Archivos de etiquetas: malos tratos

Malos tratos. Violencia de genero

Tambien para Latinoamerica

imagen animacion servicios educativos y tiempo libre

ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE
Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es

http://animacion.synthasite.com

Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

Síguenos en Twitter Siguenos en Facebook Siguenos en YouTube Siguenos en Tumblr Siguenos en Pinterest Siguenos en Linkedin Siguenos en Blogger
Instagram
Anuncios

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO

Violencia de genero. Malos tratos

Las experiencias de desafecto y rechazo son las vivencias más profundas y las que mayor huella dejan. Están relacionadas con el hecho fundamental de sentirse no querido. En relación con esto, podemos afirmar que si existen niños que odian es porque existen niños a los que nadie quiere, que carecen de seguridad y cariño y cuyas experiencias de malos tratos (físicos y verbales) determinarán sus relaciones futuras. Cuanto mayor es el nivel de conflicto familiar y más bajo el clima de afecto de los padres, mayor es el riesgo que tienen los niños de imitar la conducta dominante, hostil y agresiva de estos. En estas familias es muy frecuente la utilización del castigo físico como medio de ejercicio de la disciplina. Dicho castigo ejercido además de forma sistemática y desproporcionada, deja profundas y duraderas huellas así como un autoimagen negativa (son odiosos, feos, antipáticos, estúpidos, malos e indeseables… ), una actitud de rechazo hacia los demás, incapacidad para saber agradar y ganar amigos y una mayor necesidad de ser aceptados y queridos.

 

Curso a distancia toda España y Latinoamerica:
MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO

Curso a distancia toda España y Latinoamerica:
MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO

CONSECUENCIAS SOMÁTICAS DE LOS MALOS TRATOS

Las consecuencias somáticas, según el tipo de maltrato infantil, son:

– ABANDONO Y NEGLIGENCIA: Retraso en el crecimiento, llegando incluso al raquitismo y otros problemas óseos; dificultades en el desarrollo psicomotor; problemas de visión, dentarios, escoliosis; lesiones por congelación o por quemaduras; deformaciones en el cráneo; falta de administración de vacunas obligatorias que pueden derivar en las correspondientes enfermedades; accidentes provocados por la falta de vigilancia y atención (ingestión de medicamentos, productos de limpieza, electrocuciones, quemaduras con aceites o líquidos hirviendo…).

– MALTRATO FÍSICO: Cicatrices o heridas profundas debido a quemaduras, cortes, golpes…; lesiones bucales con pérdida de piezas dentales o malformación de la mandíbula, causadas por puñetazos y golpes; lesiones óseas que pueden afectar al crecimiento corporal; lesiones internas, que suelen ser las más graves, debidas a traumatismos craneales y oculares y que pueden derivar en retrasos, déficits motores, cognitivos, epilepsias…, cegueras, desprendimiento de retina, glaucomas, cataratas, dislocaciones del cristalino, etc.

– AGRESIONES SEXUALES: Las consecuencias de los abusos sexuales suelen ser específicas de este tipo de agresiones. Encontramos consecuencias tanto físicas como psicológicas, entre las primeras están: embarazos no deseados, sobre todo en preadolescentes y adolescentes, con consecuencias físicas, emocionales y sociales muy dispares, pero que marcan la vida de la niña; enfermedades de transmisión sexual, SIDA; anomalías y lesiones en la vulva, vagina o ano, producidas por la penetración y que pueden condicionar sus funciones.

En cuanto a las consecuencias psicológicas, el abuso sexual puede producir estrés en la víctima, sentimientos de culpabilidad, disminución de la autoestima, dificultades en las relaciones sociales, aislamiento, temores, e incluso, dependiendo de la gravedad del abuso, las consecuencias traumáticas se prolongarán durante más tiempo, repercutiendo en sus futuras relaciones de pareja. En los casos de embarazos no deseados, las consecuencias se producen tanto para la madre como para el padre adolescentes, tienen que replantearse su nuevo papel, tomar decisiones, en la mayoría de los casos difíciles, aceptar nuevas responsabilidades…

– MALTRATO PRENATAL: Las consecuencias del maltrato prenatal son: prematuridad, debido a los malos cuidados de la madre durante su gestación, con todo lo que supone de riesgos bioquímicos, respiratorios, nutricionales, infecciosos, etc.; enfermedades transmitidas prenatalmente: hepatitis, SIDA; que pueden llegar a provocar la muerte del recién nacido, si existen dificultades que no son diagnosticadas a tiempo, ya sea por despreocupación de la madre o por ocultación del propio embarazo.

CONSECUENCIAS SOMÁTICAS DE LOS MALOS TRATOS

Las consecuencias somáticas, según el tipo de maltrato infantil, son:

– ABANDONO Y NEGLIGENCIA: Retraso en el crecimiento, llegando incluso al raquitismo y otros problemas óseos; dificultades en el desarrollo psicomotor; problemas de visión, dentarios, escoliosis; lesiones por congelación o por quemaduras; deformaciones en el cráneo; falta de administración de vacunas obligatorias que pueden derivar en las correspondientes enfermedades; accidentes provocados por la falta de vigilancia y atención (ingestión de medicamentos, productos de limpieza, electrocuciones, quemaduras con aceites o líquidos hirviendo…).

– MALTRATO FÍSICO: Cicatrices o heridas profundas debido a quemaduras, cortes, golpes…; lesiones bucales con pérdida de piezas dentales o malformación de la mandíbula, causadas por puñetazos y golpes; lesiones óseas que pueden afectar al crecimiento corporal; lesiones internas, que suelen ser las más graves, debidas a traumatismos craneales y oculares y que pueden derivar en retrasos, déficits motores, cognitivos, epilepsias…, cegueras, desprendimiento de retina, glaucomas, cataratas, dislocaciones del cristalino, etc.

– AGRESIONES SEXUALES: Las consecuencias de los abusos sexuales suelen ser específicas de este tipo de agresiones. Encontramos consecuencias tanto físicas como psicológicas, entre las primeras están: embarazos no deseados, sobre todo en preadolescentes y adolescentes, con consecuencias físicas, emocionales y sociales muy dispares, pero que marcan la vida de la niña; enfermedades de transmisión sexual, SIDA; anomalías y lesiones en la vulva, vagina o ano, producidas por la penetración y que pueden condicionar sus funciones.

En cuanto a las consecuencias psicológicas, el abuso sexual puede producir estrés en la víctima, sentimientos de culpabilidad, disminución de la autoestima, dificultades en las relaciones sociales, aislamiento, temores, e incluso, dependiendo de la gravedad del abuso, las consecuencias traumáticas se prolongarán durante más tiempo, repercutiendo en sus futuras relaciones de pareja. En los casos de embarazos no deseados, las consecuencias se producen tanto para la madre como para el padre adolescentes, tienen que replantearse su nuevo papel, tomar decisiones, en la mayoría de los casos difíciles, aceptar nuevas responsabilidades…

– MALTRATO PRENATAL: Las consecuencias del maltrato prenatal son: prematuridad, debido a los malos cuidados de la madre durante su gestación, con todo lo que supone de riesgos bioquímicos, respiratorios, nutricionales, infecciosos, etc.; enfermedades transmitidas prenatalmente: hepatitis, SIDA; que pueden llegar a provocar la muerte del recién nacido, si existen dificultades que no son diagnosticadas a tiempo, ya sea por despreocupación de la madre o por ocultación del propio embarazo.

ACOSO SEXUAL EN EL ÁMBITO ACADÉMICO Y LABORAL

El acoso sexual es la propuesta de realización de una conducta sexual no deseada por la víctima, u otra conducta basada en la discriminación por género y que afecta a la dignidad y el bienestar de las mujeres (aunque también pueden darse casos de hombres víctimas de acoso sexual), en el trabajo o en el ámbito académico.

El acoso sexual puede incluir diferentes tipos de conductas: físicas, verbales y no verbales que no son en ningún momento deseadas por la víctima. Este matiz de no deseada es lo que le da el cariz de acoso, a diferencia de la atención sexual, no es bienvenida ni recíproca, sino impuesta. La víctima se siente coaccionada por el agresor a llevar a cabo una práctica sexual no deseada ante la amenaza de despido o suspenso, situación que dificulta que la mujer denuncie a sus superiores o docentes, también puede ser coaccionada mediante promesas de ascenso laboral o mejora del expediente académico.

    A continuación detallamos cuáles son las conductas consideradas como acoso sexual en el ámbito laboral o académico.

*  Conductas físicas: tocamientos, manoseos, pellizcos, pasar rozando contra otra persona, agresión o coerción para obtener favores sexuales, persecuciones…
*  Conducta verbal: avances sexuales, proposiciones, presiones para realizar una conducta sexual, continuadas demandas para salir, sugerencias para realizar actividades fuera del trabajo, flirteos ofensivos, comentarios sugerentes, indirectas…
*  Conducta no verbal: mostrar abiertamente dibujos, pinturas, objetos o material escrito de carácter sexual evidente, miradas lujuriosas, silbar, hacer gestos sugerentes…

Según los estudios realizados, parece que existen ciertos grupos de mujeres especialmente vulnerables al acoso sexual en el trabajo: mujeres separadas y divorciadas, mujeres muy jóvenes (menores de 34 años), las recién incorporadas al mercado laboral, mujeres con trabajos no tradicionales (considerados de hombres) y en los que están rodeadas de compañeros, mujeres pertenecientes a minorías étnicas o raciales. Es más frecuente en grandes empresas (con más de 100 trabajadores).

    La gravedad del acoso sexual está determinada en buena medida por el estrés que supone la situación para la víctima; la manera en que responden al acoso y los efectos psicológicos que le produce; las consecuencias para su salud; para su puesto de trabajo y las consecuencias que sobre éste puede tener negarse a las propuestas o las consecuencias si lo denuncian; y la relación con l@s compañer@s y el apoyo encontrado en l@s mism@s…

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO

ACOSO SEXUAL EN EL ÁMBITO ACADÉMICO Y LABORAL

El acoso sexual es la propuesta de realización de una conducta sexual no deseada por la víctima, u otra conducta basada en la discriminación por género y que afecta a la dignidad y el bienestar de las mujeres (aunque también pueden darse casos de hombres víctimas de acoso sexual), en el trabajo o en el ámbito académico.

El acoso sexual puede incluir diferentes tipos de conductas: físicas, verbales y no verbales que no son en ningún momento deseadas por la víctima. Este matiz de no deseada es lo que le da el cariz de acoso, a diferencia de la atención sexual, no es bienvenida ni recíproca, sino impuesta. La víctima se siente coaccionada por el agresor a llevar a cabo una práctica sexual no deseada ante la amenaza de despido o suspenso, situación que dificulta que la mujer denuncie a sus superiores o docentes, también puede ser coaccionada mediante promesas de ascenso laboral o mejora del expediente académico.

    A continuación detallamos cuáles son las conductas consideradas como acoso sexual en el ámbito laboral o académico.

*  Conductas físicas: tocamientos, manoseos, pellizcos, pasar rozando contra otra persona, agresión o coerción para obtener favores sexuales, persecuciones…
*  Conducta verbal: avances sexuales, proposiciones, presiones para realizar una conducta sexual, continuadas demandas para salir, sugerencias para realizar actividades fuera del trabajo, flirteos ofensivos, comentarios sugerentes, indirectas…
*  Conducta no verbal: mostrar abiertamente dibujos, pinturas, objetos o material escrito de carácter sexual evidente, miradas lujuriosas, silbar, hacer gestos sugerentes…

Según los estudios realizados, parece que existen ciertos grupos de mujeres especialmente vulnerables al acoso sexual en el trabajo: mujeres separadas y divorciadas, mujeres muy jóvenes (menores de 34 años), las recién incorporadas al mercado laboral, mujeres con trabajos no tradicionales (considerados de hombres) y en los que están rodeadas de compañeros, mujeres pertenecientes a minorías étnicas o raciales. Es más frecuente en grandes empresas (con más de 100 trabajadores).

    La gravedad del acoso sexual está determinada en buena medida por el estrés que supone la situación para la víctima; la manera en que responden al acoso y los efectos psicológicos que le produce; las consecuencias para su salud; para su puesto de trabajo y las consecuencias que sobre éste puede tener negarse a las propuestas o las consecuencias si lo denuncian; y la relación con l@s compañer@s y el apoyo encontrado en l@s mism@s…

Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR/A SOCIAL EN PREVENCION DE MALOS TRATOS Y VIOLENCIA DE GENERO

A %d blogueros les gusta esto: