Archivos de etiquetas: profesorado

EL PERFIL DEL MEDIADOR EN VIOLENCIA ESCOLAR

El Mediador Escolar es una persona con habilidades para desempeñar este servicio y con una inquietud por conseguir estas actitudes. Entre las características que definen el perfil del Mediador subrayamos las siguientes:

         La facultad de ser una persona imparcial. No trata de beneficiar a ninguna de las partes. La ecuanimidad del Mediador pretende ayudar a las partes para que logre la destrucción del conflicto, sin inclinarse hacia nadie. El Mediador aparece como un sujeto pasivo, sin tomar partido,  involucrándose en la negociación e interesándose en que el resultado sea bueno, realista y duradero. Su papel no se reduce a un mero observador, sino que reconduce los términos de la discusión y corrige a las partes si fuese necesario.

         La capacidad de ser flexible en su ideas, sin obstinarse a ningún supuesto.

         La capacidad de ser responsable, respondiendo con seriedad y profesionalidad a las demandas que las partes le hacen para solventar el conflicto.

         La capacidad de ser un apersona condescendiente que está dispuesta a ayudar a las partes. La paciencia, la tranquilidad y saber escuchar con interés son realidades que deben caracterizar a todo Mediador.

         La capacidad de ser empático, de ponerse en el lugar del otro.

         La capacidad de saber guardar el secreto, es decir, la confidencialidad, de mantener en la intimidad aquello que se nos comunica.

         La capacidad de escuchar activamente, resumiendo los datos, reformulándolos, prestando atención.

         La capacidad de abstenerse de juzgar, intervenir o aconsejar, para que sus opiniones no perturben su relación con los participantes.

         La capacidad de ser cuidadoso, admitiendo el modo de ser, pensar, sentir y actuar de los otros; rehuyendo aplicar nuestros criterios, respetando su autonomía.

         La capacidad de ser honesto.

         La capacidad de crear y mantener la cordialidad para que las partes se sientan a gusto y comprendidas.

         Tener claro el papel y los objetivos: ayudar a las partes a comprender mejor la situación y a decidir que es lo que quieren hacer.

         Su responsabilidad es establecer y mantener un contexto adecuado para que los esfuerzos que realicen las partes en su proceso de deliberación, toma de decisiones, comunicación y adopción de perspectivas sea eficaz.

         La autoconciencia, el autocontrol y la evitación de juicios de valor.

         Permitir y ser sensibles a la expresión de emociones de las partes.

         Permitir y explorar la ambigüedad de las partes.

         Prestar atención a la discusión que tiene lugar en este momento concreto, dejando que la solución brote de las propias decisiones de las partes.

         Ser sensible a las formulaciones de las partes sobre los hechos acaecidos para ayudar a aclarar el presente

         Valorar los pequeños y grandes resultados de las sesiones, sin comparar el éxito al acuerdo final alcanzado. Todos los pequeños pasos cuentan y favorecen el camino hacia delante.

Resumiendo: Las habilidades mínimas que se precisan para manejar una mediación son la capacidad para dominar la ira de los participantes y reconducirla hacia el dialogo; la habilidad para no tomar partido y tolerar incluso a una personalidad manipuladora; la capacidad para tener una perspectiva global del problema y replantear y reformular algún asunto importante; la creatividad para imaginar estrategias de intervención que eviten el estancamiento y el conocimiento suficiente del ámbito particular del conflicto.

Anuncios

Cursos: Educador Hospitalario

Cursos: Educador Hospitalario

UNIDAD DIDÁCTICA 1. PEDAGOGÍA HOSPITALARIA
1. UNA APROXIMACIÓN A LA PEDAGOGÍA HOSPITALARIA
1.1. Objetivos de la Pedagogía Hospitalaria
1.2. Retos
2. MARCO LEGISLATIVO
3. LOS DERECHOS DEL NIÑO HOSPITALIZADO
4. ORIGEN Y EVOLUCIÓN DE LAS AULAS HOSPITALARIAS
5. INSTRUCCIONES PARA LAS UNIDADES DE APOYO
EN LAS INSTITUCIONES HOSPITALARIAS
5.1. Objetivos
5.2. Destinatarios
5.3. Organización y funcionamiento
5.4. Criterios metodológicos
5.5. Orientaciones para el centro educativo
Anexo 1: Comunicado de incorporación a la Unidad Escolar de Apoyo
Anexo 2: Informe de Equipo Docente
Anexo 3: Informe del profesorado de la Unidad Escolar de Apoyo
para el centro de referencia

UNIDAD DIDÁCTICA 2. ASPECTOS PSICOSOCIALES DE LA ENFERMEDAD
Y LA HOSPITALIZACIÓN
1. LA ENFERMEDAD EN EL NIÑO
2. LA FAMILIA Y LOS EFECTOS DEL IMPACTO DE LA ENFERMEDAD
3. HOSPITALIZACIÓN INFANTIL
3.1. Primera infancia
3.2. De los tres a los seis años
3.3. De los siete a los once años
3.4. De los doce a los catorce
4. TEMORES DE LOS NIÑOS ANTE LA HOSPITALIZACIÓN
5. PROGRAMAS DE PREPARACIÓN PSICOLÓGICA
A LA HOSPITALIZACIÓN INFANTIL
5.1. Evaluación
5.2. Evaluación del dolor pediátrico
5.3. Técnicas

UNIDAD DIDÁCTICA 3. EL EDUCADOR HOSPITALARIO
1. EL ROL DEL EDUCADOR HOSPITALARIO
2. HABILIDADES DEL EDUCADOR HOSPITALARIO
3. EL EDUCADOR HOSPITALARIO FRENTE AL DUELO
3.1. Actitudes actuales frente al duelo
3.2. El proceso de duelo en la enfermedad
3.3. Pasos para el afrontamiento
3.4. Aspectos específicos del duelo en los niños
3.5. Pautas para comunicar la información al niño
4. EL VOLUNTARIADO HOSPITALARIO

UNIDAD DIDÁCTICA 4. ACTIVIDAD EDUCATIVA EN ÁMBITOS HOSPITALARIOS
1. ATENCIÓN HOSPITALARIA
1.1. Contextualización (humana y espacial)
1.2. Objetivos
1.3. Metodología
1.4. Actividades
1.5. Evaluación
1.6. Recursos
2. ATENCIÓN DOMICILIARIA
2.1. planes de atención domiciliaria por comunidades autónomas

UNIDAD DIDÁCTICA 5. INTERVENCIÓN EDUCATIVA ESPECIALIZADA
1. EL NIÑO ONCOLÓGICO
1.2. Valoración psicosocial individualizada
1.3. Efectos secundarios del tratamiento
1.4. Alteraciones de conducta
1.5. Síntomas psíquicos
1.6. El tratamiento de la información

UNIDAD DIDÁCTICA 6. EL JUEGO EN EL AMBITO HOSPITALARIO
1. EL VALOR DEL JUEGO
2. EL EDUCADOR/ANIMADOR Y LA ACTIVIDAD LÚDICA
CON NIÑOS/AS HOSPITALIZADOS
3. LA LUDOTECA COMO RECURSO PARA
LA ANIMACIÓN HOSPITALARIA
4. EL JUEGO COOPERATIVO
4.1. Clasificación de los juegos cooperativos
4.2. La estructura de cada juego
4.3. Cómo organizar una sesión de juegos
5. LA EXPRESIÓN PLÁTICA
5.1. Objetivos
5.2. Técnicas y materiales
5.3. Técnicas creativas
5.4. El lugar de trabajo
5.5. Actividades de expresión plástica
6. LA ANIMACIÓN A LA LECTURA
6.1. Objetivos
6.2. Técnicas y materiales
6.3. Técnicas creativas
6.4. Actividades de animación a la lectura
7. LA EXPRESIÓN DRAMÁTICA
7.1. Objetivos
7.2. Técnicas y materiales
7.3. Técnicas de expresión dramática
7.4. Actividades de expresión dramática
8. LA EXPRESIÓN MUSICAL
8.1. Objetivos
8.2. Técnicas y materiales
8.3. Medios de expresión musical
8.4. Técnicas creativas
8.5. El lugar de trabajo
8.6. Actividades de expresión musical

UNIDAD DIDÁCTICA 7. LAS NUEVAS TECNOLOGÍAS
COMO POSIBILIDAD LÚDICA, CULTURAL Y FORMATIVA
1. OBJETIVOS
2. PROYECTOS VIRTUALES
3. UN PROYECTO DE TELEEDUCACIÓN
DE AULAS HOSPITALARIAS EN ESPAÑA

Bibliografia.
Requisitos:

Trabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educador Social, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,.. estudiantes de Psicología, Sociología, Magisterio, Pedagogía, Psicopedagogía, Trabajo Social, Educación Social, Educación Infantil, Integración Social, Enfermería, Auxiliar de Clínica… asociaciones, instituciones, colectivos, centros cívicos,…

Curso bullying

Curso bullying

Curso violencia escolar

Curso Educador Hospitalario – Guia Didactica

Rebajas cursos educacion, integracion, trabajo social

Guia Didatica Curso Educador Hospitalario

Curso Educador Hospitalario – Guia Didactica

Curso Educador Hospitalario (pedagogia hospitalaria)

Curso para maestras, profesores, educadores, animadores, educadoras infantiles, estudiantes de magisterio

Cursos a distancia dirigidos a rabajador Social, Pedagogo Social, Educador de Calle, TASOC, TISOC, Mediador Social, Dinamizador Juvenil, Mediador Juvenil, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Profesorado, Monitor de Campamento, Monitor de Ludoteca, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Monitor de Granja Escuela, Técnico Casa de Juventud, Técnico de Información Juvenil, Formador de Formadores, Técnico en Integración Social, Educadores Sociales, Educador Infantil, Educador Centro de Acogida, Terapeuta, Orientador Educativo, Mediador Juvenil, Educador Sexual, Monitor de Tiempo Libre,..

Curso Educador Hospitalario (pedagogia hospitalaria)

Violencia escolar

Habría que distinguir distintas categorías ya que no es lo mismo un insulto u otra falta más o menos leve de disciplina que un episodio de vandalismo o de agresión física. No obstante, existe una clara tendencia en la opinión pública y tal vez entre muchos profesores a simplificar en manifestaciones distintas de un mismo sustrato violento que caracterizaría a los niños y jóvenes de hoy.

Juan Manuel Moreno Olmedilla realizó un trabajo distinguiendo categorías de comportamiento antisocial:  

– Disrupción en las aulas: Se tratarían delas situaciones de aula en que tres o cuatro alumnos impiden con su comportamiento el desarrollo normal de la clase interfiriendo en el aprendizaje de los demás. Constituye la fuente de malestar más importante de los docentes ya que obliga al profesorado a emplear más tiempo en controlar la disciplina y el orden
– Problemas de disciplina (conflictos entre profesorado y alumnado): Se trata de conductas que implican una mayor o menor dosis de violencia como la resistencia, el desafío, el insulto, al profesorado… que pueden desestabilizar por la vida cotidiana en el aula.
– Maltrato entre compañeros (bullying):El término «bullying» se emplea, en la literatura especializada para denominar los procesos de intimidación y victimización entre iguales, entre alumnos compañeros de aula o de centro escolar (Ortega y Mora-Merchán, 1997). Se trataría de situaciones en los que uno o más alumnos acosan e intimidan a otro, a través de insultos, rumores, aislamiento social, motes… Si bien no incluyen la violencia física, este maltrato intimidatorio puede tener lugar a lo largo de meses e incluso años, siendo sus consecuencias ciertamente devastadoras, sobre todo para la víctima.
– Vandalismo y daños materiales y violencia física (agresiones, extorsiones): El vandalismo y la agresión física son fenómenos de violencia ya sea contra las cosas o contra las personas. Son los que más impacto tienen sobre las comunidades escolares y sobre la opinión pública..
– Acoso sexual: El acoso sexual, al igual que el bullying, es un fenómeno oculto de comportamiento antisocial. Habría que apuntar dos fenómenos típicamente escolares que también podrían categorizarse como comportamientos antisociales:

– El absentismo, que da lugar a importantes problemas de convivencia en muchos centros escolares.
– El fraude en educación: se refiere, a prácticas ilegales (Moreno, 1992, pp. 198 y ss.) como copiar en los exámenes, plagio de trabajos y de otras tareas, recomendaciones y tráfico de influencias para modificar las calificaciones de los alumnos, y una larga lista de irregularidades que, para una buena parte del alumnado..

¿QUÉ SABEMOS SOBRE ESTOS FENÓMENOS EN LOS CENTROS ESCOLARES?:En los centros se dan muchos conflictos, y de muchos tipos, y no tanta violencia como los medios de comunicación y la opinión pública podrían estar dando a entender. Moreno Ortega establece la siguiente jerarquía en cuanto a las preocupaciones que generan los comportamientos antisociales:

– En los profesores preocupa y les afecta especialmente la disrupción.
– En los padres: la indisciplina.
– En la Administración educativa y a la opinión pública les afectan mucho los episodios de violencia física (sobre todo de alumno a profesor) y el vandalismo.
– En los alumnos están más preocupados por los fenómenos invisibles de bullying, extorsión y acoso sexual.
 

Aunque poco se sabe sobre estos distintos fenómenos agrupados bajo la denominación de comportamientos antisociales. Los estudios llevados a cabo hasta ahora en nuestro país no nos permiten generalizar sí podríamos poner de manifiesto al menos tres conclusiones importantes:

Los fenómenos de comportamientos antisocial en las escuelas tienen raíces muy profundas en la comunidad social a la que el centro educativo pertenece. Los episodios de violencia no deben considerarse simplemente como eventos aislados que ocurren espontáneamente.

Las distintas manifestaciones de comportamiento antisocial en las escuelas ocurren con más frecuencia de lo que usualmente se piensa ya que la relación entre los agresores y las víctimas es necesariamente larga en el tiempo y muy estrecha en el espacio (conviven en el centro durante años y muchas horas al díaDesde un punto de vista teórico (Ortega, 1995, 1996 y 1997), las variables que influyen sobre el comportamiento antisocial en las escuelas deben buscarse en tres dimensiones diferentes:

– Evolutiva: el proceso de desarrollo sociomoral y emocional en relación con el tipo de relaciones que los estudiantes establecen con sus iguales
– Psicosocial, que implica las relaciones interpersonales, la dinámica socioafectiva de las comunidades y los grupos dentro de los que viven los alumnos, las complejidades propias del proceso de socialización de los niños y los jóvenes.
– La dimensión educativa como la configuración de los escenarios y las actividades en que tienen lugar las relaciones entre iguales, el efecto que sobre dichas relaciones tienen los distintos estilos de enseñanza, los modelos de disciplina escolar, los sistemas de comunicación en el centro y en el aula, el uso del poder y el clima socioafectivo en que se desarrolla la vida escolar. El comportamiento antisocial en los centros puede estar muy determinado por variables sociales y familiares ajenas a la escuela. Existen procesos relevantes para intentar explicar el comportamiento antisocial en los centros educativos. Todos ellos están bien documentados y disponen de un conjunto de evidencias empíricas. Sin embargo, todavía no existen estudios españoles acerca de cómo influyen, se relacionan o hasta causan la violencia escolar.

Se trataría de los siguientes:– La violencia estructural derivada de la organización social. La violencia escolar sería consecuencia de la participación de los estudiantes en procesos que filtran esa violencia presente en nuestra sociedad.
– La violencia de los medios de comunicación social a la que los alumnos están expuestos durante muchas horas diarias. Funk (1997) ha estudiado la relación entre el consumo de películas de acción y terror por parte de los estudiantes y la violencia en las escuelas, encontrando, una relación positiva entre ambos.
– Los modelos violentos que los estudiantes ven y aprenden en su propia familia y en su entorno sociocomunitario. Aquí habría que incluir de forma explícita la influencia del grupo de iguales.
– La violencia que los alumnos sufren dentro de su familia y en su entorno.
– Los centros educativos se han mantenido casi siempre al margen de las dimensiones no académicas de la educación como el desarrollo moral, la integración social… Al olvidar los procesos interpersonales implícitos en la convivencia diaria, se encuentran ahora con graves dificultades para dar una respuesta educativa ante el comportamiento antisocial o a los problemas de convivencia en general.
– Los centros estarían reproduciendo el sistema de normas y valores de la comunidad en la que están insertos y de la sociedad en general.

En conclusión, la investigación parece distinguir entre tres tipos de conjuntos de variables para explicar el comportamiento antisocial en los centros escolares: – Variables individuales relacionadas con la personalidad, el sexo y las percepciones y expectativas del alumno.
– Variables del centro y del aula: internas a la institución y relacionadas con los fenómenos violentos más específicos de la escuela.
– Variables sociales o ambientales como la influencia de la familia, el grupo de iguales, la comunidad inmediata, los medios de comunicación y la sociedad en general.
– También existen variables internas al propio centro educativo que parecen estar relacionadas con la mayor o menor ocurrencia o aparición de fenómenos de comportamiento antisocial.

Considerando los resultados de investigaciones empíricas realizadas en otros países (Mooij, 1997; Funk, 1997), se podría afirmar que existe una relación entre el currículo escolar, los métodos de enseñanza, los sistemas de evaluación del rendimiento del alumnado, y el agrupamiento de los alumnos o la mayor o menor probabilidad de ocurrencia de fenómenos de comportamiento antisocial en un aula y en un centro. Por ejemplo, Mooij (1997) encuentra el tiempo que el profesor dedica en el aula a procesos de grupo y relaciones interpersonales está relacionada con la disminución de los comportamientos disruptivos y de maltrato entre iguales.

 

Curso a distancia toda España: MEDIADOR ESCOLAR EN VIOLENCIA

Matricula:  oferta 100 euros(+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

La convivencia en los centros educativos. Análisis del fenómeno de la agresividad infantil, líneas orientadoras y recursos para construir la convivencia en el centro escolar.

Metodología para la gestión del conflicto escolar. Aproximación al tema de la mediación en educación y pedagogía como medio oportuno, y de experimentada validez en otros campos, para solucionar los conflictos que se presentan en la escuela.

 

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacioncursos.com
http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03

https://animacionservicios.wordpress.com
http://www.youtube.com/user/animacionservicios

Drogodependencias. Cursos

DROGODEPENDENCIAS

El término droga se utiliza para referirse a aquellas sustancias que provocan una alteración del estado de ánimo y son capaces de producir adicción. El término incluye tanto las sustancias que popularmente son consideradas como drogas por su condición de ilegales como los distintos psicofármacos y sustancias de consumo legal como el tabaco, el alcohol o las bebidas que contienen xantinas como el café; además de sustancias de uso doméstico o laboral como las colas, los pegamentos y los disolventes volátiles.

No existiría «la droga», sino distintas sustancias, más o menos adictivas, consumidas de distintas formas por personas diferentes, y que pueden dar lugar a variados tipos de situaciones más o menos problemáticas.

Todos sabemos que uno de los colectivos más castigados por la discriminación es el de las personas que usan drogas. La sociedad condena el uso de drogas ilegales como la marihuana o la cocaína, y sin embargo no lo hace en el caso del uso indiscriminado de otras sustancias de consumo legal.

 

Las sustancias adictivas más usadas en nuestro país son el alcohol, el tabaco y los psicofármacos. Estos últimos usados a modo de paliativo de situaciones de ansiedad, y en forma generalmente solitaria, ya que su uso grupal es visto por el conjunto social como una práctica de drogadicción y, por lo tanto, condenada de la misma manera que las drogas ilegales.

El uso de drogas ilegales se ve como algo distinto. Existe una construcción social que origina un fuerte rechazo hacia la persona adicta o dependiente de sustancias Entre los antivalores que reflejan esta construcción o imaginario colectivo se encuentran la marginalidad, la peligrosidad, el carácter de vagos o vividores de las personas adictas, su improductividad social, su imposibilidad de llevar a cabo algún proyecto y un alto riesgo con respecto al VIH/SIDA, entre otros. Como toda construcción social, la que se forma del adicto está fundada por mitos, prejuicios y desconocimiento, originando de esta manera reacciones, conductas y juicios discriminatorios.

TÉRMINOS:

La drogadicción o drogodependencia es considerada por la sociedad como uno de sus principales problemas, y no sólo por sus efectos negativos a nivel individual, sino también por sus consecuencias sociales, que van unidas muchas veces a delincuencia, prostitución, propagación de enfermedades, etc. En el caso de España, el problema de las drogas se manifestó como un problema social ya durante los años setenta, apareciendo cierta alarma social ante casos de drogodependientes (asociados sobre todo al consumo de heroína) que delinquían para obtener droga.

La Organización Mundial de la Salud considera que droga es «toda sustancia psicoactiva que introducida en el organismo puede modificar una o más funciones de éste, es capaz de generar dependencia, que se caracteriza por la pulsión a tomar la sustancia de un modo continuado o periódico para obtener unos efectos o para evitar el malestar por su falta». Del mismo modo la OMS definió en 1969 drogodependencia como un «estado psíquico y en ocasiones también físico, debido a la interacción entre un organismo vivo y una sustancia química que se caracteriza por modificaciones del comportamiento y por otras reacciones, entre las que siempre se encuentra una pulsión a consumir la sustancia de forma continua o periódica con objeto de volver a experimentar sus efectos psíquicos y en ocasiones el malestar de su abstinencia. Este estado puede acompañarse o no de tolerancia. Un mismo individuo puede desarrollar dependencia a más de una sustancia; las dependencias múltiples pueden ser simultáneas o sucederse una a la otra o en épocas alternadas».

Se considera drogodependencia como «el estado físico y/o psíquico resultante de la interacción entre un organismo y una droga, caracterizado por una serie de respuestas comportamentales que incluyen la adicción a dicha droga». Como «el estado resultante de la interacción entre la sustancia y el ser vivo que implica modificaciones en su comportamiento». En el ámbito de la drogodependencia el individuo se orienta, con frecuencia, a un consumo compulsivo de la sustancia con el objetivo de alcanzar sus efectos o evitar las molestias de su privación.

En otras palabras, el término «drogodependencia» o «drogadicción» es sustituido con frecuencia por el de «abuso de drogas» (drug abuse) y «abuso de sustancias» (substance abuse).

El primero hace referencia a una modalidad de consumo de una sustancia que no reporta consecuencias negativas para la persona por producirse en pequeñas cantidades y con una frecuencia mínima. Por otro lado, el abuso se entiende como uso excesivo, esporádico o persistente, no relacionado con una práctica médica aceptable (definición de la OMS).

La dicotomía uso/abuso nos remite directamente a la legalidad de la droga. Tenemos drogas legales, como el alcohol y el tabaco, en las que es necesario matizar el concepto de uso-abuso. Son drogas que consumidas en exceso causan importantes perjuicios sociales, psicológicos y fisiológicos.

Casi todas las personas utilizamos algún tipo de droga, bien sea en infusiones o café, cuando estamos enfermos algún medicamento o bien porque somos fumadores o tomamos alcohol durante las comidas o fiestas.

LA ADICCIÓN:

La drogadicción, drogodependencia, o también llamada dependencia a sustancias psicoactivas, es la necesidad que una persona tiene por consumir bebidas con contenido alcohólico u otra clase de drogas (marihuana, cocaína, inhalantes, tranquilizantes, alucinógenos…). Es un hábito arraigado que produce dependencia o compulsión a tomar algo. Esta necesidad no desaparece a pesar de que la persona consumidora o usuaria sufra las consecuencias negativas producidas al momento de consumirlas o después de dejar de usarlas.

Una adicción es una dependencia hacia una sustancia, actividad o relación que arrastra a la persona adicta lejos de todo lo demás que le rodea. Está representada por los deseos, pensamientos y comportamientos de las personas que actúan en aquellas actividades diseñadas para conseguir la cosa deseada o para comprometerse en la actividad deseada (comportamientos adictivos). Y, a diferencia de los simples hábitos o influencias consumistas, las adicciones son «dependencias» con graves consecuencias en la vida real, que deterioran, afectan negativamente y destruyen relaciones, salud (física y mental) y la capacidad de funcionar de manera efectiva.

En consecuencia, un adicto es una persona «dependiente» de aquella cosa que domina sus pensamientos y deseos y dirige su comportamiento, y la pretensión de esa cosa se convierte en la actividad más importante de su vida. En estados avanzados de adicción, nada es tan importante como la adicción en sí misma.

TOXICOMANÍA:

Etimológicamente el vocablo se halla compuesto por dos raíces: Ttóxico, del griego «toxikon» que significa veneno, y manía del latín «manía» que significa locura parcial con la obsesión de una idea fija. Tendríamos entonces que desde un enfoque etimológico toxicomanía sería la obsesión de consumir tóxico o veneno.

En 1957 un Comité de Expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), definió por primera vez toxicomanía como un «estado de intoxicación periódica o crónica producido por el consumo repetido de una droga (natural o sintética) y caracterizado por un deseo insaciable (compulsión) de seguir tomándola y por una tendencia a ir incrementando la dosis». Paralelamente, la misma comisión definiría el concepto habituación como la «condición resultante del consumo repetido de una droga, que se caracteriza por un deseo (pero no compulsión) de seguir tomándola por la sensación de bienestar que genera, así como por su escasa o nula tendencia a ir incrementando la dosis». Toxicomanía y habituación, según estas dos definiciones, difieren en cuanto a necesidad de aumentar la dosis para obtener los mismos efectos (tolerancia) y por la frecuencia de la toma de la droga. Posteriormente, en 1964, la propia OMS recomendó sustituir los dos términos anteriores por el de dependencia.

LA DEPENDENCIA:

La dependencia es la necesidad física y psíquica que experimenta el enfermo para poder desarrollar su vida diaria. La dependencia, como proceso incontrolable, comienza con el uso, luego se cae en el abuso y así se arriba a la drogadicción.

La dependencia es «el estado psíquico y a veces físico causado por la acción recíproca entre un organismo vivo y una droga, que se caracteriza por cambios en el comportamiento y por otras reacciones que comprenden siempre un impulso irreprimible a tomar la droga en forma continuada o periódica, a fin de experimentar sus efectos psíquicos y a veces para evitar el malestar producido por la privación». La dependencia psíquica se define como «una situación en la que hay un sentimiento de satisfacción y un impulso psíquico que requiere la administración regular y continuada de la droga para producir placer o evitar malestar». La dependencia física se define como «un estado de adaptación que se manifiesta por la aparición de intensos trastornos físicos cuando se interrumpe la administración de la droga» o «Compulsión a consumir periódicamente la droga de que se trate, para experimentar un estado afectivo positivo (placer, bienestar, euforia, sociabilidad, etc…) o librarse de un estado afectivo negativo (aburrimiento, timidez, estrés, etc.)».

La dependencia psicológica es lo realmente difícil de superar en el proceso de deshabituación de una adicción. La droga se ha incorporado al metabolismo del sujeto. El organismo se ha habituado a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel en sangre para funcionar con normalidad. Cuando este nivel desciende por debajo de cierto umbral aparece el Síndrome de Abstinencia característico de cada tipo de droga.

En aquellos casos en los que se produce la sustitución del consumo de la droga habitual por otra que produce efectos neurofisiológicos similares se establece el término dependencia cruzada.

La dependencia física se produce cuando el organismo se adapta a la sustancia y la requiere para su funcionamiento, y la dependencia psicológica se da cuando el individuo experimenta un impulso irresistible a consumir, no puede vivir sin una sustancia y la utiliza de forma permanente y  compulsiva.

TOLERANCIA:

La tolerancia hace que cada vez se deba consumir más cantidad de sustancia para lograr los mismos efectos. Tolerancia es «un estado de adaptación que se caracteriza por una disminución de la respuesta a la misma dosis de droga o por el hecho de que para producir el mismo grado de efecto farmacodinámico, es necesario una dosis mayor». Se dice que una droga produce tolerancia cuando es necesario ir aumentando la cantidad consumida para experimentar los mismos efectos. O lo que es lo mismo, cuando los efectos de la misma cantidad son cada vez menores.

La tolerancia es un indicio de alteración metabólica, consecuencia de un consumo crónico del que el organismo intenta defenderse. Con el aumento de la tolerancia se puede ir escalando desde el uso hacia el abuso para llegar posiblemente a la dependencia. Sin embargo, el punto culmine de la tolerancia es diferente para cada persona y varia también la sustancia.

La tolerancia cruzada es «un fenómeno en el que se toma una droga y aparece tolerancia no sólo a esa droga, sino también a otra del mismo tipo o a veces de otro conexo». Aparece cuando es necesario aumentar el consumo de la droga para que la sustancia de que esta compuesta produzca los mismos efectos que en tomas anteriores de menor cantidad.

En algunos casos la dependencia es tan grande, que el adicto sólo vive para conseguir la droga. La sustancia va a suponer el eje central en la vida de la persona, pasando la mayor parte del día procurando obtenerla o consumiéndola. El organismo se ha habituado a la presencia constante de la sustancia, de tal manera que necesita mantener un determinado nivel de drogas para poder «funcionar». Si no las tiene puede presentarse el síndrome de abstinencia (síntomas físicos y mentales que aparecen al suspender el suministro de drogas) característico de cada sustancia y las características particulares de cada individuo. La importancia del síndrome normalmente radica en que se necesita la droga para que el individuo se recupere de los síntomas y molestias derivados de la abstinencia. Los signos y síntomas que el síndrome representa pueden ser muy variados y derivar en un cuadro clínico de gravedad.

DESINTOXICACIÓN:

Es el proceso encaminado a eliminar los síntomas de dependencia y el síndrome de abstinencia, de tal manera que el cuerpo no sienta necesidad de la sustancia. La desintoxicación conlleva tiempos diferentes según los casos.

DESHABITUACIÓN:

En cuanto a la deshabituación, se entiende que «es un proceso más largo que la desintoxicación, en el que el sujeto elimina o modifica los hábitos relacionados con el consumo de drogas» (Plan Nacional Sobre Drogas, 1998).

CARACTERÍSTICAS DEL ADICTO:

– Objeto de deseo: Siempre hay un objeto de deseo. Este es la sustancia, cosa, actividad o relación que conduce a la adicción, sea alcohol, comida, sexo, juego, pornografía, drogas, o cualquier otra cosa que provoque ideas obsesivas y derive en comportamientos compulsivos.

– Obsesión: La conducta adictiva es obsesiva. Existe una obsesión con el objeto de deseo, una necesidad de la cosa que provoca la adicción. Cuando se es adicto a menudo no se puede pensar en otra cosa que no sea la droga, el modo de conseguirla, la forma de administrarla, etc. En general, la adicción es vivida como una obsesión que dirigirá gran parte de su tiempo, su energía y su atención.

– Comportamientos guiados. Existe una compulsión por reducir la ansiedad y satisfacer la obsesión que provoca el comportamiento adictivo.

– Dependencia. Hay una dependencia respecto al objeto del deseo, física o psicológica, y sólo esa cosa puede satisfacer el deseo del adicto(al menos temporalmente).

– Consecuencias negativas: La adicción se convierte en nociva cuando se vuelve en contra de uno mismo y de los demás. Al principio se obtiene cierta gratificación aparente. Pero su conducta empezará a tener consecuencias negativas en su vida. Las conductas adictivas producen placer, alivio y otras compensaciones a corto plazo, pero provocan dolor, desastre, desolación y multitud de problemas a medio plazo. Las consecuencias negativas asociadas a las adicciones afectan a muchos aspectos diferentes de la vida de una persona. Los más importantes son:

* Relaciones: La relación con la familia, amigos o pareja se altera, aparecen discusiones frecuentes, desinterés sexual, la comunicación se interrumpe, hay pérdida de confianza, alejamiento, etc.
* Trabajo: Cuando una persona tiene una adicción suele restarle tiempo a su trabajo para buscar la droga o recuperarse de su uso, suele llegar tarde, hay menor productividad, deterioro de la calidad del trabajo o pérdida del propio trabajo.
* Economía: Al destinar la mayor parte del dinero a comprar las drogas, apenas queda dinero para otras cosas. Los ahorros se agotan y suele aparecer el endeudamiento. A veces para poder sufragar los gastos de la adicción se ve obligado a recurrir a actividades ilícitas.
* Salud psíquica: Los adictos suelen padecer una amplia gama de trastornos psicológicos, como estados de ánimo negativos e irritabilidad, actitudes defensivas, pérdida de autoestima e intensos sentimientos de culpa.
* Conducta: Cómo conseguir y usar la droga se ha vuelto casi más importante que ninguna otra cosa, los adictos se vuelven egoístas y egocéntricos: No les importa nadie más que ellos mismos.
* Salud Física: La adicción suele conllevar la aparición de multitud de síntomas físicos incluyendo trastornos del apetito, úlcera, insomnio, fatiga, más los trastornos físicos y enfermedades provocadas por cada sustancia en particular.
* Falta de control: El rasgo distintivo de la conducta adictiva es que al tratar de controlarla, la voluntad no es suficiente. La adicción siempre implica una pérdida de control sobre los pensamientos, sentimientos, ideas o comportamientos cuando aparece la cosa deseada. La sustancia o actividad controla a la persona. Los drogodependientes creen que pueden controlar la droga: La cantidad, las dosis, la frecuencia, etc. sin embargo nada hay más equivocado que esta creencia.

– Negación: A medida que los adictos empiezan a acumular comienzan a negar dos cosas: Que la droga o actividad en cuestión constituya un problema que no pueden controlar y que los efectos negativos en sus vidas tengan alguna conexión con el uso de la droga o actividad.

Como la negación es un proceso mental ficticio, negar la propia adicción o sus consecuencias significa, literalmente, estar fuera de contacto con la realidad.

Se pueden utilizar distintas estrategias:

– Negar terminantemente: «No, yo no tengo ningún problema».
– Minimizar: «No es tan grave».
– Evitar el tema por completo (ignorarlo, negarse a abordarlo o desviar la atención a otro tema).
– Culpar a otros: «Quién no haría ésto en mi situación».
– Racionalizar: «Lo mío no es tan grave», «Yo no estoy tan enganchado», «Yo controlo»…

 


Imagen
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR-A SOCIAL EN PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS
 Matricula: 150  oferta 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 

  Tambien para Latinoamerica
  


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


http://www.youtube.com/user/animacionservicios

 

Alcoholismo. Cursos

ALCOHOLISMO

La droga mas consumida entre los escolares de 14 a 18 años es el alcohol.

Entre los 17 y los 18 años se producen un aumento de los bebedores habituales y un descenso de los esporádicos, lo que indica que es en estas edades en las que tiene lugar un fenómeno detectado en los últimos sondeos: Cada vez disminuye más el número de consumidores moderados y aumenta el número de jóvenes que o bien beben excesivamente o bien no beben en absoluto.

El fin de semana es el momento preferido entre los adolescentes para consumir alcohol. Los lugares más habituales son bares, pub y discotecas aunque con frecuencia tiene lugar en la calle. Se establece, pues, una asociación entre ocio y consumo de drogas. Las bebidas con mayor éxito entre los escolares son el vino (en forma de «calimocho»: Mezcla de coca-cola y vino) y la cerveza.

La disponibilidad (tanto económica como social) es un factor determinante en los consumos de drogas de los adolescentes.

El consumo de alcohol forma parte de la tradición cultural ya que cada país acepta y permite su uso en las relaciones sociales, ceremonias religiosas, festividades, trabajo o bien durante el tiempo de ocio de allí que radica la importancia de orientar sobre los peligros que ocasiona su uso a muy temprana edad. El alcoholismo es el consumo desordenado y en gran cantidad de las bebidas ya mencionadas. Gran parte de los adolescentes han tenido alguna experiencia con bebidas alcohólicas. La mayoría experimenta un poco y deja de usarlas, o las usa ocasionalmente sin tener problemas significativos. Algunos seguirán usándolas regularmente con varios niveles de problemas físicos, emocionales y sociales. Otros desarrollarán una dependencia y actuarán por años de manera destructiva hacia sí mismos y hacia otros.

Los adolescentes consumen alcohol por varias causas, como la simple curiosidad, para integrarse a un grupo de amigos, como un ritual que los convierte en adultos (igual que el tabaco), por admiración a algún líder que bebe y al que admiran; pero también beben por problemas con los padres, los novios o la escuela y por el efecto estimulante del alcohol que los desinhibe frente al sexo opuesto, aumenta su autoestima y hace que olviden sus problemas y su sentido de responsabilidad.

El consumo de alcohol en los adolescentes presenta tres etapas:
 
– Se consume únicamente para divertirse y ser parte del grupo durante los fines de semana.
– Su uso ocurre ya entre semana para producir sensaciones agradables y se manifiestan cambios de conducta como la disminución de comunicación con la familia, cambios en la manera de vestir, cambios de amigos, indiferencia, falta de sueño y de apetito, irritabilidad, depresión, cambios bruscos de humor…
– El adolescente pierde totalmente el control y se obsesiona con el alcohol. Hay peligro de que comience a utilizar otras drogas o presente desesperación, nerviosismo o temblores al dejar de tomarlo, dándose molestias físicas como la pérdida de peso y calambres.

La mayoría de los adolescentes nunca traspasan la primera etapa de consumo de alcohol, pero va a depender de su personalidad y su familia.

La dedicación de los jóvenes al estudio, al trabajo o a otras actividades, los problemas de inserción en la vida laboral, su dependencia de la familia de origen y el retraso en constituir la suya propia, la dificultad para lograr una independencia económica mínima, las barreras para acceder a una vivienda y otras circunstancias similares, constituyen un entramado de factores sociales y problemas que definen la situación de la juventud.

La juventud actual posee unos niveles educativos superiores a los de cualquier otra generación anterior, aunque ello supone la prolongación en el tiempo del periodo de formación. Pero la consecuencia inmediata es que también tardan más en incorporarse a un trabajo estable y suficientemente remunerado, sobre todo por la situación precaria del empleo. La precariedad del mercado de trabajo afecta también a los jóvenes. Todo ello está dando lugar a un aumento del paro ysu vida laboral se ve troncada y con ello sus perceptivas de futuro y su calidad de vida. Aparece una impotencia, falta de ilusión, mayor intensidad de conflictos familiares…

 

TIPOLOGÍAS DE ALCOHÓLICOS:

Jellinek (1960), propone cinco patrones básicos del beber excesivo y utiliza letras griegas para identificarlos. Creemos que la tipología propuesta deba ser ampliada, habida cuenta de que en los 30 años transcurridos desde su planteamiento inicial se han producido dos alteraciones muy notables: cada día es mayor el incremento del número de jóvenes que revelan tener problemas con la bebida alrededor de los 20 anos, y la proporción de mujeres menores de 30 anos que han pasado a formar parte de la población alcohólica ha evidenciado un alza considerable.

 

Jellinek propone la siguiente nomenclatura clasificatoria de los bebedores:

– Tipo alcohólico alfa: También llamada «bebida indisciplinada», incluye a los individuos con dependencia psicológica del alcohol.
– Tipo alcohólico beta: Supone el hábito de beber socialmente en exceso pero sin que se observe dependencia psicológica o física.
– Tipo alcohólico gamma: Beber hasta la embriaguez durante días, semanas o hasta meses, a veces hasta la intoxicación. La dependencia física está presente y se manifiesta con los síntomas del síndrome de abstinencia.
– Tipo alcohólico delta: Volumen muy elevado de consumo de alcohol durante el día con tolerancia funcional y neuroadaptación evidente. Hay dependencia física. El sujeto en realidad no puede dejar de beber ni siquiera un día.
– Tipo alcohólico epsilón (la otra denominación es dipsomanía): Fases infrecuentes de borracheras cortas intercaladas con largos períodos de completa abstinencia (Madden, 1986 y Helzer, 1987).
(Fuente: Alejandro Cortes García. Apuntes de Farmacología.)

Es importante resaltar que no todos los bebedores excesivos son alcohólicos. Alfonso Fernández hace una clasificación distinta pero que se solapa con la anterior, esta basada en la «forma de beber» y expone tres tipos de alcohólicos:

– Bebedor excesivo regular: Es el sujeto que bebe mucho pero sin llegar nunca o casi nunca a embriagarse. Es de un carácter extrovertido con control sobre la conducta. Se entregan a la bebida por factores sociales de presión o condicionamiento. Es característico de la cultura mediterránea.

– Bebedor excesivo irregular o alcoholómano: Es el enfermo  con factores psicológicos relacionados con experiencias negativas o insoportables y se entrega a la bebida para el alivio de los mismos. Realiza un consumo de modo regular o intermitente, con amplia pérdida de control, cuando consume. Se suele identificar (al menos hasta ahora) con el consumo anglosajón, aunque como veremos este patrón de consumo está siendo asumido por algunos jóvenes españoles.

– Bebedor enfermo psíquico: Es el enfermo mental que se entrega a la bebida para modificar sus vivencias y tensiones emocionales, como depresión, estados paranoides, etc.

 

Síntomas de la abstinencia alcohólica:

–    Alteración o nerviosismo.
–    TEMBLOR: es el síntoma más conocido, aunque no lo es tanto que su presencia suele ser mayor por la mañana y su aparición se produce  entre las 12 y 24 horas tras el abandono del consumo.
–    Ansiedad.
–    Irritabilidad o excitabilidad fácil.
–    Inestabilidad emocional, cambios emocionales rápidos.
–    Depresión.
–    Fatiga.
–    Dificultad para pensar con claridad.
–    Palpitaciones (sensación de latidos cardíacos fuertes).
–    Dolor de cabeza pulsátil generalmente.
–    Sudoración, en especial en la cara o en las palmas de las manos.
–    Náuseas.
–    Vómitos.
–    Pérdida del apetito.
–    Insomnio, dificultad para dormir.
–    Palidez.

Cambios del estado mental:

–    Rápidos cambios de humor.
–    Inquietud.
–    Incremento de la actividad.
–    Disminución del período de atención.
–    Excitabilidad.
–    Miedo.
–    Confusión, desorientación.
–    Agitación, irritabilidad.
–    Alucinaciones: suelen ser imágenes de animales en movimiento como serpientes, insectos, etc. Son las más comunes. Aunque  debemos descartar la aparición entre estas alucinaciones de familiares fallecidos, imágenes fantásticas (diablos, dragones,…), etc.
–    Hiperagudeza sensorial (alta sensibilidad a la luz, los sonidos, el tacto, etc.).
–    Delirio (pérdida severa y aguda de las funciones mentales).
–    Disminución del estado mental:
– Estupor, somnolencia, letargo.
– Sueño profundo que persiste durante un día o más.
– Suele ocurrir después de síntomas agudos.

Convulsiones:

–    Usualmente, convulsiones tónico-clónicas generalizadas.
–    Más comunes durante las primeras 24 a 48 horas .
–    Más comunes en personas con complicaciones previas por abstinencia alcohólica.
–    Pueden  producirse  una o  varias convulsiones e incluso entrar en un estado epiléptico.
–    Temblores corporales.

Los síntomas adicionales que pueden aparecer son:

–    Fiebre.
–    Dolor estomacal.
–    Dolor torácico.

 

Imagen
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: MEDIADOR-A SOCIAL EN PREVENCION DEL ALCOHOLISMO
Matricula: 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

 

  Tambien para Latinoamerica
 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


http://www.youtube.com/user/animacionservicios

Animacion Personas Mayores. Cursos y formacion

Curso a distancia toda España: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES

Duración: 120 horas.
Matricula: 120 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo, con nº de horas, contenidos desglosados y calificación
obtenida.
Matricula abierta todo el año.


FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

DESTINATARIOS:

Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, TASOC, TSIS, Mediador Social,  Animador Sociocultural, Educador Familiar, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Monitor de Tiempo Libre, Gerocultor, estudiantes de Trabajo Social, Educacion Social, Geriatria, Integracion y Animacion Sociocultural… 

 

OBJETIVO GENERAL DEL CURSO:

Objetivos generales:

-Conocer las características esenciales de la animación socioeducativa de personas mayores.

-Desarrollar un programa de actividades de animación socioeducativa para personas mayores que garantice su bienestar y mejore su calidad de vida.

– Dotar al alumno de las herramientas necesarias para organizar, planificar, dinamizar y evaluar los proyectos de animación con personas mayores.

Objetivos específicos:

– Conocer los elementos que condicionan la actividad física en personas mayores.

– Potenciar la psicomotricidad en las personas mayores.

– Prevenir las enfermedades de las personas mayores mediante la actividad física.

– Conocer las implicaciones de la animación terapéutica en los programas de animación sociocultural.

– Desarrollar un programa de actividades físicas lúdico-recreativas que mejore la salud y bienestar de la persona mayor.

– Proveer al alumno aquellos conocimientos que le permita diferenciar los distintos campos y niveles de actuación con los mayores.

– Facilitar al alumno las herramientas para conseguir un desarrollo efectivo y eficaz de los programas de animación de mayores.

 CONTENIDOS:

MÓDULO 1: LA ANIMACIÓN CON PERSONAS MAYORES:

Las personas mayores son un colectivo heterogéneo, con muchas situaciones diferentes, dependiendo de la salud, la economía, la familia, el lugar de residencia; aunque el denominador común es la gran cantidad de tiempo libre que poseen. Saber animar y utilizar ese tiempo es uno de los desafíos de las sociedades modernas.

En este Curso tratamos del contexto actual de la vejez y de lo que deben tener en cuenta los Animadores, de los recursos existentes para la animación, de cómo lograr que los mayores sean protagonistas de su propio desarrollo y de las actividades que pueden hacerse, tanto en casa como en las residencias colectivas.

Unidad 1: La vejez hoy

1. El factor demográfico.

2. La situación socioeconómica.

3. El estado de salud.

4. El nivel educativo.

5. Los estilos de vida.

Unidad 2: Recursos del sistema de protección social a las personas mayores

1. Dimensión económica.

1.1. Pensiones de jubilación.

1.2. Pensiones de viudedad.

1.3. Ayudas económicas.

1.4. Descuentos.

1.5. Exenciones.

1.6. Ayudas en especie.

1.7. Ayudas vivienda.

2. Dimensión sanitaria.

2.1. Atención primaria.

2.2. Atención geriátrica hospitalaria.

3. Dimensión social.

3.1. Alojamiento.

3.2. Alternativas a la institucionalización.

4. Dimensión cultural.

4.1. Los Hogares y Clubs de Jubilados.

4.2. Aulas de Cultura.

4.3. Cursos de preparación a la jubilación.

4.4. Vacaciones.

4.5. Termalismo Social.

Unidad 3: La animación con personas mayores

1. La Animación en el domicilio.

1.1. Ruptura con la situación precedente.

1.2. La necesidad de ayuda.

1.3. Objetivos de la Animación en el domicilio.

1.4. Los intervinientes.

2. La Animación en los Hogares y Clubs de Jubilados.

3. La Animación en institución.

3.1. Etapas de la Animación.

3.2. Características de la Animación en institución.

3.3. Animación, institución y proyecto de vida.

3.4. Objetivos de la Animación en institución.

3.5. Obstáculos de la Animación.

3.6. La Animación a través de la acción.

3.7. Los actores de la Animación.

Unidad 4: Actividades de animación

1. En el domicilio.

2. En la institución.

3. Motivar a las personas mayores a participar en las actividades.

4. Los soportes técnicos en la organización de las actividades.

Unidad 5: La jubilación: Momento privilegiado en la animación

1. Precedentes o un nuevo modelo de jubilación.

2. Un nuevo modelo cultural. La jubilación a utilidad social.

3. La participación en la vida asociativa.

4. El compromiso voluntario.

5. Las motivaciones del voluntariado.

6. El rol de los voluntarios en la animación.

7. La formación del voluntariado.

8. Relaciones profesionales-voluntarios-poderes públicos.

Bibliografía.

 

MÓDULO 2: LA ACTIVIDAD FÍSICA EN LAS PERSONAS MAYORES:

La atención a las personas mayores constituye un reto social que suscita importantes cuestiones para poder garantizar la adecuada calidad de vida de un colectivo cada vez más abundante y que demanda un mayor número de servicios y de mejor calidad. Lo abordaremos desde el plano físico y contemplando la repercusión sobre las esferas intelectual y la afectivo-relacional.

 Las actividades físicas ayudan de manera primordial a generar un estilo de vida en el mayor orientado a cumplir el objeto fundamental de alcanzar un envejecimiento activo y participativo, mejorando su bienestar. El ejercicio físico representa un significado elemento de salud, demostrando que además de acrecentar su disponibilidad y autonomía hace que los mayores sean más comunicativos, dispuestos y participativos.

 En el Curso se muestran aportaciones prácticas, experiencias y actividades que, en diferentes contextos, resultarán de utilizad para su aplicación.

Unidad 1. Situación, conceptualización y preceptos

1. Salud, ejercicio y envejecimiento.

2. Actividad física y personas mayores. Reflexiones en torno a un asunto social emergente.

3. Presente y futuro de las personas mayores en España.

4. La investigación gerontológica en la actualidad: algunas propuestas y sugerencias.

5. Jóvenes mayores y ejercicio físico.

6. El cuerpo en la vejez: su disponibilidad.

7. Planteamientos interdisciplinares en el incremento de la calidad de vida de las personas mayores: la actividad física.

8. Activación física y funcional para personas mayores.

9. La animación socioeducativa de mayores institucionalizados en Castilla y Lleón.

Unidad 2. Casos prácticos y experiencias

1. Las actividades físicas lúdico-recreativas en las personas mayores. Una experiencia docente.

2. El programa de animación comunitaria de las personas mayores en la provincia de Valladolid hacia un envejecimiento activo y saludable.

3. Muévete conmigo: una sesión práctica de psicomotricidad en la tercera edad.

4. La danzaterapia: una terapia para que las personas mayores disfruten con la danza.

5. Duelo y desconsuelo en la vejez: su exteriorización a través del cuerpo.

6. Olimpiadas “Fuentes Blancas” para mayores: reto y práctica deportiva adaptada a la discapacidad.

7. Recursos socioculturales: experiencias de animación terapéutica.

8. Organización de una actividad comunitaria: juegos olímpicos para mayores.

9. Psicomotricidad y vejez.

10. Actividad física en geriatría en Centros Asistenciales de la Diputación de Burgos.

11. Condición física, actividad física y su relación con la salud y calidad de vida en las personas mayores institucionalizadas.

    

EVALUACION:

Consiste en:
– Un resumen/síntesis sobre los manuales, con una extensión no superior a las 10 páginas/manual.
– y un Cronograma anual de actividades.

La calificación final depende de aspectos cuantitativos y cualitativos que se desglosan de la siguiente manera:

-Asimilación de los contenidos.
-Dominio de los conceptos fundamentales y del vocabulario específico.
-Capacidad de análisis y de síntesis.
-Estructura lógica de las ideas tratadas.
-Aplicación de lo aprendido a la realidad social.
-Correcta expresión gramatical.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso

Solicitar mas informacion



ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

formacionadistancia@yahoo.es
http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07

Curso dirigido a Trabajador Social, Pedagogo, Educador Social, TASOC, TSIS, Mediador Social, Animador Sociocultural, Educador Familiar, Dinamizador Cultural, Monitor de Discapacitados, Tecnico en Integracion Social, Educador Social, Monitor de Tiempo Libre, Gerocultor, estudiantes de Trabajo Social, Educacion Social, Geriatria, Integracion y Animacion Sociocultural…

Tercera Edad. Cursos. Animacion

TERCERA EDAD

Actualmente el envejecimiento de la población es uno de los fenómenos sociales de mayor impacto de este siglo. Las tendencias de este incremento tienen diversas manifestaciones, que plantean nuevas necesidades como son: El aumento de los índices por enfermedades crónicas degenerativas y de incapacidades, el acelerado incremento de personas de 85 y más años de edad y el predominio de mujeres en edades avanzadas…

La población mundial, y la esperanza promedio de vida ha aumentado en forma considerable en este siglo. A comienzos de nuestra era, la población total del mundo era aproximadamente 250 millones de personas y la esperanza promedio de vida al nacer no mucho mayor de 25 años. Para el siglo XXI, se espera que la población total sea aproximadamente de 6,500 millones de personas con una esperanza de vida superior a los 70 años.

Este aumento de la población tiene distintos motivos como las tasas de nacimiento comparativamente altas a finales del siglo XIX y principios a mitad del siglo XX, los adelantos médicos que han prolongado la expectativa común de vida (ahora muere gente en la infancia y en la edad adulta temprana), las nuevas medicinas y tratamientos están manteniendo viva a mucha gente que anteriormente había sucumbido ante una serie de enfermedades, la mejora en la calidad de vida, una mayor esperanza de vida, la caída de las tasas de natalidad, los cambios en la institución familiar…
    
La población de personas mayores aumentará entre el 200% y el 300% en un periodo de sólo 35 años en los países en vías de desarrollo, según informaciones difundidas por la ONU con motivo de la II Asamblea Mundial sobre el Envejecimiento.

Los países en vías de desarrollo se enfrentan a un desafío con dos componentes: Deben continuar el proceso de desarrollo, lo cual incluye una economía en crecimiento, educación y protección de los derechos humanos y, al mismo tiempo, deben prepararse para el envejecimiento de la población, una vez que este proceso se prevé más acelerado en estos países que en el mundo industrializado.

 

El envejecimiento de la población en general y de acuerdo con la ONU tiene y tendrá consecuencias y repercusiones en todos los ámbitos de la vida diaria de hombres y mujeres.

Así, en la economía el envejecimiento de la población afectará al crecimiento económico, al ahorro, las inversiones y el consumo, los mercados laborales, las pensiones, los impuestos y la transferencia de capital y propiedades, así como la asistencia prestada por una generación a otra.

El envejecimiento de la población afectará también a la salud y la atención médica, la composición y organización de la familia, la vivienda y las migraciones entre países.

 

¿QUÉ ENTENDEMOS POR ENVEJECIMIENTO?:

A lo que entendemos por envejecimiento o envejecer, no existe una única definición sino tantas como autores o estudiosos han abordado el estudio de esta etapa de la vida.

Durante muchos años, la Psicología del envejecimiento ha presenta desde su perspectiva un modelo deficitario del proceso de hacerse viejo que consideraba universal (que afecta por igual a todos los individuos), unidimensional (en el que declinan todas las capacidades y funciones), e irreversible (el deterioro funcional es permanente).

Sin embargo, en fechas recientes ha tratado de corregir esta visión pesimista del envejecimiento al insistir en la notoria variabilidad de la forma de envejecer de unos individuos con respecto a otros; en que cada capacidad o función evoluciona de distinta manera; y en que determinadas capacidades pueden involucionar, en tanto otras pueden mantenerse o incluso mejorar. A partir de este punto de vista evolutivo se ha afirmado además que los cambios del envejecimiento no son siempre y necesariamente irreversible por el hecho que existen aspectos susceptibles de mejorar.

Según la OMS, el envejecimiento es un proceso fisiológico que comienza en la concepción y ocasiona cambios característicos de la especie durante todo el ciclo de la vida, esos cambios producen una limitación a la adaptabilidad del organismo en relación con el medio. El ritmo en esos cambios se produce en los distintos órganos de un mismo individuo o en distintos individuos en forma desigual. Es importante considerar que:

– Es un proceso normal.
– Ocurre en todos los seres vivos.
– Comienza en el momento de nacer: desde la vida intra-uterina, la placenta ya al noveno mes se le acaba la vida. Incluso, desde la concepción hay células que envejecen y mueren.
– Se acentúa en los últimos años. Principalmente se marca en el último 40% de vida de la persona.
– Se produce una limitación de la adaptabilidad. Mas bien es un cambio de tiempo para adaptarse, es decir, se demoran mas en adaptarse ante un estímulo.
– No es un proceso uniforme.
– Es diferente de una especie a otra: Cada especie tiene un tiempo de vida útil o esperado. Es distinto de un hombre a otro.
– En un mismo ser humano no todos sus órganos envejecen a un mismo tiempo.

Se han propuesto innumerables definiciones sobre el envejecimiento una de las más aceptadas en términos generales es la recogida por Biner y Bourliere, que lo expresa como el «Conjunto de modificaciones morfológicas, psicológicas, bioquímicas y funcionales que aparecen como consecuencia de la acción del tiempo sobre los seres vivos».

Hace ya años que se viene empleando el término tercera edad para referirse a esa etapa del ciclo vital comprendida entre el declive de la edad adulta y el fallecimiento de la persona. Pero lo complicado es delimitar donde comienza la tercera edad (o incluso la cuarta edad que últimamente se ha puesto de moda para hablar de personas de más de 80 años), dado que los criterios para ello no son unánimes. Se podría delimitar la tercera edad o vejez de formas distintas:
    
– Cronológico: Por un lado se puede definir este concepto sobre la base de criterios cronológicos. Es decir, que cuando se rebasa la edad de jubilación (en torno a los 65 años) se entra en la tercera edad. Los años transcurridos desde el nacimiento. Esto no significa que a esa edad todo el mundo refleje de igual forma el impacto del tiempo, ya que según las condiciones de vida y trabajo, el estado de salud en general… las personas acusarán más o menos el paso del tiempo. Esta hace referencia al número de años que tenemos hasta el momento. Es contar el tiempo transcurrido desde el nacimiento.

– Por otro lado también se emplea un criterio más funcional para definir la tercera edad asimilándola a la incapacidad o a la limitación para llevar a cabo determinadas actividades. El estado funcional en las diferentes edades es la resultante de la interacción de los elementos biológicos, psicológicos, y sociales y constituye probablemente el reflejo mas fiel de la integridad del individuo a lo largo del proceso de envejecimiento. La incapacidad funcional con la presencia de dependencia y pérdida de autonomía es una vía final común a la que se llega como consecuencia de numerosas enfermedades en las personas mayores.

Esto tampoco es exacto, puesto que pertenecer a la tercera edad tampoco implica necesariamente incapacidad.

– Biológico: Tiene en cuenta los cambios físicos y biológicos que se van produciendo en las estructuras celulares, de tejidos, órganos y sistemas. Definición con grandes limitaciones por las diferencias de ritmo interpersonales e intrapersonales. Se corresponde a etapas en el proceso de envejecimiento, al estado físico o desgaste corporal. Seria el envejecimiento de órganos y de funciones. Se produce a varios niveles: molecular, celular, tisular y sistémico, y es a la vez estructural y funcional.

– Psicológica: Definen la vejez en función de los cambios cognitivos, efectivos y de personalidad a lo largo del ciclo vital. La edad con que uno se siente psíquicamente así como a los pensamientos y emociones habituales. Estas modificaciones no sobreviven espontáneamente sino son el resultado de acontecimientos vitales como el duelo y la jubilación. Ciertamente hay diferencia entre jóvenes y viejos en dos esferas: La cognoscitiva, que afecta la manera de pensar y las capacidades, y la psicoafectiva sobre la personalidad y el afecto.

– Social: Comprenden los papeles que se supone han de desempeñarse en la sociedad. Considera la individuo como miembro de grupos y de la sociedad.

– Fenomenológico: Es la percepción subjetiva de la propia edad, se refiere al sentimiento de haber cambiado con la edad a la vez que se permanece en lo esencial.

Se ha fijado la edad de ingreso a la vejez, 65 años para los países desarrollados y 60 años para los subdesarrollado (de acuerdo a las expectativas de vida). No obstante desde el punto de vista biológico, el envejecimiento se inicia para algunos autores en el momento de la concepción y para otros en la etapa de madurez.

Los hechos más importantes del envejecimiento:

– Universalidad: Son iguales para todos los individuos de la especie.
– Inevitabilidad como etapa final de todos los seres vivos caracterizándose por su deterioro morfológico y funcional progresivo, cuyo ritmo y características puede ser muy diferente según la especie, el individuo y los factores ambientales.
– Irreversible: A diferencia de las enfermedades, no puede detenerse ni revertirse.
– Heterogéneo e individual. Cada especie tiene una velocidad característica de envejecimiento pero, la velocidad de declinación funcional varía enormemente de sujeto a sujeto, y de órgano a órgano dentro de la misma persona.
– Deletéreo: Lleva a una progresiva pérdida de función. Se diferencia del proceso de crecimiento y desarrollo en que la finalidad de éste es alcanzar una madurez en la función.
– Intrínseco: No debido a factores ambientales modificables. A medida que se ha logrado prevenir y tratar mejor las enfermedades, y se han mejorado los factores ambientales se observa una mayoría de la población que logra vivir hasta edades muy avanzadas.

Podría definirse como el conjunto de cambio y modificaciones morfológicas, fisiológicas y psicológicas que se producen con el paso del tiempo en los seres vivos.

Se admite que para cada especie, la duración máxima de vida está determinada genéticamente, así el límite biológico o máximo de vida para el hombre se considera 110 a 130 años (en ausencia de enfermedad), sin embrago actualmente en las mejores condiciones ambientales es de 82.1 años para las mujeres y 76.4 para el hombre.

ENFOQUE TRADICIONAL BIOMÉDICO:

Indudablemente envejecemos biológicamente. Disminuye nuestra competencia fisiológica y se producen cambios degenerativos. Al disminuir nuestras capacidades disminuye también el poder responder adaptativamente a las variaciones que podemos experimentar en nuestro medio ambiente volviéndonos más vulnerables a la enfermedad.

Los golpes, o enfermedades como el Alzheimer, pueden dañar la habilidad de un individuo mayor seriamente y revelar sus propias limitaciones.

No son muchas pero existen algunas enfermedades específicas de la vejez que realmente merecen el apelativo de seniles por encontrarse exclusivamente en estas edades. Es más frecuente que enfermedades comunes tengan mayor frecuencia en las últimas décadas de la vida. Procesos como las demencias, la insuficiencia cardiaca o los ictus entre muchas otras enfermedades responden a este patrón, apareciendo la mayor parte de los casos en ancianos. En algunos casos la edad avanzada es por si misma un factor de riesgo de padecerlas y pueden llegar a constituir graves problemas de salud pública al llegar a afectar a un gran porcentaje de la anciana.

En el anciano es frecuente la pluripatologías, coexistir varias enfermedades en el mismo paciente sumándose sus efectos. Estas enfermedades tienden una tendencia a evolucionar de forma crónica acompañando al paciente durante su vida provocándole gran incapacidad.
 
La presencia de varias enfermedades y dolencias lleva en ocasiones a una prescripción excesiva por parte del médico o a una automedicación por el propio paciente, con un elevado número de fármacos (polifarmacia). Los cambios propios que ocurren con el envejecimiento afectan también a la forma en que interactúan los medicamentos y nuestro organismo, produciéndose una mayor predisposición a padecer efectos anómalos en lo que se llama Yatrogenia. Este es un riesgo cuando está presente la polifarmacia a cuenta de interacciones entre fármacos o efectos indeseados.

Las enfermedades en los ancianos pueden presentarse de una forma atípica muy diferente del cuadro clínico clásico que se describe en los adultos jóvenes. Pueden faltar los síntomas más típicos como la fiebre o el dolor o la sintomatología presente puede ser muy vaga e inespecífica.

Las enfermedades más importante de la vejez son:

– Las enfermedades coronarias del corazón (ECC), o cardiopatía isquémica es la más asesina en los países occidentales.. Para poder llevar a cabo la dura tarea de bombear sangre, el músculo cardíaco necesita un aporte correcto de sangre rica en oxígeno, lo que se garantiza a través de la red que constituyen las arterias coronarias. La enfermedad coronaria es el resultado final de un complejo proceso llamado ateroesclerosis (comúnmente llamado «endurecimiento de las arterias»).
 
Aunque se desarrolla lentamente durante muchos años, mata instantáneamente (muerte súbita) en un tercio de los casos. Se caracterizadas por un aporte limitado de oxígeno al músculo del corazón, un flujo sanguíneo coronario insuficiente para llevar al el oxígeno y los nutrientes necesarios El músculo del corazón, por tanto, cuenta con un suministro inadecuado, lo cual se hace especialmente patente durante el desarrollo de actividad física. En la mayoría de los pacientes, la EC está causada por una obstrucción crítica de las arterias coronarias. Presentan manifestaciones clínicas que van desde la:

– Angina de pecho: La angina es el síntoma primario de la enfermedad coronaria y, en casos graves, de un infarto de miocardio Normalmente se experimenta un dolor en el pecho. Se suele hacer referencia a la angina como estable (predecible) o inestable (menos predecible y un signo de una situación más grave. Se caracteriza por episodios de dolor torácico y opresión debidos a un insuficiente suministro de sangre al músculo cardiaco, que se suele precipitar con la realización de ejercicio y que remite con el descanso.
– Infarto de miocardio (IM) se manifiesta por un dolor torácico intenso y prolongado que se produce cuando el suministro de oxígeno y de sangre rica en nutrientes hacia el músculo cardiaco (miocardio) se ha reducido considerablemente o ha quedado completamente interrumpido. El episodio de infarto de miocardio puede producirse como resultado de uno o dos efectos de aterosclerosis:(1) Si la arteria se bloquea completamente y la isquemia es tan extensa que los tejidos cardíacos no reciben oxígeno, las células de los mismos mueren. (2) Si la misma placa desarrolla fisuras o desgarros. Las plaquetas se adhieren a ese punto para sellar la placa y se forma un coágulo sanguíneo (trombo). Entonces, puede producirse un ataque cardiaco si el coágulo sanguíneo formado obstruye completamente el paso de la sangre rica en oxígeno hasta el corazón.
-Insuficiencia cardiaca: Es una patología de gravedad progresiva y letal a su libre evolución. Es la causa principal de hospitalización en pacientes de más de 65 años El corazón funciona bombeando la sangre hacia las arterias y recogiéndola de las venas. La que sale del corazón tiene los nutrientes y oxígeno que el cuerpo necesita. La sangre venosa se oxigena en los pulmones y vuelve al corazón para que éste la envíe al resto del organismo. La insuficiencia cardiaca se produce cuando falla este mecanismo y el corazón no es capaz de enviar la cantidad suficiente de sangre por las arterias ni de recibir la correspondiente de las venas, pues al no haberse vaciado del todo no puede admitir la misma cantidad que en situaciones normales. Existen dos tipos principalmente de insuficiencia cardiaca:
-Insuficiencia cardiaca sistólica: se produce cuando disminuye la capacidad de contracción del corazón. No se empuja con suficiente fuerza a la sangre hacia el resto del cuerpo y queda en la cavidad cardiaca.
– Insuficiencia cardiaca diastólica: el corazón no recibe la suficiente cantidad de sangre porque tiene problemas para distenderse. Esto produce acumulación de fluidos en pies, tobillos y piernas.

– Osteoporosis: La osteoporosis es una enfermedad en la que los huesos se vuelven frágiles y es más probable que se rompan. Si no es prevenida o se deja sin tratar la osteoporosis puede progresar de una manera silenciosa e indolora hasta que algún hueso se rompe (fractura), lo que ocurre con mayor frecuencia en la cadera, columna vertebral y muñeca Comienza con leves dolores de espalda que se van intensificando, Se presentan fracturas frecuentes, Es una enfermedad común entre las mujeres mayores de 50 años, y en la edad adulta a hombres y mujeres mayores de 75 años.

– El Accidente Cerebro Vascular (ACV) o Ictus o Ataque Cerebral: Es la patología neurológica invalidante más prevalente de la población adulta mayor de 65 años y la tercera causa de muerte. Es una enfermedad vascular que afecta a las arterias del cerebro o que llegan al cerebro que se vuelven rígidas, en un proceso progresivo que consiste en la acumulación de colesterol, calcio y otras grasas en la pared de las arterias.

Las entidades que se producen a consecuencia de las alteraciones de la circulación sanguínea del cerebro se han dividido en dos grandes grupos:

– Isquémicos: Aquellas causadas por la obstrucción al paso de la sangre en las arterias cerebrales, usualmente por trombos que viajan desde sitios lejanos al cerebro tipo infeccioso.

En la mayor parte de los casos la obstrucción está producida por la presencia de placas de ateroma, lo que llamamos arterioesclerosis. Una enfermedad consistente en la progresiva formación de placas lipídicas en las arterias grandes y medianas que riegan el corazón es a menudo la responsable. Con síntomas como dolor de piernas, especialmente en las pantorrillas y en los pies, que se desarrolla cuando uno está en movimiento y cede con el reposo, hormigueo en los pies cuando se está en reposo, úlceras o gangrena de los pies…

En otros casos se debe a la llegada de un trombo desde otras zonas del organismo, generalmente desde el corazón (embolia).

Si en la zona obstruida por placas de ateroma se pegan acúmulos de plaquetas, se llegan a formar coágulos (trombos), lo que llamamos trombosis cerebral.

Estas causas obstructivas producen:

– Infarto cerebral: Se llama así a un área del cerebro que ha quedado lesionada irreversiblemente cuando, por alguna situación, no le llegó suficiente cantidad de sangre después de varios minutos.
– Isquemia cerebral transitoria: Son los episodios transitorios de déficit neurológico (sin convulsión). Son debido a la obstrucción transitoria de la circulación sanguínea en un área definida del cerebro.

– Hemorrágicos: Aquellas causadas por hemorragia dentro del cráneo. Puede producirse el sangrado que sucede entre el cerebro y la capa que lo rodea. La causa más común es por la ruptura de un aneurisma (alteración en la estructura de una arteria que toma la forma de un pequeño globo con predisposición a romperse)o como forma de hemorragia masiva o de pequeños sangrados. La causa más frecuente es la hipertensión arterial. Usualmente la persona es mayor de 50 años, con hipertensión arterial y generalmente ocurre después de un esfuerzo físico.

– Demencia senil: Desorden cerebral orgánico. La demencia describe una pérdida de las funciones mentales, generalmente asociada con la edad avanzada, que implica problemas de memoria. Es una pérdida de las habilidades mentales tan grave que interfiere con la habilidad de la persona para funcionar con normalidad en el trabajo o el entorno social. La demencia es un síndrome que se caracteriza por el deterioro de las funciones cerebrales superiores, en cuyo curso la conciencia permanece clara. Es un proceso, habitualmente progresivo y ocasionalmente reversible que interfiere con el desempeño en las actividades de la vida diaria, laborales y sociales. Se caracteriza por perjudicar la memoria a corto y a largo plazo, y desintegrar la personalidad debido a que afecta la perspicacia y el juicio. La demencia es un importante problema de la sanidad pública, con un fuerte impacto en los millones de las personas que la padecen y en sus familias. Los síntomas de la demencia incluyen: la incapacidad para aprender nueva información; la incapacidad para recordar información que se sabía en el pasado; problemas con el pensamiento abstracto; desajuste del criterio; trastornos en otras funciones cerebrales como la capacidad para hablar eficazmente, llevar a cabo las actividades motoras o reconocer o identificar los objetos; un cambio de personalidad; interferencia con la capacidad para trabajar o llevar a cabo las actividades sociales usuales. Otros síntomas que pueden acompañar la demencia incluyen la ansiedad, la depresión o la suspicacia, el deterioro de la memoria, daño del funcionamiento o comprensión intelectual, deterioro de la capacidad de juicio y de la capacidad de orientación y decaimiento de esas funciones.

 Las principales formas de demencia en la edad avanzada son la enfermedad de Alzheimer (EA) (50-70%), la demencia vascular (30-50%) y otras formas de demencia, algunas asociadas a patología sistémica (diabetes, hipotiroidismo), infecciones (SIDA, enfermedad de Creutzfeldt—Jacob) o entidades nosológicas especificas de causa degenerativa y/o genética (enfermedad de Pick, demencia frontotemporal, demencia tipo Lewy, complejo demencia-Parkinson, etc.).

– Alzheimer: Es la demencia más común y más frecuente en la población anciana, representando entre un 50 % y 80 % del total de las demencias. Tiene su mayor incidencia en la población mayor de 65 años, aunque puede aparecer antes y entonces su evolución suele ser mucho más rápida.

Esta enfermedad debe su nombre al neurólogo alemán Alois Alzhemier y es la más conocida de las enfermedades denominadas demencias, cuyo rasgo común es la pérdida progresiva de la capacidad intelectual. Alzheimer fue un neuropatólogo que describió esta enfermedad en el año 1907. Examinó el cerebro post mortem que le habían enviado del Hospital Psiquiátrico de Frankfurt que correspondía a una mujer de 54 años. Esta había comenzado su enfermedad a los 50 años, principió con un delirio celotípico (delirios de celos en donde piensan que la esposa o esposo los está engañando).hacia su esposo, encontrábase a disgusto en su domicilio, arrastraba las cosas de un lugar a otro, por momentos estaba irascible, hablaba a los gritos, tenía alucinaciones visuales y auditivas.

La Enfermedad de Alzheimer (EA) aparece de forma progresiva y pocas veces se puede diagnosticar de forma precoz debido a que pasa inadvertida en sus primeras fases. El diagnóstico exacto sólo se puede efectuar una vez que la persona ha fallecido a través de un examen de su cerebro. Se trataría del deterioro y la atrofia de la corteza cerebral.

Esta enfermedad es la demencia senil más frecuente. Afecta a la memoria, las habilidades, el lenguaje y progresivamente a otras facultades. Mientras otras demencias son reversibles y tratables, ésta no lo es. No se conoce con exactitud la causa de esta enfermedad, por lo que es imposible prevenirla y casi muy difícil.

Los signos más frecuentes son: pérdida progresiva de las capacidades cognitivas y funcionales, las cuales contribuirán a deteriorar las relaciones interpersonales del sujeto. Su forma de presentación se caracteriza por la aparición de trastornos mentales tales como ideas de persecución, alteración de la memoria, desorientación temporoespacial, problemas de comprensión del lenguaje, falta de memoria y conversación inconexa, alteraciones en la comunicación social, pérdida de hábitos de higiene, cambios bruscos en el estado de ánimo… No se suele acompañar de síntomas cerebrales tales como alteración en la marcha, coordinación de movimientos o alteraciones en los reflejos.

En cuanto al tratamiento hay que señalar que de momento es incurable, lo cual provoca un paulatino aumento de los enfermos y un elevado coste económico para hacer frente a los cuidados que éstos requieren.

Normalmente se habla de tres fases en la enfermedad, aunque esta división es demasiado ambigua, por lo que los profesionales que trabajan con enfermos de Alzheimer suele emplear una división más exhaustiva que distingue siete fases distintas. Dichas fases van desde los primeros síntomas hasta el completo deterioro de la persona y su fallecimiento.

A lo largo de todo el proceso de la enfermedad el individuo va advirtiendo cómo disminuye su capacidad para afrontar la vida diaria. Esto provoca frustración personal y estrés y repercute también en el resto de la familia, sobre todo en el cuidador principal, que en la mayoría de los casos es una mujer (ya sea la esposa, hija, nieta, hermana, nuera…). Cuando en una familia hay un enfermo de Alzheimer se producen grandes cambios que afectan a todos sus miembros, ya que han de reorganizarse para atender a esta persona. Por ello, es muy importante que no descuiden sus propias necesidades, sobre todo en el caso del cuidador principal. Que sufre las mayores consecuencias del cuidado del enfermo a costa de: realizar un importante esfuerzo físico y psíquico, responsabilizarse de la vida del enfermo, perder paulatinamente la independencia, desatenderse a sí mismo, paralizar durante algunos años su proyecto vital…
    
El cuidador puede verse atrapado en este rol, lo cual provoca consecuencias tanto de tipo físico como psicológico. Para paliar todo esto las asociaciones de familiares de enfermos procuran proporcionar apoyo de diversas formas (información, orientación, consejo profesional, grupos de autoayuda, grupos de ayuda mutua, programas de respiro familiar…) con el fin de mejorar la calidad de vida tanto del enfermo como de la familia. Así se evita o al menos se retrasa el ingreso del enfermo en un centro residencial, lo cual genera sentimientos de culpabilidad en el cuidador porque no siempre encuentra el lugar adecuado o no puede permitírselo económicamente.
    
Es evidente que el apoyo social es un elemento imprescindible para el cuidado de una persona con la Enfermedad de Alzheimer. Así se garantiza la cobertura de las necesidades psicológicas de estas personas que se encargan de su cuidado y que están sometidas a una importante carga de estrés. El apoyo social se orienta hacia cuatro objetivos:

– Moderar los trastornos que se producen como consecuencia del cuidado diario de una persona con Alzheimer.
– Disminuir el estrés y aislamiento social que padecen los cuidadores.
– Proporcionar soporte material dado que los gastos se disparan y los recursos familiares disminuyen (muchas veces algún miembro de la familia debe dejar de trabajar para atender al enfermo).
– Ayudar a los cuidadores para que sigan realizando su importante labor.

Este apoyo social llega muchas veces a través de grupos de ayuda mutua (sobre todo promovidos por las asociaciones de familiares), que consisten básicamente en un grupo de personas que comparten un problema y que se unen para mejorar su situación. En ellos se pone especial énfasis en la interacción entre los miembros y en la asunción individual de responsabilidades, a la vez que se fomentan valores para reforzar la identidad de los participantes.

La forma más organizada de apoyo social son las asociaciones, que en los últimos años han ido ganando en importancia, con lo cual la opinión pública es cada vez más consciente de la presencia de la EA. Las asociaciones de familiares se basan en que nadie va a orientar a un familiar de un enfermo con Alzheimer mejor que otra persona que ya haya pasado por esa experiencia. Por otro lado, el entrar en contacto con otras familias que viven la misma situación suele ser una experiencia muy positiva para los cuidadores.

Las asociaciones de familiares de enfermos de Alzheimer surgieron en España como plataforma para difundir en la sociedad la presencia de la enfermedad, fomentar la investigación científica y lograr una mejor calidad de vida para enfermos y cuidadores.

Sus objetivos son:

– Generales: Aprender a vivir lo mejor posible con un enfermo de Alzheimer y conseguir una atención integral del enfermo.

– Específicos:
– Informar y asesorar a las familias.
– Apoyarlos y ayudarlos para afrontar el impacto de la EA en la familia.
– Difundir la necesidad de un diagnóstico temprano y preciso.
– Promocionar la asistencia integral al enfermo.
– Estimular la investigación.
– Sensibilizar a la opinión pública y a las instituciones.
– Representar y defender los derechos de los enfermos y de sus familias.

Por último, respecto a las prestaciones sociales con las que cuenta este colectivo hay que destacar que apenas existen ayudas institucionales para los enfermos de Alzheimer, que pueden acceder a ellas a través del grado de minusvalía o por ser mayores de 65 años.

En síntesis, la EA es un fuerte agente de cambio en la familia que trastoca los roles familiares, las relaciones entre los miembros… En el caso concreto de los niños y jóvenes a los que les toca vivir con la enfermedad el impacto suele ser muy fuerte. Por un lado los más pequeños suelen perder parte de la atención que les prestaban sus padres, pero esta ausencia suele compensarse con la experiencia de ver a sus progenitores cuidando cada día al abuelo o abuela con Alzheimer. Este es un modo de adquirir un modelo de conducta positivo. Así, cuando surge la enfermedad, lo mejor es explicarle al niño o niña en qué consiste para que no se asusten ante posibles reacciones inesperadas del enfermo, sus cambios de humor, sus olvidos, su confusión…

Para que la familia supere con éxito la prueba de afrontar esta enfermedad es preciso aumentar la comunicación dentro de la familia, sobre todo con los más jóvenes.

Muchos ancianos desarrollan trastornos depresivos con síntomas que pueden confundirse con las manifestaciones de la demencia. Existen algunas diferencias como, por ejemplo, la depresión usualmente tiene un comienzo abrupto y los pacientes se quejan de una pérdida importante de la memoria pero que al momento de evaluarse se encuentra que tal pérdida no es significativa; por el contrario, quien tiene demencia incipiente tiende a restarle importancia a su trastorno de memoria.

A continuación presentamos algunos criterios diferenciales entre la depresión y la demencia, según K. Maurer (1993):
 
– El paciente con depresión acostumbra a quejarse de su falta de atención, de su pérdida de memoria, etc., no obstante, cuando el médico realiza el estudio de los problemas encuentra que tales síntomas no corresponden a un verdadero déficit neurológico. Por el contrario, el paciente con demencia trivializa aquellos hechos en los cuales se descubre su pérdida progresiva de memoria.
– El anciano deprimido generalmente se encuentra con un humor (deprimido) estable; el anciano con demencia incipiente presenta inestabilidad emocional con oscilaciones frecuentes de humor.
– La depresión hace que la persona tenga sentimientos de culpa y miedo al fracaso; la demencia incipiente se caracteriza porque el anciano niega sus problemas, culpa a otros de éstos y usualmente confabula para demostrar su «inocencia» neurológica.
– El paciente deprimido pierde la confianza hacia otras personas y el paciente con demencia se torna exigente hacia los demás.
– El anciano deprimido es coherente en su humor «depresivo» mientras el anciano con demencia tiene delirios superficiales, muchos de ellos ridículos.
– La depresión aparece bruscamente y no dura más de 6 meses; la demencia se desarrolla lentamente y es constantemente progresiva.
– Quien tiene depresión mejora con el tratamiento antidepresivo, mientras que el paciente con demencia podría mejorar parcialmente sus síntomas deprimidos (si los tuviese) pero los trastornos cognitivos (dificultades para comparar, capacidad para resolver problemas de la vida diaria y tomar decisiones, etc.) no mejoran.
– El anciano con depresión tiene insomnio más que intranquilidad nocturna; el anciano con demencia tiene intranquilidad nocturna pronunciada.
– Generalmente quien tiene depresión tiene antecedentes familiares con dicha enfermedad. Usualmente, la persona con demencia tiene antecedentes familiares de demencia.
– El paciente deprimido que está en una situación difícil sabe cómo conseguir ayuda mientras que el paciente con demencia se notará desorientado, perdido y tendrá dificultades para buscar ayuda.

Las características típicas de la depresión en las personas mayores son ansiedad, afecto deprimido, retardo psicomotriz y síntomas somáticos. Suele haber un grado variable de alteración cognoscitiva y puede haber síntomas psicóticos:

– La ansiedad suele ser reportada hasta en 15% de los mayores, lo cual corresponde a la prevalencia de depresión en tal grupo de edad. Hay una elevada prevalencia de ansiedad en los ancianos con depresión mayor que es menos pronunciada en el joven.
– Las personas de edad tienden a no reportar las alteraciones del afecto por considerarlas parte del proceso de envejecimiento.
– El retardo psicomotor usualmente flagrante en el joven puede no ser tan obvio en alguien de mayor edad y es así que los marcadores cardinales de la depresión pueden quedar enmascarados.
– Los síntomas somáticos suelen ser prominentes en la depresión geriátrica. Los más comúnmente reportados son: Astenia (estado de cansancio, debilidad y agotamiento general, físico y psíquico, que se caracteriza por la falta de energía vital necesaria para la realización de las actividades diarias más habituales), cefalea, palpitaciones, dolor generalizado, mareo, disnea (sensación subjetiva de falta de aire o de dificultad respiratoria), trastornos funcionales digestivos.
– Las alteraciones cognoscitivas suelen ser más obvias en el anciano, en particular si hay deterioro asociado. La pseudodemencia depresiva debe ser cuidadosamente diferenciada de la demencia. El término pseudodemencia depresiva se refiere a una depresión que se presenta de forma similar a una demencia pero que remite con el tratamiento de la depresión.
– La ideación pesimista es común y puede alcanzar niveles paranoicos.
– Asimismo, la presencia de hipocondriasis es frecuente y las alucinaciones pueden observarse en casos grave (la hipocondriasis o hipocondría consiste en creer que los síntomas físicos reales o imaginarios son signos de una enfermedad grave, a pesar de la certeza médica de que no lo son).

– Artrosis: Es una enfermedad articular que se produce por fibrosis o degeneración de la misma. Se presenta en personas de edad avanzada y afecta a las articulaciones de la columna vertebral, las caderas, rodillas, manos… La mayoría de las personas mayores de 70 años presentan síntomas de artrosis en alguna articulación por lo menos, siendo el dolor y la alteración de la movilidad los síntomas principales. La degeneración del cartílago articular por la edad es la principal causa, aunque la presencia de alteraciones de ciertas proteínas que se trasmiten de forma hereditaria producen una degeneración prematura del cartílago. La artrosis afecta más a las mujeres que a los hombres y a partir de los 75 años casi todas las personas tienen artrosis en alguna articulación. La obesidad y la falta de ejercicio son factores predisponentes para la artrosis.

– Cataratas: Una catarata es una opacidad del cristalino, la lente clara y transparente del ojo. la lente nubla. La lente es normalmente transparente; pero, cuando se forma una catarata, toma un aspecto opaco como el vidrio empañado. Hay muchos tipos de cataratas. En su mayoría son causadas por un cambio en la pérdida de la transparencia del cristalino. Estos cambios pueden deberse a edad avanzada, lesiones oculares, ciertas enfermedades y afecciones del ojo.

Cambios fisiológicos relacionados con el envejecimiento:

Para muchas personas de avanzada edad, poder manejarse es la independencia. Muchos de los recursos físicos necesarios como una buena visión, audición, flexibilidad y reflejos, empiezan a deteriorarse seriamente alrededor de la edad de 55 años. A la edad de 75, el decaimiento se acelera. Casi un tercio de los mayores de 65, sufren una perdida auditiva más que significante, que se aumenta al 75% a los 75 años.

– Canicie, el cabello pierde color o cambios en la piel los signos visibles son los surcos, arrugas y flaccidez causados por el efecto del tiempo.

– Heridas, edemas, úlceras: La acumulación excesiva de líquidos en los tejidos o incremento de la masa de los tejidos produce hinchazón que puede ocurrir en todo el cuerpo (hinchazón generalizada) o limitarse sólo a una parte específica del mismo. Las heridas en las piernas y los pies y las úlceras son afecciones graves. Comprometen la movilidad y son costosas y lentas de tratar. Cuando una persona que guarda reposo no puede mover el cuerpo o partes del mismo no hay ningún alivio de la presión en los puntos donde su cuerpo hace contacto con la cama o la silla. Pueden producirse úlceras por compresión, a veces en espacio de horas en las personas vulnerables. Las úlceras por compresión surgen debido a la fuerza de corte y la presión hacia abajo causada por el peso del cuerpo aplasta los vasos sanguíneos y el tejido está privado de oxígeno. Las heridas pueden tardar semanas en sanar e infectarse, con consecuencias mortales. El daño de la piel empeora por la irritación de la humedad, por eso las úlceras son tan comunes en los pacientes incontinentes inmovilizados. Las partes óseas del cuerpo que están sujetas a la presión son especialmente propensas a generar úlceras.

En otro caso, los diabéticos están en peligro de contraer úlceras por compresión en los pies debido a enfermedades arteriales y neurológicas. Si la presión causal no es aliviada, puede ser necesario amputar. El control de la glucosa sanguínea puede ser importante para prevenir ese tipo de úlceras.

MOVILIDAD

Uno de los factores más importantes para determinar la capacidad funcional es la movilidad. A medida que se deteriora el sistema osteomuscular con la edad, aumentan los problemas de movilidad. Éste es uno de los cambios más significativos que afectan negativamente a la capacidad de las personas mayores para manejarse independientemente dentro de sus comunidades y tener contacto con otras personas. Una movilidad disminuida también incrementa notoriamente la necesidad de obtener distintos tipos de servicios.

La capacidad del cuerpo humano para utilizar la fuerza muscular llega a su punto máximo entre los 20 y los 30 años, y desde ese momento disminuye constantemente con la edad, de manera más significativa entre los 50 y los 60 años. En un estudio reciente, aproximadamente el 30 % de los hombres y el 50 % de las mujeres de entre 65 y 74 años no tenían la fuerza muscular suficiente para levantar el 50 % de su peso corporal (Ashton 1993). A los 70 años, los hombres generalmente son capaces de ejercer aproximadamente el 80 %, y las mujeres el 65 %, de la fuerza muscular máxima de personas jóvenes de 20 años. Estos cambios son el resultado de una reducción del tamaño y número de las células musculares. La fuerza muscular de las piernas es especialmente importante para andar, subir y bajar escaleras, y conservar la movilidad general. Subir escaleras es una manera sencilla de mejorar la fuerza muscular de las piernas. Todo ejercicio de este tipo producirá antes o después un efecto positivo sobre la calidad de la vida diaria.  

 

¿QUÉ TIPO DE ACTIVIDAD FÍSICA?

Cualquier forma de ejercicio físico es apropiada para cualquier persona a cualquier edad, siempre que no sea excesiva en términos de carga de tensión general o local. Normalmente, las estructuras y funciones del cuerpo humano se adaptan a las cargas que se les imponen, ya sea aumentándolas o disminuyéndolas. Cuando el ejercicio es discontinuo y desaparecen las cargas de tensión, los cambios creados en el cuerpo también desaparecerán. Esto puede aplicarse a todos los efectos del ejercicio físico, aunque el ritmo al que desaparecen varía considerablemente de unas pocas horas a varios meses. Los resultados obtenidos pueden mantenerse incluso si se reduce la duración del ejercicio, siempre que la intensidad del entrenamiento permanezca al mismo nivel.

La edad no constituye, en sí misma, un obstáculo para el ejercicio físico. En efecto, el ejercicio puede contribuir a que se produzcan cambios positivos y mejorar el rendimiento físico de las personas de avanzada edad de la misma forma que lo hace con las personas jóvenes. Son especialmente interesantes los aumentos de la fuerza muscular. Por ejemplo, el entrenamiento puede mejorar considerablemente la fuerza de los miembros inferiores en cuestión de meses (Fiatarone 1990). El asunto más importante a tratar es la forma en que la actividad física puede incorporarse al estilo de vida de las personas de la tercera edad.

Muchas personas disfrutan de los llamados ejercicios de utilidad como la jardinería y otras tareas de exterior en torno a la casa. Asimismo, suele ser frecuente que las personas mayores decidan hacer la compra u otros recados a pie, simplemente con el fin de realizar un poco de ejercicio y respirar algo de aire fresco. Los hombres participan en ejercicios intensos para mantenerse en forma con mayor frecuencia que las mujeres, pero aparte de eso no existen grandes diferencias entre unos y otras.


Imagen
 
Curso a distancia toda España y Latinoamerica: ANIMADOR-A SOCIOCULTURAL CON PERSONAS MAYORES
Matricula: 100 euros (+ envio+4%iva)
Diploma acreditativo.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion



Curso a distancia toda España: ANIMACION Y ACTIVIDAD FISICA CON PERSONAS MAYORES

Matricula:  oferta 120 euros (+ envio+4%iva)

 Diploma acreditativo.

Bases de la situación actual de la vejez y de lo que deben tener en cuenta los animadores, de los recursos existentes para la animación, de cómo lograr que los mayores sean protagonistas de su propio desarrollo, y de muchas actividades que se pueden desarrollar en el domicilio o en las residencias de ancianos.

Implicaciones físicas, sociales e intelectuales.

Fundamentación teórica y aplicaciones prácticas con experiencias y actividades realizables en diferentes contextos.

FICHA DE MATRICULA para cualquier curso


Solicitar mas informacion

  Tambien para Latinoamerica
 


ANIMACION, SERVICIOS EDUCATIVOS Y TIEMPO LIBRE

Formacion a Distancia y Permanente de Educadores/as

http://animacion.synthasite.com
MSN: formacionadistancia@arrakis.es
Apartado 3049 -36205 VIGO – España
Tfno/Fax.: 986-25 38 66 / Movil: 677-52 37 07 / 615-38 30 03


http://www.youtube.com/user/animacionservicios

A %d blogueros les gusta esto: