicos y de distribución de la riqueza. Después de la Revolución Industrial y apoyándose especialmente en los períodos de expansión y acumulación postbélica, se fue haciendo fuerte en las sociedades del norte-capitalistas, la falsa idea de crecimiento ilimitado y de consumo máximo de recursos desde el «cuanto más, mejor», hasta llegar a un punto en el que tal creencia no sólo se presenta como incuestionable e irrenunciable sino que configura una buena parte del discurso del Deseo de estas sociedades. De espaldas a los límites de la biosfera y a los desequilibrios sociales se ha realizado un doble desplazamiento del discurso del Deseo: De personas a objetos, de bienes y actividades no monetarizadas a bienes y actividades monetarizadas, de este modo se ha ido conformando un modelo pobre en posibilidades y perspectivas e injusto y desigual en su esencia.

 
El discurso del deseo y del bienestar, configurado como fiel siervo de las necesidades del Capital, se torna trampa para las posibilidades de supervivencia de una buena parte del Planeta y para las posibilidades del bienestar (definido previamente por valores culturales) para los que ya tienen asegurada la supervivencia.

Si se consideran las necesidades de supervivencia (alimentación, cobijo, salud) y las necesidades de bienestar (afecto, identidad, proyección personal, conocimiento, poder, ocio, etc.) y lo relacionamos con un número limitado de recursos, podemos observar cómo la forma en que las sociedades del norte resuelven sus necesidades de bienestar, hacen disminuir las posibilidades del sur y de generaciones futuras de resolver sus necesidades de supervivencia. Las necesidades de supervivencia no son negociables, o por lo menos no deberían serlo. Son rígidas en sus mínimos imprescindibles.

Desde una aparente variedad de discursos (entre los que a pesar de las diversas etiquetas, conservadores y progresistas dominan los tonos templados del sistema capitalista), a grandes rasgos se han ido configurando las diferentes formas de abordar la llamada pobreza a través de las políticas sociales, entendidas como aquel conjunto de actividades del Estado que no están orientadas a fines productivos sino remediadores, ocupándose de nivelar desigualdades y ayudando a quienes están comparativamente peor. Toda política social se operativiza, en sentido estricto, desde órganos especializados de la Administración Pública que coordinan, reglamentan y gestionan los recursos, entre ellos, los Servicios Sociales.

La pobreza estructural que ya estaba presente en el mundo (originada por una mala distribución de la riqueza) se le suman otras formas. La marginación hoy se caracteriza por la presencia de niveles más elevados de criminalidad, la desorganización familiar o las perturbaciones afectivas, producto de los ajustes y de la desarticulación generalizada de las nuevas economías incluyendo a los sectores de clase media, jubilados, trabajadores fabriles, que ven cómo sus condiciones de vida elementales se van deteriorando significativamente. Hoy surgen «nuevos perfiles de marginalidad y pobreza», inserción laboral precaria, insuficiencia de ingresos, movilidad descendente y violencia, que asociados a pautas de segregación residencial y educativa, acentúan la desintegración y segmentación social (Katzman 1996: Marginalidad e integración social en Uruguay. Ed. CEPAL, Montevideo).

Ninguna de estas denominaciones intenta adentrarse en el análisis de las causas de la pobreza fundamental para erradicarla. Porque la pobreza existe constituye una realidad que ninguna sociedad ha conseguido eliminar hasta hoy (Comunidad Europea. Pobreza, Documento Informativo, SOC/156. Comité Económico y Social 1988, p.2).

  
 
LA POBREZA:

En todas las épocas se ha indagado en las causas/efectos de la pobreza, buscando argumentos que la justificaran.

Al principio la pobreza no era problema pues se dedicaban a la subsistencia. A medida que el hombre se hace sedentario hay más personas en pobreza.

Durante la Edad Antigua y Media, las justificaciones eran religiosas y/o morales: se consideraba a los pobres dignos de ayuda, caridad, etc.,

Con el inicio del industrialismo y enfoque liberal, se consideró la pobreza como «producto inevitable de la naturaleza (que favorecía a las clases superiores) del desarrollo capitalista y del progreso social, justificándose su existencia y evitando cualquier intervención política a su favor» (D. CASADO).

En nombre y en defensa del progreso, el liberalismo se oponía a nivelar (rentas, ingresos…), por entender que extendería la pobreza a la mayoría de la población. Se defenderá el principio de supervivencia de los más aptos (la pobreza se producía «por la menor capacidad y adaptabilidad laboral de determinados grupos de trabajadores, que serían los responsables de su situación») y se afirmará «que la desigualdad social era necesaria».

A partir del S. XVI, se producen notorias diferencias en los países de tradición católica. Se crean sistemas municipales de atención a indigentes y vagabundos. La lacra del pauperismo (término que definía la situación de extrema pobreza en la cual se encontraban las grandes masas de obreros) comienza a ser una de las preocupaciones fundamentales. Subsiste la concepción de su valor y la exigencia de la limosna como medio eficaz para la vida eterna.

El humanista J. L. Vives es una de las figuras europeas más representativas del llamado movimiento humanístico del Renacimiento. Primer tratadista que enjuicia este problema en términos sociológicos, evidenciando los límites y contradicciones de la histórica concepción de la caridad. Proponían que si la Iglesia no había podido remediar este problema, fuese el «Estado quien destinase a los pobres útiles a trabajar, evitando que estuviesen ociosos y a quienes no pudiesen hacerlo, los enviase a instituciones de recogimiento (hospicios, casas de misericordia, etc)».

Durante los S. XVI al XVIII, este problema se aborda desde distintas ópticas, en un intento de ordenar la caridad. Las vanguardistas soluciones de Vives y las más drásticas de la Ilustración no logran sus objetivos. La iglesia seguirá encargándose de su asistencia hasta que el Estado decida convertirla en una de las funciones de la Administración Pública.

Posteriormente, junto a esta corriente tradicional, aparece una tendencia revisionista. El pobre es visto como símbolo de peligrosidad y subversión social, elemento transmisor de enfermedades y epidemias sobre el que se impone urgente planificación/control. Aparece como calamidad e injusticia social. Se plantea suprimir la mendicidad e iniciar nuevos caminos desde los poderes públicos porque, a sus ojos, la limosna resulta insuficiente e, incluso, perniciosa para la sociedad, y la caridad, viciada en sus inicios, solo sirvió para tranquilizar las conciencias de los ricos.

P. J. Ordóñez, en su «Monumento triunfal de la Piedad Católica» (Madrid, 1673), propone extinguir la mendicidad con Casas de Misericordia. En la línea de Vives, estima lícita su prohibición, siempre que la sociedad y los poderes públicos «les provea del vestido y alimento necesario, conforme su estado», porque «el pobre necesita del socorro ajeno y, lográndolo, cesa el pretexto de mendigar». Tarea, por tanto, que incumbe al gobierno de la República, al Estado.

Su propuesta consiste en aplicar a los vagos la normativa legal y «recoger a los pobres en hospitales con cuartos donde estén separados hombres de mujeres, y se alimenten, vistan y trabajen». Las ventajas de su reforma, serán, según su opinión, las siguientes: «Los niños con educación, los mozos con empleo, los casados con ocupación, los ancianos con asistencia, los débiles con enseñanza, los pasajeros con descanso, los peregrinos con devoción[…]».

B. Ward en su «Obra Pía» aporta para su solución integrarlos en la Sociedad y dotarles de un trabajo, sugiriendo un programa basado en encauzar la caridad, procurar la asistencia de los pobres inútiles, facilitar ocupación a los válidos y desempleados… Posteriormente, en su «Proyecto Económico», adopta una postura más dura y utilitaria donde modifica sus planteamientos. Su fin es desterrar la mendicidad, aliviar a los verdaderos pobres y procurar que los «vagos» se conviertan en seres útiles al Estado.

En los sistemas políticos contemporáneos, la pobreza, se basa en la desigualdad producida por la producción e intercambio de riqueza, servicios y bienes, que la crean y mantienen. Nace de las estructuras sociales e implica que los hombres no tienen las mismas posibilidades a obtener derechos (laborales, políticos…) y beneficiarse de los bienes y servicios existentes.

Pobre es alguien «que escapa a las normas sociales y culturales ordinarias y que nos molesta por ser diferente» (C.E. Pobreza…, Trab. cit.).

En sentido estricto la pobreza supone la carencia de lo necesario para sustentar, mantenerse y vivir, la falta de ingresos para poder adquirir bienes y servicios mínimos indispensables para mantener un nivel de bienestar aceptable en la sociedad.

Definir la pobreza entraña muchas dificultades al no existir un concepto válido para todos los tiempos y lugares. La pobreza referencia al contexto social en que se la define y resulta evolutiva porque se modifica al pasar el tiempo y variar las circunstancias sociales.

Según autores:

«Situación carencial a la que llegan los individuos o grupos al no tener acceso a los bienes, como consecuencia de la desigualdad originada por las relaciones de producción capitalista y que conduce a la marginalidad» (FDEZ-UTRILLA).

«Los individuos, familias o grupos de población se encuentran en la pobreza cuando carecen de los recursos para: obtener el tipo de dieta, participar en actividades y tener las condiciones e instalaciones de vida que son acostumbradas, o al menos, ampliamente aceptadas y defendidas en las ciudades a las que pertenecen. Sus recursos están por debajo de los que disponen los individuos o familias medias y se ven, de hecho, excluidos de los modos, costumbres y actividades normales de la vida» (TOWNSEND).

«La pobreza consiste en la carencia o escasez de bienes esenciales y básicos que configuran el bienestar de una ciudad determinada: cultura, trabajo, ocio, convivencia, vivienda digna, estima, etc. como consecuencia de la desigualdad social y mal reparto de los bienes existentes» (Foessa, 1996).

Es pobre quien:

– No puede ganarse el sustento y no cuenta con remanente para afrontar las situaciones de la vida cotidiana y requiere ayuda de personas o instituciones
– No tiene y sufre por esas carencias.
– «No está en condiciones de satisfacer, de forma adecuada, el conjunto de necesidades, en términos de bienes y servicios que otros, en un determinado período consideran necesarios, y carecen de recursos para vivir con dignidad».
– «Carece de vivienda, trabajo, alimento, atención sanitaria… en fin, de unas condiciones mínimas de vida» (ARNAND Y ARDID).

En general, las definiciones señaladas, se sintetizan, según su especificidad:

– Identifican al pobre como carente de medios económicos, sin sustento ni remanente para cubrir sus necesidades.
– Admitir, además del económico, otros factores (sociales, afectivos, culturales, etc.).

Se pueden distinguir unas:

* Carencias primarias relacionado con la falta de bienes esenciales para el individuo como vivienda, alimento.. Para evaluar, a grandes rasgos, la situación objetiva de pobreza de una persona se debe disponer de renta, que es la suma de:
– La retribución de los factores de producción (capital y trabajo), denominado «distribución primaria» (representa la renta privada bruta).
– Las transferencias del sujeto a las administraciones públicas o privadas, en impuestos directos o indirectos, contribuciones, cotizaciones, etc. ( ahorro socializado)
– Las prestaciones sociales en dinero (pensiones o asignaciones), que es la «distribución secundaria» (representa la distribución del ahorro socializado) .
– Los bienes y servicios colectivos (vivienda, enseñanza, salud, medio ambiente, etc.), que representa la distribución del ahorro socializado.
* Carencias secundarias como acceso a la educación, cultura, ocio…

Desde diferentes perspectivas de análisis:

– Sociológica: «Carencia o falta de bienes […] material o no material» (FAIRCHILD); «algo deseado o muy valioso, una situación comparativamente desfavorable con respecto a otras». Incluye la idea de estrechez.
– Psicológica: «Conjunto de situaciones de abandono, derrota y pasividad que impide aprovechar las oportunidades sociales y crear una seguridad mínima alrededor del individuo, como cierto nivel de propiedad o de ahorro». Reyes Mate, «la raíz del sufrimiento humano por antonomasia, que causa discriminación, desigualdad y conciencia de injusticia».
– Estadística: Se identifica a los pobres a partir de la idea de «media» que remite a las necesidades razonables de la población y a partir de esa media relativa se mide la pobreza. En general, «una situación de ingresos muy bajos, de escaso o nulo consumo de un determinado producto o de falta de servicios mínimos en el hogar» lo que, según HARRINGTON, «impide vivir a unos niveles mínimos de bienestar y seguridad». CH. VALENTINE señala que «la pobreza es un continuum, antes que un punto sobre una escala de valores absolutos».

Pobreza es:

– Manifestación, resultado y efecto de la desigualdad social (permite acumular riqueza y poder en unas minorías a costa del empobrecimiento de amplios sectores sociales), que se expresa en la situación de desventaja de individuos, familias y grupos situados en los puestos más bajos de la escala social.
– Un fenómeno multidimensional resultado de desigualdades de diversa índole: Económica, social, educativa, cultural, de salud, pobreza personal y social cada vez más extendido
– Sinónimo de: Marginación, dependencia, situación socioeconómica desfavorable y de inferioridad; factor de marginación y aislamiento: Los pobres están en el fondo de la escala social y fuera de su estructura: Porque la Sociedad los excluye.
– «Inquietante y angustia, no sólo por la situación y el sufrimiento de quienes la padecen, sino también porque nos interpela y acusa» (D. CASADO).
– Perpetuadora de un panorama desolador: Hacinamiento, carencia de equipamiento doméstico, deterioro en la dinámica de las relaciones familiares, deficiencias educativas que impiden el acceso al mundo laboral para el que se exige cada vez mayor cualificación, etc.
– «Supone un estrato social falto de riqueza» que se denomina «clase pobre», con nivel de vida de subsistencia (HOBSBAWN).
– Tiene su origen en numerosos factores interrelacionados. Se genera en todos los ámbitos de la actividad social: Educación, Sanidad, Economía, Vivienda, Justicia, Trabajo, Cultura, etc.

Perspectivas de la pobreza:

– Perspectiva del ingreso: Una persona es pobre sólo cuando su nivel de ingreso es inferior a la línea de pobreza que se ha definido.
– Perspectiva de las necesidades básicas: La pobreza es la privación de los medios materiales para satisfacer en medida mínimamente aceptable las necesidades humanas, incluidos los alimentos. Este concepto de privación va mucho más allá de la falta de ingreso privado: incluye la necesidad de servicios básicos de salud y educación y otros servicios esenciales que la comunidad tiene que prestar para impedir que la gente caiga en la pobreza. Reconoce además la necesidad de empleo y participación.
– Perspectiva de capacidad: La pobreza representa la ausencia de ciertas capacidades básicas para funcionar, una persona que carece de la oportunidad para lograr algunos niveles mínimamente aceptables de esos funcionamientos. Los funcionamientos pertinentes a este análisis pueden variar de los físicos, como estar bien nutrido, estar vestido y vivir en forma adecuada, evitar la morosidad prevenible, hasta logros sociales más complejos, como participar en la vida de la comunidad.

El fenómeno de la pobreza no solo se define únicamente por la falta de ingresos y recursos económicos, sino que también incluye la noción de vulnerabilidad y factores como la imposibilidad de acceder a una alimentación adecuada, a la educación y a la sanidad, a los recursos naturales y al agua potable, a la tierra, al trabajo y al crédito, a la información y a la participación política, a los servicios y a las infraestructuras.

La falta de acceso a la educación y cultura bloquea el desarrollo del potencial humano. No sólo la economía es un factor de poder, también el dominio de conocimientos, la acumulación de información y saber. Y quien no posee medios de producción ni bienes culturales es víctima de una doble marginación social. La educación y la cultura de calidad pueden ayudar a los pobres a enfrentar por sí solos los difíciles problemas que sufren en el día a día. Adecuados niveles de educación constituyen un indicador esencial de la sustentabilidad social de la población pobre.

La reducción del espacio habitacional a un mínimo, reduce también a un mínimo las posibilidades de movimiento y de vida al interior de la vivienda, limita gravemente las posibilidades de convivencia familiar, impide el crecimiento individual de cada miembro de la familia…

La vivienda constituye un factor esencial en el momento de marcar el límite de la pobreza. La carencia habitacional, implica un desarraigo territorial, la falta de un lugar físico y geográfico donde instalarse para construir identidad personal y ser reconocido por la comunidad

Podemos distinguir entre: pobreza tradicional (precariedad económica, indigencia, miseria), pobreza cultural (analfabetismo, ignorancia), pobreza ecológica (calidad del habitat), pobreza rural/urbana, pobreza absoluta/relativa, pobreza de solemnidad (dependencia de los demás para sobrevivir), pobreza subjetiva (incapacidad de comunicar y entender), pobreza psicológica (abandono, pasividad), pobreza persistente (desarraigo y subsistencia en base a la mendicidad, delincuencia, prostitución), nueva pobreza (falta de aptitudes para responder a los cambios introducidos por las nuevas tecnologías), pobreza «ajena» (los pobres que se intercambian entre lugares)…

Todos los estudios coinciden en señalar que la pobreza consiste:

– En la carencia que sufre una persona/hogar por la falta de bienes y servicios considerados indispensables para cubrir las necesidades vitales: Vivienda y todo lo que comporta el alojamiento, vestimenta, alimentación, protección sanitaria, formación (escolar, profesional, universitaria), etc.
– En el grado de incapacidad para participar en todos los aspectos de la vida (social, cultural, cívica, profesional), así como en la imposibilidad de comunicarse…

– Por explotado: Sustentadores con empleo precario o sumergido, son los más idóneos para percibir los salarios más bajos o mínimos. Además, la percepción de estos ingresos es frecuentemente irregular por ser los más vulnerables a quedarse en paro ante los vaivenes de la coyuntura económica.

– Por excluidos se distinguen dos situaciones:

+ La exclusión por paro, frecuentemente de larga duración o que no percibe subsidio de desempleo. Esta situación origina un descenso de los ingresos, dando ocasión al empobrecimiento colectivo de todos los familiares que conviven en el hogar.
+ La exclusión de la población no propietaria que se convierte en inactiva por una serie de circunstancias (edad, etnia, enfermedad, sexo, color, etc) muchas personas se ven obligadas a depender de un sustentador en vez de «ganarse la vida» por su propia participación en el proceso productivo. Vuelve a ser evidente que el grado de bienestar/malestar al que estas personas excluidas están expuestas dependerá de si el sustentador principal que las protege obtiene una renta por encima o por debajo de la línea aritmética de pobreza.

El concepto de exclusión social fue usado por primera vez en los años sesenta en Francia por el Abate Pierre para describir la situación de marginalidad y pobreza vivida por ciertos grupos sociales dentro de un país desarrollado y próspero.

 – Por estructura social de dominación: Formado por los parados y el resto de los inactivos no-propietarios, el sistema capitalista los necesita para mantener la explotación y la disciplina laboral.

 No toda la marginación conlleva siempre pobreza, por la simple razón de que, como «miembros de», los individuos-marginación dependen del nivel de ingresos del sustentador principal. Sólo en el caso donde el nivel de ingresos del sustentador principal, o de la familia, sea de pobreza, los individuos-marginación sufrirán las consecuencias de la pobreza.

Tampoco se puede decir que toda la pobreza signifique marginación.

Los marginados son personas que están al margen de la sociedad debido a sus condiciones sociales, económicas, sexo, religión, cultura, raza… aun a pesar de la voluntad de estar integrados.

El desarrollo económico no implica necesariamente la reducción de los niveles de desigualdad, pobreza o marginalidad de la sociedad. El progreso debe alcanzarse de modo que se mantenga el equilibrio entre los aspectos sociales y económicos. La existencia de colectivos como los jóvenes con cargas familiares, los parados de larga duración, los inmigrantes, las mujeres y las personas con cualquier tipo de dificultad, corren el riesgo de hacer crónica su situación y, por tanto de perder las posibilidades de integración socioeconómica. Es por ello que el desarrollo industrial y económico debe encontrarse siempre acompañado de procesos de información y formación que favorezcan la búsqueda activa de empleo, evitando la desmotivación de los trabajadores y trabajadoras parados y su pérdida de contacto con el mercado de trabajo.

Para OSCAR LEWIS, algunos rasgos de la cultura de la pobreza, son:

– Ausencia de niñez como etapa especial, prolongada y protegida en el ciclo vital.
– Hondos sentimientos de marginación, desvalimiento, inferioridad o dependencia.
– Estructura débil del ego, sentido de resignación y fatalismo y creencia de la superioridad masculina.
– Iniciación temprana al sexo, falta de privacidad en la vida afectiva y predisposición al autoritarismo paterno.
– Fuerte orientación del presente: Viven en función de su ambiente inmediato, con escaso sentido histórico
– Sólo saben de sus problemas, posición, vecindario, estilo de vida y carecen del conocimiento que les permita advertir las semejanzas entre sus problemas y los de los iguales en el conjunto social (sin conciencia de clase).
– Condiciones objetivas: Niveles educativos bajos, viviendas pobres (con mínima organización de vida familiar); salarios bajos, desempleo, no ahorran ni tienen recursos monetarios, usan el prestado, fiado, compran en pequeñas cantidades para el consumo…

 
COMPARACIÓN INADAPTACIÓN Y MARGINACIÓN

Definir el concepto de inadaptación no es fácil ya que esta contaminado por acepciones del sentido común y de la vida al igual que la marginación. La inadaptación puede ser la incapacidad para adaptarse a una situación determinada, desajuste personal, conflicto con el medio, fracaso ante los estímulos sociales, existencia de un comportamiento antisocial, existencia de un comportamiento inestable… La inadaptación del individuo engloba aspectos físicos, psíquicos y sociales. Sería el individuo que se encuentra la margen de la normalidad social y que manifiesta un comportamiento discrepante con respecto a pautas de comportamiento consideradas normales en un determinado contexto, comportamientos no aceptables ni deseables socialmente. Incluye modelos de conducta, influye en problemas y dificultades, que impiden la incorporación del individuo en su medio, y que se traduce en conductas valoradas negativamente por el medio social al que pertenece el individuo. La marginación seria el proceso por el que una sociedad rechaza a unos determinados individuos que no tienen porque desempeñar una conducta especifica.

Un individuo con un comportamiento discrepante puede llegar a una situación de marginación en cambio un situación de marginación no tiene porque implicar conductas desadaptadas.

Por ejemplo los gitanos mantienen una cultura y unas costumbres diferentes al grupo normativo, los payos. Para los payos sus conductas serían desadaptadas llevándoles a una situación de marginación.

La marginación englobaría a los inadaptados (pero también a los adaptados). Los ancianos están marginados pero están adaptados a la sociedad.

En todas las sociedades se ha manifestado el fenómeno de la inadaptación o desadaptación social.

La adopción de comportamientos no adecuados a la norma social les llevan a ser apartados y marginados por ella. El concepto de normalidad o adaptación depende de los etiquetados como desadaptados, anormales, desviados, individuos que manifiestan un comportamiento distinto con respecto a este grupo de «normalidad».

Al grupo normativo son comparados todos los demás y cuya conceptualizacion de marginados o inadaptado va a depender de la mayor o menor distancia con respecto a las características de este grupo normativo.

Un comportamiento puede ser evaluado de formas distintas. El comportamiento normal o desviado va a depender de:

– Comportamiento en si.
– Contexto social en que se de.
– Quién sea el que manifiesta esa conducta.
– Quién lo evalúa.
– Cuál es la distancia entre los dos contextos sociales.
– Consecuencias de ese comportamiento.

Habitualmente se adoptan conceptos tomados de conductas que se repiten en numerosos integrantes de la sociedad, asignándoles un carácter de normalidad por el sólo hecho de que constituye una conducta repetitiva en la mayoría.

El inadaptado no esta adaptado a la sociedad por ciertas condiciones o circunstancia como el paro, desestructuración familiar, «malas compañías»… al marginado la sociedad lo rechaza por distintos motivos como sexo, religión, cultura…

Los conceptos de «adaptación e inadaptación» y «marginación» hacen referencia a un grupo: Se está adaptado o inadaptado o marginado con respecto a un determinado grupo. Es decir, se considera a un individuo «adaptado» a una conducta según este cerca o lejos de la propuesta del grupo normativo, es «inadaptado» toda aquella conducta que se aparte de la del grupo. Al igual se esta marginado por el grupo normativo por alguna circunstancia.

El inadaptado no esta adaptado con respecto al grupo normativo y el marginado lo es porque el grupo normativo lo aparta. El inadaptado puede ser marginado (ejemplo: delincuente) pero el marginado no tiene porque ser inadaptado (ejemplo: la mujer).

GUERAU diferenciaba entre carencia e inadaptación, se puede carecer de salud y no estar inadaptado. También diferenciaba entre medio hostil e inadaptación, dado que no siempre el medio hostil genera inadaptación.

«Yo no estoy adaptado a la sociedad»  [  soy un inadaptado socialmente.

La conducta inadaptada es la respuesta inadecuada a una situación dada. Consiste en poner en practica mecanismos insuficientes, innecesarios o contraproducentes para alcanzar unos objetivos.

«Ellos me apartan, me marginan, de la sociedad»  [  estoy marginada socialmente.

La exclusión del marginado no depende de sí mismo, sino de quienes lo excluyen.

 


Imagen
Curso a distancia: MEDIADOR-A EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL

Matricula:  ofertas y descuentos
Diploma acreditativo.
 


Solicitar mas informacion
 
 
 

Formacion a distancia toda España y Latinoamerica

Ofertas y Descuentos http://animacion.synthasite.com



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion permanente y a distancia de educadores/as y animadores/as socioculturales

DESTINATARIOS:  
Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC o TSIS, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Tecnico Casa de Juventud, Tecnico de Informacion Juvenil, Formador de Formadores, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Educador Infantil, Tecnico en Jardin de Infancia, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre, Tecnico de participacion social, Mediadores Sociales, Experto en reinsercion de expresidiarios, Trabajador Familiar, Tecnico social de soporte a trabajadores inmigrantes, Monitor de comedor escolar, Dinamizador de actividades extraescolares, Asistente especializado en atencion a la mujer, Gestor de entidades no lucrativas, Orientador Profesional, Insertor laboral, Cuidador, Ludotecario, Educador ambiental, Logopeda, Terapeuta Ocupacional, Monitor de Tiempo Libre, Trabajador Social, Pedagogo,Tecnico en prevencion y asistencia a la violencia de genero, Animador Deportivo, Animador de la tercera edad, Gestor de Animacion Sociocultural, Coordinador de Educadores, Agente en desarrollo local, Consultor social.. estudiantes de Psicologia, Sociologia, Magisterio, Pedagogia, Psicopedagogia, Trabajo Social, Educacion Social, Educacion Infantil, Integracion Social, Enfermeria, Auxiliar de Clinica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros civicos, dirigentes de asociaciones…
 
Curso a distancia: PSICOLOGIA PARA EDUCADORES/AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: APRENDER A ENSEÑAR. FORMACION DE FORMADORES
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: TECNICO EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS Y ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR. INTERVENCION CON FAMILIAS EN RIESGO DE EXCLUSION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: INTERVENCION CON COLECTIVOS DESFAVORECIDOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: TECNICO EN ORIENTACION E INSERCION LABORAL
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL INTERCULTURAL -EDUCADOR CON INMIGRANTES-
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN VIOLENCIA JUVENIL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMADOR SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
Matricula abierta todo el año.
Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR FAMILIAR
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR ESPECIALISTA EN DINAMICA DE GRUPOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR EN INTEGRACION DE PERSONAS CON DISCAPACIDAD INTELECTUAL EN EL TIEMPO LIBRE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR HOSPITALARIO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTELIGENCIA EMOCIONAL Y AUTOESTIMA PARA EDUCADORES-AS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR EN MARGINACION E INADAPTACION SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: INTERVENCION CON ADOLESCENTES EN RIESGO 
Y CONFLICTO SOCIAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MEDIADOR SOCIAL EN EDUCACION AFECTIVO-SEXUAL
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: MONITOR DE LUDOTECAS
Matricula abierta todo el año.


Curso a distancia: MONITOR DE JUEGOS
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EXPERTO EN EDUCACION DE CALLE
Matricula abierta todo el año.

Curso a distancia: EDUCADOR EN MEDIO ABIERTO – EDUCADOR DE CALLE –
Matricula abierta todo el año.

  Tambien para Latinoamerica

 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

 

ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE – C.I.F. B-36.968.808 – Inscr. Reg. Mercantil de Pontevedra, Tomo 3178, Folio 100, Inscripción 1ª, Hoja PO-39662
 

Ni el Editor ni los autores aceptarán responsabilidades por las pérdidas ocasionadas a las personas naturales o jurídicas que actúen o dejen de actuar como resultado de alguna información contenida en esta publicación. No está permitida la reproducción total o parcial de esta publicación, ni su tratamiento informático, ni la transmisión por cualquier medio, ya sea electrónico, mecánico, por fotocopia u otros métodos, con fines lucrativos, sin el permiso previo y por escrito del Editor.

© 2008. ANIMACIÓN, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
A %d blogueros les gusta esto: